Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Categoría: Nuevas comunicaciones

El comportamiento no verbal en entornos virtuales (Parte II). Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la segunda parte del resumen del estudio “Cyber-Flirting: An Examination of Men’s and Women’s Flirting Behaviour Both Offline and on the Internet” de Mónica Whitty, estudio en donde se explican las formas de comunicación online y las diferencias y similitudes entre el comportamiento no verbal tradicional y el que se establece a través de Internet y Redes Sociales.

En la primera parte del artículo resumimos algunas de las características comunes en el coqueteo fuera y dentro de la red según el género del individuo. A continuación se busca respuesta a las siguientes hipótesis:

Hl: El cuerpo (o la descripción del mismo) se usa para coquetear con la misma frecuencia en salas de chat que en situaciones cara a cara.

H2: Las mujeres coquetearán tanto en salas de chat como en situaciones cara a cara con más frecuencia que los hombres al emplear señales no verbales (o sustitutos en línea para estas señales).

H3: Los hombres coquetearán tanto en las salas de chat como en las situaciones cara a cara con más frecuencia que las mujeres al describir su estado socioeconómico y al iniciar el contacto.

Para responder a estas hipótesis, los participantes que habían utilizado salas de chat fueron invitados a participar en el estudio. 5.697 individuos completaron la encuesta, de los cuales 3554 (62%) eran mujeres y 2143 (38%) eran hombres. Aunque es una limitación de la encuesta, para eliminar el sesgo solo se invitó a los heterosexuales a participar. Las edades variaron de 18 a 70 con una media de 23. El 70% de la muestra tenía una educación secundaria, el 14% había completado un diploma o un certificado, 13% un título y 3% calificaciones de postgrado. El 55% de la muestra eran solteros, 29% tenían novio o novia, 11% estaban casados, 4% estaban separados o divorciados, y 1% no respondieron. El 74% en algún momento de sus vidas, formaron una relación romántica con alguien que conocieron fuera de línea, mientras que el 23%, en algún momento de sus vidas, formaron una relación romántica con alguien que conocieron en línea. El 35% se había encontrado con alguien cara a cara a quien se habían encontrado por primera vez en línea. El 59% de la muestra declaró que coqueteaba con más frecuencia fuera de línea, 22% más frecuentemente en línea, 13% lo mismo y 6% no coqueteaba. La muestra consistió en individuos de una variedad de países, con 69% de América y Canadá, 16% de Australia y Nueva Zelanda, 6% del Reino Unido, 2% de Europa, 2% de Asia, 1% de América del Sur, 0.5% de Medio Oriente y 0.2% de África (el resto no indicó su país de residencia).

Se construyó una encuesta que se centró en las formas en que las personas coquetean en situaciones cara a cara y cómo coquetean en las salas de chat. Aunque se pudo haber seleccionado una gran cantidad de conductas de coqueteo para este estudio, dado que los objetivos eran examinar si el cuerpo puede reconstruirse en línea para coquetear y examinar si los hombres y las mujeres coquetean de maneras tradicionalmente definidas, este estudio se enfocó en conductas no verbales y sus sustitutos en línea, descripciones de atractivo y estado socioeconómico, y el inicio del contacto con otro.

A los participantes se les pidió que calificaran en una escala de Likert de 7 puntos (1 = nunca, 7 = todo el tiempo) con qué frecuencia coqueteaban al mostrar comportamientos particulares para indicar atracción por otro. A los participantes se les pidió que consideraran el comportamiento coqueto en situaciones cara a cara y el comportamiento coqueto en las salas de chat. Algunos ejemplos de ítems incluyen: ‘¿Alguna vez te has esforzado por parecer físicamente atractivo para que puedas atraer a otro / a otros?’ y ‘¿Alguna vez utilizas emoticones, como caras sonrientes : ) o un guiño ; ) para indicar a alguien en línea que te sientes atraído por ellos?’ A los participantes se les preguntó si coqueteaban describiendo el ingreso y / o la educación y / o la ocupación; haciendo un esfuerzo por parecer físicamente atractivo; iniciar una conversación con alguien que encontraron atractivo; mostrar gestos no verbales, como sonreír o mirar; y riendo y tocando. A los participantes se les preguntó si coqueteaban en línea al describir el ingreso y / o la educación y / o la ocupación; describiéndose a sí mismos como físicamente atractivos; iniciar contacto con alguien que conocieron en línea; mostrar sustitutos no verbales, como emoticones ( :O ,  ; )  , XD); y usando acrónimos, como LOL (reír a carcajadas, muchas risas).

Los resultados fueron los siguientes:

Para probar la primera hipótesis, se realizaron pruebas pareadas en los ítems que evaluaron el grado en que el cuerpo se representó en el comportamiento de flirteo. La mayoría de los participantes (59%) afirmaron que coqueteaban con más frecuencia fuera de línea, y los datos revelan que las personas que coqueteaban con más frecuencia cara a cara eran más propensas que las que coqueteaban en línea para flirtear en situaciones cara a cara a usar señales no verbales y reír, e iniciar el contacto o la charla. Las comparaciones también mostraron que las personas que coqueteaban con mayor frecuencia en línea enfatizaban el atractivo más que las personas que coqueteaban cara a cara o coqueteaban tanto en línea como fuera de línea. Además, las personas que coqueteaban con más frecuencia en línea eran más propensas que las personas que coqueteaban más frecuentemente cara a cara para destacar su  nivel socioeconómico.

Con los datos obtenidos en las encuestas se investigaron también las diferencias sexuales en el comportamiento de flirteo. Las variables dependientes incluyeron elementos que medían el comportamiento coqueto en línea y fuera de línea.

La Hipótesis 2 fue parcialmente respaldada por los resultados. Las mujeres coqueteaban más que los hombres en situaciones cara a cara, al mostrar señales no verbales, reír, tocar y hacer un esfuerzo con su apariencia. En línea, las mujeres coqueteaban más que los hombres al usar sustitutos de señales no verbales (como emoticones) y risas (como acrónimos como LOL) y describiéndose a sí mismas como físicamente atractivas.

La hipótesis 3 también fue parcialmente respaldada. Los hombres coqueteaban más que las mujeres en situaciones cara a cara enfatizando su estatus socioeconómico. Sin embargo, contrariamente a las expectativas, los hombres no eran más propensos a iniciar contacto fuera de línea. En línea, sin embargo, los hombres eran más propensos que las mujeres a iniciar contacto (iniciando la conversación).

Por tanto, podemos concluir que a pesar de las afirmaciones de algunos investigadores de que Internet es más una reunión de mentes que de cuerpos, este estudio encontró alguna evidencia de que el cuerpo desempeña un papel importante en el coqueteo cibernético en las salas de chat. Los datos sugieren que las personas son más propensas a usar el cuerpo para coquetear fuera de línea. Sin embargo, dado que la mayoría de la muestra declaró que flirteaba más fuera de línea, se requirió un segundo análisis. En este segundo análisis, las personas que afirmaron coquetear más cara a cara se compararon con las personas que afirmaron coquetear más en línea, y con las personas que afirmaron coquetear en línea tanto como lo hicieron fuera de línea. Esto resaltó algunas diferencias significativas. Los resultados sugirieron que aquellos que coquetean más en línea pueden traducir el cuerpo a través de texto, usando, por ejemplo, cinética (en forma de acrónimos, como LOL), ocular (en forma de emoticones, como un guiño), y háptica (a través de descripciones en el texto). De hecho, la representación de las señales no verbales y la risa parece ser una forma popular para las personas para ciber-ligar. Este estudio respalda de alguna manera los argumentos teóricos previos de que el cuerpo puede traducirse con éxito en línea. Sin embargo, es posible que cuanto mejor se manejan en Internet, más capaces de hacerlo.

En general, los hombres y las mujeres coqueteaban en formas distintivamente definidas por el género, tanto en encuentros cara a cara como en salas de chat. Aunque los pequeños tamaños de efecto sugieren que debemos tratar estos resultados con precaución, como se predijo, las mujeres eran más propensas que los hombres a coquetear en línea y fuera de línea empleando señales no verbales, riéndose y enfatizando el atractivo físico.

El comportamiento no verbal en entornos virtuales (Parte I). Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “Cyber-Flirting: An Examination of Men’s and Women’s Flirting Behaviour Both Offline and on the Internet” de Mónica Whitty, estudio en donde se explican las formas de comunicación online y las diferencias y similitudes entre el comportamiento no verbal tradicional y el que se establece a través de Internet y Redes Sociales.

Dado el creciente número de relaciones que se inician en línea, ahora existe una necesidad adicional de comprender exactamente cómo estas relaciones comienzan. Algunas investigaciones han considerado cómo las relaciones románticas progresan en línea; por ejemplo, Whitty y Gavin sostuvieron que las relaciones a menudo no permanecen en línea, sino que tienden a progresar del chat al al teléfono o cara a cara. McKenna, Green y Gleason  concluyeron a partir de su investigación que la capacidad de autodescubrir más en un entorno anónimo fueron razones importantes por las que las relaciones en Internet se desarrollan rápidamente y suelen ser íntimas y cercanas. Sin embargo, aunque su investigación apoya en parte sus afirmaciones, estos investigadores no exploraron en detalle los tipos de conversaciones que tienen lugar en línea. Por ejemplo, ¿fueron algunas de estas conversaciones sobre la apariencia? Whitty ha argumentado que, aunque los cuerpos físicos no están presentes en línea, el cuerpo sigue siendo importante. Por ejemplo, una persona puede coquetear en línea al describir cómo se ve, siente y huele su cuerpo.

Dado el fuerte énfasis de los teóricos sobre la ausencia del cuerpo en línea y los argumentos para que la atracción en Internet sea el resultado de una “reunión de mentes”, uno de los objetivos de este estudio fue examinar si se ha pasado por alto el papel del cuerpo. Además, este estudio tuvo como objetivo explorar si los hombres y las mujeres coquetean en línea de maneras tradicionalmente definidas. Si bien se reconoce aquí que hay una gran variedad de comportamientos de flirteo que los científicos sociales deberían considerar, este estudio limitó su enfoque a lo siguiente: comportamientos no verbales, como sonreír, mirar y tocar; sustitutos de comportamientos no verbales, como emoticones (sonrisas, guiños), acrónimos (LOL – reír a carcajadas), descripciones de atractivo físico, descripciones de estado socioeconómico e inicio de contacto.

En ocasiones se ha argumentado que las discusiones sobre la ausencia del cuerpo en Internet son contraproducentes y los científicos sociales deben cambiar su enfoque a cómo se retrata el cuerpo en línea. Hasta hace poco se creía que el comportamiento de flirteo cara a cara consiste principalmente en señales no verbales, especialmente en las primeras etapas de las relaciones. El lenguaje corporal puede señalar la atracción sin la obviedad de la palabra hablada. Esta ambigüedad protege a las personas de cualquier humillación si la persona a la que señalan atracción no comparte sus sentimientos. Algunos códigos básicos que son importantes a considerar en el coqueteo incluyen cinética, miradas, apariencia física, olor, voz, aspectos proxémicos y hápticos… Si bien los individuos pueden ser hábiles para mostrar estas señales de flirteo en encuentros cara a cara, la pregunta es cómo se replican estas señales tradicionales sin conexión en línea, si es que lo hacen. Este documento ahora considera estos códigos básicos de flirteo con mayor detalle y especula sobre cuáles podrían ser los equivalentes en línea.

Las exhibiciones tradicionales de gestos cinéticos incluyen sacudir el cabello, lamerse los labios, sonreír, reír o reírse tontamente. Los movimientos oculares, incluyen dilatación de la pupila, miradas recatadas, miradas cortas, destellos de cejas a menudo acompañados de una sonrisa y contacto visual. Las formas olfativas de flirteo se ejemplifican por el uso de perfume y para después del afeitado. El lenguaje coqueto es típicamente un discurso más animado con una cantidad moderada de risa, menos silencios y pausas y mayor calidez e interés. Proxémica es la cantidad de distancia personal mantenida entre individuos. Las personas que se inclinan una hacia la otra y que están en el mismo ángulo corporal son percibidas como más coquetas que las que se alejan unas de otras. La háptica, o el uso del tacto, es una forma común de comunicación, particularmente en el comportamiento de flirteo. Otro signo de comportamiento seductor es el uso del ajuste innecesario de la ropa.

Para que el coqueteo ocurra en el ciberespacio, el cuerpo debe representarse a través del texto. Por ejemplo, en lugar de esforzarse por verse bien, como se haría tradicionalmente en una cita fuera de línea, las personas pueden crear una primera impresión al describir a través del texto qué tan atractivas son. Sin embargo, a diferencia de las interacciones tradicionales, esto no se limita a la apariencia del cuerpo real. Como se argumentó en documentos anteriores, el ciberespacio permite a una persona crear un cuerpo nuevo y atractivo a través del texto. De hecho, podemos idear un ser completamente nuevo y atractivo; uno que tiene un buen trabajo, gana enormes sumas de dinero y es bien educado. Incluso si las fotos se intercambian en línea, estas no son fotos necesariamente de la persona real, o alternativamente, las personas pueden seleccionar cuidadosamente imágenes de sí mismos que salen especialmente bien (posiblemente seleccionando sus mejores fotos, o incluso sus fotos siendo mucho más jóvenes).

Las miradas y movimientos de las cejas no se replican tan fácilmente en línea. Sin embargo, hay algunas alternativas a estos gestos no verbales. Por ejemplo, los emoticones, que son dibujos hechos a partir de símbolos de puntuación, podrían ser una alternativa útil. Expresiones faciales como caras sonrientes, guiños y besos como un sustituto del lenguaje corporal. Además, en lugar de utilizar risas audibles, las personas pueden usar acrónimos, como LOL (“lot of laughts”, es decir, reír a carcajadas o muchas risas). Otro dispositivo que se puede agregar al repertorio de comportamientos de flirteo en línea es el uso de nicks seductores. Aunque el contacto físico no es posible en línea, puede describirse cómo se siente y cómo se puede imaginar.

Algunos comportamientos de flirteo fuera de línea son aún menos fáciles de traducir en línea. Por ejemplo, es difícil encontrar sustitutos de la proxémica. Los participantes en línea no saben cómo huele la persona con la que están hablando, y las sutilezas de la voz, como el tono y el timbre, no son evidentes en línea. Las pausas en la conversación pueden atribuirse a una mala conexión a Internet o malas habilidades de escritura en lugar de una falta de interés. Las personas tampoco pueden indicar atracción en línea inclinándose más cerca de la otra persona o reflejando sus movimientos corporales.

Además de considerar cómo se representa el cuerpo en un comportamiento coqueto en línea, este estudio examinó si las diferencias de género características del coqueteo sin conexión eran evidentes en el coqueteo en línea. Los psicólogos evolutivos sugieren que las mujeres aportan información de sus cuerpos físicos, lo que debería indicar una buena salud, juventud y fertilidad. Por el contrario, algunas de las características deseables importantes para los hombres incluyen el dominio físico y la capacidad de producir recursos (por ejemplo, estatus social, ambición y altos ingresos). De hecho, la investigación ha encontrado evidencia para respaldar estos supuestos. Los hombres califican el atractivo físico como una cualidad importante en una pareja más que las mujeres, y las mujeres otorgan calificaciones más altas a los rasgos que reflejan dominio y estatus social.

Si los hombres y las mujeres le dan más importancia a algunas cualidades atractivas que a otras, a su vez esperaríamos que los hombres y las mujeres coqueteasen de diferentes maneras para acentuar las características deseadas. La investigación ha observado a las mujeres en lugares como bares de solteros. Se identificaron 52 muestras no verbales diferentes por parte de las mujeres, señales de coqueteo que servían para atraer y provocar el acercamiento de los hombres. Estos incluían gestos tales como patrones faciales y de la cabeza, sonreír, reír, tocar, inclinarse y arreglarse discretamente. A diferencia de las mujeres, los hombres eran más propensos a coquetear mediante el estado de señalización y el dominio, que a menudo se consigue gastando dinero, exagerando sus ingresos, vistiendo ropas costosas, alardeando de su inteligencia superior y exagerando su nivel de popularidad sexual.

Estas diferencias de género no se limitan simplemente a los encuentros cara a cara. Una investigación realizada en la década de 1970 descubrió que las mujeres en los anuncios personales eran más propensas a ofrecer atractivo y buscar seguridad financiera, mientras que los hombres eran más propensos a ofrecer seguridad financiera y buscar el atractivo. El atractivo físico era la calidad de mayor rango deseada por los hombres, y de hecho aparecía más del doble de frecuencia en los avisos de los hombres que en las mujeres. Las mujeres, por el contrario, tenían más probabilidades de esperar a un hombre comprensivo, emocionalmente sano y financieramente estable.

Algunos teóricos han sugerido que el Ciberespacio es un lugar donde las personas se liberan para ser quienes quieran. El ciberespacio es posiblemente un lugar donde los individuos pueden trascender los roles de género cuando se trata de un comportamiento coqueto. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que las tendencias de las relaciones fuera de línea se replican en línea. Por ejemplo, se ha encontrado que en las salas de chat los hombres mienten o exageran más detalles sobre su educación, ocupación e ingresos que las mujeres.

Scharlott y Christ en 1995 hicieron la primera investigación sobre las diferencias de género y la atracción en un sitio de citas en línea. Estos investigadores encuestaron a personas utilizando un sitio de citas por Internet llamado Matchmaker. En ese momento, las fotos y los videos no eran una característica del servicio, sin embargo, los participantes pudieron calificar su atractivo en una escala de apariencia ‘muy buena’ a ‘inferior a la media’. Estas personas también incluyeron otros detalles sobre ellos mismos, incluidos los ingresos. Scharlott y Christ  encontraron que “muchos usuarios heterosexuales de Matchmaker se ajustan en gran medida a los roles específicos de género tradicionalmente atribuidos a hombres y mujeres”. En su estudio, los hombres eran más propensos a iniciar contacto y las mujeres tenían más probabilidades de asumir un rol pasivo. Además, las mujeres que calificaron su apariencia como superior a la media o muy buena recibieron más mensajes de los hombres que las mujeres que se calificaron a sí mismas como promedio. Curiosamente, lo mismo no ocurrió para los hombres.

Para los propósitos de este estudio, los investigadores eligieron las salas de chat, ya que el texto era el modo primario de comunicación en estos espacios al momento del estudio; a diferencia, por ejemplo, de los sitios de citas en línea que generalmente muestran fotografías. Basándose en la investigación descrita en el artículo que resumimos, se generaron las siguientes hipótesis:

Hl: El cuerpo (o la descripción del mismo) se usa para coquetear con la misma frecuencia en salas de chat que en situaciones cara a cara.

H2: Las mujeres coquetearán tanto en salas de chat como en situaciones cara a cara con más frecuencia que los hombres al emplear señales no verbales (o sustitutos en línea para estas señales).

H3: Los hombres coquetearán tanto en las salas de chat como en las situaciones cara a cara con más frecuencia que las mujeres al describir su estado socioeconómico y al iniciar el contacto.

Los resultados de las hipótesis, así como el método de investigación empleado, será explicado en el siguiente artículo.

La importancia de la empatía y de la comunicación no verbal en las interacciones médico-paciente. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Empathic nonverbal behavior increases ratings of both warmth and competence in a medical context” de los autores Gordon T. Kraft-Todd, Diego A. Reinero, John M. Kelley, Andrea S. Heberlein, Lee Baer y Helen Riess, que analizan si  la importancia de la empatía y del comportamiento no verbal en las interacciones médico-paciente.

En medicina, es fundamental que los médicos demuestren empatía (percibida como calidez) y competencia. Las percepciones de estas cualidades a menudo son intuitivas y se basan en el comportamiento no verbal. Definimos la empatía como una capacidad socioemocional que tiene dos componentes distintos: uno afectivo (la capacidad de compartir las emociones de los demás) y otro cognitivo (la capacidad de comprender las emociones de los demás), pero dado que la empatía es fundamentalmente una habilidad relacional, también es útil comprender la cognición del sujeto. Existe una amplia evidencia de que la empatía (expresada por el sujeto) se percibe (por el objeto) como calidez, por lo tanto, hablamos de empatía y calidez como dos caras de la misma moneda, ya que están funcionalmente vinculadas en el contexto de la interacción social. La empatía es particularmente importante en el contexto de la medicina, donde la evidencia sugiere que está relacionada con numerosos resultados que incluyen una mayor satisfacción del paciente, buena relación con el paciente, mayor adherencia al tratamiento, mayor precisión diagnóstica, reducción de los errores médicos y resultados de salud positivos. Los modelos de atención centrados en el paciente o la relación han demostrado una mayor eficacia en el tratamiento y mejores resultados de salud, por lo tanto, se sabe que el comportamiento empático no verbal aumentará las percepciones de la calidez y la competencia de los médicos.

En el presente estudio, se evalúa si se producirá una relación de calidez / competencia en respuesta al comportamiento no verbal de los médicos. También se evalúan las interacciones del género participante con variables independientes, ya que los hallazgos previos han indicado diferencias de género en los juicios de calidez y competencia. Específicamente, aunque hombres y mujeres juzgan que los rasgos relacionados con la calidez son más importantes que los rasgos relacionados con la competencia en la formación de impresiones de los demás, las mujeres juzgan la importancia relativa de los rasgos relacionados con la calidez de una forma significativamente más importante que los hombres. Existe un estereotipo de rol de género en el que las mujeres son más cálidas que los hombres, y estos hallazgos podrían explicarse parcialmente por las mujeres que internalizan este estereotipo que se transfiere a su percepción de los demás. Finalmente, el estudio que analizamos pretende comprobar que cualquier efecto que se encuentre en el estudio no esté impulsado por el estado de ánimo, evitando que las manipulaciones pusieran a los participantes en un estado de ánimo positivo o negativo, lo que luego influiría en sus percepciones de los médicos. Por lo tanto, se incluye el estado de ánimo de los participantes como una covariable en los  análisis para asegurar que las calificaciones de los clínicos de los participantes sean atribuibles a las manipulaciones propias del estudio.

En el estudio participaron 1,377 participantes estadounidenses (60% mujeres, 80% blancos, edad media 36 años, rango 18-80) como pacientes análogos en un estudio en línea que requiere 7 minutos de tiempo. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a 1 de 4 condiciones en un diseño factorial. Este estudio se ejecutó en 2 carreras; en la primera carrera (N = 194), no se manipuló la variable “bata blanca” (variable para estudiar la competencia percibida con tan solo ver la bata blanca del médico), por lo que los sujetos fueron asignados aleatoriamente a una de estas 2 condiciones: empático, o comportamiento no verbal no empático (los médicos usaban la bata blanca en ambas condiciones). En la segunda carrera (N = 1,177), se usó la variable de la bata blanca, por lo que los sujetos fueron asignados aleatoriamente a 1 de 4 condiciones en los 2 completos (empatía ó Comportamiento no verbal no empático) x 2 (bata blanca o No bata blanca).

Los participantes vieron una serie de 6 fotografías de médicos hombres o mujeres (asignados aleatoriamente) que mostraban diversos comportamientos no verbales que eran empáticos o no empáticos. Cada fotografía se combinó con 2 líneas de una conversación con guión de paciente y médico (todos los participantes vieron el mismo guion), y se les pidió a los participantes que imaginaran que eran el paciente. En la condición empática, cada fotografía representaba al mismo médico que mostraba diversos comportamientos no verbales implicados en la empatía del médico (contacto visual, nivel de ojos médico-paciente igual, sin barrera física, postura abierta, tacto y expresión facial preocupada). En la condición no empática, el mismo médico mostró comportamientos no verbales opuestos (sin contacto visual, nivel desigual de los ojos, barrera física, postura cerrada, ausencia de contacto y expresión facial despreocupada). En la condición de bata blanca, cada fotografía representaba al mismo médico con una bata blanca sobre la ropa, mientras que en la condición de no bata blanca, simplemente se quitó la bata blanca. Todas las escenas progresaron automáticamente en 3 fases: solo fotografía (2 segundos); fotografía y guión (6 segundos); fotografía solamente (2 segundos). Esta progresión permitió a los participantes enfocarse en la imagen y los comportamientos no verbales mostrados por el médico al mismo tiempo que incorporaba el contenido de la comunicación verbal. Después de ver las 6 escenas en la interacción, los participantes completaron 3 escalas de calificación en orden aleatorio para evaluar su estado de ánimo actual, las percepciones de empatía clínica y las percepciones de calidez y competencia del médico. Finalmente, los participantes completaron varias medidas demográficas. Los resultados fueron los siguientes:

En cuanto a la relación entre las calificaciones de los participantes sobre empatía, calidez y competencia de los médicos

Se evaluaron las correlaciones entre las puntuaciones de empatía, calidez y competencia de los participantes , y se encontró que existía una fuerte correlación entre calidez y empatía, calidez y competencia, y competencia y empatía.

En la evaluación de calificaciones de los participantes sobre la empatía de los médicos.

Ajustándonos al estado de ánimo, encontramos un efecto principal significativo del comportamiento no verbal en las puntuaciones de empatía, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran una conducta empática no verbal como más empáticos que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. También hubo un efecto principal significativo, aunque muy pequeño, del género del sujeto, de modo que los participantes masculinos calificaron a los médicos en ambas condiciones como más empáticos  que las participantes femeninas. Hubo una interacción marginalmente significativa de la conducta no verbal con el sexo del participante de manera que en la condición no empática, las mujeres percibieron a los médicos como menos empáticos que los hombres.

El estado de ánimo positivo fue una covariable significativa de estos efectos, de modo que el estado anímico positivo más alto se asoció con puntuaciones más altas de empatía médica. El estado de ánimo negativo no fue una covariable significativa de estos efectos, y no hubo asociación del estado de ánimo negativo con las puntuaciones de empatía del médico.

Evaluación sobre las calificaciones de los participantes sobre la calidez de los médicos

Ajustando el estado de ánimo, encontramos un efecto principal significativo de la conducta no verbal en las calificaciones de calidez, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran comportamiento empático no verbal como más cálido que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. También encontramos una interacción significativa del comportamiento no verbal con el sexo del participante de manera que en la condición no empática, las mujeres perciben a los médicos como menos cálidos que los hombres. El estado de ánimo positivo y negativo fueron ambas covariables significativas de estos efectos, tales que un estado positivo más alto se asoció con puntuaciones más altas de calidez por parte del médico, y un estado de ánimo negativo más alto se asoció con calificaciones más bajas de calidez del médico.

Calificaciones de los participantes sobre la competencia del médico

Ajustando por el estado de ánimo, hubo un efecto principal significativo del comportamiento no verbal en las calificaciones de competencia, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran comportamiento empático no verbal como más competentes que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. El estado de ánimo positivo y negativo también fueron covariables significativas de estos efectos, tales que un estado positivo más alto se asoció con mayores calificaciones de competencia del médico, y un estado de ánimo negativo más alto se asoció con calificaciones más bajas de la competencia del médico.

Analizando por tanto todos estos resultados, se proporciona evidencia de que los comportamientos empáticos no verbales aumentan las percepciones del paciente sobre la empatía, la calidez y la competencia del médico, independientemente de si el clínico usa una bata blanca o no. Además, este efecto no se puede atribuir al estado de ánimo y puede ser más fuerte para las mujeres. De acuerdo con investigaciones previas que muestran que la empatía se percibe como calidez, encontramos que las conductas no verbales empáticas aumentan las percepciones de calidez del paciente. Hay que tener en cuenta además que el estado de ánimo fue una covariable significativa de las puntuaciones de empatía, calidez y competencia.

Esto puede servir para reflexionar y pensar en la posibilidad de incorporar la formación empática no verbal en la educación médica. El entrenamiento de empatía no solo es posible, sino práctico, tanto porque los terceros pagadores como los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid enfatizan cada vez más los puntajes de satisfacción del paciente para el reembolso y también porque la relación paciente-médico tiene un efecto positivo en los resultados médicos. El entrenamiento empático puede incluso contribuir a un mejor cuidado intercultural, ya que el sesgo implícito contra las minorías puede comunicarse de forma no verbal. Dadas las importantes consecuencias de la empatía de los médicos, es importante que los médicos aprendan cómo el comportamiento no verbal contribuye a la comunicación empática y la utilicen como otra herramienta para mejorar la salud emocional y física de sus pacientes.

¿Pueden los cerebros “comunicarse” según el entorno social en el que se encuentran? Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en este artículo tomaremos las ideas principales de la investigación “Brain-to-Brain coupling: A mechanism for creating and sharing a social world ” de Uri Hasson, Asif A. Ghazanfar, Bruno Galantucci Simon Garrod, y Christian Keysers en donde se investiga el fenómeno del “acoplamiento entre cerebros”. En la investigación se defiende que los cerebros en lugar de existir de forma aislada, se acoplan dentro de algunos entornos sociales (como las comunidades). Cuando los cerebros se juntan, los individuos se comportan de acuerdo con, o en contraste con, las actividades de las personas que los rodean. 

Aunque el alcance de la investigación en neurociencia cognitiva es vasto y rico, los paradigmas experimentales utilizados se refieren principalmente al estudio de los mecanismos neuronales de los procesos conductuales de un individuo. Los experimentos típicos aíslan a los humanos de sus entornos naturales colocándolos en una habitación sellada donde las interacciones ocurren únicamente con un programa computarizado, y no con otro humano. En el resumen de este artículo, se busca realizar un cambio de un marco de referencia de cerebro único a uno de cerebro múltiple. La premisa del acoplamiento cerebro-cerebro es que el sistema perceptivo de un cerebro puede acoplarse al sistema motor de otro. Este mecanismo de unión es similar al acoplamiento de acción-percepción dentro de un único cerebro. En la percepción de acción (o estímulo cerebral), el acoplamiento depende de la capacidad de los cerebros para interactuar activamente con el mundo físico. Diferentes objetos en el entorno emiten diferentes formas de energía (mecánica, química, electromagnética) y los receptores convierten estas señales en impulsos eléctricos que el cerebro puede usar para inferir información sobre el estado del mundo y generar comportamientos apropiados. Además, los organismos no son receptores pasivos de la entrada sensorial, sino que mueven activamente sus superficies receptoras sensoriales (manos, ojos, lenguas, etc.) para extraer información del entorno. Por lo tanto, el acoplamiento estímulo-cerebro es fundamental para nuestra capacidad de recuperar información sobre el mundo para guiar las acciones. El acoplamiento cerebro-cerebro también se basa en el acoplamiento estímulo-cerebro como vehículo para transmitir información. Sin embargo, en el acoplamiento cerebro-cerebro, la señal es generada por otro cerebro y cuerpo que se asemejan a los nuestros, en lugar de por objetos inanimados en el entorno físico.

El acoplamiento cerebro a cerebro es análogo a un sistema de comunicación inalámbrico en el que dos cerebros se acoplan a través de la transmisión de una señal física (luz, sonido, presión o compuesto químico) a través del entorno físico compartido. La coordinación del comportamiento entre el emisor y el receptor permite que mecanismos específicos para el acoplamiento cerebro-cerebro no estén disponibles durante las interacciones con el mundo inanimado. Por ejemplo, ver o escuchar las acciones, sensaciones o emociones de un agente desencadenan representaciones corticales en el perceptor (llamadas activaciones indirectas [7, 8]). Si el agente tiene un cerebro y un cuerpo similares, las activaciones indirectas en el perceptor se aproximarán a las del agente, y las respuestas neurales se acoplarán [7]. Si el agente, sin embargo, tiene un cerebro y un cuerpo que son fundamentalmente diferentes de los del testigo, este patrón de activación vicario se verá fundamentalmente diferente de la del agente y las respuestas cerebrales no se acoplarán. La activación indirecta, por supuesto, es solo un mecanismo particular mediante el cual las respuestas neuronales pueden acoplarse en dos cerebros. En otros casos, las respuestas neuronales en el receptor pueden acoplarse a las respuestas neuronales en el emisor de una manera legal, pero más compleja [9].

El surgimiento de cualquier sistema de comunicación requiere una comprensión compartida del significado de la señal dentro de un contexto particular entre una comunidad de usuarios. Tal terreno común se establece a través del aprendizaje, que a menudo se lleva a cabo en forma de interacciones tempranas entre el cerebro de un tutor y el cerebro de un alumno. Por ejemplo, muchos comportamientos conjuntos, como el apareamiento, la cohesión grupal y la evitación de personas percibidas como peligrosas, dependen de la producción precisa y la percepción de las señales sociales. Como resultado, el desarrollo de estos comportamientos está fuertemente influenciado por las interacciones con otros miembros del grupo. Los procesos de desarrollo en última instancia deben dar como resultado el acoplamiento entre los sistemas sensoriales de un individuo con las señales producidas por el sistema motor de otro individuo. Pero, ¿Cómo podría ocurrir este acoplamiento?

En la comunicación con bebés humanos, se asume típicamente que las interacciones sociales tienen un rol principal en el aprendizaje del lenguaje de los niños después de que aprenden cómo producir palabras. Sin embargo, resulta que el entorno social también influye en las primeras vocalizaciones prelingüísticas de los bebés. El balbuceo infantil de siete a doce meses exhibe un tono, ritmo e incluso una estructura de sílaba que es similar al lenguaje ambiental. Este cambio acústico en el balbuceo hacia el lenguaje ambiental se produce a través de las interacciones con los cuidadores. Las respuestas constantes del cuidador al balbuceo pueden reforzar ciertas estructuras acústicas, permitiendo que los bebés aprendan de las consecuencias de sus vocalizaciones. De hecho, los cuidadores responden fácilmente al balbuceo durante el primer año de vida, a menudo imitando las vocalizaciones de los bebés y estableciendo turnos durante las interacciones cara a cara. Además, es más probable que los cuidadores respondan a las vocalizaciones que contienen más elementos similares al habla, como las sílabas estructuradas de consonante-vocal. Se sabe por diversos estudios que los bebés se preocupan por estas reacciones; estos estudios han demostrado fuertes efectos de las respuestas de los cuidadores en la producción vocal infantil.

Quizás los datos más convincentes que muestran que la comunicación surge a través de la interacción provienen de los adultos que intentan comunicarse con señales totalmente originales. En una serie de experimentos que analizaron el surgimiento de nuevos sistemas de comunicación, se invitó a pares de participantes humanos a jugar juegos cooperativos a través de computadoras interconectadas. Los juegos requerían que los jugadores se comunicaran, pero los jugadores no podían verse, oírse ni tocarse. Los únicos medios de contacto eran dispositivos que permitían el intercambio de señales visuales pero que no podían usarse para intercambiar formas gráficas estándar (como letras o números). Por lo tanto, para comunicarse, los jugadores tenían que crear un novedoso sistema de comunicación visual. Tales experimentos mostraron que, cuando había interacción directa entre dos (o más) jugadores, los símbolos (es decir, los signos que tienen una relación convencional con sus referentes) surgieron rápidamente. Sin embargo, estas marcas registradas de comunicación humana no surgieron cuando los signos fueron desarrollados por individuos aislados que jugaron con un compañero fuera de línea. Esto proporciona una clara evidencia del papel crucial de la interacción conductual para la generación de de la comunicación. Los datos de ese experimento muestran que el desarrollo de la comunicación está fundamentalmente integrado en las interacciones sociales entre cerebros individuales.

El acoplamiento cerebro-cerebro también es posible a través de gestos y expresiones faciales. Esto se demostró por primera vez en un experimento en el que los participantes jugaban a un juego en el que un señalador tuvo que transmitir señales no verbales sobre la identidad de una palabra mientras se medía su actividad cerebral y sus gestos con las manos se grabaron en video. Más tarde, a un observador se le mostró el video mientras se medía su actividad cerebral. El estudio encontró que la variación temporal en la actividad cerebral del observador llevó información sobre la variación temporal en la del señalador, lo que demuestra el acoplamiento de cerebro a cerebro durante la comunicación gestual. En otro estudio, se provocó que las mujeres expresaran emociones en el escáner de resonancia magnética funcional y luego mostraron los vídeos de sus expresiones a sus parejas románticas. Descubrieron que la secuencia temporal de activación se acoplaba a través del cerebro de las mujeres y sus parejas, y los análisis proporcionaron evidencia de una “codificación compartida” de información específica de la emoción en una red distribuida a través de los cerebros del señalizador y el observador.

Por tanto, el estudio parece querer indicar que los sistemas acoplados pueden generar comportamientos complejos que no se pueden realizar de forma aislada. Muchas acciones humanas, como jugar al baloncesto o navegar en un velero, requieren una estrecha coordinación espacio-temporal entre los miembros del equipo. Además, incluso las acciones que se pueden realizar de forma aislada, como tocar un instrumento musical o bailar, son más rápidas y precisas cuando se realizan con otros. Durante las acciones conjuntas, las personas se vuelven implícitamente acopladas a nivel motor, perceptual y cognitivo. En un nivel motor, por ejemplo, los pianistas sincronizan su ejecución durante un dúo con precisiones que rivalizan con las de las dos manos de un solo músico. Además, las acciones coordinadas interpersonalmente de parejas de guitarristas que tocan una melodía juntos van acompañadas de acoplamientos oscilatorios entre el cerebro. En un nivel perceptual, cuando dos personas ven un objeto desde diferentes lados y se les pide que hagan una rotación mental del objeto, adoptan la perspectiva de su compañero. A nivel cognitivo, el acoplamiento implícito ocurre cuando dos personas responden a diferentes aspectos de un estímulo usando las mismas variables (por ejemplo, la misma mano).

En cuanto a la posible influencia en la toma de decisiones conjuntas, las elecciones que hace un individuo a menudo son influenciadas y modificadas por las decisiones de los demás. Las personas que juegan un juego de estrategia no solo siguen las acciones del oponente, sino que también son influenciados en respuesta a sus propias acciones. Por ejemplo, mientras juegan al juego “piedra-papel-tijera”, los jugadores imitan automáticamente las decisiones estratégicas de los demás cuando compiten, aunque la imitación en realidad reduce la posibilidad de ganar. La influencia de un cerebro en los procesos de toma de decisiones de otro cerebro se midió a través de un experimento con sujetos que jugaron un juego de intercambio económico entre inversionistas y administradores, en el que las respuestas neuronales, así como las decisiones, del administrador fueron influenciadas por la señal social expresada por el inversionista. Además, después de jugar algunos juegos juntos, la actividad del cerebro en el administrador predijo el comportamiento esperado del inversionista, respondiendo incluso antes de que el inversor revelara su decisión. El experimento reveló que el intercambio de información entre dos observadores con la misma sensibilidad visual mejora su rendimiento, mientras que el intercambio de información entre individuos con diferente nivel de sensibilidad visual puede llegar a empeorar sus actuaciones.

En conclusión, aunque algunos aspectos del entorno están determinados por el entorno físico, otros aspectos están determinados por una comunidad de individuos, que juntos establecen un conjunto compartido de reglas (comportamientos) que dan forma y limitan la percepción y las acciones de cada miembro del grupo. La investigación defiende que los cerebros acoplados pueden crear nuevos fenómenos, que incluyen sistemas de comunicación verbales y no verbales e instituciones sociales interpersonales que no podrían haber surgido en especies que carecen de acoplamiento cerebro-cerebro.

 

Los gestos de manos de los líderes y la influencia en sus seguidores. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “How leaders influence followers through the use of nonverbal communication”, de los autores Samuel Temple, y Linda Talley de la Universidad de Houston, que muestran cómo los líderes pueden influir en los seguidores a través del uso de la comunicación no verbal (en concreto, a través de los gestos de sus manos).

Los expertos, los bloggers y los medios de comunicación han comentado sobre el significado de la comunicación no verbal para las figuras políticas, y los líderes empresariales de todo el mundo utilizan la comunicación no verbal en sus discursos. Los observadores son capaces de interpretar la comunicación no verbal, percibiendo así al comunicador con ideas atractivas o distanciadoras, por lo que se entiende que la atracción entre un líder y su seguidor está determinada por la comunicación no verbal que muestra el líder, y la percepción e interpretación del seguidor del significado de estos mensajes no verbales.

 Algunos investigadores han demostrado que la comunicación no verbal juega un papel más importante que la comunicación verbal debido a la naturaleza espontánea de esta comunicación, mostrando estados emocionales involuntariamente comunicativos o fugaces a través de pantallas o gestos. Por ejemplo, los gestos de las manos de los líderes pueden afectar a los seguidores sin que los líderes sepan en ocasiones lo que transmiten sus gestos, en términos de significado e impacto (aunque cuando los líderes conocen qué significados pueden transmitir, pueden aprovecharlo y así tener una mejor oportunidad de transmitir sus mensajes en función de sus objetivos).

El presente estudio se basa en el significado e impacto de los gestos con las manos, la inmediatez no verbal y la interacción social. Algunas investigaciones sugieren que cuanto más inmediatez no verbal usa una persona, más personas la evaluarán de manera positiva y preferirán estar cerca de él o ella. Aunque este trabajo se basó en evaluaciones de docentes y estudiantes, la misma teoría debería ser válida para una evaluación de líder y seguidor ya que ambos estudios muestran un desequilibrio de poder.

El estudio busca probar las siguientes hipótesis:

H1. Los gestos positivos con las manos tendrán un mayor efecto en la capacidad de los participantes de percibir la inmediatez no verbal en los líderes en comparación con los gestos defensivos de las manos en presencia de un canal de sonido verbal.

H2. Los gestos defensivos de las manos que incluyen un canal de sonido verbal tendrán un efecto menor en la capacidad de los participantes para percibir la inmediatez no verbal en los líderes, en comparación con los gestos que no incluyen gestos manuales que incluyen un canal de sonido verbal.

Para probar ambas hipótesis, se realizó el siguiente experimento: Se prepararon 3 vídeos que muestran a un líder que presenta un mensaje positivo a los seguidores. La variable independiente, gestos con las manos, consta de tres niveles: gestos positivos con las manos, gestos defensivos con las manos, y gestos neutros con las manos.

Se consideran “gestos positivos con las manos” los siguientes gestos: Manos comunitarias (la posición de las manos muestra la palma hacia arriba o vertical al suelo), manos de humildad (las manos se juntan frente a la persona a la altura de la cintura), y manos en pendiente (las manos forman un campanario con las yemas de los dedos tocando).

Se consideran “gestos defensivos con las manos” los siguientes gestos: Manos en los bolsillos (una o ambas manos), brazos cruzados, y manos detrás de la espalda.

Los gestos neutrales con las manos se refieren a los gestos en los que el líder mantiene las manos a su lado durante todo el discurso.

Cada uno de los tres vídeos de un minuto de duración usa uno de los tres tipos de gestos. Todos los vídeos usaron al mismo actor que retrata a un líder de una organización que realiza el mismo discurso de un minuto y que varía solo en el uso de los niveles de gestos de la mano definidos por el experimento. La premisa básica del discurso fue positiva ya que el mensaje verbal usó palabras y mensajes inspiradores, y el contenido del discurso fue la entrega de buenas noticias a la audiencia. El actor memorizó el discurso para que cada tratamiento proporcionara el mismo mensaje verbal y pareciera natural para el actor. El actor se vistió igual para todos los videos.

Los participantes (89 hombres y 121 mujeres) son profesionales comerciales, ya sean empleados o por cuenta propia. Cada participante vio uno de los vídeos (asignado al azar) y respondió a las preguntas de la encuesta. Después, el participante completó el Informe de Observación de la Escala de Inmediación No Verbal (NIS-O), que utiliza una escala de cinco puntos como respuestas, que va de nunca (1) a muy seguido (5), y una puntuación total que van de -52 a 52. Este instrumento mide la atracción o distancia de una persona hacia la otra (este instrumento se utilizó previamente en estudios de liderazgo y comunicación no verbal).

El instrumento NIS-O incluye 26 preguntas que brindaron al participante la oportunidad de evaluar los gestos con las manos de un líder y luego hacer una evaluación. Las preguntas se usaron para determinar el grado de inmediatez de los participantes y cómo los participantes perciben los gestos de la mano del líder.

Los resultados del experimento mostraron que el grupo de gestos manuales positivos obtuvo una puntuación de atracción significativamente más alta que los gestos neutrales o defensivos. En cuanto a los gestos neutrales y defensivos, los resultados no difirieron significativamente los unos de los otros. Por tanto, esto establece que los gestos manuales positivos crean atracción en  los espectadores.

Se concluye por tanto que, debido a que los gestos con las manos en la comunicación se pueden observar fácilmente desde el principio hasta el final de una interacción por parte de un seguidor, si un líder quiere ser más eficaz en la creación de una conexión emocional con los seguidores para crear un cambio, entonces, comprender el significado de los gestos de la mano es fundamental para el éxito. Este estudio revela lo que un líder puede hacer con sus manos para crear más inmediatez con los seguidores simplemente usando gestos positivos específicos y minimizar los sentimientos de falta de inmediatez al no regular los gestos con las manos ni los gestos defensivos de las manos. Al centrarse en gestos específicos de las manos, los líderes pueden ver cómo un pequeño cambio puede tener un impacto positivo en su relación con los seguidores para su aceptación en lugar de rechazo.

El apretón de manos como interacción social. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Handshake as interaction”, de los autores Peter M. Hall, Profesor de Sociología de la Universidad de Missouri (Columbia), y Dee Ann Spencer Hall, Profesor asociado de Sociología de la universidad de Missouri Central (Warrensburg), sobre los orígenes del “apretón de manos” y las teorías semióticas que lo rodean.

El apretón de manos es un acto físico y social entendido como una forma de comunicación no verbal que marca los comienzos y terminaciones de nuestra interacción con otros. Los autores del artículo se han centrado en el origen del acto, en el significado asociado a esta acción según los tipos, formas y ocasiones en las que se realiza, y en sus variaciones subculturales.

El origen del apretón de manos data del año 1900, donde en la cultura Árabe se realizaba el ritual de besar la mano del superior y posteriormente retirar la mano de quien besa para no recibir el mismo honor. El conflicto generado entre dos personas que desean mostrar obediencia al contrario besando su mano, y a la vez evitar ser besado en la propia, resultó en el reconocimiento de que “las manos no deben de ser besadas”. El apretón de manos tiene así el significado general de igualdad y expresa el respeto mutuo por ambas partes.

La forma y el significado del apretón de manos ha cambiado históricamente y varía culturalmente. Así, en la antigua Grecia era un signo acogedor de amabilidad, hospitalidad y confianza, y en la Europa medieval era un signo de confianza entre reyes y caballeros. Un ejemplo de variación cultural proviene de Nigeria, donde el típico apretón de manos comienza cuando las personas agarran los pulgares y luego las manos se separan con el chasquido de los dedos de la mano de las otras personas. Mientras tanto, el subordinado en la interacción hace una leve inclinación, dobla una rodilla, y baja la cabeza en deferencia al superior.
Ejemplos de variaciones subculturales son encontrados en los Estados Unidos en los que la población de raza negra se saludan agarrando y entrelazando los pulgares mientras que la población de raza blanca se saluda utilizando el agarre de palma a palma. Tales variaciones claramente representan las expresiones de identidades separadas y valoradas, si bien a menudo, como símbolo de entendimiento e igualdad, individuos de raza blanca usan el apretón de manos agarrando pulgares cuando se encuentran con individuos negros.
Siendo entendido el apretón de manos como una expresión de identidad, encontramos en los rituales secretos de órdenes secretas, hermandades y fraternidades, apretones de manos que no deben revelarse a los forasteros y los no iniciados.

En el apretón de manos es tan importante la manera de realizarlo como la reciprocidad de la otra parte. El inicio del apretón de manos puede volverse problemático si la actividad es interrumpida. Un apretón de manos no recíproco puede definir a la otra persona como socialmente grosera por ejemplo en un mitin político o convención sociológica, mientras que un apretón de manos mal realizado en el que sientes la mano contraria flácida sugiere la falta de interés de la persona contraria en realizar cualquier interacción. Del mismo modo, la variación en la resistencia táctil durante el apretón de manos influirá igualmente en nuestra percepción. Por ejemplo, una palma húmeda sugiere nerviosismo en el otro, y una mano que ofrece una fuerza y resistencia mayor que la propia sugiere que la otra persona es más poderosa o se encuentra más seguro de sí mismo que nosotros. En cualquier caso, cualquier gesto realizado en el apretón de manos afectará en la percepción que tenemos sobre el otro.

Cuando en el apretón de manos ambos se encuentran con la misma resistencia, existirá poca o ninguna alteración en el comportamiento ritual y por tanto ocasionará poca influencia en la percepción que tenemos de la otra persona, y en la que la otra persona tiene de nosotros. Es por ello que, suponiendo que ambas partes estén de acuerdo en el apretón de manos, el acto debe de ser coordinado, anticipando la acción y presión necesaria para dar una visión congruente de uno mismo. Se concluye por tanto, que el apretón de manos es una acción social que influye en la percepción que tenemos de la otra persona y en la imagen que proyectamos sobre nosotros mismos.

Debido a la importancia que tiene el apretón de manos en la comunicación no verbal, se realizará una serie de entradas correlativas sobre este tema, tratando aspectos como el papel de la etnicidad y el género en dicho acto, el poder del apretón de manos, o la influencia existente entre el apretón de manos y los posteriores comportamientos cooperativos.

Recordamos que si desea interpretar la comunicación no verbal con rigor científico y convertirse profesionalmente en analista del comportamiento no verbal, dispone del Máster Online en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira.

Pídelo cara a cara: eres menos persuasivo tras el ordenador. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Ask in person: You’re less persuasive than you think over email”, de los autores M. Mahdi Roghanizad, de la Universidad de Waterloo (Canadá), y Vanessa K. Bohns, de la Universidad de Cornell (Estados Unidos), que estudian los componentes no verbales de la persuasión cara a cara. 

Cada día es más habitual el uso del correo electrónico o del WhatsApp para comunicarnos. Dedicamos más tiempo a nuestros amigos por las redes sociales que para tomar un café. Y es que la comunicación está evolucionando junto con la tecnología a la inmediatez y la comodidad por encima de su factor más personal.

Tanto es así que no es raro que en las empresas haya algún tipo de mensajería interna para que no tengamos que levantarnos del asiento para pedir algo a un compañero, ni siquiera que levantar el teléfono para darle un toque más humano. Y es que la mensajería es más rápida que ir por el pasillo a otro despacho o incluso que el ascensor a otra planta. Pero, ¿realmente puede sustituir al cara a cara?

Estos investigadores plantearon la hipótesis de que hay un efecto que llamaron “la subestimación del efecto de cumplimiento”. En otras palabras, que somos más persuasivos cara a cara debido a los elementos no verbales que acompañan a ese tipo de interacción. Para probar esto se llevaron a cabo dos experimentos.

En el primer experimento, participaron 45 estudiantes universitarios cuya tarea era pedir a 10 desconocidos que rellenaran una breve encuesta de personalidad. La mitad de los solicitantes debían hacerlo “cara a cara”, acercándose a 10 estudiantes desconocidos en un campus universitario, mientras que los otros participantes debían obtener las encuestas por correos electrónicos que enviarían a extraños elegidos fuera del directorio de la universidad. En ambas condiciones, los solicitantes utilizaron el mismo discurso para realizar la solicitud y, antes de que comenzaran, se le preguntó a los solicitantes cuántas personas pensaban que podrían llegar a completar la encuesta.

Los resultados confirmaron la hipótesis de los investigadores: aquellos en la condición cara a cara subestimaron sus poderes de persuasión, mientras que los que estaban en la condición de correo electrónico sobreestimaron su tasa de éxito. Ambos grupos pensaron que podrían convencer alrededor de 5 de las 10 personas. Sin embargo, mientras que los participantes de correo electrónico convencieron tan sólo al 10% de las personas para realizar su petición, las solicitudes cara a cara de un extraño obtuvo una tasa de éxito del 70%.

En un segundo estudio, 60 participantes fueron nuevamente asignados al azar a las condiciones cara a cara o correo electrónico. Esta vez, los participantes se acercaron a desconocidos que ya habían acordado completar un cuestionario por 1 dólar. Esta vez, su tarea consistía en convencer a los extraños de completar una tarea adicional de forma gratuita. Una vez más, antes de hacer sus peticiones, a los participantes se les preguntó cuántas personas de cada 7 pensaban que estarían de acuerdo en realizar la segunda tarea. Una vez más, los participantes en la condición cara a cara lograron persuadir a mucha más gente.

En conclusión, tendemos a creer que somos mucho más persuasivos de lo que somos en realidad hablando por correo electrónico (y quizás también en otras plataformas exentas del cara a cara). Una de las razones por las que las solicitudes cara a cara son mucho más efectivas es que las personas se sienten más incómodas al decir “no” en persona. De hecho, según los autores es 34 veces más efectivo. Así que, aunque también pueda ser incómodo pedir algo cara a cara, desde luego vale la pena si se prima la efectividad sobre el apuro.

Hombres tatuados: los saludables chicos malos. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Tattooed men: Healthy bad boys and good-looking competitors’”, de los autores Andrzej Galbarczyk de la Universidad Jagiellonian y Anna Ziomkiewicz de la Academia Polaca de Ciencias, que estudian los estereotipos sobre las personas tatuadas.

En otras ocasiones hemos hablado de estereotipos. De cómo nuestra primera impresión, equivocada o no, transmite un mensaje a los demás y supone el inicio de la interacción de una manera u otra. Lo creamos o no, no tratamos de la misma forma a una persona que nos parece atractiva de otra que nos es físicamente indiferente. Igual que si vamos de noche por la calle y nos topamos con alguien de aspecto peligroso no dudamos en cambiar de acera mientras que no seríamos tan drásticos con alguien que parezca inofensivo.

Uno de los elementos de nuestro aspecto físico que más debate ha causado a lo largo de estas décadas son los tatuajes. Distintos estudios han tratado de abordar la personalidad, las interacciones y los estereotipos sobre ellos, y es que suponen una particular forma de comunicación con los demás usando la propia piel como medio. Pero, ¿qué es lo que transmite esa conducta? ¿Nos parecen atractivos? ¿Modernos? ¿Peligrosos? ¿Atrevidos? ¿Nos sentiríamos seguros en manos de un médico tatuado? ¿En un juicio creeríamos el testimonio de alguien tatuado?

Para estudiar cómo percibimos este elemento se fotografiaron a nueve hombres de entre 19 y 35 años sin camisa, con el torso al descubierto, misma postura y sin sonrisa. Ninguno estaba tatuado, y un fotógrafo profesional añadió digitalmente un símbolo abstracto a su brazo derecho como tatuaje. Posteriormente se añadieron las fotos a una supuesta encuesta sobre el atractivo masculino y se pasó a 2369 mujeres heterosexuales y 215 hombres heterosexuales. Los participantes veían sólo una de las dos versiones de la fotografía de cada modelo al azar, asegurando que vieran como mínimo una de cada tipo, y se les pedía que evaluaran al modelo del 1 al 5 en cuanto a atractivo, salud, masculinidad, dominancia, agresividad, potencial para ser una buena pareja y potencial para ser un buen padre.

Las mujeres calificaron las versiones tatuadas de las imágenes como más sanas, pero no más o menos atractivas que las originales. A la inversa, los hombres clasificaron las versiones tatuadas de las imágenes como más atractivas, pero no más o menos sanas que las originales. Tanto hombres como mujeres calificaron imágenes de los modelos tatuados como más masculinos, más dominantes y más agresivos. Las mujeres, pero no los hombres, evaluaron a los hombres tatuados como peores parejas potenciales y  peores padres potenciales que los hombres no tatuados. Por tanto, los resultados confirman que la adición de tatuajes cambia la percepción de los demás sobre quiénes los llevan. También demuestran que los tatuajes no sólo influyen en la preferencia femenina, sino que pueden ser aún más importantes en la competencia entre hombres.

En conclusión, podemos afirmar que los tatuajes en los hombres se asocian con la masculinidad, pero principalmente con “el lado oscuro de la testosterona”: la violencia, la dominancia y la infidelidad.

El impacto del lenguaje no verbal en la enseñanza. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The impact of the teachers’ non-verbal communication on success in teaching”, de los autores Fatemeh Bambaeeroo y Nasrin Shokrpour, de la Universidad de Shiraz (Irán), que evalúan la influencia positiva del lenguaje no verbal de los profesores en la enseñanza.

La comunicación es un pilar esencial en el desarrollo social, pero es especialmente importante en los profesionales de la enseñanza. Un buen profesor ha de tener la capacidad de comunicarse de forma efectiva con sus estudiantes, de lo contrario, por muy competente que sea en su campo, no logrará enseñar de forma satisfactoria. La comunicación no verbal es a menudo más sutil y eficaz que la comunicación verbal, y puede llegar a transmitir el significado mejor que las propias palabras. Por ejemplo, una sonrisa genuina explicita los sentimientos mejor que cualquier explicación sobre la felicidad. Por tanto, esta conversación silenciosa es de gran importancia en las interacciones cotidianas e influye en nuestros encuentros sociales y profesionales.

De acuerdo con los estudios realizados, la mayor parte de la información se transfiere a través de la compleja combinación de la postura, la prosodia, la proxémica, los gestos y las expresiones faciales. Por otro lado, el efecto de la mayor parte del lenguaje corporal actúa a nivel inconsciente del destinatario, es decir, el destinatario recibe los profundos efectos de la emisión pero sin ser consciente de ello. Por lo tanto, las personas que tienen la capacidad de utilizar estas habilidades tienen el potencial para guiar a otros en una dirección particular para lograr sus objetivos, y precisamente por esta razón la mayoría de las interacciones humanas implican la comunicación no verbal. El lenguaje corporal tiene el poder de transferir las actitudes y sentimientos de las personas a los demás y en muchos casos puede ser incluso más eficaz que los mensajes verbales.

En el campo de la enseñanza, sin duda una de las principales características de los buenos maestros es buena habilidad de comunicación en el aula: La administración del aula y la resolución constructiva de conflictos en ella requieren buenas habilidades de comunicación, siendo fundamentales las habilidades no verbales. Mediante un buen uso del lenguaje no verbal, los profesores pueden desempeñar un papel importante en el éxito de sus estudiantes. A través del uso de un lenguaje no verbal, los maestros llaman la atención de los estudiantes a una mayor comprensión y motivan a los estudiantes e incluso logran conectar con los estudiantes aburridos.

El lenguaje no verbal de los profesores puede ser eficaz si los estudiantes pueden ver al maestro en lugar de que éste esté oculto tras una mesa o de cara a la pizarra dándoles la espalda. El mejor lugar para el profesor en clase está de pie cerca de su mesa y donde todos los estudiantes puedan verlo. No debe poner las manos en los bolsillos, ya que esto limita su movimiento y expresividad. Dejar las manos libres indica la disposición de los maestros para comunicarse con sus estudiantes. No hace falta que se quede estático en su sitio, pero si siempre cambia su lugar físicamente en la clase el foco atencional de los alumnos se reducirá y el proceso de aprendizaje no procederá. Otro punto importante es que el maestro debe mirar a los estudiantes individualmente. De lo contrario, los estudiantes tendrán la impresión de que el profesor les está haciendo caso omiso, por lo que el efecto de mirar al público individualmente es innegable.

La forma correcta de abordar al estudiante es que el maestro no debe apuntar al estudiante con el dedo cuando se le hace una pregunta porque el estudiante puede sentir ansiedad en este caso. No olvidemos que señalar, dentro del lenguaje no verbal, parece una acusación. El mejor método es que el profesor se acerque un poco al estudiante, le mire directamente y le señale con la mano abierta, como una invitación a contestar.

Tras una revisión sobre distintos artículos que evalúan el éxito académico y la motivación para aprender en relación al lenguaje no verbal de los profesores con sus alumnos se encontró una evidente relación positiva entre ambos factores. ¿Y acaso no es obvio? Ni el más motivado de los alumnos soportaría varias horas escuchando a alguien que no le mira a los ojos, que habla desganado y sin pasión, que no le hace partícipe o le haga sentir acusado o intimidado cada vez que participa en clase. Un apropiado lenguaje no verbal es esencial para cualquier comunicación y el aprendizaje es uno de los procesos comunicativos más importantes.

Emojis y emoticonos: Perspectivas y posibilidades en el estudio del lenguaje no verbal. Club del Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Emojis: Insights, Affordances, and Possibilities for Psychological Science”, de los autores Linda K. Kaye, Stephanie A. Malone y Helen J. Wall, de la Universidad Edge Hill de Ormskirk (Reino Unido) y la Universidad Católica de Australia, que abordan el uso de los emoticonos y los emojis en la comunicación virtual.

Comunicarnos es esencial para las personas como seres sociales que somos y la interacción virtual se ha convertido en una importante forma de comunicación a día de hoy. Cuando hablamos cara a cara, disponemos de dos vías de comunicación: el comportamiento verbal, como es el habla, y el no verbal, como los gestos, el tono, las expresiones faciales, etc. Sin embargo, no disponemos de esa segunda parte en los entornos virtuales ya que se basan principalmente en interacciones mediante texto escrito como blogs, mensajes o correos electrónicos. Es por ello que han surgido, como mecanismo compensatorio, el uso de emojis y emoticonos que dotan de matices emocionales el mensaje.

El primer uso informado fue en los años 80. En distintos foros se empezaron a utilizar símbolos del teclado formando caras horizontales. La primera fue la cara sonriente  :- )  para indicar que algo era broma. Después surgió la vertiente japonesa de usar letras y símbolos para crear caras de forma vertical como ésta ^_^. Esta combinación de letras y símbolos son los emoticonos, cuyo nombre deriva de “emoción” e “icono”. Tiempo más tarde surgieron los emojis, que son las distintas imágenes con forma de cara que muestran una emoción de forma más clara y menos subjetiva 🙂 .

Ahora estos símbolos se han convertido en una expresión emocional frecuente con una clara intención comunicativa en nuestros mensajes y hasta un 92% de la población on-line los utiliza. Y no son sólo la forma de comunicación de los jóvenes del milenio: una encuesta de 2014 en Estados Unidos reveló que sólo el 54% de los usuarios de los emoticonos estaban en el rango de edad entre 18 y 34 años. Es decir, casi la mitad de la gente que los usa para expresarse no son precisamente “jóvenes”. Por ello, los investigadores creen que comunicarse a través de estos elementos estaría más relacionado con la personalidad que con la edad. De modo que ya podemos echar un vistazo a las recientes investigaciones que, aunque aún novedosas y casi en pañales, ya evalúan esta nueva forma de comunicación digital y lo que revela del comportamiento humano.

Los usuarios son muy conscientes de cómo los emojis y los emoticonos reducen la ambigüedad del discurso, pero también son más “controladas”. A diferencia de las expresiones faciales o el tono de voz, que son espontáneas, la matización que se hace en los medios online es voluntaria y puede ser fácilmente manipulada, perdiendo parte de su honestidad si así se desea. Independientemente de las ventajas y desventajas, somos contextualmente conscientes de con quién hablamos y en qué medio, lo que nos hace regular el uso de emoticonos y emojis según la situación. Por ejemplo, no es lo mismo un mensaje a un amigo que a un jefe, ni tampoco es igual el correo electrónico que las redes sociales.

Además de examinar el uso de los emoticonos y emojis en las emociones, también se ha investigado cómo se comunica la personalidad y cómo se es percibido por los demás gracias a ellos. Los hallazgos recientes indican que los observadores inexpertos son capaces de juzgar la extroversión y la apertura a la experiencia de sus interlocutores en la red con niveles razonables de precisión tan sólo viendo su perfil de Facebook. Esto sería una ventaja sobre la comunicación cara a cara, donde la apertura a la experiencia es en gran medida indetectable en las primeras impresiones.

Juntos, estos hallazgos ilustran que hay claramente algo único en los comportamientos virtuales que los distinguen de las acciones tradicionales del comportamiento humano. Y, dado que podemos prever que la comunicación cara a cara, pese a que nunca será sustituida por la virtual, va a compartir escenario cada vez con más fuerza con ésta, es interesante seguir abordando este nuevo campo de estudio en la comunicación y la conducta humana.

La sensación de intimidad en las redes sociales. Club de Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Self-disclosure on SNS: Do disclosure intimacy and narrativity influence interpersonal closeness and social attraction?”, de los autores Ruoyun Lin y Sonja Utz, del instituto de Leibniz y la Universidad de Tubinga (Alemania), que aborda el estudio de la intimidad y el atractivo social en las relaciones por internet.

Aunque las redes sociales se utilizan principalmente para mantenernos en contacto con gente conocida, no es raro entablar conversación con algún desconocido. En Twitter, por ejemplo, es relativamente común seguir a gente que sólo conocemos en línea. Algunos estudios creen que tanto las revelaciones personales como los mensajes divertidos de esta red crean sensación de proximidad entre los usuarios, pero esos juicios se han formado de manera subjetiva con estudios correlacionales. Es por ello que el siguiente estudio trata de abordar cómo se forma esta intimidad y qué factores influyen en ello.

Ya sea para hablar de qué se ha comido hoy o para profundizar acerca de un sentimiento, ambos tipos de mensaje son autorrevelaciones. Éstas se pueden clasificar en dos dimensiones: por su extensión y por lo íntimas que sean. Las revelaciones en internet tienen unas características propias en comparación con la comunicación cara a cara. En primer lugar, cuando una revelación es demasiado personal es más probable que sea considerada inapropiada que si se dijera en persona. Por tanto, la autorrevelación íntima en las redes sociales puede reducir la atracción interpersonal. En segundo lugar, las revelaciones no se dirigen a un único interlocutor, sino a varios. Sin embargo, puede ocurrir que en las redes sociales las personas no se den por aludidas y por tanto tener menos efecto. Y, en tercer lugar, las revelaciones de cada persona están inmersas en la marea de publicaciones ajenas, por lo que es posible no prestarle atención.

Por otro lado, otro factor importante es la narrativa. En las autorrevelaciones es revelar la información de uno mismo contándola de manera que parezca una historia. A la gente le gusta ser transportada por la narrativa de una película o novela, desarrollan sentimientos de cercanía con los personajes gracias a ella. Por este motivo, las autorrevelaciones que son narrativas, es decir, que en su conjunto forman una historia continua y coherente, tienen mayor facilidad de comprensión, viveza, compromiso y respuesta emocional.

Las hipótesis del estudio eran que (1) a mayor cantidad de autorrevelaciones, más familiaridad se despertaría en los demás; (2) que las autorrevelaciones íntimas, si se percibían como apropiadas, aumentaría la cercanía y la atracción social; y por último, (3) que las autorrevelación narrativas aumentarían la cercanía y la atracción social.

Para el experimento se diseño una red social llamada Social Net y que era similar a Facebook. En ella crearon cinco perfiles falsos, dos de ellos publicaron cinco veces, uno tres veces y dos una sola vez. Se trataba de un diseño 2×2: alta vs baja intimidad y alta vs baja narratividad. En todas las condiciones había mensajes distractores idénticos, intercalados de la misma forma.

En la primera fase del experimento participaron un total de 139 personas mayores de 18 años, de los cuales sólo 29 fueron hombres y con una media de edad de 24 años. Se pidió a los participantes que navegaran por la red social como si acabaran de crearse una cuenta nueva y que consideraran a los amigos ya incluidos como si los hubiera sugerido la red. Después se les preguntaba cómo de familiarizados se sentían con esos perfiles, valorándolo en una escala Likert de 1 a 7. Del mismo modo, se les preguntó por la impresión que les daban, la narrativa y el interés social. La segunda fase realizó la misma tarea pero en línea y con una muestra mayor: 433 participantes (161 de ellos eran hombres), con una media de edad de 26 años.

De ambas fases se extrae la conclusión de que la autorrevelación pública de información es beneficiosa ya que crea una sensación de familiaridad. Sin embargo, los efectos de la narrativa y la intimidad no son muy claros. Para futuras investigaciones deberán usarse sistemas más realistas, ya que la red social contaba sólo con quince publicaciones. Además, el hecho de que una fase se realice en el laboratorio y la otra a distancia puede suponer, como en este caso, la diferencia en los resultados entre ambas fases. Pero no deja de ser un paso adelante en el estudio de la forma de comunicación de este siglo.

Los perfiles de Facebook reflejan la personalidad real, no la auto-idealización. Club del Lenguaje No Verbal.

perfiles-redes-sociales-facebook-club-lenguaje-no-verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Facebook Profiles Reflect Actual Personality, Not Self-Idealization”, de los autores Mitja D. Black, Juliane M. Stopfer y Boris Egloff de la Universidad de Mainz, Simine Vazire de la Universidad de St. Louis, Sam Gaddis y Samuel D. Gosling de la Universidad de Texas y Stefan C. Schmukle de la Universidad de Münster, que evalúa el realismo de los perfiles en las redes sociales en los jóvenes.

Más de 700 millones de personas en todo el mundo utilizan las redes sociales. Estas páginas se han integrado como parte de nuestra interacción social y son ampliamente utilizadas como parte de la comunicación e incluso a nivel laboral ya desempañan un importante papel. Y a pesar de tan amplia inserción en nuestras vidas, todavía nos faltaba una pregunta por hacernos y corroborar: ¿Son realistas las impresiones que transmiten de nosotros las redes sociales?

Es una suposición ampliamente aceptada que no nos mostramos a nosotros mismos en las redes sociales sino que creamos y mostramos al mundo una versión idealizada de cómo preferiríamos ser en lugar de nuestras auténticas personalidades. Sin embargo, también debe tenerse en cuenta que nuestros contactos en las redes sociales nos conocen de verdad, fuera de la pantalla, y ellos también tienen acceso a publicar en nuestros perfiles y a comentar en las publicaciones propias. Es decir, la imagen mostrada se configura entre varias personas, lo que hace difícil que uno mismo muestre algo diferente de lo que es en realidad.

Para comprobar esta hipótesis se contó con 236 usuarios de las redes sociales más populares en sus respectivos países de entre 17 y 22 años: 133 usuarios de Facebook estadounidenses y 103 usuarios de StudiVZ y SchuelerVZ de Alemania. Se guardó los perfiles de los participantes antes de llevar a cabo los test de personalidad para evitar las modificaciones. Posteriormente se pasó un test de auto-ideal a los participantes para medir la versión de sí mismos que quisieran ser y contrastar si es esa la impresión que transmiten en sus perfiles. Por otro lado, se les pasó a ellos y a sus amigos cercanos un test de personalidad para conseguir más exactitud en la medición de la personalidad real de los participantes. Por último se pidió a evaluadores externos que valoraran la personalidad que percibían en las distintas páginas personales para contrastar con cuál de las dos imágenes que se tenía de los participantes cuadraba más.

Los resultados mostraron que los perfiles se percibían en consonancia con la personalidad real de los usuarios y no con su versión idealizada. Las medidas que fueron más significativas fueron la extraversión y la apertura a la experiencia, y la más baja fue la de neuroticismo, resultados que son similares a estudios previos sobre impresiones cara a cara con desconocidos.

Por tanto, podemos comprobar que las redes sociales, e Internet mismo, han pasado a formar parte de nuestras vidas y son una herramienta más para expresarse y comunicarse, donde la gente no hace otra cosa que mostrarse tal y como son. Quizás eso podría explicar en parte su gran popularidad en los últimos tiempos. Tal vez el siguiente paso sea comprobar si esta forma de pensar es única de los jóvenes, que ya han crecido en un mundo interconectado por la red, o si ya se ha convertido en algo general a todas las edades.

Uso de claves no verbales para estimular el aprendizaje online. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en ocasión les presentamos un resumen del capítulo “Loving this Dialogue!!!!  Expressing Emotion Through the Strategic Manipulation of Limited Non-Verbal Cues in Online Learning Environments”, de los autores Krystle Phirangee y Jim Hewitt, de la University of Toronto, que a su vez forma parte del libro “Emotions, Technology, and Learning”, y que analiza la transmisión de emociones a través de las limitadas herramientas “no verbales” de las redes sociales.

Desde los primeros días de las conferencias a través de ordenadores, las emociones han sido un tópico de interés en la investigación educativa. Esto es así debido a la dificultad para demostrar emociones a través de la comunicación online, así como a la priorización que ha tenido un estilo desapasionado de escritura (similar a los textos académicos), en detrimento de la transmisión de emociones.

Habitualmente caracterizada como aburrida, fría e impersonal, el aprendizaje online es frecuentemente visto como menos emocional comparado con las clases presenciales. Sin embargo, los estudios demuestran que, como las clases presenciales, los estudiantes viven emociones positivas y negativas derivadas de la interacción en la comunicación online (por ejemplo, tras recibir apoyos a una idea). Sentimientos de alienación y aislamiento pueden ser desarrollados si no se puede satisfacer una comunicación asertiva con los compañeros (incluyendo el apartado emocional). Sin embargo, es cierto que las maneras de demostrar emociones son, aparentemente, mucho más limitadas en la comunicación online que en la presencial. Derks et al. (2008) demostraron, por el contrario, que la carencia de contenido emocional verbal o visual en la comunicación online se suple con otros mecanismos compensatorios, como los emoticonos, con el fin de reducir la ambigüedad de sus mensajes.

El estudio que hoy analizamos se centró en evaluar los tipos de claves no verbales que los estudiantes utilizaban para expresar emociones en un curso online de una universidad norteamericana. Se analizó la comunicación de 45 estudiantes durante el curso de 12 semanas, entrevistándose además a 4 de ellos con el fin de proveer de claves sobre cómo los estudiantes expresaban emociones online, y cómo las interpretaban. Los resultados se dividen en tres grupos, en función del “aspecto no verbal” analizado:

  • Emoticonos: el análisis de contenido reveló que los estudiantes utilizaban emoticonos del mismo modo que una persona utilizaba expresiones faciales o entonaciones vocales: para acompañar ideas con emociones. Cuatro de ellos fueron utilizados habitualmente: el emoticono de la sonrisa (para expresar apoyo a otras ideas, para agradecer, etc.), el de tristeza (para afrontar un reto, para expresar dificultad, etc.), el de sacar la lengua y el de guiño (que se utilizaban para plasmar humor o sarcasmo). En general, además, los participantes indicaban que utilizaban los emoticonos para “suavizar” el contenido de sus mensajes.

A pesar de la utilidad que los emoticonos tenían en la expresión de las emociones, los alumnos indicaron que habían sido inicialmente reticentes a utilizarlos en sus notas online, argumentando que no sabían si procedería utilizarlos en un contexto académico (aun sabiendo que permitirían desarrollar el tono o la expresividad de su mensaje). También les preocupaba que el instructor del curso pudiera no aceptar el uso de los mismos, y tampoco conocían cómo utilizarlos en un contexto académico.

  • Signos de puntuación no convencionales: el análisis de contenido también reveló que los estudiantes en ocasiones utilizaban signos de puntuación de modos no convencionales para expresar emociones (específicamente, exclamaciones y puntos suspensivos).

Los participantes indicaban que el uso de varias exclamaciones les servía para mostrar entusiasmo, frustración, o la necesidad de más tiempo para analizar una idea. También les permitía poner de relevancia comentarios que les llamaban la atención.

Por otro lado, el uso de puntos suspensivos se relacionaba con reflexión, o para sugerir que una idea todavía se encontraba bajo consideración.

  • Uso del botón “Like”: Facebook creó y popularizó un botón llamado “Me gusta” o “Like”. Habitualmente es utilizado en redes sociales online para indicar cuando una persona aprecia, disfruta o apoya cierto contenido. En el curso realizado durante la investigación, un botón de “Me gusta” fue añadido para poder apoyar los comentarios de cada compañero. El análisis de contenido, en este caso, mostró que se utilizaba para varios fines: indicar aprecio por perspectivas afines, agradecer, mostrar apoyo a gente con problemas, reconocer el esfuerzo, mostrar aprecio para gente que contestaba a sus preguntas, etc.

En conclusión, esta investigación encontró que el uso de puntuación, emoticonos y botón de “me gusta” provocaba que los alumnos pudieran expresar con mayor facilidad sus emociones en clases online. Por tanto, el apostar por un apoyo a este tipo de comunicación no verbal en los distintos contextos por parte de los tutores, podría derivar en la creación de una “cultura de compañeros de clase” (en palabras de los autores) que provocaría una sensación de seguridad y apoyo entre los distintos compañeros de clase, así como una menor cantidad de malentendidos entre los mismos.

En última instancia, el uso de estas claves no verbales online se vería como un rol necesario y productivo en los distintos cursos, proveyendo al alumno con herramientas para transmitir sus emociones, y reduciendo la sensación de frialdad y aislamiento que (erróneamente) provoca la formación online.

Determinar la personalidad a través del nick de un juego. Club Lenguaje No Verbal.

Determinar la personalidad a traves del nick de un juego - club lenguaje no verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en ocasión les presentamos un resumen del artículo “Impressions of World of Warcraft players: personalities based on their usernames: Interobserver consensus but no accuracy”, de los autores Lindsay T. Graham y Samuel D. Gosling, de la University of Texas at Austin, cuyo objetivo es determinar si la personalidad de un individuo puede ser determinada con precisión a través de su nick en un juego online.

A nivel científico, es reconocido que las personas se forman impresiones de las otras en base a retazos mínimos de información (en muchas ocasiones, ni siquiera hace falta un contacto verbal). Incluso un dato tan básico como la dirección de correo de una persona puede provocar que nos creemos una imagen concreta de la misma. Así, encontramos que elementos como la apariencia física, la organización de un perfil de Facebook, la música favorita o incluso la decoración de las habitaciones o de los lugares de trabajo pueden permitir a un individuo juzgar de manera relativamente precisa la personalidad de un individuo.

Millones de personas juegan en la actualidad a juegos online conocidos como MMORPG (juegos de rol online multijugadores masivos), tales como Second Life o Farmville. Una de las particularidades de estos juegos es que los jugadores mantienen relaciones sociales con otros jugadores, resultando en la mayoría de ocasiones en un encuentro online previo a un posible encuentro offline fuera de las redes (si el mismo llega a darse). Es por ello que la primera impresión que suelen recibir del otro individuo los jugadores son los “nicknames” de los mismos.

Teniendo en cuenta, por tanto, la importancia de los nicks como primer elemento en la interacción con otro individuo, los investigadores de este artículo se plantearon una pregunta. ¿Puede el nick de un usuario de un MMORPG concreto (en este caso, World of Warcraft) permitir a otro individuo realizar impresiones relativamente sobre su personalidad?

Para poner a prueba esta hipótesis, los investigadores reclutaron 1357 individuos, que se encargaron de reportar sus nicks (uno solo por persona) y completar cuestionarios de personalidad. Posteriormente, dos grupos de estudiantes (uno de jugadores de World of Warcraft, y otro de personas que nunca habían jugado) se dedicó a evaluar la personalidad de cada individuo en base a su nick.
¿Qué indicaron los resultados del estudio? Por un lado, el consenso entre las respuestas de los jugadores fue fuerte, con pequeñas diferencias entre ambos grupos (los jugadores tuvieron un consenso mayor en extraversión, estabilidad emocional y apertura, y los no jugadores tuvieron un consenso mayor en cordialidad y responsabilidad).

Por otro lado, y en lo que se refiere a la precisión de las impresiones de los observadores, al contrario que en las investigaciones sobre correos electrónicos, no se encontró ninguna evidencia de precisión en las impresiones de los observadores. Incluso con la adopción de claves por parte de los mismos para evaluar los nicks (fijarse en el género, tener un nombre bonito, incluir contenido sexual, de ciencia ficción, múltiples palabras, etc), no se encontró una precisión significativa entre los mismos.

Esta investigación concluyó, por tanto, que los nicks, de manera aislada, no proporcionan información precisa sobre la personalidad de los individuos, pero sí que proporcionan claves que elicitan un acuerdo entre las opiniones de los diversos usuarios. Por tanto, dado el aumento de interacciones en los contextos sociales, serán necesarias más investigaciones que permitan descubrir si las impresiones de terceros sobre un individuo pueden ser precisas o no.

Linkedin y currículos inventados. Club Lenguaje No Verbal.

 

Linkedin y currículos inventados. Club Lenguaje No Verbal.

Linkedin y currículos inventados. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje no Verbal, esta vez les sugerimos un resumen del artículo “El efecto de Linkedin en Currículos engañosos”, de los autores Jamie Guillory y Jeffrey T. Hancock de la Universidad de Cornell (EE.UU.), que trata sobre el engaño en los currículos a través de Linkedin.

En el marco del engaño en la autopresentación, las mentiras para realzar son parte de un esfuerzo por gestionar la forma en que nos comunicamos con el mundo. Una consultora de RR.HH. reveló que el 43% de los currículos contienen imprecisiones significativas. Ser cogido en una mentira para ponerse en valor daña la reputación y conlleva un castigo social o material. En la era de los perfiles online, se han planteado nuevamente los factores que alientan o desalientan el engaño. Estos perfiles se han convertido en algo sorprendentemente común con las redes sociales. En ellas pueden encontrarse webs de orientación profesional, como Linkedin, donde la gente sube sus currículos online y establecen contactos con colegas y amigos. Aunque el entorno online puede facilitar el engaño, ciertos factores deberían limitar el engaño y fomentar la honestidad. Los perfiles de redes sociales hacen que las autopresentaciones estén públicamente disponibles y conectan individuos al perfil (colegas y supervisores) que pueden comprobar si es falso o no. Los investigadores, han demostrado la importancia de las relaciones sociales en el fomento de la honestidad entre los individuos. ¿Cómo afecta Linkedin a la tensión entre la motivación para el engaño en la autopresentación y la motivación para ser honesto, dado que el hecho de ser descubierto daña la reputación? El presente estudio examina cómo los currículos en Linkedin afectan a la frecuencia y al tipo de engaño que se produce.

La investigación sugiere que el engaño basado en la identidad ocurre en mayor medida en la comunicación mediada por ordenador que en la comunicación cara a cara. La razón principal de que el engaño digital sea más frecuente en la comunicación online se debe a que “la interacción basada en textos o las representaciones virtuales” no están físicamente conectadas a un individuo. Los objetivos de la autopresentación, sin embargo, son un común e importante motivador para el engaño sin importar el medio. La investigación demuestra que el querer parecer competente motiva el engaño. Cuando se trata de parecer competente, la motivación para mentir surge de la necesidad de impresionar a un público, como un posible empleador. Los perfiles de las redes sociales están diseñados para transmitir impresiones a una audiencia. Los fines de la autopresentación deberían conducir al engaño en perfiles de redes sociales, sobre todo en el caso de perfiles de Linkedin, que están diseñados para transmitir la competencia profesional. Cuando una persona crea un perfil de Linkedin, la web proporciona una configuración predeterminada para hacer público el perfil, generando un posible público al que el interlocutor deberá dar explicaciones por sus mentiras. La configuración pública debería aumentar la posibilidad de que un empleador descubra el engaño. En cambio, los currículos tradicionales, son confidenciales y no son ampliamente compartidos fuera de las entidades. Las muestras de información socialmente conectadas en éstos sitios deberían limitar el engaño, ya que ser detectado tiene graves consecuencias. Entonces, ¿Cómo afecta exactamente Linkedin al engaño? Existe una percepción generalizada de que el engaño está muy extendido en el entorno online. La investigación reciente, sin embargo, ha mostrado que la esencia del engaño (más que las señales no verbales) mejora la precisión en la detección del engaño. Así pues, el miedo a ser cogido en una mentira debería ser mayor al elaborar un currículo público. La primera hipótesis que se plantea es la siguiente: El engaño ocurrirá con menor frecuencia en perfiles públicos que en perfiles privados o currículos tradicionales. No obstante, no todas las mentiras son iguales. Una reacción más sutil ante la presión de crear un currículo público en Linkedin podría afectar asimismo al tipo de mentiras que se cuentan para llevar a cabo los objetivos de la autopresentación. Por lo tanto, se debe realizar el engaño estratégicamente, mintiendo sobre distintos tipos de información en función de la publicidad de las afirmaciones. Concretamente, al crear un currículo público se debería mentir menos sobre los empleos anteriores, ya que esta información puede comprobarse fácilmente. La segunda hipótesis que se plantea es: Los perfiles públicos contendrán menor engaño acerca de información verificable, pero mayor engaño sobre información no comprobable que los currículos tradicionales o los perfiles privados. En este caso, los participantes del estudio fueron asignados aleatoriamente a una de las tres condiciones de elaboración de currículos: tradicional en Word, u online en un perfil de Linkedin que podía ser privado o público.

El carácter público de Linkedin determina el engaño en los currículos de los participantes. Aunque la tasa de engaño no difirió entre los dos tipos de currículos, los participantes mentían de forma diferente dependiendo de si su autopresentación era un currículo tradicional o de Linkedin. Los participantes que crearon perfiles públicos de Linkedin mintieron menos acerca de la información verificable e incrementaron su atracción con consecuencias mínimas por mentir más acerca de la información no comprobable. Los participantes que elaboraron currículos tradicionales mintieron más sobre la información comprobable fundamental para el trabajo, probablemente porque existe menos riesgo de ser descubierto. Los que elaboraron un currículo tradicional cumplieron los objetivos de la autopresentación engañando acerca de la información verificable, y mintieron menos acerca de la información no comprobable. Por lo tanto, estos hallazgos son consistentes con las hipótesis, y tienen importantes implicaciones teóricas y prácticas. En primer lugar, estos datos son consistentes con la idea de que las motivaciones de la autopresentación conducen al engaño. En segundo lugar, los hallazgos indican que la aceptación de que en Internet existe mucho engaño no es necesariamente correcta. Los datos sobre los currículos de Linkedin reflejan tasas inferiores de engaño en comparación con anteriores trabajos en este campo. Además, los datos son una muestra del reciente debate sobre el predominio del engaño en la comunicación diaria, con algunas investigaciones que sugieren que la mayoría de las personas miente un poco cada día y otras que sugieren que sólo unas pocas personas mienten mucho. En el actual estudio, más del 90 % de los participantes mintió al menos una vez en su currículo. La investigación revela que la publicidad de la información afecta a la honestidad de una manera más compleja de lo que se suponía anteriormente. Los participantes valoraron la publicidad estratégicamente, adaptando sus mentiras en base a si otras personas podían comprobar online que la información era engañosa, lo que indica que la publicidad de la información no garantiza la honestidad. En consecuencia, el carácter público de las autopresentaciones online determina cómo usamos el engaño para lograr nuestros objetivos.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje no Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno

El uso de emoticonos en los SMS. Club Lenguaje No Verbal.

El uso de emoticonos en los SMS. Club Lenguaje No Verbal.

El uso de emoticonos en los SMS. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje no Verbal, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Estudio longitudinal del uso de emoticonos en los mensajes de texto con teléfonos inteligentes” de los autores Chad C. Tossel, Philip Kortum, Clayton Shepard, Ahmad Rahmati y Lin Zhong de la Universidad de Rice (EE.UU.) y Laura H. Barg-Walkow del Instituto Tecnológico de Georgia (EE.UU.), que trata sobre la comunicación a través de los emoticonos.

Los mensajes de texto (SMS) se han convertido en un importante modo de comunicación en todo el mundo y se está incrementando rápidamente. El interés de este estudio es el uso de emoticonos a través de los SMS. Se ha observado que estas señales visuales son la principal forma de expresar emociones en la comunicación mediada por ordenador (CMO) y una manera de reemplazar la comunicación no verbal cuando no se produce cara a cara. Se trata de un análisis de los emoticonos que contienen los mensajes de texto obtenidos de smartphones de usuarios a lo largo de 6 meses. Estos datos fueron analizados para describir la frecuencia y la variedad del uso de emoticonos a través de SMS. Asimismo se pretende evaluar las diferencias de género.

Muchos investigadores han señalado la importancia de las señales no verbales para entender el significado y la naturaleza del mensaje cara a cara. Sin embargo, las teorías de la comunicación afirman que a la CMO le falta información contextual y que es un medio perjudicial para la comprensión del contenido y naturaleza de los mensajes. Un trabajo más reciente ha demostrado que los emoticonos pueden proporcionar esta información y mejorar la CMO. Varios investigadores han planteado que estas señales mejoran la comunicación escrita al igual que el lenguaje visual o corporal apoya la comunicación verbal. La inclusión de emoticonos ayuda a los lectores a comprender mejor el nivel y sentido del contexto emocional que rodea al mensaje transmitido por Internet. Los emoticonos se utilizan con más frecuencia en comunicaciones simultáneas. En la mensajería instantánea, los emoticonos positivos se utilizan con más frecuencia que los emoticonos negativos y el uso de emoticonos refuerza el valor del mensaje. Los emoticonos se emplean principalmente para expresar emociones, reforzar los mensajes, y para mostrar humor o sarcasmo. Debido a la brevedad de las comunicaciones vía SMS y el hecho de que se utilizan tanto de forma simultánea como diferida, es posible que los emoticonos tengan diferentes patrones de uso o más importancia. Por otro lado, dado que las mujeres recurren más a la comunicación no verbal en las interacciones cara a cara, los investigadores han querido averiguar si esto también sucede en la CMO. Curiosamente, los estudios centrados en las diferencias de género han alcanzado resultados heterogéneos. Los hombres suelen emplear emoticonos para el humor y para mostrar emociones mientras que las mujeres los usan generalmente para expresar sarcasmo. Se ha encontrado un patrón de uso de género similar en la mensajería instantánea. El uso de emoticonos en diferentes tipos de tareas no ha logrado demostrar diferencias de género. Es evidente que, en los diferentes estilos de comunicación mediada, no existen diferencias de género invariables. Los emoticonos se usan de manera diferente dependiendo de la tarea, el contexto y el medio. La frecuencia con la que realmente se usan en SMS así como las diferencias de género en los patrones de uso son cuestiones empíricas que se abordan en la presente investigación. Dada la importancia que tienen los emoticonos al aportar un contexto socioemocional, se prevé que un gran porcentaje de mensajes contendrá al menos un emoticono. La investigación sobre las diferencias de género en el uso de emoticonos es diversa. Dado que los mensajes de texto son en su mayoría comunicaciones privadas con amigos, se prevé que los resultados se asemejan más a las investigaciones sobre comunicación cara a cara, siendo las mujeres las que envían más emoticonos en su mensajes de texto en comparación con los hombres. Se prevé asimismo que las mujeres usen una variedad más amplia de emoticonos que los hombres.

El tipo de comunicación que se realiza a través de los SMS no parece requerir tanto contexto socio emocional como otros medios de comunicación mediados, tal vez debido a su simplicidad y fiabilidad. La mensajería de texto permite comunicaciones más breves y elimina algunas de las presiones inherentes a otros tipos de comunicación. Este estudio muestra que esto implica una falta de señales socioemocionales en la utilización de emoticonos. Las diferencias en el uso de emoticonos no reflejan el número o la estrechez de los lazos sociales. Sin embargo, existen diferencias de género en el uso de emoticonos a través de este tipo de CMO. Los resultados muestran que los mensajes de texto parecen seguir patrones similares a los de la comunicación cara a cara. Es decir, las mujeres son emocionalmente más expresivas y emplean más señales no verbales en los SMS que los hombres. Se ha descubierto que consistentemente las mujeres envían más mensajes con emoticonos que los hombres. Es probable que esta diferencia se deba a que las mujeres utilizan emoticonos por razones más variadas que los hombres. Sorprendentemente, los hombres utilizan un repertorio más amplio de emoticonos en sus mensajes. Así pues, parece que los usan para expresar una gama más amplia de emociones a través de SMS. Las mujeres utilizan normalmente un conjunto más reducido de emoticonos. Los datos no sirven para conocer la intencionalidad detrás de los mensajes o los significados de la interpretación; sin embargo, esto podría ser interesante para futuras investigaciones. La mayoría de los estudios anteriores se han centrado en comunicaciones públicas. Los mensajes SMS son de naturaleza extremadamente privada. En general, en estos mensajes privados se ha observado una falta de uso emoticonos, con sólo un 4% de ellos que contienen al menos uno. Aún así, se han podido observar diferencias de género a lo largo de los 6 meses, a pesar de la reducida muestra de la que se disponía. Por supuesto, este trabajo sólo ha dejado entrever una pequeña parte de la complicada naturaleza de las comunicaciones mediadas reales. Sería necesario por tanto una mayor investigación para entender la complejidad de la comunicación humana a través de la tecnología.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje no Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno

La formación de primeras impresiones a través de la Web. Club Lenguaje No Verbal.

La formación de primeras impresiones a través de la web. Club Lenguaje No Verbal.

La formación de primeras impresiones a través de la Web. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje no Verbal, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Caer bien en la Web y en el “mundo real”: Consistencia de las primeras impresiones a través de páginas web personales y comportamiento espontaneo” de los autores Max Weisbuch, Zorana Ivcevic y Nalini Ambady de la Universidad de Tufts (EE.UU.) que trata sobre la formación de primeras impresiones en las interacciones a través de la Web.

Durante la última década, los países industrializados han observado un cambio importante en cómo las personas se conocen e interaccionan. Ahora se usan las páginas web personales para valorar de quién hacerse amigo, con quién salir e incluso a quién contratar. La premisa es que el análisis de las páginas web personales permite a los amigos, citas, y empleadores potenciales prever cómo se comportará realmente una persona. Se ha analizado si y por qué la gente considerada agradable en base a su página de Facebook podría también serlo en la vida real. Aunque probablemente nunca se renuncie por completo a la interacción social cara a cara, muchas de las actividades sociales importantes que antes estaban relegadas al “mundo real” se están produciendo en Internet. Lo que antes era “sabido” acerca de la formación de impresiones, la percepción de la persona, la auto presentación y otros temas, deberían ser reconsiderados en esta nueva realidad social. Algunas investigaciones recientes han demostrado que en las páginas web personales se reflejan incluso rasgos de personalidad auto informados. Si bien este tipo de estudios informan sobre los procesos sociales y psicológicos que ocurren online, existen pocas evidencias sobre hasta que punto el comportamiento espontáneo (y directamente observado) que tiene lugar en el “Mundo real” está fielmente representado online.

En este artículo se pretende analizar la correspondencia entre la percepción social en la Web y la percepción social en el “mundo real” con la creencia de que estos medios pueden producir diferentes impresiones. Por tanto, mientras que las impresiones formadas a partir de la interacción social pueden basarse en una mezcla de comportamiento decisivo y espontáneo, las impresiones formadas a partir de páginas web personales pueden estar basadas en objetivos totalmente estratégicos o comportamientos de auto presentación. En consecuencia, podría existir una limitada correspondencia entre las impresiones formadas a través de la Web y las impresiones formadas durante las interacciones. Por el contrario, los diferentes tipos de información proporcionados por los dos medios todavía pueden producir impresiones bastante similares. Por último, si bien existen diferencias entre la interacción inicial cara a cara y la interpretación a través de una página web, ambas situaciones incluyen presuntamente un aspecto del manejo de impresiones. Por ello, se prevé cierta consistencia entre las impresiones formadas a partir de la interacción cara a cara y las formadas a partir de las páginas web personales. Aquí se han analizado las impresiones acerca de la simpatía, en parte, debido a las claras implicaciones que tienen para decisiones importantes como las citas, la amistad, y el empleo. De este modo, la gente tiende a hacer inferencias sobre la simpatía visitando las páginas web personales. En la medida en que las personas hacen inferencias acerca de la simpatía es probable que lo hagan en base a señales observables. A pesar de que existen diferencias significativas en las señales disponibles para los perceptores en los dos medios de comunicación social, los factores conceptuales que sustentan las señales en las páginas web personales pueden tener alguna similitud con los factores que sustentan las señales disponibles en la interacción cara a cara. En ambos medios, se examinaron las señales observables teóricamente sostenidas por la expresividad social y la auto revelación, las cuales se piensa tiene un papel en la creación de proximidad y simpatía. En general, ya que las personas parecen mostrar consistencia en el comportamiento a través de los canales de comunicación, se prevé que los que son valorados positivamente en la interacción social también lo sean en base a sus páginas de Facebook, incluso cuando es más probable el manejo consciente de impresiones en los sitios web personales. Se prevé que las señales observables apoyen dicha correspondencia en la percepción social.

La actual investigación es la primera en demostrar que existe correspondencia entre las primeras impresiones formadas a partir de observaciones de la propia conducta en el mundo real y las formadas a través de páginas web. Más allá de la relación entre las variables de auto evaluación, se observó que las primeras impresiones formadas a través de las páginas web personales proporcionan a los perceptores información válida sobre la espontánea simpatía del autor de la página web en la “vida real”. La expresividad juega un papel fundamental en la creación de las primeras impresiones positivas online así como en el “mundo real”; curiosamente, la expresividad no verbal y la auto revelación verbal están relacionadas con la expresividad y la revelación en la página web respectivamente. De este modo, el mundo social capturado en páginas web personales, en relación a la formación de impresiones (valoraciones sobre la simpatía) y al manejo de impresiones (expresividad y revelación), tiene importantes analogías con el mundo social reflejado en una primera interacción interpersonal. Esta investigación tiene implicaciones importantes para el conocimiento científico actualizado acerca de la formación de impresiones. A todas luces, los perceptores sociales tienen información cualitativamente diferente para emitir una opinión cuando se les enseña una página web que al encontrarse en una interacción social cara a cara. Es probable que los perceptores sociales se apoyen en los mismos procesos y heurísticos que se usan en la Web para la emisión de juicios basados en primeras impresiones, incluso teniendo en cuenta las diferencias sustanciales del medio en que se basan estas valoraciones. Una de las señales relevantes para las impresiones formadas en tiempo real y en la Web es la expresividad social; aunque hay, por necesidad, diferencias cualitativas en cómo se expresa en los dos entornos sociales, las personas que exhiben expresividad no verbal en la interacción social en tiempo real también la exhiben en sus páginas web personales. Por lo tanto, pese a que entre las interacciones sociales y las páginas web personales hay diferencias cualitativas, por lo general, existen importantes analogías sociales entre las dos fuentes de información social. En conclusión, el mundo social online no puede ser tan diferente de la interacción social en tiempo real. Sin duda existe cierta utilidad en la valoración de las páginas web personales con el fin de elegir citas, amigos y empleados que nos parezcan agradables.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje no Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno

El acto de mirar el teléfono móvil como comportamiento no verbal. Club del Lenguaje no Verbal.

El acto de mirar la pantalla del teléfono móvil como comportamiento no verbal. Club del Lenguaje no Verbal.

El acto de mirar el teléfono móvil como comportamiento no verbal. Club del Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje no Verbal, esta semana os presentamos el artículo “El acto de mirar la pantalla del teléfono móvil como comportamiento/comunicación no verbal: Una perspectiva teórica” del autor Takashi Nakamura de la Universidad de Niigata (Japón) que nos introduce en el actual e interesante mundo de las nuevas comunicaciones.

Este estudio analiza el ya habitual acto de mirar la pantalla del teléfono móvil, ofreciendo un entendimiento del actual panorama de la comunicación en una era en la que el uso de estos dispositivos de alto rendimiento se ha vuelto universal. El estudio aplica un modelo básico, general para esclarecer la situación de la comunicación cara a cara en vista del incremente predominio del uso del móvil en las interacciones sociales. Recientemente, el uso del móvil ha aumentado en lo que respecta al contexto social. En el presente trabajo, el acto de mirar la pantalla se considera comportamiento/comunicación no verbal.

Uno de los enfoques de la investigación actual del uso de móviles en espacios públicos es la sociabilidad de sus usuarios. Turkle (2011) afirmó que el uso de móviles en espacios públicos reduce la sociabilidad. Por el contrario, de Souza e Silva y Frith (2012) sugieren que la comunicación móvil “conduce a la creación de nuevos tipos de espacios llenos de intención y sociabilidad” y que “los dispositivos de localización tienen la capacidad de conectar a la gente con personas cercanas”. Hoy en día, las personas a menudo dependen de estos aparatos para mantener o fomentar las relaciones con sus allegados. El acto de mirar la pantalla del móvil se ha convertido en una parte universal de la vida moderna, que ocurre tanto en espacios públicos como privados. Al tratarse de una acción que necesita cierto grado de movimiento físico, implica necesariamente señales no verbales. La investigación indica que algunos usuarios miran intencionadamente sus móviles para eludir conversaciones indeseadas. Actualmente, este acto debería considerarse como un comportamiento no verbal complejo que aparece tanto de forma intencionada como no intencionada.

Desde una perspectiva de comportamiento/comunicación no verbal, el movimiento del cuerpo durante el uso del móvil equivale a comportamiento no verbal, mientras que la recepción e interpretación de la información transmitida corresponde a comunicación no verbal. Como es bien sabido, debido a la accesibilidad/adaptabilidad de los móviles, los usuarios no solo han logrado una mayor capacidad de conexión con los demás si no que también deben estar preparados para tales conexiones en cualquier momento. Se les exige verificar con frecuencia las notificaciones recibidas. Un teléfono móvil podría considerarse como un medio de comunicación desconsiderado y forzoso ya que las llamadas entrantes pueden interrumpir al usuario en cualquier momento, en cualquier lugar, sin importar si le conviene o no. No obstante, es una excusa para cogerlo y mirar la pantalla. Existen varias motivaciones para mirar el móvil relacionadas con su funcionalidad. Estos aparatos pueden ser útiles para gestionar relaciones personales, para almacenar material de entretenimiento, para trabajar o estudiar y para usar dispositivos incorporados. Los teléfonos inteligentes, con sus múltiples funciones, han incrementado la frecuencia con la que se mira la pantalla. El usuario necesita examinarla de forma deliberada para controlar la situación que le rodea. Muchos usuarios miran sus pantallas cuando se encuentran solos en un espacio público como distracción. Tal y como observó Nakamura (2007), estos individuos son percibidos como más ocupados y menos accesibles. Una de las razones del uso intencionado de móviles en espacios públicos, es evitar relacionarse con los individuos que se encuentran alrededor. Según De Souza e Silva y Frith (2012), utilizan ese tipo de conexiones, para manejar y controlar la sobreestimulación del entorno urbano. Otra de las razones es el deseo de comunicar la “diversidad contextual” no verbal. Por ejemplo, se puede mirar el móvil para expresar de forma silenciosa “Estoy aquí porque tengo una razón para estar”. El acto de mirar la pantalla puede expresar de forma no verbal que el usuario está ocupado. Por otra parte, durante una conversación cara a cara, se puede mirar el móvil para comprobar discretamente la hora o alguna notificación. Aunque su uso durante una comunicación cara a cara también puede ocurrir por otras razones. En primer lugar, los usuarios pueden mirar la pantalla para enriquecer la conversación con anécdotas visuales o informativas. Nakamura y Oe (2010) observaron, que “la acción de enseñar el móvil a los demás” crea una impresión de cordialidad y una relación de empatía entre los conversadores. En segundo lugar, los usuarios pueden sacar el móvil para exteriorizar u ocultar sentimientos negativos hacia la conversación, o para evadirse por completo de ella.

Es necesario un modelo básico, general de comportamiento/comunicación no verbal que represente las motivaciones propias del usuario del teléfono móvil para su uso intencionado en función del contexto situacional y las relaciones sociales, y describir lo que interpreta el receptor del mensaje deliberado. El modelo de Brunswik presenta los procesos de codificación y descodificación con vías paralelas para la transmisión de la información. En este modelo, la comunicación está integrada de acuerdo al marco cultural establecido, a las relaciones sociales, y al contexto situacional. Observando a un usuario de móvil se puede deducir una gran cantidad de información. Debido al uso generalizado de estos aparatos, el receptor del mensaje intencionado puede convertirse más tarde en un emisor intencional. Los receptores pueden alterar su interpretación reflexionando sobre su propio comportamiento, del mismo modo que los remitentes pueden adaptar sus actos para adecuar la interpretación de la acción del otro. Los usuarios se enfrentan así al reto de tratar de mejorar continuamente su comportamiento/comunicación no verbal.

La evolución de la telefonía móvil proporciona a los usuarios una razón para estar mirando la pantalla el tiempo que sea necesario, e incluso algunos desarrollan la habilidad de controlar de forma intencionada el movimiento de sus ojos mientras lo hacen. Puesto que el hecho de mirar el móvil se ha convertido en un fenómeno cada vez más habitual, la sociedad ha aprendido a aceptar su uso público a pesar de no poseer la información suficiente para comprender las motivaciones y sentimientos en el momento de ese uso. Por lo que hay que esperar a la siguiente acción del usuario. Con el fin de anticiparse a los observadores, los usuarios se aprovechan de las normas sociales para mantener su ventaja y ajustar las relaciones con los individuos de su entorno en la comunicación cara a cara. Además, el respeto por la privacidad de los usuarios se ha convertido en una norma social debido al potencial de este dispositivo como herramienta de conversación. Si bien los usuarios pueden manipular el móvil a su antojo, los observadores siguen siendo incapaces de detectar lo que estos están pensando en el momento de usarlo. En la era del teléfono móvil, en la comunicación cara a cara el observador debe contener su opinión hasta que el usuario adopte un comportamiento más revelador después de su uso. De este modo, se han empezado a usar estos dispositivos para controlar las comunicaciones cara a cara, a pesar de que su función principal siga siendo la comunicación remota. Por otra parte, aun cuando los observadores sienten la presión social de respetar la privacidad en el uso del móvil, muchos manifiestan su desaprobación, por lo que aumenta la probabilidad de descontento.

El objetivo de este trabajo es servirse de investigaciones previas para desarrollar un modelo general con el fin de categorizar e interpretar el significado del acto de mirar el móvil. Este modelo se basa en el hecho de que la acción de mirar la pantalla es una forma de comportamiento/comunicación no verbal y que esta comunicación posee cuatro aspectos esenciales. En primer lugar, puede comunicar a los observadores si se está ocupado y/o se pertenece a un contexto social particular o a una ubicación física. En segundo lugar, cuando se está interaccionando con uno o más conocidos o amigos, mirar el móvil puede comunicar que se reprueba lo que están diciendo. En tercer lugar, tal comportamiento puede indicar a los observadores que el usuario les está preguntando/diciendo que “aguanten” o esperen. Por último, el usuario que está mirando su móvil puede unirse a los observadores utilizándolo para recopilar información y usarla en colaboración con ellos. Lo que resulta igualmente interesante acerca del modelo es que sitúa al usuario de telefonía móvil detrás de algo parecido al “cuarto muro” (el muro imaginario que separa a los espectadores de los actores durante una obra). Desde esta posición ventajosa, al usuario se le permite gestionar de que manera es percibido. Mientras que el observador se encuentra en desventaja por no obtener una explicación simple e inmediata del comportamiento del usuario que está mirando el aparato. Por lo tanto, el acto ha introducido una “posición de desventaja” en la comunicación cara a cara para el observador, ya que que el usuario tiene la facultad de ocultarle el verdadero contenido de los parámetros de cualquier teléfono móvil.

Se aconseja entonces la necesidad de seguir realizando trabajos sobre este campo. Fundamentalmente para validar de forma empírica el actual modelo y abordar en futuras investigaciones la validez intercultural de esta teoría. Con lo cual, habría que definir socialmente la relevancia de los comportamientos que emergen de las nuevas comunicaciones. De este modo, el artículo sienta las bases para que futuros estudios analicen como el uso del teléfono móvil está cambiando nuestras costumbres y maneras de hablar. Este trabajo destaca el hecho de que el simple acto de mirar la pantalla del móvil no solo influye en la comunicación cara a cara si no que también estimula las relaciones. Las personas deberían ser más conscientes de los efectos de estas diferencias en la comunicación, y los investigadores deberían analizar con más profundidad las consecuencias en la comunicación de este acto. Por último, cabe esperar que se puedan aplicar futuras investigaciones sobre la fuerza de las relaciones para examinar el acto de usar otro tipo de herramientas.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje no Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno