Segunda parte del estudio “The Eyes Don’t Have It: Lie Detection and NeuroLinguistic Programming“ de Richard Wiseman, Caroline Watt, Leanne Brinke, y otros en donde se estudia la validez de la hipótesis de los defensores de PNL que afirman que ciertos movimientos oculares son indicadores fiables de la mentira. 

En el primer estudio se comprobó que la hipótesis de los practicantes de PNL, de que los participantes tendrían una probabilidad significativamente mayor de mirar hacia su derecha cuando estaban mintiendo en comparación con cuando decían la verdad, y que serían significativamente más propensos a mira hacia su izquierda cuando decían la verdad en comparación con cuando estaban mintiendo, se cumplía pero no de una forma fiable, ya que los resultados estadísticos mostraban una diferencia de comportamiento ocular mínima entre la condición de “verdad” y de “mentira”. Podría argumentarse que el estudio carecía de validez porque los practicantes de PNL no defienden que la detección de mentiras involucre la codificación cuidadosa de las entrevistas filmadas, sino que promueve un proceso más intuitivo y holístico basado en la observación de la conducta en tiempo real. También se quiere comprobar cual es el motivo por el que la creencia de esta hipótesis es tan amplia. Por ello, resumimos a continuación el segundo experimento realizado en donde se añadían dos importantes variables: Una variable en la cual se informa a los participantes del significado que tiene mirar hacia la izquierda o hacia la derecha en función de si dicen verdades o mentiras (para comprobar si este conocimiento previo influye en el comportamiento ocular), y otra variable en la que se hace creer a los evaluadores que esta explicación se encuentra en un marco científico para comprobar si en esos casos los niveles de confianza de los evaluadores era mayor que los que no fueron informados de ello.

Para este experimento, los participantes fueron asignados aleatoriamente a uno de dos grupos. Los participantes en uno de los grupos recibieron información sobre el patrón de movimiento ocular que los practicantes de PNL creen que está asociado con la mentira (condición de “entrenamiento NLP”), mientras que los participantes en el otro grupo no recibieron esta información (condición de “control”). Luego se pidió a todos los participantes que miraran las entrevistas del Estudio 1, indicaran si pensaban que el entrevistado estaba mintiendo o diciendo la verdad, y calificaron la confianza que tenían en su decisión.

Participaron 50 sujetos (16 hombres, edad promedio 26,62 años, rango 18-73) que fueron reclutados a través de contactos de los experimentadores. A los participantes se les dijo que el estudio se refería a la psicología de la mentira y no se les compensó por su participación en el estudio.

A los participantes que aleatoriamente se les asignó el grupo de “entrenamiento PNL” se les ofreció una hoja de capacitación de PNL en donde se describían los patrones de movimiento ocular que los practicantes de PNL creen que están asociados con la mentira, y se proporcionó una ilustración clara de lo que deberían estar buscando durante la tarea de detección de mentiras. También se les proporcionó una hoja de respuestas: con ello se pedía a los participantes que indicaran si pensaban que cada entrevistado estaba diciendo la verdad o mintiendo, y calificaba el grado de confianza en su respuesta en una escala entre 1 (nada seguro) y 7 (muy seguro). A los participantes del grupo “control” no se les ofreció ninguna información sobre PNL.

A todos los participantes se les mostraron los 32 videoclips. Después de ver cada clip, se le pidió al participante que indicara si creía que el entrevistado estaba mintiendo o diciendo la verdad, e indicó qué tan seguros estaban de su decisión, en la hoja de respuestas. Los experimentadores no sabían si el clip evaluado era la verdad o una mentira

Los resultados revelaron que no había diferencia entre los niveles de precisión y las clasificaciones de confianza de los dos grupos (“entrenamiento PNL” y “control”), por lo que tampoco brindaron soporte para las afirmaciones relacionadas con la PNL y la detección de mentiras. En los videos en los que el participante decía la verdad, 16 de los 21 sujetos de “entrenamiento PNL” acertaron, mientras que también 16 de los 29 sujetos del grupo control acertaron. En cuanto a los vídeos en los que el participante mentía, 4 sujetos de los 21 sujetos “entrenamiento PNL” acertaron, y 4 sujetos de los 29 sujetos de control acertaron.

Se realizó otro experimento especialmente interesante, un tercer experimento que examinaba si la supuesta relación entre los movimientos oculares en las mentiras surgió en una serie de videos que contienen mentiras de gran importancia. El estudio utilizó una gran muestra internacional de cintas de video que contenían imágenes de personas que hacían un llamamiento público por un familiar desaparecido. En aproximadamente la mitad de estos casos, existe evidencia abrumadora que sugiere que la persona que presentó la apelación mentía, mientras que en los casos restantes, la evidencia sugiere que la apelación fue verdadera. La codificación previa de estas cintas ha revelado varias diferencias importantes en el comportamiento verbal y no verbal de los mentirosos y no mentirosos, como, por ejemplo, mentirosos que usan menos palabras, más palabras provisionales (por ejemplo, “si”, “quizás”, “tal vez”), y mayor parpadeo. Sobre la base de las afirmaciones hechas por muchos practicantes de PNL, se predijo que aquellos que mienten en las conferencias de prensa serían significativamente más propensos a mirar hacia su derecho que aquellos que dicen la verdad.

Este experimento resulta interesante porque incluye una variable: El interés propio en realizar la mentira. Debe de existir una diferencia conductual entre mentir en una investigación científica a través de las instrucciones facilitadas por los investigadores, a mentir en un entorno real, en casos especialmente graves, en los que se miente en lo relativo a la desaparición de un familiar y por tanto, aparentemente, requiere un mayor esfuerzo en la elaboración de la mentira y una conducta diferente. En este tercer experimento es en el que se observará este factor, teniendo en cuenta de nuevo que lo que se observa y se juzga es única y exclusivamente el movimiento ocular, y no el resto de posibles indicadores de mentira que puedan aparecer en los vídeos a raíz de la conducta mostrada. Este tercer experimento, y las conclusiones finales sobre la validez o no de la relación entre el movimiento ocular y la mentira, serán presentados en la próxima entrada.