Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, continuamos con los resultados de la investigación “When a Small Thing Means so Much: Nonverbal Cues as Turning Points in Relationships ” de Tony Docan-Morgan , Valerie Manusov , y Jessica Harvey en donde se estudia qué tipo de comportamientos no verbales pueden llegar a influir y transformar comportamientos y percepciones en el otro o en uno mismo. 

Como explicamos en la anterior entrada, las señales no verbales en las relaciones pueden funcionar como puntos de inflexión, llegando a producir importantes cambios en la relación (sentimental, laboral, de amistad, o de cualquier tipo). Para estudiarlo, 255 estudiantes participaron rellenando una encuesta en donde informaban si recordaban alguna señal no verbal propia o de la otra persona que hubiese influido en la relación, y en caso positivo, hace cuanto se produjo, que cambios sucedieron, si fueron positivos o negativos, etc. Los resultados servirían para responder a las siguientes preguntas:

¿Qué conductas no verbales instigan puntos de inflexión en las relaciones? ¿Cómo evalúan los encuestados esos comportamientos? ¿Cuáles son las asociaciones entre la valencia percibida de un punto de inflexión no verbal y otras evaluaciones importantes? ¿ los comportamientos que desencadenan cambios en las relaciones pueden variar en función del tipo de relación que existe? ¿Qué cambios informan las personas debido a estas señales e interpretaciones? ¿Hay ciertas señales más probables de ocurrir con ciertos tipos de cambio?

En cuanto a la pregunta sobre qué conductas no verbales instigan puntos de inflexión en las relaciones, las categorías claves que se les dieron a los participantes como potencialmente involucradas en el evento fueron: comportamiento ocular, expresiones faciales, tacto, gestos con las manos, voz, espacio físico, uso del tiempo y “otros”. Dado que las señales no verbales a menudo actúan en grupo, se permitió a los participantes marcar cualquier señal no verbal que fuera, en su memoria, parte del punto de inflexión. Por lo tanto, la aparición de cada señal en el conjunto de datos podría oscilar entre 0 (no fueron indicados por ninguno de los encuestados) y 255 (todos los encuestados indicaron que el indicio era parte del cambio). De los 255 participantes, 127 dijeron que el comportamiento ocular/visual  fue el factor desencadenante del cambio en su relación. Esta fue la señal no verbal elegida más comúnmente. Casi tan comunes fueron las expresiones faciales, que se informaron 123 veces, a menudo en combinación con el comportamiento visual. El tacto fue el siguiente comportamiento observado con más frecuencia, con 116 de los participantes, y 101 participantes eligieron el espacio personal. Las indicaciones vocales (70 personas), el tiempo (56 personas) y los gestos con las manos (34 personas) se notaron con menos frecuencia. La opción “otro” fue elegida por 28 participantes. De estos, dos mencionaron “lo que se dijo”, una categoría no aplicable al estudio. Muchos de los otros se incluyeron o se reafirmaron las categorías existentes (por ejemplo, “sentado a mi lado” es parte del espacio físico, y “la combinación de expresión facial y ojos” se capturó en los tipos de comportamientos de los que ya han elegido). Hubo 2 casos en los que se señaló “silencio / falta de comunicación” (aunque formaría parte de “vocal”), 2 casos de “alejamiento”, 1 caso de “beso” (aunque formaría parte de “tacto”), 4 casos de “movimiento”, 2 de “postura”, 1 de “lágrimas”, 1 de “interés sexual”, y 1 de “contestar el teléfono mientras interactúa con el otro”.

Se resume por tanto que las señales más frecuentes que desencadenan el cambio en las relaciones son el comportamiento ocular, las expresiones faciales, el tacto y el uso del espacio personal.

Respecto a la pregunta relativa a cómo evalúan los encuestados estos comportamientos, los participantes que indicaron que las expresiones faciales estaban involucradas en el evento fueron menos positivas que aquellos cuyos eventos no incluyeron expresiones faciales, sugiriendo así que las señales faciales tendían a ser parte de eventos que se pensaba que eran algo más negativos que otros puntos de inflexión, aunque eran bastante neutrales. La presencia del tacto recibió puntajes de valencia más altos que aquellos que no indicaron que el toque ocurrió. Aquellos encuestados que indicaron que las señales vocales eran parte del punto de inflexión fueron más negativos en sus juicios del evento que aquellos que no indicaron la presencia de señales vocales. En general, entonces, tres señales parecen estar asociadas consistentemente con los juicios del evento. El tacto se asoció con juicios más positivos, voz con evaluaciones más negativas y expresiones faciales con puntuaciones neutras (pero puntuaciones que fueron inferiores a las puntuaciones dadas a las interacciones que no incluyeron expresiones faciales). Los otros comportamientos pueden haber estado asociados con eventos que a veces se juzgaron positivamente y otros negativamente, o que no tuvieron una evaluación sólida.

La tercera pregunta de investigación exploró algunas de las formas en que la valencia de los puntos de inflexión no verbales puede estar asociada con otros juicios que hicieron los encuestados. En todos los casos, hubo una relación positiva muy fuerte entre la forma en que las personas evaluaron la señal y la percepción que tenían de la relación ellos mismos, lo que sugiere que la percepción que tiene de su relación puede influir en la evaluación general del evento. Aunque no se pueden hacer afirmaciones causales, hay una sugerencia de que la valencia de los eventos, o al menos cómo se perciben o interpretan, afecta en cómo la gente juzga su relación, la otra persona y a sí mismos, tanto en casos positivos como negativos.

En cuanto a la pregunta sobre si ciertos comportamientos eran más o menos propensos a desencadenar puntos de inflexión en diferentes tipos de relaciones, los participantes indicaron el tipo de relación que tenían con la otra persona antes y después de que ocurriera el evento. Para esta pregunta, se utilizó el tipo de relación tal como existía (al menos en los informes de los participantes) antes del evento, se comprobó con el tipo de relación posterior al evento, y se analizaron los resultados cruzándolos con los siete posibles comportamientos. En este caso, ningún resultado fue suficientemente significativo como para poder responder con seguridad a la pregunta, aunque hubo una tendencia para las expresiones faciales. La frecuencia de ocurrencia informada sugiere que esta indicación puede haber sido particularmente común en eventos que ocurrieron con un miembro de la familia (es decir, una diferencia notable, pero no estadísticamente significativa, en la frecuencia para aquellos miembros de la familia que indicaron que las expresiones faciales fueron parte del punto de inflexión). Los otros tipos de relación tuvieron aproximadamente la misma ocurrencia / no ocurrencia de expresiones faciales en sus puntos de inflexión. Los análisis exploratorios del tipo de relación después del evento (no aplicable para familias) encontraron una diferencia significativa entre los tipos de relación en la frecuencia de contacto con pares “románticos” que probablemente indicaron que esta señal fue parte del evento que, en muchos casos, desencadenó el cambio hacia el romance.

En cuanto a la última pregunta, sobre qué tipos de cambios provocaron las señales no verbales, la investigación realizó una extensa explicación que no debe de ser ignorada, y debido al gran valor informativo para todos los interesados en el comportamiento no verbal, será recogido, junto con las discusiones y conclusiones finales de la investigación, en la siguiente entrada del blog.