Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la investigación “When a Small Thing Means so Much: Nonverbal Cues as Turning Points in Relationships ” de Tony Docan-Morgan , Valerie Manusov , y Jessica Harvey; un extenso artículo que investiga qué tipo de comportamientos no verbales pueden llegar a influir y transformar comportamientos y percepciones en el otro o en uno mismo. Debido a la extensión del estudio y al especial interés de la teoría sobre las señales no verbales y la gran cantidad de resultados obtenidos, el artículo se dividirá en una explicación teórica (a continuación) y los resultados prácticos del estudio (en próximas entradas).

Las señales no verbales son importantes en las relaciones, y funcionan en esas relaciones en una variedad de formas. Por ejemplo, las relaciones a veces sufren cuando las personas envían mensajes conflictivos no verbales, expresan negatividad mediante claves no verbales o malinterpretan las conductas de los demás. La comunicación no verbal también es un medio potente para mostrar afecto, expresar emociones positivas y mantener relaciones satisfactorias. Las señales no verbales son un modo a través del cual las personas reflejan la naturaleza actual de la relación con alguien y con otros a su alrededor. Es decir, envían mensajes relacionales al mostrar sin palabras, y a menudo de maneras sutiles, cómo las parejas (de cualquier tipo) definen qué relación tienen entre ellos.

Por ejemplo, sentarse cerca y tocarse entre sí son signos de una relación íntima, especialmente en las primeras etapas de la relación amorosa. En estos casos, las señales no verbales están actuando como reflejos del estado relacional actual. La muestra de ciertos comportamientos (por ejemplo, ese tipo de señales íntimas) funciona también para crear un cierto tipo de relación, es decir, además de enviar mensajes relacionales que se comunican sobre la relación existente entre las personas, las señales no verbales también pueden funcionar para generar un tipo de conexión o consideración diferente. Un ejemplo de esto puede ser los toques breves y apropiados entre dos personas, toques que tienden a aumentar el afecto positivo entre las dos partes. A menudo estas claves no verbales implicadas en crear relaciones tienen su efecto fuera del conocimiento de los interactuantes; sin embargo, hay momentos en el curso de una relación en que las señales no verbales son más notables, y los interactuantes pueden interpretarlas activamente y responder a ellas.

En este artículo se toma en especial consideración aquellas señales no verbales que pueden funcionar como desencadenantes reconocibles para el cambio dentro de las relaciones. Es decir, una o más señales no verbales pueden funcionar para alterar rápida y notablemente algo en una relación, o al menos en la mente de las partes de esa relación.

Los cambios repentinos o notables en las relaciones han sido estudiados principalmente por investigadores interesados ​​en los puntos de inflexión relacionales, aunque por lo general las señales no verbales aún no han sido el centro de atención de estos estudios. Los puntos de inflexión capturan un momento crítico, un evento o incidente que tiene un determinado impacto en la relación, y desencadenan una reinterpretación de lo que la relación significa para los participantes.

Los investigadores que estudian puntos de inflexión en las relaciones se han preocupado principalmente por identificar los tipos de eventos (por ejemplo, un argumento, un cambio en el estado civil, etc) que crean cambios marcados en tipos de relación particulares, como pueden ser relaciones románticas, de amistad, relaciones profesor-alumno, etc. También han tenido interés en los cambios particulares que producen los puntos de inflexión, como los niveles de compromiso, la satisfacción relacional, la autoeficacia, la cercanía, etc. Un estudio de Baxter y Bullis demuestra como en las relaciones románticas dos comportamientos asociados con el primer contacto y el primer contacto sexual fueron eventos importantes en el aumento del compromiso con las relaciones. También encontraron otros puntos de inflexión asociados en cierto grado con el espacio físico, a menudo discutidos como una forma de comunicación no verbal. En particular, sus participantes identificaron la separación física (por ejemplo, vacaciones, viajes al extranjero) y la convivencia como puntos de inflexión relacionales. También encontraron que los aumentos o disminuciones en la distancia geográfica constituyen puntos de inflexión en un rango de tipos relacionales. En su estudio de los puntos de inflexión en las relaciones docentes y estudiantes universitarios, Docan-Morgan y Manusov encontraron que ver a un profesor en un entorno no académico puede ser un punto de inflexión. Por lo tanto, hay evidencia de que diferentes señales no verbales (como tacto, espacio, ambiente y tiempo) tienen el potencial de crear puntos de inflexión para los interactuantes.

Pero toda esta discusión es en gran medida especulativa. Es decir, surge de alguna evidencia indirecta y una conceptualización general de que las señales no verbales son capaces de producir un cambio significativo. Dada la importancia de las señales no verbales para las relaciones y la evidencia de que las señales no verbales pueden ser parte de puntos de inflexión, se justifica una mayor exploración de qué tipos de comportamientos pueden constituir estos factores desencadenantes no verbales, y qué cambios pueden llegar a producir estos comportamientos. Dada la limitada investigación en esta área, la investigación debe comenzar desde cero, evaluar los tipos de señales que pueden desencadenar el cambio en las interacciones cotidianas, descubrir la valencia de esos factores desencadenantes, y discernir qué tipo de cambios pueden producirse a partir de estos factores desencadenantes.

El artículo que se resume en la presente y en la próxima entrada del blog realizan esta investigación desde cero, buscando también saber si los tipos de comportamientos están vinculados al tipo de relación en el que ocurren. El artículo realiza un estudio diseñado para explorar desencadenantes no verbales o puntos de inflexión a medida que ocurren en una amplia gama de relaciones cercanas. En particular, se realizan las siguientes preguntas:

¿Qué conductas no verbales instigan puntos de inflexión en las relaciones? ¿Cómo evalúan los encuestados esos comportamientos? ¿Cuáles son las asociaciones entre la valencia percibida de un punto de inflexión no verbal y otras evaluaciones importantes? ¿ los comportamientos que desencadenan cambios en las relaciones pueden variar en función del tipo de relación que existe? ¿Qué cambios informan las personas debido a estas señales e interpretaciones? ¿Hay ciertas señales más probables de ocurrir con ciertos tipos de cambio?

Para responder a todas estas preguntas se realizó un estudio con 301 estudiantes (211 mujeres y 90 hombres), quienes realizaron una encuesta. Se dijo a los participantes que se realizaría un proyecto de investigación que examina los tipos de comportamientos no verbales que ocurren en relaciones cercanas con otros (por ejemplo, padres, amigos, parejas románticas, compañeros de trabajo), y que recibirían crédito adicional en el curso por su participación. Se les invitó a participar en una encuesta en donde se les preguntaba si podían recordar algún tipo de comportamiento no verbal promulgado por ellos mismos o por otra persona en el que sintiesen que algo cambió entre ellos y esa otra persona. Este punto de inflexión podría ser positivo o negativo. Si el participante era capaz de recordar ese momento, se le pidió que respondiese a 2 preguntas: Cuál fue el comportamiento (o comportamientos) y cuál fue el significado que interpretaron para el comportamiento. Se les solicitó también que describiesen la historia de ese comportamiento y qué cambió el comportamiento producido.

De estos 301 participantes, fueron 255 (183 mujeres, 72 hombres) los que indicaron que fueron capaces de “recordar un momento en el que ellos u otra persona usaron una señal no verbal que cambió algo con otra persona”. 40 encuestados  informaron que el comportamiento ocurrió hace menos de una semana (desde que realizaron la encuesta), 52 recuerdan que ocurrió hace más de una semana pero hace menos de un mes, 52 recordaron que ocurrió más de un mes pero menos de seis meses, 30 marcaron que el comportamiento ocurrió más de seis meses pero menos que hace un año, 38 dijeron que sucedió entre uno y dos años atrás, 44 señalaron que fue hace más de dos pero menos de cinco años, y 14 indicaron que el comportamiento tuvo lugar hace más de cinco años.

Los participantes informaron incidentes con 123 mujeres y 132 hombres. La edad promedia de los participantes fue de 21 años. Cuando se les preguntó cómo categorizaron su relación antes del evento, 92 mencionaron que era romántico, 103 identificaron un amigo, 21 hablaron de un miembro de la familia, 25 incluyeron una relación de trabajo, y el resto dijeron que eran conocidos o que no tenían relación con esta persona antes de la señal no verbal.

También calificaron en una escala de 1 (muy negativo) a 5 (muy positivo) cuán positivo o negativo fue el evento para ellos; qué tan positiva o negativamente vieron su relación antes y después del evento; qué tan negativos o positivos se sintieron sobre la otra persona antes y después del evento; y cuán positiva o negativamente se sintieron ellos mismos antes y después del evento. Indicaron cuánto tiempo había pasado desde que ocurrió el evento, qué comportamientos no verbales estaban involucrados en el evento (además de su descripción abierta, podían elegir uno o más de los siguientes: comportamiento visual, expresiones faciales, tacto, gestos con las manos) , voz, espacio físico, uso del tiempo y “otro”, con un lugar para ingresar qué otro tipo de señal estaba involucrado). También informaron cuánto tiempo antes del momento actual ocurrió el evento, su relación con la otra persona en el momento de la ocurrencia y en el presente, y otra información demográfica. Los resultados de todas las hipótesis estudiadas podrá consultarlas en el siguiente artículo.