Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la continuación del resumen del artículo “Behavioral Stability Across Time and Situations: Nonverbal Versus Verbal Consistency” de los autores Max Weisbuch, Michael L. Slepian, Asha Clarke, Nalini Ambady, y Jeremy Veenstra-VanderWeele, que analizan la estabilidad conductual a través del tiempo y situaciones desde el enfoque de la comunicación verbal y desde la comunicación no verbal. 

La presente entrada de blog muestra la continuación del estudio de la estabilidad conductual a través del comportamiento verbal y no verbal. En la entrada anterior, la estabilidad conductual se estudió en función de diferentes situaciones, y a continuación, en la presente entrada, se tratará la estabilidad conductual en función del tiempo (comparando comportamientos verbales y no verbales ante situaciones idénticas separadas 3 años).

Comprobamos en el primer estudio realizado (del que publicamos un resumen hace pocos días) que el comportamiento no verbal puede ser más consistente que el comportamiento verbal en todas las situaciones, pero… los diferentes canales conductuales (verbal y no verbal) varían en la consistencia temporal?

Los estudios de consistencia temporal generalmente enfatizan cómo la consistencia en el tiempo puede revelarse dentro de los individuos más que dentro de los comportamientos, pero, aunque los individuos pueden mostrar consistencia en sus comportamientos a lo largo del tiempo, ciertos comportamientos pueden mostrar una consistencia más temporal que otros. Debido a la tremenda variabilidad posible en la conducta verbal, en comparación con la conducta no verbal, se espera encontrar una mayor consistencia temporal en la conducta no verbal que verbal.

Para comprobarlo, se estudió el comportamiento de 49 estudiantes de medicina (29 mujeres) en dos situaciones similares, separadas por 32 meses. Los estudiantes de medicina fueron grabados en video durante las evaluaciones clínicas que tuvieron lugar durante el primer y tercer año de la escuela de medicina. En ambas situaciones, los participantes respondieron a una indicación similar de un paciente (en realidad, una actriz); esto permitió el aislamiento de las diferencias temporales, manteniendo la situación lo más constante posible.

La primera situación del año fue la primera entrevista estandarizada de pacientes que los estudiantes realizaron en su clase introducción de habilidades clínicas. La situación del tercer año fue una entrevista clínica estandarizada realizada al final de rotaciones clínicas de tercer año para evaluar las habilidades clínicas de los estudiantes y prepararlos para sus exámenes. Debido a que el comportamiento se registró durante la educación clínica en lugar de los experimentos de laboratorio, el contexto de este estudio tuvo la ventaja adicional de ser especialmente natural. Además, el hecho de que los estudiantes estuvieran siendo evaluados en su desempeño hizo que la situación fuera muy atractiva para ellos. Finalmente, vale la pena resaltar que estas observaciones de comportamiento fueron separadas por el lapso relativamente largo (para estudios de psicología social) de 32 meses. Para ambas situaciones, se separó la conducta no verbal de la verbal al crear (a) videos silenciosos y (b) transcripciones escritas. El comportamiento de todos los participantes fue codificado por evaluadores de pregrado en una universidad diferente. Al igual que en el Estudio 1, se esperaba una mayor coherencia conductual en las calificaciones de la conducta no verbal en comparación con la verbal.

Los estudiantes de medicina se grabaron en video durante las entrevistas estandarizadas con los pacientes como parte del entrenamiento clínico y las evaluaciones del primer y tercer año de los estudiantes. Durante estas evaluaciones, se esperaba que los estudiantes entrevistaran a actrices que retrataran pacientes con síntomas y condiciones particulares. Una cámara de video discreta estaba dirigida al estudiante de medicina. Aunque los síntomas y las condiciones mostradas por la actriz fueron ligeramente diferentes entre el primero y el tercer año, para el propósito de este estudio se estandarizó un aspecto del comportamiento del paciente a lo largo de los 2 años: en ambos exámenes, la paciente y actriz verbalmente expresó que ella había estado experimentando estrés. En el examen del primer año, esta señal empática ocurrió cuando la paciente indicó que los síntomas del estado de su enfermedad le causaban estrés y vergüenza en el trabajo. En el examen del tercer año, la señal empática ocurrió cuando la paciente indicó que experimentaba dolor en el pecho que puede haber ocurrido a partir de una variedad de factores psicológicos estresantes.

Al igual que en el Estudio 1, los grupos de evaluadores independientes hicieron calificaciones de los videos clips y las transcripciones para crear índices de conducta verbal y no verbal, respectivamente. También como en el Estudio 1, los investigadores codificaron la cantidad de tiempo que cada participante pasó hablando por clip. Finalmente, para descartar la posibilidad de que la consistencia en la apariencia estática represente la aparente consistencia del comportamiento, grupos adicionales de evaluadores independientes hicieron calificaciones de las imágenes tomadas de cada video clip. Para todos los medios, las calificaciones consideraron las variables relacionadas con el compromiso interpersonal, como se describe a continuación. La parte relevante de la cinta de video del examen clínico fue el período de tiempo posterior a la introducción de la señal empática. Para los videos del primer y tercer año, se editaron los videos para reducir la muestra para cada participante a los 10 segundos después de la introducción de la señal empática. A partir de estos clips de 10 segundos, se crearon tres tipos de muestras de comportamiento. Los videos silenciosos eran simplemente los clips con la pista de audio eliminada. Las transcripciones fueron registros escritos de las palabras de los estudiantes de medicina durante el clip. Las imágenes fijas eran los primeros cuadros individuales de cada clip en los que el rostro del participante era visible (es decir, el participante no estaba mirando su portapapeles). Dentro de cada tipo de muestra de comportamiento, se crearon dos conjuntos de clips: uno para los exámenes del primer año y otro para los exámenes del tercer año. Había, por lo tanto, un total de cuatro conjuntos de video clips y dos conjuntos de imágenes fijas.

En general, los evaluadores fueron consistentes en sus calificaciones. En las transcripciones del primer año se mostró confiabilidad en las calificaciones de amistad estudiantil de medicina (a = .89), preocupación (a = .80), y simpatía (a = .87), al igual que los vídeos de silencio de primer año (a’s = .77, .56 y .77, respectivamente) y las imágenes fijas de primer año (a’s = .78, .62 y .64, respectivamente). En las transcripciones de tercer año se mostró confiabilidad en las calificaciones de amistad estudiantil de medicina (a = .87), preocupación (a = .86), y simpatía (a = .87), al igual que videos en silencio del tercer (a’s = .61, .53 y .61, respectivamente) y las imágenes fijas (a’s = .84, .83 y .78, respectivamente). Las imágenes fijas también mostraron confiabilidad en sus calificaciones de atractivo físico para el primer año (a = .89) y el tercer año (a = .78). Dentro de cada uno de los seis grupos de evaluadores, las calificaciones de amabilidad, preocupación y simpatía de cada participante se promediaron. Posteriormente, se evaluó la consistencia interna de estos tres elementos dentro de cada muestra de comportamiento. Las calificaciones fueron consistentes entre los tres ítems para las transcripciones del primer año (a = .91), el video silencioso del primer año (a = .80), las imágenes fijas del primer año (a = .78), las transcripciones del tercer año (a = .80), video silencioso de tercer año (a = .93) e imágenes fijas de tercer año (a = .90). Por lo tanto, se calculó una puntuación de compromiso para cada participante al promediar las calificaciones de amabilidad, preocupación y simpatía dentro de cada tipo de muestra de comportamiento.

Estos datos calculados se clasificaron en los resultados como comportamiento no verbal (video silencioso), comportamiento verbal (transcripciones) y apariencia (imágenes fijas).

Sobre la consistencia temporal en las calificaciones basadas en la apariencia, los estudiantes de medicina mantuvieron cierta consistencia en su apariencia, ya que hubo una correlación significativa entre las calificaciones de atractivo de primer y tercer año de imágenes fijas; sin embargo, no hubo una correlación significativa en las calificaciones de participación interpersonal de imágenes fijas en el primer y tercer año. Por lo tanto, parece ser el caso de que esta muestra exhibió consistencia en su apariencia física, pero que las imágenes fijas no fueron suficientes para proporcionar valoraciones coherentes temporalmente de los estados psicológicos.

En cuanto a la consistencia Temporal en Comportamiento No Verbal, hubo una correlación significativa entre el compromiso no verbal en el primer año y el compromiso no verbal en el tercer año (r (47) = .30). También se controló el cambio en la apariencia física estática, como lo indica la diferencia entre las calificaciones de compromiso interpersonal basadas en la apariencia del primer y tercer año. Hacerlo no redujo la consistencia entre el compromiso no verbal de primer y tercer año [pr (46) = .29) ni tampoco influyó en la diferencia entre el atractivo físico del primer y el tercer año [pr (46) = .29]. Por lo tanto, la consistencia en el comportamiento no verbal no era una función simple de apariencia o consistencia en la apariencia.

En el caso de la consistencia Temporal en el Comportamiento Verbal, no hubo correlación entre el compromiso verbal en el primer año y el compromiso verbal en el tercer año, (r (47) = -.06, p = .67). Y como en el Estudio 1, la correlación de consistencia para el comportamiento no verbal fue significativamente mayor que la correlación para el comportamiento verbal.

Se observa por tanto, como conclusión, que hay consistencia en el comportamiento no verbal, pero no en el comportamiento verbal. Los estudiantes de medicina exhibieron niveles constantes de compromiso no verbal durante entrevistas clínicas separadas por más de 2 años. Estos resultados no fueron una función de consistencia en la apariencia física, sino más bien un comportamiento dinámico no verbal. En contraste, el compromiso verbal no pareció ser constante a lo largo del tiempo (de hecho, hubo una consistencia significativamente mayor en el comportamiento no verbal que en el comportamiento verbal). La naturaleza de la consistencia no verbal es notable por tres razones: el lapso de tiempo durante el cual se observó consistencia, el hecho de que se produjo una intervención importante durante este período (entrenamiento clínico) y el hecho de que se observó consistencia en una situación poco común en su validez ecológica y nivel de impacto. El comportamiento se observó durante el curso de la capacitación clínica, no en un laboratorio psicológico, y fue un comportamiento en el que los participantes fueron altamente invertidos. En otras palabras, había muchos factores que de lo contrario podrían limitar la consistencia temporal, pero aun así se observaron los resultados explicados.

Como resumen tanto de este estudio como del primero realizado (en nuestra anterior entrada), hemos observado la consistencia en el comportamiento no verbal a través de las situaciones y el tiempo, pero no observamos coherencia en el comportamiento verbal. En el estudio 1 (entrada de blog anterior), el comportamiento afectivo no verbal fue consistente en las dos situaciones, mientras que el comportamiento afectivo verbal no lo fue. Si bien las dos situaciones tenían similitudes (ambas tuvieron lugar en un entorno de investigación e incluían respuestas aproximadamente estandarizadas de un confederado), diferían en dimensiones significativas. La primera situación fue formal, en relación con la segunda, y consistió en una entrevista con un investigador mayor y de más alto nivel vestido profesionalmente. La segunda situación le pidió al participante que se familiarizara con un compañero, y fue informal en comparación con la primera situación. En el estudio 2 (explicado anteriormente), el comportamiento no verbal exhibió consistencia temporal, mientras que el comportamiento verbal no. Tal consistencia se observó en las interacciones de los estudiantes de medicina con pacientes simulados durante dos instancias separadas por más de 2 años.

Concluimos por tanto que los principios del comportamiento se manifiestan consistentes en el comportamiento no verbal. Por tanto, se debe de tener en cuenta que la consistencia no verbal puede jugar un papel importante en el mantenimiento de la coherencia de la personalidad.