Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Categoría: Emociones (página 1 de 4)

Correspondencia entre las respuestas fisiológicas y no verbales: comportamiento no verbal que acompaña el desafío y la amenaza. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “On the Correspondence Between Physiological and Nonverbal Responses: Nonverbal Behavior Accompanying Challenge and Threat”, de los autores Max Weisbuch, Mark D. Seery, Nalini Ambady y Jim Blascovich, quienes investigan la correspondencia entre las respuestas fisiológicas y las no verbales en las situaciones de desafíos y amenazas.

Se sabe que los marcadores fisiológicos son propensos a estar acompañados por un comportamiento no verbal psicológicamente significativo, y esto ha sido estudiado en el caso de las situaciones estresantes. Investigadores como Darwin y Cannon estuvieron de acuerdo en que las respuestas a las situaciones estresantes (por ejemplo, el terror) se caracterizan por patrones específicos fisiológicos y no verbales (temblor del cuerpo, piel pálida, pelo erizado…).

Aunque esta idea sugiere que la actividad fisiológica y no verbal constituyen una respuesta integrada a las demandas ambientales, hay pocas investigaciones que respalden esta teoría, y estas ausencias de investigaciones pueden deberse a la posibilidad de que las respuestas fisiológicas y no verbales ante situaciones ambientales sean independientes. Por ejemplo, las expresiones no verbales pueden funcionar como respuestas comunicativas que no dependen de la actividad autónoma subyacente. Además, la dificultad de medir respuestas fisiológicas complejas puede explicar la falta de evidencia fisiológica-no verbal.

La investigación realizada en el presente estudio examina el grado en que una situación estresante (desafío o amenaza) provoca la covarianza entre los patrones de actividad no verbal (comportamiento no verbal) y fisiológica (medición de marcadores cardiovasculares).

Los marcadores de desafío y amenaza son relevantes dentro de contextos que requieren respuestas cognitivas para cumplir un objetivo relevante. Ejemplos de tales situaciones de rendimiento motivado incluyen realizar un examen, dar un discurso y causar una buena impresión. Por lo tanto, las situaciones de rendimiento motivado incluyen muchas de esas situaciones que comprendemos como “estresantes”. Los estados motivacionales de desafío y amenaza se producen del siguiente modo: El desafío se produce cuando se evalúa que los recursos de afrontamiento (por ejemplo, habilidades, disposiciones, soporte externo) cumplen o superan las demandas de la situación (por ejemplo, esfuerzo requerido, peligro, incertidumbre). La amenaza se produce cuando las demandas de la situación se evalúan como recursos superiores a la superación. Por lo tanto, el desafío y la amenaza pueden entenderse como niveles de “confianza” específica del contexto.  Más de 30 estudios diferentes demostraron que el desafío incluye más confianza en el afrontamiento de tareas y una mayor movilización de energía que la amenaza, factores que deberían mejorar el rendimiento.

En cuanto al comportamiento no verbal estudiado en la investigación, los autores son conscientes de que el comportamiento facial parece ser especialmente susceptible de control consciente, por lo que las respuestas faciales pueden reflejar más la deseabilidad social que la experiencia subjetiva o fisiológica (de hecho, las expresiones faciales positivas a veces pueden ser más probables entre las personas que experimentan un afecto negativo que entre las personas que experimentan un afecto neutral. En este caso, ante una amenaza, quienes experimentan dicha amenaza pueden esforzarse especialmente por crear una expresión facial segura y, por lo tanto, pueden parecer más seguros que los individuos desafiados). En contraste, la voz parece ser menos susceptible al control consciente y puede ser un indicador más verídico de la experiencia psicológica (Ekman y Friesen). Por lo tanto, los canales faciales y vocales pueden diferir con respecto a su relación con los procesos fisiológicos.

En el estudio realizado participaron de forma remunerada 90 mujeres estudiantes de psicología de la Universidad de California. De estas 90 mujeres, 30 fueron seleccionadas para el análisis no verbal sobre

Par la medición fisiológica se usaron dispositivos de medición fisiológica para registrar señales cardíacas, presión arterial y rendimiento cardíaco. Para la medición no verbal se usó un micrófono y cámara de vídeo detrás del cristal tintado situado directamente frente al participante.

Se registró el comportamiento de los participantes a través de las mediciones nombradas, y digitalmente se crearon 2 tipos de packs: Un primer pack de vídeos silenciados en donde se observaba el comportamiento no verbal del participante, enfocándose únicamente la cara, y un segundo pack en donde se eliminó el vídeo y los sonidos de alta frecuencia para que finalmente solo se pudiese percibir la prosodia.

Los participantes completaron el experimento individualmente. Al llegar al laboratorio, un experimentador saludó al participante y la acompañó a una sala de preparación. Se aplicaron los sensores necesarios para el registro fisiológico y se llevó al participante a una sala de control. Allí, se inició un período de descanso de 5 minutos cuando el experimentador abandonó la sala, durante el cual se evaluaron los niveles basales de las respuestas fisiológicas. Después del período de descanso, se informó al participante que un miembro del equipo de investigación entraría ahora en la sala para involucrar al participante en un ejercicio. Una experimentadora desconocida para el participante entró en la sala de grabación, se presentó y se sentó para comenzar una conversación. La conversación duró 3 minutos, durante los cuales se registraron las mediciones fisiológicas. El entrevistador le hizo al participante un conjunto de preguntas predeterminadas sobre sí misma. Las preguntas incluidas generaban sensaciones de desafío o de amenaza dependiendo del participante.

Tras realizar las grabaciones a las participantes, 18 estudiantes de pregrado fueron asignados aleatoriamente para juzgar los clips de video o clips de sonido resultantes, puntuándolos en escalas de 0 a 5 según la confianza y dominio visto u oído en los clips.  Los resultados fueron los siguientes: Autoconfianza facial (a = .81), autoconfianza vocal (a = .59), dominio facial (a = .74) y dominio vocal (a = .56) .

Estudiando las mediciones fisiológicas de las participantes se comprobó que en los casos de sensación de desafío se aumentan las pulsaciones, se dilatan las arterias (disminuye TPR, que es la resistencia vascular), y se produce un mayor flujo sanguíneo. Durante la sensación de amenaza, aumentan las pulsaciones pero disminuye el flujo sanguíneo y la dilatación de arterias es mucho menor.

Se comprobó por tanto que los participantes que exhibieron una amenaza consistente con experimentar una menor confianza, mostraron una confianza vocal menor y una confianza facial mayor. Para los participantes que exhibieron una amenaza, estos resultados son consistentes con el intento de enmascarar una falta subyacente de confianza (indicada por sus respuestas vocales) con un comportamiento no verbal facial relativamente controlable. Por el contrario, el patrón no verbal asociado con el desafío es consistente con la realidad que experimenta una mayor confianza, junto con la falta de preocupación por aparecer con confianza. Las reacciones fisiológicas de los participantes fueron diferentes entre los que sintieron desafío y los que sintieron amenaza. Por tanto, la diferencia entre la confianza vocal y facial que percibían los observadores indicaba un patrón cardiovascular que sólo podría ser observable a través de dispositivos de medición fisiológica.

En términos más generales, estos resultados demuestran que existe covarianza en las respuestas fisiológicas y no verbales, pero que esta covarianza puede observarse mejor con un patrón significativo de actividad fisiológica. Por el contrario, las expresiones faciales a menudo pueden ser engañosas, especialmente en comparación con las expresiones vocales, y pueden estar particularmente sujetas a preocupaciones motivacionales, como la gestión de impresiones. Estas consideraciones resaltan la importancia de utilizar patrones de reactividad fisiológica complejos y validados empíricamente al examinar la relación entre las respuestas fisiológicas y no verbales.

¿Los hombres muestran menos miedo si son observados por mujeres atractivas? Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión presentamos un resumen del artículo “Fear Attenuated and Affection Augmented: Male Self-Presentation in a Romantic Context” de Dina Dosmukhambetova y Antony Manstead, en donde se explica el comportamiento facial de los hombres para aumentar su atractivo hacia las mujeres en entornos de miedo (películas de terror) y de ternura (vídeos de niños pequeños). 

La gente se esfuerza en dar una buena impresión cuando ellos mismos se encuentran en presencia de miembros deseables del sexo opuesto.  Las mujeres por ejemplo se presentan como fieles cuando quieren una relación a largo plazo y ayudan más para parecer más generosas, mientras que los hombres se describen a sí mismos como más ambiciosos y reportan dar mayor importancia al éxito financiero y se vuelven más creativos. Dado lo anterior, parece probable que en un contexto romántico los individuos también usarían expresiones faciales de emociones de tal manera que parecieran más deseables. De hecho, hay investigaciones que demuestran que las personas modulan sus emociones para lograr objetivos sociales. Por ejemplo, varios estudios explican que las personas muestran ser felices para ser más agradables, o que las mujeres son más propensas a mostrar emociones “impotentes” ante determinados problemas (como la tristeza y el miedo), mientras que los hombres son más propensos a reportar emociones “poderosas” ante este tipo de situaciones, como la ira y la decepción porque estas últimas están de acuerdo con una motivación para mantener el control.

El objetivo del estudio que resumimos fue examinar si, en el contexto del romance, los individuos intentan manipular su imagen a los ojos de los demás alterando estratégicamente sus expresiones faciales de emoción (según lo medido por el sistema de codificación FACS). Los autores derivan hipótesis sobre el contenido del comportamiento de autopresentación a partir de la teoría evolutiva, que proporciona información sobre lo que la gente valora en las parejas románticas potenciales. Por lo tanto, la teoría evolutiva predice que la conveniencia de un hombre como pareja romántica dependerá, al menos en parte, de la percepción de su voluntad de invertir en sus hijos y de su percepción de su capacidad de proteger físicamente tanto a su pareja femenina como a su descendencia. Estas predicciones también son consistentes con una perspectiva psicológica social sobre el comportamiento romántico. En términos de voluntad de invertir en la infancia, tanto los cambios en los roles de género como la presión social actual sobre los varones para que se involucren más en el cuidado de los niños podrían hacer que los varones expresen más afecto hacia los bebés en el contexto del romance. En cuanto a la capacidad de proporcionar protección física, la investigación psicológica social muestra que las mujeres prefieren a los hombres que no muestran miedo frente a un estímulo que provoca miedo. Ya sea que la preferencia de las mujeres por ciertos rasgos en los varones esté determinada por factores evolutivos o sociales, si estos son los rasgos que prefieren las mujeres, son los que los varones deben mostrar en el contexto del romance. Cuando se encuentren en presencia de una mujer atractiva, los varones deben estar motivados para mostrar menos expresiones que sean indicativas de su incapacidad para proporcionar dicha protección; también deben estar motivados para aumentar las expresiones que demuestren que es probable que sean buenos padres. Sin embargo, existen diferencias individuales conocidas en la forma en que las personas abordan el romance y en su propensión a ejercer un control expresivo sobre sus conductas sociales, por lo que estas hipótesis deben ser más amplias.

Investigaciones anteriores muestran que los esfuerzos de manejo de la impresión en un contexto romántico son moderados por la orientación sociosexual. El Inventario de Orientación Sociosexual (SOI; Simpson y Gangestad 1991) mide la predisposición a tener relaciones sexuales sin compromiso ni intimidad. Las puntuaciones más bajas de esta escala indican que las personas están “restringidas”, lo que significa que necesitan estar emocionalmente apegadas y cómodas con las personas con las que tienen relaciones sexuales; las puntuaciones más altas de esta escala indican que las personas están “sin restricciones”, lo que significa que no necesitan involucrarse emocionalmente antes de tener relaciones sexuales, y que se sienten cómodas teniendo múltiples relaciones sexuales casuales. Consistente con esta distinción, se ha demostrado que la SOI está asociada con un número de tendencias conductuales sociosexuales. Por ejemplo, los individuos “sin restricciones” son más propensos a desear parejas que obtienen un alto puntaje en atractivo y visibilidad social, mientras que los individuos “con restricciones” suelen desear parejas que posean buenas cualidades personales y de crianza. En una serie de estudios relativos al SOI se encontró que los varones sin restricciones se vuelven más generosos y tienen más probabilidades de involucrarse en una ayuda heroica. Los investigadores argumentaron que este comportamiento no restringía la inclinación de los hombres a buscar múltiples parejas románticas.

En el presente estudio resumido los autores buscan mostrar que en el contexto de la atracción romántica los hombres muestran menos miedo ante una película de terror y aumentan sus expresiones de afecto hacia los bebés. Además, predicen que en el contexto romántico los hombres sin restricciones controlarán el miedo mucho más que los hombres con restricciones. Esto se debería a que tal patrón estaría en línea con la tendencia de los varones a exhibir “heroísmo” cuando se encuentran en un contexto romántico.

El autocontrol es otro posible moderador de las conductas de autopresentación. La escala de autocontrol es una medida ampliamente utilizada para medir la propensión de las personas a controlar su comportamiento expresivo con el fin de ejercer control sobre la imagen social que proyectan. Las investigaciones muestran que los sujetos con un alto autocontrol manejan mejor las impresiones que producen en las personas que los sujetos con un bajo autocontrol. La investigación también muestra que la escala de autocontrol está correlacionada con la orientación sociosexual, de tal manera que los individuos sin restricciones tienden a tener un mayor autocontrol. Por lo tanto, hay dos predicciones contradictorias sobre el papel moderador del autocontrol: En primer lugar, en presencia de una mujer atractiva, es probable que los autocontroladores de alto nivel, supuestamente capaces de gestionar la impresión que dan en mayor medida, atenúen sus expresiones de miedo y aumenten sus expresiones de afecto más que los autocontrolados de bajo nivel. En segundo lugar, la correlación positiva entre la falta de restricciones y el alto autocontrol implica que los altos autocontroles podrían comportarse como participantes sin restricciones, en el sentido de que fruncen menos el ceño en presencia de escenas de terror, pero no sonríen más durante la presencia de escenas con niños pequeños (para mostrar esa vinculación con la crianza). En la presente investigación se examinan estas dos predicciones que compiten entre sí. La investigación muestra además que la mera exposición a fotos de mujeres atractivas hace que los hombres se comporten como si estuvieran tratando de impresionar a una mujer. Una razón de tales efectos es que los hombres están más abiertos a encuentros sexuales casuales que las mujeres. Para comprobar todo esto, los autores realizaron una manipulación del contexto romántico, llevando a los participantes masculinos de la investigación a creer que estaban siendo observados a través de una cámara de video por una asistente de investigación atractiva o poco atractiva.

La investigación se realizó del siguiente modo: participaron 62 sujetos masculinos, con una edad media de 22,37 años, y siendo el 47% solteros.

En primer lugar se les mostraron fotografías de mujeres. El material usado fue 6 fotos de mujeres (3 atractivas y otras 3 menos atractivas) que debían ser puntuadas del 1 (“la mujer menos atractiva que he visto nunca”) al 11 (“la mujer más atractiva que he visto nunca”). En ese estudio, la imagen atractiva recibió una puntuación media de 7,37, mientras que la imagen menos atractiva recibió la puntuación media de 2,47.

Posteriormente se prepararon tres breves películas. La película 1 (horror) fue un extracto de 2 min 20 s de la película de terror “1408”. El extracto representa a un hombre tratando de escapar de una habitación “maldita”; al final del clip un atacante intenta apuñalar al protagonista. Este film fue seleccionado de entre un número de clips de horror que habían sido probados previamente para evocar miedo. La película 2 (neutral) fue la película ‘Sticks’ , un film emocionalmente neutro que únicamente muestra palos dibujados en la pantalla. También tuvo una duración de 2 min 20 s. La película 3 (infantes) era una versión editada del comercial “Pampers Peace on Earth”  que muestra a niños durmiendo con una suave melodía; duraba 1 minuto.

Para medir los resultados se usaron dos medidas, el SOI (Sociosexual Orientation Inventory), una medida de 7 ítems de la preferencia de las personas por el sexo sin restricción o restringido; y el SMS (Self-Monitoring Scale), un instrumento de 18 ítems que mide la propensión de las personas a ejercer un control expresivo sobre su comportamiento. Además, los participantes fueron grabados durante el experimento. Se utilizó el Facial Action Coding System (FACS) para codificar su comportamiento facial. Se codificaron cuatro unidades de acción (UA) o combinaciones de UA: AU1- AU4 (elevador de ceja interno y bajada de ceja), AU4 (bajada de ceja o frunciendo el ceño), AU5 (elevador de párpado superior), y AU12 (tirador de esquina de labio, o sonriendo). AU4 no estaba codificado como’AU4′ cuando ocurrió en combinación con AU1, pero estaba codificado en todos los demás casos por su conexión con la expresión del miedo, mientras que AU12 (con o sin elevador de mejillas, AU6) fue seleccionado porque ha sido usado como una medida de la calidez y afecto de los padres. Todas las codificaciones fueron realizadas por dos expertos codificadores de FACS de forma independiente. La fiabilidad fue del 79%.

Todas las emociones se midieron en una escala de 9 puntos, desde 0 (“no sentí la emoción en lo más mínimo”) hasta 8 (“lo máximo que he sentido en reacción a una película”). Las emociones eran afecto, diversión, ira, miedo, tristeza y sorpresa. También se midió la valencia general del afecto experimentado durante cada película (1 = muy desagradable, 8 = muy agradable).

Antes de que los participantes llegaran al laboratorio, la experimentadora se puso maquillaje y ropa para parecer poco atractiva. Esto era necesario para eliminar la posibilidad de que los participantes consideraran atractivo a la experimentadora, porque esto podría haber interferido con la manipulación del atractivo del asistente de investigación. Después de dar la bienvenida a los participantes y sentarlos frente a un ordenador y una cámara de video, la experimentadora mencionó que tenía que irse en unos minutos y que su asistente de investigación podría monitorear su progreso durante el experimento a través de una cámara y los interrogaría al final del estudio. La experimentadora también mencionó que los participantes eran libres de hacer preguntas a la asistente de investigación, si tenían alguna, durante el experimento. Luego se dejó a los participantes solos para que leyeran el consentimiento informado y comenzaran el experimento.

La manipulación del atractivo físico de la asistente de investigación y el refuerzo de la creencia de los participantes de que vería sus cintas de video se incorporó al consentimiento informado. Después de leer la información estándar sobre las tareas y procedimientos del experimento, los participantes continuaron a una página que proporcionaba información sobre la asistente de investigación, quien ostensiblemente también tendría acceso a sus datos de video para fines de codificación y análisis. El atractivo de la asistente de investigación fue manipulado por una foto que se incluyó en esa página.

Después de acordar participar, los participantes vieron los tres films (horror, infantes y neutrales) y respondieron preguntas sobre sus reacciones emocionales a cada uno de ellos. Al final, los participantes completaron los correspondientes cuestionarios (SOI, autocontrol…). Luego se les dio un informe completo. Las respuestas abiertas a una pregunta sobre el propósito del experimento revelaron que ninguno de los participantes adivinó el verdadero propósito del experimento.

El diseño del estudio fue un doble factorial: Atractivo asistente: atractiva vs. poco atractiva; y Tipo de película: horror vs. neutro vs. infantil.

Los resultados fueron los siguientes: De los 67 participantes, 5 fueron excluidos. Dos reportaron ser homosexuales, uno reportó haber visto la película 1408 demasiadas veces, en otro caso la grabación del vídeo fue de muy baja calidad, y un quinto sujeto declaró no creerse que realmente había una asistente observando tras la cámara. Por tanto, quedaron 62 participantes válidos para el estudio.

Sobre las manipulaciones del tipo de película, la emoción dominante reportada por los participantes mientras veían la película de terror fue el miedo. Reportaron sentir más miedo que enfado o tristeza. La emoción dominante reportada por los participantes mientras miraban el anuncio de niños pequeños fue el afecto. Los participantes reportaron experimentar más afecto que diversión. Para el film neutro, los medios de todas las emociones reportadas (afecto, diversión, enojo, miedo, tristeza y sorpresa) fueron menos de 3 en una escala de 1 a 9 y la valencia media estuvo cerca del punto medio. Por lo tanto, se entiende que las manipulaciones de las películas fueron exitosas.

Sobre la manipulación relativa al atractivo de la asistente, el cuestionario de verificación de manipulación fue administrado después de que las películas hubieran sido vistas, con el pretexto de que ”la investigación muestra que las personas a veces se ven afectadas en cómo se comportan al saber que alguien las está observando”. A los participantes se les instruyó además que ”para eliminar estadísticamente cualquier efecto de la Asistente de Investigación en tu comportamiento, nos gustaría medir tus percepciones de ella”. Hubo un efecto de la atracción de la asistente sobre las percepciones, de tal manera que los participantes vieron a la asistente atractiva como mucho más atractiva que a la asistente poco atractiva. Así, durante la película de terror, aunque el atractivo de la asistente no afectó los auto-reportes de ninguna emoción, incluyendo el miedo, ira, tristeza y sorpresa, si que hubo un efecto del atractivo de la asistente sobre la cantidad de fruncimiento de ceño (AU4) de los participantes. Como se predijo, los hombres en la condición de asistente atractiva fruncieron menos el ceño que los hombres en la condición de asistente poco atractiva.

La cantidad de fruncimiento de ceño (AU4) no se vio afectada por el atractivo de la asistente cuando los participantes estaban viendo el film neutro.

El atractivo de la asistente tampoco afectó a los auto-reportes de ninguna emoción en el visionado del vídeo sobre niños. No influyó en las respuestas sobre afecto, diversión, ira, tristeza o sorpresa, ni sobre la valencia percibida del contenido afectivo de film. Eso si, como se predijo, los participantes en la condición de asistente atractiva sonrieron más veces  (AU12) que los participantes en la condición de asistente poco atractivo.

En cuanto a la Orientación Sociosexual, se utilizó la regresión logística para determinar si la relación entre el atractivo de la asistente y el fruncir el ceño (AU4) durante el film de terror dependía de la orientación sociosexual. Los resultados mostraron que al ver el film de terror, los hombres sin restricciones fruncían el ceño menos cuando eran observados por una asistente atractiva que cuando eran observados por una asistente poco atractiva, mientras que los hombres con restricciones no mostraban apenas diferencia.

En cuanto al autocontrol, los sujetos con alto autocontrol fruncieron menos el ceño cuando fueron observados por asistentes atractivas que cuando fueron observados por asistentes poco atractivas, mientras que los sujetos con bajo autocontrol no mostraron diferencias en la cantidad de veces que fruncieron el ceño con independencia del atractivo de la asistente.

Por tanto, se confirma que bajo determinadas circunstancias y características del sujeto, los participantes varones variaron sistemáticamente en función del atractivo de una observadora. De forma general, la presencia de una atractiva observadora femenina llevó a los varones a fruncir menos el ceño mientras veían un film de terror, pero no mientras veían un film neutral. Como se predijo, este efecto fue más evidente entre los hombres con una orientación socio-sexual sin restricciones, es decir, hombres que están más fuertemente motivados para perseguir múltiples relaciones románticas no comprometidas, así como entre los hombres con un alto nivel de autocontrol.

La presencia de una atractiva observadora femenina también llevó a los varones a sonreír más mientras miraban un film que representaba a bebés “lindos”, pero no cuando veían un film neutral. Sin embargo, ni la orientación sociosexual ni el autocontrol (algo sorprendente) moderaron este efecto.

Una cuestión que surge con respecto a la interpretación de estos resultados es si los hombres atenuaron el miedo y expresaron mayor afecto para parecer más deseables como pareja romántica al observador femenino atractivo. Si los hombres intentaban manipular su imagen social de tal manera, en principio según informaron no lo hacían conscientemente: Los hombres no reportaron querer impresionar a la atractiva asistente más de lo que querían impresionar a la poco atractiva asistente. Sin embargo, la ausencia de estrategias conscientes por parte de los varones no implica que su comportamiento no haya sido impulsado por preocupaciones estratégicas. No sólo la autopresentación es a menudo subconsciente; también es más probable que tenga éxito cuando el autopresentador engaña sin ser consciente de ello.

¿Puede una sonrisa falsa aumentar la percepción de confianza de los demás? Club de Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión presentamos un resumen del artículo “A fake smile thwarts cheater detection” de Matia Okubo, Akihiro y Kenta Ishikawa. Un interesante estudio publicado en “Journal of Nonverbal Behavior”, en donde explican como las personas discriminan a posibles mentirosos en base a sus expresiones faciales negativas, y como una expresión facial positiva falsa (como una sonrisa falsa) puede influir en la percepción de confianza de los demás y frustrar la posible detección de una mentira. 

La cooperación social es una característica universal de las sociedades humanas porque las interacciones cooperativas mejoran la aptitud para la supervivencia. Sin embargo, esta mejora puede estar en riesgo si hay mentirosos durante las interacciones de cooperación: Los mentirosos pueden explotar a sus compañeros en un intercambio social beneficiándose de ellos sin reciprocidad. La cooperación social a largo plazo sólo tiene éxito si los individuos son capaces de detectar y evitar a los mentirosos en sus interacciones sociales. Aunque existen técnicas científicas que ayudan a detector las mentiras, Cosmides (1989) propuso que los humanos tienen mecanismos cognitivos innatos para detectar a estos mentirosos, basándose especialmente en las expresiones faciales.

Las expresiones faciales de los demás proporcionan información sobre su estado emocional y sus intenciones, que desempeñan un papel importante en la cooperación social. Algunas investigaciones encontraron que las caras de los mentirosos eran juzgadas más agresivas (amenazantes e intimidantes) y atraían la atención de los observadores durante las tareas visuales. Estos resultados sugieren que las expresiones emocionales agresivas como la ira pueden funcionar como una señal facial para la detección de los mentirosos.

Además, una expresión emocional agresiva es un determinante importante de la confianza facial percibida. Oosterhof y Todorov en una investigación en 2008 utilizaron una técnica de transformación en rostros generados por computadora y demostraron que los cambios en la dimensión confiable de los rostros afectaban principalmente a las percepciones de ira y felicidad, pero no a las percepciones de otras expresiones emocionales básicas. Demostraron además que los rostros dignos de desconfianza son percibidos como más enojados que los rostros confiables. Por tanto la capacidad de detectar a los mentirosos (erroneamente o no) por su apariencia puede basarse, al menos parcialmente, en la detección de expresiones emocionales agresivas de los rostros. Si los mentirosos expresan habitualmente niveles más altos de emociones agresivas, la gente debería ser capaz de distinguir de manera fiable a los mentirosos de los cooperadores. Sin embargo, este no es el caso: Aunque la gente es sensible a los mentirosos, la detección de los mentirosos, por supuesto, no es perfecta en situaciones del mundo real. Los autores de este artículo especulan que estas fallas en la detección de mentirosos son atribuibles a la habilidad de los mentirosos para disfrazar las emociones que indicarían su actitud poco cooperativa.

Una expresión facial que puede utilizarse para disfrazar las emociones subyacentes es la sonrisa, que es la señal más importante en la cooperación social, así como una de las expresiones más fáciles de fingir según Ekman. De hecho, en un experimento se usaron caras generadas por ordenador y demostraron que la percepción de la confiabilidad de las caras estaba correlacionada con la intensidad de las expresiones felices. Utilizaron fotografías de candidatos electorales y descubrieron que la intensidad de la sonrisa predijo la confianza percibida.

Estos resultados sugieren que incluso un símil artificial o planteado aumenta la confianza percibida. Sobre la base de estos hallazgos, se formularon las siguientes hipótesis: (1) Debido a que las expresiones faciales agresivas señalan la actitud poco colaboradora del observador, los observadores pueden discriminar con éxito a los mentirosos de los cooperadores detectando niveles más altos de expresiones faciales agresivas entre los mentirosos. Sin embargo, (2) tal detección de mentirosos puede ser frustrada por una sonrisa falsa, que los mentirosos expresarían con mayor intensidad que los cooperadores.

Para probar estas hipótesis, los autores llevaron a cabo una tarea de calificación utilizando fotografías faciales de los mentirosos y cooperadores, que fueron categorizados sobre la base de las puntuaciones en un juego económico. Se pidió a los modelos para las fotografías (es decir, a los mentirosos y cooperadores) que adoptaran tres tipos de expresiones faciales posadas (feliz, neutral y enojado) cuando se tomaron sus fotografías. Debido a que las  hipótesis involucraban la función de una sonrisa falsa (es decir, una expresión de felicidad posada), se usaron expresiones faciales posadas en lugar de expresiones espontáneas. Los participantes evaluaron las fotografías faciales en términos de intensidad emocional (la fuerza de la emoción que se expresa) y confiabilidad. En base a las hipótesis, se predijo que las fotografías de los mentirosos serían calificadas como emocionalmente más expresivas (más felices y más enojadas por rostros felices y enojados, respectivamente) que las de los cooperadores. Como resultado de una exitosa detección de mentirosos basada en expresiones agresivas, las fotografías de los mentirosos serían calificadas como menos confiables que las de los cooperadores para la expresión de enojo. Sin embargo, para la expresión feliz, la desventaja de los mentirosos en la confiabilidad desaparecería debido a una sonrisa falsa, que los mentirosos expresarían con mayor intensidad que los cooperadores para ocultar su actitud social.

Para comprobarlo hicieron un experimento con 68 estudiantes universitarios o de posgrado (33 mujeres y 35 hombres) de la Universidad de Sophia o de la Universidad de Meijigakuin, Tokio, Japón. La mitad de los participantes calificaron las caras enojadas y la otra mitad las caras felices.

Los modelos para las fotografías de los rostros fueron reclutados en la Universidad de Senshu, Kanagawa, Japón, y eran desconocidos para los participantes en las tareas de calificación. Las fotografías de los rostros se seleccionaron a partir de fotografías de 84 modelos masculinos. Había dos expresiones faciales posadas (feliz, enojado) para cada modelo. Se pidió a las modelos que se sentaran frente a la cámara y se les animó a ser tan emocionalmente expresivos como fuera posible para cada emoción.

La tarea de calificación utilizó un total de 108 fotografías. Fueron 96 fotografías definidas por una combinación ortogonal de 2 expresiones faciales (enojado y feliz) y 2 condiciones de cooperación (mentirosos y cooperadores, 24 cada uno). Además, se utilizaron 12 estímulos de relleno con una expresión neutra en la tarea de clasificación. Los modelos para los estímulos de relleno puntuaron alrededor del promedio en la puntuación de engaño (es decir, 6 modelos cada uno por encima y por debajo de la mediana). Se agregaron estímulos de relleno para aumentar la variedad de intensidad de las expresiones faciales, de modo que los participantes pudieran realizar fácilmente la tarea de calificación.

En cada ensayo, se pidió a los participantes que evaluaran una fotografía de un rostro presentado en un monitor LCD en términos de (1) la confiabilidad y (2) la intensidad de la expresión facial de la persona en la fotografía en una escala de 7 puntos (0 no confiable en absoluto – 6 extremadamente confiable, y 0 extremadamente feliz, 6 extremadamente enojado). La fotografía de la cara estaba presente hasta que se hizo la respuesta.

Cada participante completó 60 ensayos ya sea con caras con expresiones felices o expresiones de enojo. Esto se hace para evitar un efecto potencial de arrastre de presentaciones repetidas del mismo modelo con diferentes expresiones faciales: El juicio previo sobre el modelo con una expresión (por ejemplo, enojado) puede afectar el juicio posterior sobre el mismo modelo con la otra expresión facial (por ejemplo, feliz), especialmente con respecto a la confiabilidad.

La intensidad emocional fue relativamente alta en todas las fotografías porque se animó a los modelos a ser lo más expresivos emocionalmente posible cuando se tomaron sus fotografías. Tales fotografías podrían haber tenido un aspecto similar entre los ensayos en cuanto a intensidad emocional porque los participantes observaron sólo un tipo de expresiones planteadas (feliz o enojado). Por lo tanto, se añadieron los estímulos de relleno con expresiones emocionales neutras para aumentar la variedad de intensidad de las expresiones faciales de modo que los participantes pudieran realizar fácilmente la tarea de calificación. Los 60 ensayos consistieron en 48 ensayos de dos condiciones de cooperación (mentirosos versus cooperadores, 24 cada uno) y 12 ensayos de relleno.

Para analizar los resultados, para cada participante, se calcularon las calificaciones medias de intensidad emocional y confiabilidad para las 4 condiciones definidas, una combinación ortogonal de dos condiciones de cooperación (mentirosos y cooperadores) y dos tipos de calificación (intensidad emocional y confiabilidad). Cada puntaje de calificación fue sometido a un análisis de diseño mixto de dos factores de varianza con la expresión facial (feliz vs. enojado) como un factor entre los participantes y la cooperación (mentirosos vs. cooperadores) como un factor dentro de los participantes.

Sobre la intensidad emocional, las fotografías de los mentirosos fueron calificadas como emocionalmente más expresivas que las de los cooperadores. La expresión facial fue significativa con mayor intensidad para la expresión feliz que para la expresión de enojo. No hubo interacción entre la cooperación y la expresión facial, lo que indica que la ventaja de los mentirosos en la intensidad emocional se observó independientemente de las expresiones emocionales.

En cuanto a la confiabilidad, las fotografías de los mentirosos se calificaron de menos fiables que las de los cooperadores. Hubo un efecto principal significativo de la expresión facial, con mayor confiabilidad para la expresión feliz que para la expresión enojada. Estos efectos principales fueron calificados por una interacción significativa entre la cooperatividad y la expresión facial: Para la expresión de enojo, los mentirosos fueron calificados de menos confiables que los cooperadores. La desventaja de estos mentirosos desapareció para las expresiones felices. Además, la confiabilidad de los mentirosos fue calificada como más alta para la expresión feliz que para la expresión enojada. Esta ventaja de la expresión feliz no era significativa para los cooperadores.

A raíz de los resultados del experimento, se concluye que las fotografías de los mentirosos fueron calificadas como más expresivas emocionalmente independientemente de la expresión emocional en el presente estudio. Para la expresión de enojo, este resultado concuerda con los hallazgos previos de que los rostros de los mentirosos fueron juzgados como más agresivos (amenazantes e intimidantes) y atrajeron la atención de los observadores. Además, encontraron que los rostros poco confiables eran percibidos como más enojados que los rostros confiables.

La intensidad emocional de la expresión feliz también fue calificada como más alta para los mentirosos que para los cooperadores. Además, los rostros con expresiones emocionales felices eliminaron la desventaja de los mentirosos en la confiabilidad que se observaba en la expresión de enojo. Estos resultados apoyan la hipótesis de que la detección de mentirosos puede verse frustrada por una sonrisa falsa, que los mentirosos son más capaces de expresar con mayor intensidad que los cooperadores.

De todos modos, es necesario tener en cuenta algo, y es que a diferencia del presente estudio, otros estudios previos encontrados (no resumidos a fecha actual en el Club de Lenguaje No Verbal) han encontrado que los cooperadores, en lugar de los mentirosos, son emocionalmente más expresivos durante las interacciones sociales que los mentirosos. Estos resultados parecen ser inconsistentes con los hallazgos de este estudio. Esta inconsistencia puede atribuirse a las expresiones faciales planteadas utilizadas en el presente estudio. En contraste con el presente estudio, los estudios consultados anteriormente se centraron en las expresiones faciales espontáneas durante situaciones sociales, por lo que esa “espontaneidad” puede ser la responsable de estas diferencias, ya que las emociones espontáneas pueden funcionar como una señal para la cooperación social porque los individuos emocionalmente expresivos son menos capaces de ocultar emociones y, por lo tanto, deben comprometerse a tener intenciones de cooperación y comportarse de manera cooperativa. Dicho de otra manera, los cooperadores con señales emocionales honestas pueden ser menos capaces de fingir sus emociones que los mentirosos, quienes pueden expresar intensidades más altas de emociones falsas con el fin de disfrazar su actitud no cooperativa para que puedan fingir ser cooperativos. Además, mientras que en el presente estudio se utilizaron imágenes fijas, en estudios anteriores consultados se utilizaron vídeos que pueden transmitir información más significativa desde el punto de vista social, como expresiones faciales dinámicas e interacción social continua.

 

 

El comportamiento facial durante las fases de excitación sexual. Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión presentamos un resumen del artículo “Facial behavior while experiencing sexual excitement” de Fernández-Dols, Crivelli y Carrera, en el que estudian el comportamiento facial de 100 sujetos durante las cuatro fases de excitación sexual, analizando dicho comportamiento a través del sistema de codificación FACS (Facial Action Coding System, de Ekman y Friesen).

La excitación sexual involucra no sólo procesos motores y sensoriales, sino también procesos cognitivos y emocionales. Los componentes cognitivos y emocionales de la excitación sexual llevan a una pregunta interesante pero relativamente descuidada: ¿existe una expresión facial de excitación sexual? Por obvias razones éticas y convencionales, esta cuestión ha sido poco estudiada. La sexualidad es un tema potencialmente polémico que no deja indiferente a nadie, provocando reacciones positivas o negativas muy emocionales. Además, el comportamiento sexual espontáneo y cotidiano es una actividad esencialmente privada, por lo que realizer estudios (serios y profesionales) sobre ello resulta especialmente complicado.

Masters y Johnson en 1966 proporcionaron lo que probablemente sigue siendo el estudio observacional más exhaustivo de las expresiones faciales de excitación sexual. Observaron 10.000 “ciclos completos de respuestas sexuales” de 382 mujeres y 312 hombres, y sus hallazgos todavía se consideran una fuente precisa de información. Observaron una fase de intensa excitación sexual previa al orgasmo (“fase de meseta”) durante la cual se observaron “ceños fruncidos o muecas”, “contracción de la musculatura que rodea la boca” y, más tarde en esta fase, apertura de la boca. La apertura de la boca fue más frecuente en el coito, mientras que las mandíbulas cerradas y las fosas nasales acampanadas fueron más frecuentes en la automanipulación.

Una característica curiosa del trabajo de Masters y Johnson es que sus términos de elección sugieren que las expresiones faciales durante la excitación sexual son similares a las expresiones faciales generalmente categorizadas como expresión de dolor. De hecho, Hughes y Nicholson en 2008 señalaron esta similitud y estudiaron el reconocimiento de expresiones de placer sexual y de expresiones de dolor. Los participantes fueron significativamente más hábiles en reconocer expresiones faciales de dolor que expresiones faciales de placer, pero las tasas de reconocimiento de placer sexual fueron todavía muy sustanciales (79.8% para el dolor y 75.3% para el placer). Aun así, ni Masters ni Johnson ni Hughes ni Nicholson hicieron un análisis detallado de las expresiones faciales que estudiaron con ninguno de los modernos sistemas de codificación objetiva. Este aspecto de su investigación nos deja con preguntas sobre su descripción de los movimientos musculares involucrados.

Los autores de este estudio que se resume realizaron un experimento. Para ello, utilizaron un sitio de Internet que muestra vídeos cortos (aprox. 30-360 segundos) de voluntarios que grabaron su propio comportamiento facial mientras realizaban un comportamiento sexual (generalmente masturbación) y luego alcanzaban un orgasmo. El sitio web (que en el momento de escribir este artículo cuenta con 4.399 vídeos) proporciona instrucciones detalladas a aquellos que quieren publicar sus clips, incluyendo instrucciones sobre la posición de la cámara y las luces y, lo más importante, una petición explícita para evitar la exageración o la simulación.

 Los clips incluyen el orgasmo del emisor, así como una parte sustancial de las fases de la meseta de excitación (es decir, el período anterior al orgasmo) y, ocasionalmente, registros cortos de la fase final (es decir, el período de relajación después del orgasmo).

Estos clips son una valiosa fuente de información (profesional) sobre la expresión facial durante el ciclo sexual. Proporcionan una oportunidad (1) para probar la exactitud de la descripción de Masters y Johnson y (2) para obtener una descripción más precisa de las expresiones faciales observadas mediante el uso de un sistema de codificación objetivo estándar.

Para el experimento realizado los autores seleccionaron 00 clips publicados en el sitio por 100 personas diferentes (74 mujeres y 26 hombres). En este experimento se usó la herramienta FACS (Facial Action Coding System) de Ekman y Friesen, que codifica los movimientos musculares basándose en cambios visibles en la superficie facial. Un codificador entrenado en FACS analizó todas las acciones musculares faciales de los remitentes (excluyendo los movimientos de la cabeza porque la mayoría de las cabezas de los remitentes estaban en una superficie horizontal).

La codificación se dividió en cuatro períodos de acuerdo con la división del ciclo sexual de Masters y Johnson:

(1) Emoción base: los 6 segundos al principio del clip en el que el remitente comienza a estar excitado sexualmente.

(2) Meseta: la primera mitad de la secuencia de 12 segundos inmediatamente antes del periodo de Resolución. Este período está marcado por cambios en los sonidos y la respiración que marcaron un orgasmo inminente.

(3) Orgasmo: la segunda mitad de la secuencia de 12 segundos. Este segundo período de seis segundos incluye signos de orgasmo y termina cuando el orgasmo probablemente terminó, como lo indica el hecho de que las caras de los emisores se relajaron y pasaron al cuarto período. La atribución del orgasmo a este período de Meseta se basa en la tensión muscular aparente y los sonidos producidos por el emisor, una estimación que encaja con la estimación de Masters y Johnson de la duración de un orgasmo.

(4) Resolución: el período desde el momento en que el emisor se relaja, mantiene los ojos abiertos y mueve la cabeza para mirar a su alrededor, enfocándose en otras actividades que no sean el sexo (por ejemplo, ajustar la cámara o interactuar con alguien). La duración de este período variaba de un clip a otro.

Los dos períodos más relevantes son las dos mitades de la secuencia de 12 segundos de intensa excitación sexual y orgasmo inmediatamente antes del corto período final de Resolución. Dividimos esta secuencia de 12 segundos en dos mitades para distinguir entre el comportamiento facial en la meseta y cualquier movimiento reflejo potencial durante el orgasmo.

Es necesario indicar que, debido al uso de FACS para analizar los resultados, los mismos son expresados con términos AU (terminología FACS usada para los diferentes movimientos musculares). Expresar los resultados en estas unidades de movimientos musculares, y aún más, explicarlas una a unaa, resultaría complejo y extenso para el presente artículo, por lo que se indicarán únicamente las conclusiones más características de los resultados del análisis. Sin embargo, es importante recordar que el sistema de codificación facial utilizado en el sistema FACS es uno de los sistemas más importantes para el estudio de la expresión facial, y de hecho, es explicado y estudiado en profundidad, desde un punto de vista teórico y práctico, en el Master de Comportamiento No Verbal y Detección de la mentira.

Retomando los resultados, se enumeraron todos los movimientos musculares que ocurrieron en los emisores en cada periodo. Los movimientos musculares encontrados con más frecuencia en los tres primeros períodos fueron los ojos cerrados (AU43), ceño fruncido/cejas bajas (AU4) y caída de la mandíbula (AU26). En el período de excitación inicial encontramos ojos cerrados (AU43), ceño fruncido/fruncimiento de la frente (AU4), caída de la mandíbula (AU26) y movimiento de la esquina del labio (AU12).

En comparación con el período de excitación inicial, los ojos cerrados (AU43), el ceño fruncido (AU4) y la mandíbula caída (AU26) aumentaron en el período de la meseta, durante el cual también hubo, como en el período de excitación inicial, ocurrencias de AU25 (parte de los labios) y AU12 (las esquinas de los labios). Además, en el período de la meseta también hubo ocurrencias de AU42 (ojos achinados), AU6 (elevación de la mejilla), AU10 (elevación del labio superior), AU27 (estiramiento de la boca), y AU29 y AU30 (empuje de la mandíbula hacia los lados). En comparación con el período de la Meseta, el período del orgasmo mostró una disminución significativa en el ceño fruncido, elevación de la mejilla y caída de la mandíbula.

Finalmente, el periodo de Resolución es el tiempo en el que la mayoría de los comportamientos faciales característicos de periodos anteriores se desvanecieron: los remitentes abrieron los ojos, los movimientos fruncidos desaparecieron y la sonrisa (AU12) aumentó significativamente en frecuencia.

Se encontró una diferencia significativa entre hombres y mujeres en la frecuencia de dos unidades de acción relevantes en dos períodos específicos: El AU43 (ojos cerrados) fue más frecuente en las mujeres que en los hombres durante el período de la meseta, mientras que el AU10 (aumento del labio superior) fue más frecuente en los hombres que en las mujeres durante el período de la meseta-orgasmo.

Algunas AU ocurrieron en combinación con otras, y el estudio muestra una extensa tabla en la que se recogen todas las combinaciones encontradas en al menos el 5% de los remitentes en cualquier periodo. El período de excitación de la línea de base incluyó algunas caras neutras y algunas combinaciones de ojos cerrados con labios separados (AU25 y AU43) o mandíbula caída (AU26 y AU43). Durante el periodo de meseta y orgasmo las caras neutrales desaparecieron, pero una de las mismas dos combinaciones (ojos cerrados y mandíbula caída) ocurrió con mayor frecuencia. Las fases de meseta y orgasmo también incluyeron otras combinaciones, principalmente AU4 (ceño fruncido/ceja inferior) con AU4 o AU6 (fruncir el ceño y levantar las mejillas) con los ojos cerrados y los labios separados o con los ojos cerrados y la mandíbula caída. Finalmente, en el período de la Resolución encontramos un aumento significativo de caras neutrales en comparación con las demás fases.

Si bien los resultados del experimento son expresados con gran detalle en el estudio, resulta importante tener en cuenta algunas posibles limitaciones. La primera, el tamaño de la muestra (100 sujetos) resulta pequeña, más aún teniendo en cuenta la importante cantidad de clips disponibles en la página web. Y la posible segunda limitación, relacionada con la primera, la encontramos en la propia naturaleza de estos vídeos. No se trata de participantes de un experimento que siguen una serie de instrucciones, sino de sujetos que voluntariamente se grabaron a sí mismos realizando una experiencia placentera para exhibirla posteriormente en la página web, por lo que es posible que algunos de estos sujetos, al buscar exhibirse a sí mismos disfrutando de una experiencia placentera, puedan haber exagerado o incluso planeado en algún momento sus expresiones faciales.

Aun con estas posibles consideraciones o limitaciones, este experimento muestra que existe diversa actividad facial durante los periodos de excitación sexual, siendo muchos de estos movimientos musculares comunes frecuentemente especialmente en la fase de la meseta y el orgasmo. En cuanto a la hipótesis sobre la similitud entre las expresiones de excitación sexual y las expresiones de dolor, los resultados del estudio confirman las las observaciones de Masters y Johnson y de Hughes y Nicholson sobre la similitud entre la expresión del dolor y la expresión de la excitación sexual. Los movimientos faciales individuales y combinados que se observan son similares a los que se describen como la expresión del dolor, ya que la expresión prototípica del dolor incluyendo cuatro movimientos faciales centrales: ceño fruncido/bajo, (AU4), estrechamiento de la órbita (que incluye levantamiento de mejillas, AU6, o párpados apretados, AU7), levantamiento del labio superior (AU10), y cierre del ojo (AU43). En otros estudios (por ejemplo, en este estudio de Craig, Hyde y Patrick), los investigadores han descrito otros movimientos faciales recurrentes (por ejemplo, tirón de la esquina del labio, caída de la mandíbula…) en el dolor. Todas estas unidades de acción fueron encontradas en las fases de excitación sexual.

Aun así, tanto en el dolor como en la excitación sexual, no todas las personas muestran el mismo patrón facial, pero todas muestran un rango limitado de movimientos. Aunque los resultados de este estudio confirmaron la similitud entre las expresiones de dolor y excitación sexual, Hughes y Nicholson informan que aunque pudiese parecer probable confundir la expresión de uno con la del otro en función de la codificación FACS, los observadores directos pueden distinguirlos con mayor precisión que por casualidad, ya que el contexto influye en el juicio diferencial entre una u otra expresión.

El comportamiento no verbal en entornos virtuales (Parte II). Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la segunda parte del resumen del estudio “Cyber-Flirting: An Examination of Men’s and Women’s Flirting Behaviour Both Offline and on the Internet” de Mónica Whitty, estudio en donde se explican las formas de comunicación online y las diferencias y similitudes entre el comportamiento no verbal tradicional y el que se establece a través de Internet y Redes Sociales.

En la primera parte del artículo resumimos algunas de las características comunes en el coqueteo fuera y dentro de la red según el género del individuo. A continuación se busca respuesta a las siguientes hipótesis:

Hl: El cuerpo (o la descripción del mismo) se usa para coquetear con la misma frecuencia en salas de chat que en situaciones cara a cara.

H2: Las mujeres coquetearán tanto en salas de chat como en situaciones cara a cara con más frecuencia que los hombres al emplear señales no verbales (o sustitutos en línea para estas señales).

H3: Los hombres coquetearán tanto en las salas de chat como en las situaciones cara a cara con más frecuencia que las mujeres al describir su estado socioeconómico y al iniciar el contacto.

Para responder a estas hipótesis, los participantes que habían utilizado salas de chat fueron invitados a participar en el estudio. 5.697 individuos completaron la encuesta, de los cuales 3554 (62%) eran mujeres y 2143 (38%) eran hombres. Aunque es una limitación de la encuesta, para eliminar el sesgo solo se invitó a los heterosexuales a participar. Las edades variaron de 18 a 70 con una media de 23. El 70% de la muestra tenía una educación secundaria, el 14% había completado un diploma o un certificado, 13% un título y 3% calificaciones de postgrado. El 55% de la muestra eran solteros, 29% tenían novio o novia, 11% estaban casados, 4% estaban separados o divorciados, y 1% no respondieron. El 74% en algún momento de sus vidas, formaron una relación romántica con alguien que conocieron fuera de línea, mientras que el 23%, en algún momento de sus vidas, formaron una relación romántica con alguien que conocieron en línea. El 35% se había encontrado con alguien cara a cara a quien se habían encontrado por primera vez en línea. El 59% de la muestra declaró que coqueteaba con más frecuencia fuera de línea, 22% más frecuentemente en línea, 13% lo mismo y 6% no coqueteaba. La muestra consistió en individuos de una variedad de países, con 69% de América y Canadá, 16% de Australia y Nueva Zelanda, 6% del Reino Unido, 2% de Europa, 2% de Asia, 1% de América del Sur, 0.5% de Medio Oriente y 0.2% de África (el resto no indicó su país de residencia).

Se construyó una encuesta que se centró en las formas en que las personas coquetean en situaciones cara a cara y cómo coquetean en las salas de chat. Aunque se pudo haber seleccionado una gran cantidad de conductas de coqueteo para este estudio, dado que los objetivos eran examinar si el cuerpo puede reconstruirse en línea para coquetear y examinar si los hombres y las mujeres coquetean de maneras tradicionalmente definidas, este estudio se enfocó en conductas no verbales y sus sustitutos en línea, descripciones de atractivo y estado socioeconómico, y el inicio del contacto con otro.

A los participantes se les pidió que calificaran en una escala de Likert de 7 puntos (1 = nunca, 7 = todo el tiempo) con qué frecuencia coqueteaban al mostrar comportamientos particulares para indicar atracción por otro. A los participantes se les pidió que consideraran el comportamiento coqueto en situaciones cara a cara y el comportamiento coqueto en las salas de chat. Algunos ejemplos de ítems incluyen: ‘¿Alguna vez te has esforzado por parecer físicamente atractivo para que puedas atraer a otro / a otros?’ y ‘¿Alguna vez utilizas emoticones, como caras sonrientes : ) o un guiño ; ) para indicar a alguien en línea que te sientes atraído por ellos?’ A los participantes se les preguntó si coqueteaban describiendo el ingreso y / o la educación y / o la ocupación; haciendo un esfuerzo por parecer físicamente atractivo; iniciar una conversación con alguien que encontraron atractivo; mostrar gestos no verbales, como sonreír o mirar; y riendo y tocando. A los participantes se les preguntó si coqueteaban en línea al describir el ingreso y / o la educación y / o la ocupación; describiéndose a sí mismos como físicamente atractivos; iniciar contacto con alguien que conocieron en línea; mostrar sustitutos no verbales, como emoticones ( :O ,  ; )  , XD); y usando acrónimos, como LOL (reír a carcajadas, muchas risas).

Los resultados fueron los siguientes:

Para probar la primera hipótesis, se realizaron pruebas pareadas en los ítems que evaluaron el grado en que el cuerpo se representó en el comportamiento de flirteo. La mayoría de los participantes (59%) afirmaron que coqueteaban con más frecuencia fuera de línea, y los datos revelan que las personas que coqueteaban con más frecuencia cara a cara eran más propensas que las que coqueteaban en línea para flirtear en situaciones cara a cara a usar señales no verbales y reír, e iniciar el contacto o la charla. Las comparaciones también mostraron que las personas que coqueteaban con mayor frecuencia en línea enfatizaban el atractivo más que las personas que coqueteaban cara a cara o coqueteaban tanto en línea como fuera de línea. Además, las personas que coqueteaban con más frecuencia en línea eran más propensas que las personas que coqueteaban más frecuentemente cara a cara para destacar su  nivel socioeconómico.

Con los datos obtenidos en las encuestas se investigaron también las diferencias sexuales en el comportamiento de flirteo. Las variables dependientes incluyeron elementos que medían el comportamiento coqueto en línea y fuera de línea.

La Hipótesis 2 fue parcialmente respaldada por los resultados. Las mujeres coqueteaban más que los hombres en situaciones cara a cara, al mostrar señales no verbales, reír, tocar y hacer un esfuerzo con su apariencia. En línea, las mujeres coqueteaban más que los hombres al usar sustitutos de señales no verbales (como emoticones) y risas (como acrónimos como LOL) y describiéndose a sí mismas como físicamente atractivas.

La hipótesis 3 también fue parcialmente respaldada. Los hombres coqueteaban más que las mujeres en situaciones cara a cara enfatizando su estatus socioeconómico. Sin embargo, contrariamente a las expectativas, los hombres no eran más propensos a iniciar contacto fuera de línea. En línea, sin embargo, los hombres eran más propensos que las mujeres a iniciar contacto (iniciando la conversación).

Por tanto, podemos concluir que a pesar de las afirmaciones de algunos investigadores de que Internet es más una reunión de mentes que de cuerpos, este estudio encontró alguna evidencia de que el cuerpo desempeña un papel importante en el coqueteo cibernético en las salas de chat. Los datos sugieren que las personas son más propensas a usar el cuerpo para coquetear fuera de línea. Sin embargo, dado que la mayoría de la muestra declaró que flirteaba más fuera de línea, se requirió un segundo análisis. En este segundo análisis, las personas que afirmaron coquetear más cara a cara se compararon con las personas que afirmaron coquetear más en línea, y con las personas que afirmaron coquetear en línea tanto como lo hicieron fuera de línea. Esto resaltó algunas diferencias significativas. Los resultados sugirieron que aquellos que coquetean más en línea pueden traducir el cuerpo a través de texto, usando, por ejemplo, cinética (en forma de acrónimos, como LOL), ocular (en forma de emoticones, como un guiño), y háptica (a través de descripciones en el texto). De hecho, la representación de las señales no verbales y la risa parece ser una forma popular para las personas para ciber-ligar. Este estudio respalda de alguna manera los argumentos teóricos previos de que el cuerpo puede traducirse con éxito en línea. Sin embargo, es posible que cuanto mejor se manejan en Internet, más capaces de hacerlo.

En general, los hombres y las mujeres coqueteaban en formas distintivamente definidas por el género, tanto en encuentros cara a cara como en salas de chat. Aunque los pequeños tamaños de efecto sugieren que debemos tratar estos resultados con precaución, como se predijo, las mujeres eran más propensas que los hombres a coquetear en línea y fuera de línea empleando señales no verbales, riéndose y enfatizando el atractivo físico.

El comportamiento no verbal en entornos virtuales (Parte I). Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “Cyber-Flirting: An Examination of Men’s and Women’s Flirting Behaviour Both Offline and on the Internet” de Mónica Whitty, estudio en donde se explican las formas de comunicación online y las diferencias y similitudes entre el comportamiento no verbal tradicional y el que se establece a través de Internet y Redes Sociales.

Dado el creciente número de relaciones que se inician en línea, ahora existe una necesidad adicional de comprender exactamente cómo estas relaciones comienzan. Algunas investigaciones han considerado cómo las relaciones románticas progresan en línea; por ejemplo, Whitty y Gavin sostuvieron que las relaciones a menudo no permanecen en línea, sino que tienden a progresar del chat al al teléfono o cara a cara. McKenna, Green y Gleason  concluyeron a partir de su investigación que la capacidad de autodescubrir más en un entorno anónimo fueron razones importantes por las que las relaciones en Internet se desarrollan rápidamente y suelen ser íntimas y cercanas. Sin embargo, aunque su investigación apoya en parte sus afirmaciones, estos investigadores no exploraron en detalle los tipos de conversaciones que tienen lugar en línea. Por ejemplo, ¿fueron algunas de estas conversaciones sobre la apariencia? Whitty ha argumentado que, aunque los cuerpos físicos no están presentes en línea, el cuerpo sigue siendo importante. Por ejemplo, una persona puede coquetear en línea al describir cómo se ve, siente y huele su cuerpo.

Dado el fuerte énfasis de los teóricos sobre la ausencia del cuerpo en línea y los argumentos para que la atracción en Internet sea el resultado de una “reunión de mentes”, uno de los objetivos de este estudio fue examinar si se ha pasado por alto el papel del cuerpo. Además, este estudio tuvo como objetivo explorar si los hombres y las mujeres coquetean en línea de maneras tradicionalmente definidas. Si bien se reconoce aquí que hay una gran variedad de comportamientos de flirteo que los científicos sociales deberían considerar, este estudio limitó su enfoque a lo siguiente: comportamientos no verbales, como sonreír, mirar y tocar; sustitutos de comportamientos no verbales, como emoticones (sonrisas, guiños), acrónimos (LOL – reír a carcajadas), descripciones de atractivo físico, descripciones de estado socioeconómico e inicio de contacto.

En ocasiones se ha argumentado que las discusiones sobre la ausencia del cuerpo en Internet son contraproducentes y los científicos sociales deben cambiar su enfoque a cómo se retrata el cuerpo en línea. Hasta hace poco se creía que el comportamiento de flirteo cara a cara consiste principalmente en señales no verbales, especialmente en las primeras etapas de las relaciones. El lenguaje corporal puede señalar la atracción sin la obviedad de la palabra hablada. Esta ambigüedad protege a las personas de cualquier humillación si la persona a la que señalan atracción no comparte sus sentimientos. Algunos códigos básicos que son importantes a considerar en el coqueteo incluyen cinética, miradas, apariencia física, olor, voz, aspectos proxémicos y hápticos… Si bien los individuos pueden ser hábiles para mostrar estas señales de flirteo en encuentros cara a cara, la pregunta es cómo se replican estas señales tradicionales sin conexión en línea, si es que lo hacen. Este documento ahora considera estos códigos básicos de flirteo con mayor detalle y especula sobre cuáles podrían ser los equivalentes en línea.

Las exhibiciones tradicionales de gestos cinéticos incluyen sacudir el cabello, lamerse los labios, sonreír, reír o reírse tontamente. Los movimientos oculares, incluyen dilatación de la pupila, miradas recatadas, miradas cortas, destellos de cejas a menudo acompañados de una sonrisa y contacto visual. Las formas olfativas de flirteo se ejemplifican por el uso de perfume y para después del afeitado. El lenguaje coqueto es típicamente un discurso más animado con una cantidad moderada de risa, menos silencios y pausas y mayor calidez e interés. Proxémica es la cantidad de distancia personal mantenida entre individuos. Las personas que se inclinan una hacia la otra y que están en el mismo ángulo corporal son percibidas como más coquetas que las que se alejan unas de otras. La háptica, o el uso del tacto, es una forma común de comunicación, particularmente en el comportamiento de flirteo. Otro signo de comportamiento seductor es el uso del ajuste innecesario de la ropa.

Para que el coqueteo ocurra en el ciberespacio, el cuerpo debe representarse a través del texto. Por ejemplo, en lugar de esforzarse por verse bien, como se haría tradicionalmente en una cita fuera de línea, las personas pueden crear una primera impresión al describir a través del texto qué tan atractivas son. Sin embargo, a diferencia de las interacciones tradicionales, esto no se limita a la apariencia del cuerpo real. Como se argumentó en documentos anteriores, el ciberespacio permite a una persona crear un cuerpo nuevo y atractivo a través del texto. De hecho, podemos idear un ser completamente nuevo y atractivo; uno que tiene un buen trabajo, gana enormes sumas de dinero y es bien educado. Incluso si las fotos se intercambian en línea, estas no son fotos necesariamente de la persona real, o alternativamente, las personas pueden seleccionar cuidadosamente imágenes de sí mismos que salen especialmente bien (posiblemente seleccionando sus mejores fotos, o incluso sus fotos siendo mucho más jóvenes).

Las miradas y movimientos de las cejas no se replican tan fácilmente en línea. Sin embargo, hay algunas alternativas a estos gestos no verbales. Por ejemplo, los emoticones, que son dibujos hechos a partir de símbolos de puntuación, podrían ser una alternativa útil. Expresiones faciales como caras sonrientes, guiños y besos como un sustituto del lenguaje corporal. Además, en lugar de utilizar risas audibles, las personas pueden usar acrónimos, como LOL (“lot of laughts”, es decir, reír a carcajadas o muchas risas). Otro dispositivo que se puede agregar al repertorio de comportamientos de flirteo en línea es el uso de nicks seductores. Aunque el contacto físico no es posible en línea, puede describirse cómo se siente y cómo se puede imaginar.

Algunos comportamientos de flirteo fuera de línea son aún menos fáciles de traducir en línea. Por ejemplo, es difícil encontrar sustitutos de la proxémica. Los participantes en línea no saben cómo huele la persona con la que están hablando, y las sutilezas de la voz, como el tono y el timbre, no son evidentes en línea. Las pausas en la conversación pueden atribuirse a una mala conexión a Internet o malas habilidades de escritura en lugar de una falta de interés. Las personas tampoco pueden indicar atracción en línea inclinándose más cerca de la otra persona o reflejando sus movimientos corporales.

Además de considerar cómo se representa el cuerpo en un comportamiento coqueto en línea, este estudio examinó si las diferencias de género características del coqueteo sin conexión eran evidentes en el coqueteo en línea. Los psicólogos evolutivos sugieren que las mujeres aportan información de sus cuerpos físicos, lo que debería indicar una buena salud, juventud y fertilidad. Por el contrario, algunas de las características deseables importantes para los hombres incluyen el dominio físico y la capacidad de producir recursos (por ejemplo, estatus social, ambición y altos ingresos). De hecho, la investigación ha encontrado evidencia para respaldar estos supuestos. Los hombres califican el atractivo físico como una cualidad importante en una pareja más que las mujeres, y las mujeres otorgan calificaciones más altas a los rasgos que reflejan dominio y estatus social.

Si los hombres y las mujeres le dan más importancia a algunas cualidades atractivas que a otras, a su vez esperaríamos que los hombres y las mujeres coqueteasen de diferentes maneras para acentuar las características deseadas. La investigación ha observado a las mujeres en lugares como bares de solteros. Se identificaron 52 muestras no verbales diferentes por parte de las mujeres, señales de coqueteo que servían para atraer y provocar el acercamiento de los hombres. Estos incluían gestos tales como patrones faciales y de la cabeza, sonreír, reír, tocar, inclinarse y arreglarse discretamente. A diferencia de las mujeres, los hombres eran más propensos a coquetear mediante el estado de señalización y el dominio, que a menudo se consigue gastando dinero, exagerando sus ingresos, vistiendo ropas costosas, alardeando de su inteligencia superior y exagerando su nivel de popularidad sexual.

Estas diferencias de género no se limitan simplemente a los encuentros cara a cara. Una investigación realizada en la década de 1970 descubrió que las mujeres en los anuncios personales eran más propensas a ofrecer atractivo y buscar seguridad financiera, mientras que los hombres eran más propensos a ofrecer seguridad financiera y buscar el atractivo. El atractivo físico era la calidad de mayor rango deseada por los hombres, y de hecho aparecía más del doble de frecuencia en los avisos de los hombres que en las mujeres. Las mujeres, por el contrario, tenían más probabilidades de esperar a un hombre comprensivo, emocionalmente sano y financieramente estable.

Algunos teóricos han sugerido que el Ciberespacio es un lugar donde las personas se liberan para ser quienes quieran. El ciberespacio es posiblemente un lugar donde los individuos pueden trascender los roles de género cuando se trata de un comportamiento coqueto. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que las tendencias de las relaciones fuera de línea se replican en línea. Por ejemplo, se ha encontrado que en las salas de chat los hombres mienten o exageran más detalles sobre su educación, ocupación e ingresos que las mujeres.

Scharlott y Christ en 1995 hicieron la primera investigación sobre las diferencias de género y la atracción en un sitio de citas en línea. Estos investigadores encuestaron a personas utilizando un sitio de citas por Internet llamado Matchmaker. En ese momento, las fotos y los videos no eran una característica del servicio, sin embargo, los participantes pudieron calificar su atractivo en una escala de apariencia ‘muy buena’ a ‘inferior a la media’. Estas personas también incluyeron otros detalles sobre ellos mismos, incluidos los ingresos. Scharlott y Christ  encontraron que “muchos usuarios heterosexuales de Matchmaker se ajustan en gran medida a los roles específicos de género tradicionalmente atribuidos a hombres y mujeres”. En su estudio, los hombres eran más propensos a iniciar contacto y las mujeres tenían más probabilidades de asumir un rol pasivo. Además, las mujeres que calificaron su apariencia como superior a la media o muy buena recibieron más mensajes de los hombres que las mujeres que se calificaron a sí mismas como promedio. Curiosamente, lo mismo no ocurrió para los hombres.

Para los propósitos de este estudio, los investigadores eligieron las salas de chat, ya que el texto era el modo primario de comunicación en estos espacios al momento del estudio; a diferencia, por ejemplo, de los sitios de citas en línea que generalmente muestran fotografías. Basándose en la investigación descrita en el artículo que resumimos, se generaron las siguientes hipótesis:

Hl: El cuerpo (o la descripción del mismo) se usa para coquetear con la misma frecuencia en salas de chat que en situaciones cara a cara.

H2: Las mujeres coquetearán tanto en salas de chat como en situaciones cara a cara con más frecuencia que los hombres al emplear señales no verbales (o sustitutos en línea para estas señales).

H3: Los hombres coquetearán tanto en las salas de chat como en las situaciones cara a cara con más frecuencia que las mujeres al describir su estado socioeconómico y al iniciar el contacto.

Los resultados de las hipótesis, así como el método de investigación empleado, será explicado en el siguiente artículo.

La importancia de la inmediatez en el comportamiento no verbal para crear vínculos de confianza. Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “Creating Immediacy Using Verbal and Nonverbal Methods” de Debra Dalonges y Jacquelyn Fried, documento en donde se explica la importancia de la inmediatez y de las relaciones positivas a través del comportamiento no verbal para establecer vínculos de confianza entre pacientes y médicos o alumnos y profesores.

La inmediatez se define como el grado de cercanía física o psicológica percibida entre dos personas. Las personas se sienten atraídas por las personas y cosas que les gustan, evalúan positivamente y prefieren, y evitan o se alejan de las cosas que les disgustan, evalúan negativamente o no prefieren.

La inmediatez abarca técnicas de comunicación verbal y no verbal que se pueden aplicar en múltiples entornos. Reducir el estrés y establecer una relación con los clientes requiere integrar la delicadeza de un educador y la compasión de un médico de calidad. Los educadores usan técnicas de inmediatez para educar a sus alumnos; estos mismos métodos se pueden aplicar en un entorno clínico. Al igual que los académicos, los higienistas dentales confían en las habilidades de comunicación verbal y no verbal finamente perfeccionadas para impartir información sobre educación sanitaria para motivar y educar a los pacientes sobre la salud oral y sistémica. Los higienistas dentales, como médicos expertos y conocedores, deben utilizar habilidades de comunicación que generen confianza en los pacientes y que transmitan sus habilidades y conocimientos. Los rasgos deseados asociados con la inmediatez verbal incluyen la autorrevelación, el humor, el tono, la referencia a los rasgos positivos y el discurso de otro con respecto a las similitudes. Las principales señales no verbales asociadas con la inmediatez incluyen la escucha empática, la migración facial (que muestra la expresión), la sonrisa, la orientación de la mirada, la apariencia física y el tacto.

Mediante estrategias de comunicación no verbales y verbales, un higienista dental puede mejorar las interacciones y alentar a los clientes a expresar sus inquietudes. Las señales no verbales pueden ser mucho más importantes que lo que se dice. Estas señales pueden influir en los resultados de los intercambios académicos y clínicos.

De acuerdo con los resultados de la comunicación educativa, los pacientes que ven a los médicos como profesionales cercanos son menos temerosos y generalmente están más satisfechos con la atención médica que reciben. El atractivo interpersonal, el grado en que otros responden positivamente entre sí, se puede mejorar utilizando comportamientos de inmediatez. Los médicos que deseen emplear los comportamientos de la inmediatez deben explorar las técnicas verbales y no verbales y las formas de asegurar su congruencia. Actos simples como mantener el contacto visual cuando se comunican, tocar suavemente el brazo de un paciente para reforzarlo y hablar con un tono suave y no amenazante son algunas de las maneras de lograr la inmediatez. La aplicación consciente y el aprendizaje diligente de estrategias de comunicación tanto verbales como no verbales pueden ayudar a mejorar los resultados de la educación sanitaria.

Una parte de toda comunicación son los comportamientos no verbales. Estas conductas incluyen el estudio de los movimientos corporales al comunicarse, los gestos y expresiones faciales, la proxémica (la naturaleza, grado y efecto de la separación espacial que los individuos mantienen naturalmente), la sensibilidad de la piel, el uso de artefactos, características físicas, movimiento ocular, comportamiento conmovedor y factores ambientales. Las expresiones faciales y los gestos incluyen el contacto corporal, la apariencia física y la dirección de la mirada. Los comportamientos no verbales incluyen las variables paralingüísticas del tono emocional, el tiempo y el acento. Los docentes consideran que los profesores que transmiten mensajes de cuidado verbal en combinación con señales de cuidado no verbal son más creíbles. Algunos investigadores creen que los comportamientos no verbales son más efectivos para comunicar la inmediatez que los comportamientos verbales. Las señales no verbales a menudo son innatas y, a veces, pueden contradecir un mensaje verbal. Quien tiene un conocimiento experto de las conductas no verbales puede transmitir efectivamente un mensaje no verbal controlado.

Al aplicar los principios de inmediatez, se pueden combinar comportamientos de comunicación tanto verbales como no verbales. Ya sea que se discuta el estado de salud de una persona o se educa a los estudiantes, los mensajes se transmiten a través de dos tipos de comunicación: explícita e implícita. Los mensajes explícitos llevan el contenido; la comunicación implícita transmite emociones y sentimientos. Los mensajes explícitos son fundamentalmente verbales, mientras que las comunicaciones implícitas son principalmente no verbales. Del 7% de la comunicación verbal, se descubrió que el 38% pasa por el tono de voz y el 55% por el lenguaje corporal general. Al formar relaciones de inmediatez con los pacientes, los médicos deben considerar todos los actos de comunicación verbal y no verbal.

La inmediatez muestra calidez y mejora las interacciones y las relaciones. Las interacciones con los pacientes son experiencias humanas que crean un vínculo relacional. La comunicación efectiva es un vehículo a través del cual se optimiza la participación de los pacientes. Un estudio correlacional de enfermeras y pacientes reveló que la fortaleza de su vínculo facilitó resultados positivos de la atención y una mayor satisfacción del paciente. Fomentar y fortalecer los vínculos de los higienistas dentales con sus pacientes podría producir resultados similares.

Relatando el principio educativo de la inmediatez, Vélez y Cano estudiaron la asociación entre la motivación del estudiante y la inmediatez del maestro. Su encuesta encontró que para aumentar la motivación del estudiante a través de señales verbales y no verbales se debían de exhibir gestos positivos y alentadores. Las expectativas de éxito se potencian mediante una combinación de comunicación verbal y no verbal constante, positiva y de apoyo.

¿Cómo reaccionan los hijos ante las expresiones verbales y no verbales de discusión de sus padres? (Parte II)

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la continuación del estudio “Children’s emotional reactivity to interadult nonverbal conflict expressions” de los autores Gina De Arth-Pendley y Cummings, E Mark. En nuestra anterior entrada especificamos los principios del estudio, por lo que a continuación expondremos el método de evaluación, los resultados obtenidos y las conclusiones del estudio.

 

Para evaluar los niveles de complejidad dentro de las estrategias de resolución de problemas, los asistentes de investigación pidieron a los niños que sugirieran lo que cada padre podría haber hecho para sentirse mejor. A los niños también se les preguntó qué harían si vieran a sus padres comportarse de la misma manera que los padres del video, para recopilar datos para evaluar las estrategias de intervención personal. Finalmente, se les pidió a los niños que calificaran en la escala de tipo Likert de 5 puntos usada anteriormente lo seguros estaban de que las intervenciones propuestas resolverían con éxito una disputa similar entre los padres.

Para evaluar los resultados, si un niño experimentó una reacción negativa a cualquiera de las expresiones se anotó el campo de reacciones negativas como un 1 y reacciones no negativas como 0. Es decir, cuando los niños informaron sentir una emoción negativa (“enfadado”, “triste” o “asustado”) en respuesta a expresiones de conflicto negativas, sus respuestas se calificaron como 1. Cuando un niño informa sentimientos no negativos (p. ej., “bien” o “feliz”) en respuesta a expresiones negativas, se dio una puntuación de 0. Este procedimiento sirvió como un control de manipulación para responder emocionalmente. Los grados o niveles de negatividad emocional que los niños informaron sentir en respuesta a la madre y el padre se calificaron en una escala tipo Likert de 5 puntos derivada de la escala móvil utilizada por los participantes (por ejemplo, 0 = calificación otorgada por reacciones positivas a expresiones negativas, 1 = muy poco, 2 = un poco, 3 = mucho, 4 = mucho, 5 = mucho). Por lo tanto, en efecto, las respuestas se calificaron en una escala de 1 a 5 para las reacciones negativas.

Las calificaciones para el nivel de complejidad de las estrategias de resolución de problemas proporcionadas por los niños para los adultos en conflicto se basaron en un sistema de codificación en el que las respuestas de los participantes se clasificaron en uno de tres niveles de calidad (es decir, 1 = sin solución, 2 = solución general, y 3 = solución específica / compleja). Una solución general consistía en estrategias que no eran específicas del tema que se discutía o estrategias de solución que eran vagas o simplistas, como “Se he podría jugar un juego”. Una solución específica / compleja incluía estrategias que se relacionaban específicamente con el problema que se discutía o incluía una solución más detallada para el problema, como “podría recoger sus cosas en la casa y ayudar más”.

Las estrategias de intervención personal se evaluaron en cinco dimensiones diferentes. Estas dimensiones incluían acercarse solo a la madre (por ejemplo, “le diría a la madre que se calmara”, “ayudaría a mi madre a preparar la cena”, etc.); acercarse solo al padre (por ejemplo, “le diría a mi padre que no se enfade”, “ayudaría a mi padre a limpiar la casa”, etc.); acercarse a ambos padres (por ejemplo, “le diría a mi mamá que se calme y a mi padre que no se enfade”, “los ayudaría a ambos a limpiar la casa”, etc.); evitar activamente el conflicto parental (por ejemplo, “iría a mi habitación”, “me iría” etc.) y una reacción hostil al conflicto parental (por ej., “les gritaría que dejaran de pelear”, “Me enfadaría con ellos y los separaría”, etc.). Estas dimensiones también se calificaron con el formato de codificación mencionado previamente.

Por último, se evaluó el grado de confianza que cada participante tenía en su capacidad para resolver el conflicto parental, utilizando la escala de tipo Likert de 5 puntos mencionada anteriormente (1 = muy poco a 5 = mucho). En resumen, cada tipo de interacción se asoció con escalas para el (a) grado de emocionalidad negativa experimentada por los participantes, (b) nivel de complejidad de resolución de problemas, (c) tipo de intervención personal y (d) confianza en la propia capacidad para resolver el conflicto de los padres.

Para evaluar las respuestas de los participantes con respecto a las áreas de interés, se realiza un análisis de varianza de medidas repetidas con dos factores entre sujetos (es decir, edad y género) y un factor dentro de los sujetos (es decir, finales, con ocho niveles de expresión negativa, incluyendo orientación corporal evitativa, evitación a través de una barrera, exasperación, miedo, intimidación, tristeza, tratamiento silencioso y enojo verbal sin resolución).

En cuanto a la negatividad emocional en respuesta a exhibiciones parentales de conflictos no verbales y verbales no resueltos, las pruebas revelaron que el miedo (M = 2.77, SD = 1.91) produjo más sentimientos negativos que todas las expresiones no verbales, excepto la tristeza (M = 1.87, SD = 1.60). La ira verbal (M = 2.27, SD = 1.87) también produjo una mayor negatividad que el tratamiento silencioso (M = 1.21, SD = 1.67). También se encontró que los participantes reaccionaron más negativamente hacia las muestras de miedo de los padres (M = 2.74, SD = 2.07) que a cualquiera de las otras terminaciones no verbales excepto la tristeza (M = 1.90, SD = 1.84).

Los niños reaccionaron de manera similar a la mayoría de las formas de expresiones de conflictos no verbales; sin embargo, informaron sentirse más negativos en reacción a las muestras paternas de miedo (M = 2.77, SD = 1.91, para la madre; M = 2.74, SD = 2.07, para el padre).

En cuanto al nivel de Complejidad de las soluciones sugeridas para el conflicto de los padres, no se encontraron contrastes significativos para el efecto principal de los finales. Sin embargo, se encontraron diferencias de género que sugerían que las soluciones generadas por las niñas eran más complejas (M = 2.21, SD = 0.78) que las generadas por los niños (M = 1.97, SD = 0.81).

Sobre los tipos de estrategias de intervención personal, se encontraron resultados significativos solo para las intervenciones de acercamiento a ambos padres, evitación activa y reacciones hostiles. Los análisis de las intervenciones en las que se abordarían ambos padres revelaron un efecto principal de la edad que sugirió que los niños pequeños (M = 0,44, SD = 0,50) y preadolescentes (M = 0,33 , SD = 0.47) fueron más propensos a acercarse a ambos padres que los adolescentes (M = 0.19, SD = 0.40). Con respecto a los informes de los participantes que evitarían el conflicto parental, un efecto principal de la edad sugirió que los niños más pequeños (M = 0.19, SD = 0.40) eran más propensos que los preadolescentes (M = 0.01, SD = 0.23) o adolescentes (M = .004, SD = 0.21) para informar que evitarían intervenir en disputas parentales. Además, los niños más pequeños reportaron más hostilidad (M = 0.30, SD = 0.46) que preadolescentes (M = 0.13, SD = 0.30) o adolescentes (M = 0.13, SD = 0.33) en respuesta al conflicto de los adultos.

Sobre el nivel de confianza de los niños en su capacidad para resolver con éxito las disputas de los padres, las pruebas indicaron que los niños más pequeños tenían más confianza (M = 3.61, SD = 1.36) que los preadolescentes (M = 2.91, SD = 1.29) y adolescentes (M = 2.43, SD = 1.21) en su habilidad para resolver el conflicto entre padres. Además, las pruebas de contraste también revelaron que los preadolescentes tenían mucha más confianza en sus habilidades de resolución de conflictos que los adolescentes.

Los hallazgos de este estudio implican que los comportamientos de conflicto no verbal utilizados en las disputas parentales no pasan desapercibidos para los niños. Por el contrario, los niños reaccionan negativamente al conflicto no verbal de forma similar a sus reacciones ante el conflicto verbal, como se refleja en sus informes de mayor negatividad, hostilidad y evitación activa. Uno de los hallazgos clave fue que las muestras de miedo de los adultos produjeron mayores sentimientos de negatividad que cualquier otro final no verbal excepto la tristeza. Puede ser que el miedo produzca más negatividad que enfado porque representa una amenaza más directa para la seguridad emocional de los niños. Es decir, un niño puede ver a un padre temeroso como más vulnerable y menos capaz de proporcionar protección que un padre enfadado.

Hemos visto además que varias reacciones hacia el conflicto no verbal variaron en función de la edad. En primer lugar, los niños más pequeños reaccionaron de manera diferente a los niños mayores en sus intervenciones de conflicto. Como se esperaba, los niños más pequeños tenían más probabilidades que los adolescentes de evitar activamente la intervención en el conflicto parental. Esas reacciones evitativas sugieren que el conflicto es más angustioso y, tal vez, más amenazante para los niños más pequeños. Sin embargo, cuando los niños más pequeños sí proponían intervenciones, tenían más probabilidades que los adolescentes de acercarse a ambos padres en lugar de mostrar una preferencia por interactuar con uno de los padres sobre el otro. Los niños más pequeños también mostraron niveles de confianza más altos que los niños mayores en su capacidad para resolver conflictos no verbales, lo que indica que pueden tener una comprensión más simplista del conflicto y la resolución de conflictos debido a su falta de exposición a la resolución de problemas.

Con respecto a las diferencias de género, las niñas generaron soluciones más complejas para la madre que los niños. Es posible que las niñas ofrezcan soluciones más complejas porque son más propensas que los niños a reaccionar ante el conflicto parental con suposiciones de responsabilidad personal, mayor autoculpación, y una mayor mediación. Aunque no está claro por qué las chicas no difieren de los chicos en sus soluciones para el padre, es posible que, además de los factores antes mencionados, las chicas se identifiquen más con su madre y, por lo tanto, puedan generar soluciones más complejas para ella.

Los informes de los niños sobre la desregulación emocional y conductual, así como los déficits de afrontamiento evaluados en respuesta a formas no verbales de conflicto, resaltan las implicaciones de estos hallazgos para la hipótesis de la seguridad emocional. Primero, en el área de la regulación emocional de los niños, encontramos que las expresiones de conflictos no verbales producen una respuesta emocional negativa. En segundo lugar, las niñas propusieron que intentarían regular el comportamiento de los padres al convertirse en mediadores más directamente involucrados en disputas parentales que involucran comportamientos de conflicto no verbal. En tercer lugar, en comparación con los niños más grandes, los niveles más altos de confianza de los niños más pequeños demostraron representaciones internas de habilidades de afrontamiento que pueden reflejar una comprensión más pobre de la complejidad del conflicto.

Para finalizar, los resultados de este estudio muestran que las evaluaciones de los niños sobre el significado del conflicto parental, ya que afecta su seguridad emocional, no difieren en función de si ese conflicto se expresa verbal o no verbalmente. En sus evaluaciones del conflicto familiar, los niños pueden considerar que las expresiones no verbales del conflicto son tan amenazantes para su bienestar emocional como el conflicto verbal. Además, las expresiones de miedo no verbales de los adultos pueden aumentar significativamente las implicaciones negativas de los conflictos sobre la seguridad emocional. Por tanto se puede concluir que solo reconociendo la naturaleza multidimensional del conflicto, pueden los investigadores obtener una mejor comprensión de los procesos específicos y las características del estímulo que influyen en las reacciones de los niños al conflicto conyugal.

¿Cómo reaccionan los hijos ante las expresiones verbales y no verbales de discusión de sus padres?

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “Children’s emotional reactivity to interadult nonverbal conflict expressions” de los autores Gina De Arth-Pendley y Cummings, E Mark. Se trata de un extenso estudio sobre la reacción emocional de los niños ante las expresiones no verbales en conflictos entre padres. En el estudio examinaron las reacciones de 3 grupos de niños (con edades comprendidas entre los 6 y 16 años) a múltiples formas de comportamiento de conflicto no verbal expresadas en simulaciones grabadas en vídeo de discusiones entre adultos.

Los conflictos entre parejas casadas se han asociado con la inadaptación de los niños. El conflicto conyugal, en comparación con otros aspectos individuales de matrimonios angustiados, es un predictor más fuerte de problemas de conducta negativos en los niños. Los niños muestran angustia en respuesta al conflicto conyugal a través de respuestas motoras manifiestas, reacciones somáticas, aumento de ira o agresión y participación en disputas parentales. Las reacciones de los niños a la ira son significativamente diferentes de sus reacciones a las condiciones iniciales o de control, como las interacciones amistosas o emocionalmente neutras entre adultos.  Además, las emociones experimentadas por los niños están relacionadas con sus reacciones hacia el conflicto conyugal. Por ejemplo, un estudio de Davies y Cummings mostró que los niños que previamente habían sido inducidos a sentirse enfadados o tristes reportaron menores percepciones de autorregulación y un aumento de las evaluaciones negativas en reacción al conflicto creado. Por el contrario, los niños que habían sido inducidos a sentirse felices mostraron evaluaciones negativas más bajas. Estos hallazgos sugieren que las emociones sentidas por el niño pueden ser un factor causal en las reacciones del niño a los conflictos entre adultos.

Aunque el conflicto puede ser angustiante para los niños, es una parte inevitable de la vida que ocasionalmente experimentan incluso aquellos que viven en familias armoniosas. Por lo tanto, además de descubrir situaciones en las que se puede evitar el conflicto, los investigadores deberían centrarse en la heterogeneidad del conflicto y sus expresiones para comprender mejor el impacto del conflicto en los niños. Por ejemplo, los investigadores pueden obtener una evaluación más completa del efecto del conflicto utilizando el enfoque orientado al proceso propuesto por Cummings, que evalúa cómo las dimensiones múltiples y los dominios del conflicto matrimonial afectan en el sentimiento de seguridad emocional del niño. Este enfoque pretende ayudar a los investigadores a comprender cómo y por qué los factores psicológicos, fisiológicos y contextuales se organizan y operan dinámicamente a lo largo de la vida para afectar el funcionamiento y el desarrollo en general. Aunque las investigaciones indican que el conflicto conyugal actúa como un factor de riesgo que puede afectar negativamente a los niños, algunas formas de conflicto matrimonial (por ejemplo, la resolución constructiva de problemas) pueden no afectar a los niños de forma negativa como otras formas de conflicto (por ejemplo, violencia doméstica). Además, otros factores individuales (por ejemplo, la edad, los roles de género) pueden aumentar o proteger contra el impacto negativo del conflicto conyugal en los niños. Debido a que la relación entre los factores de riesgo y el desarrollo de la respuesta inadaptada es probabilística, los investigadores deberían examinar las características específicas del estímulo del conflicto y las características individuales de los niños expuestos a diversas formas de conflicto al estudiar los patrones de respuesta de los niños.

Los investigadores han demostrado que el conflicto matrimonial puede ser particularmente dañino cuando compromete la seguridad emocional del niño. Según la hipótesis de la seguridad emocional, la seguridad emocional, como un sistema regulatorio derivado del funcionamiento familiar, puede afectar a los niños a través de su regulación emocional, la regulación de las relaciones matrimoniales y las representaciones internas de las relaciones familiares. El enfoque orientado al proceso explica las diferencias individuales y los contextos específicos y las características de estímulo de las expresiones de conflicto y, por lo tanto, es particularmente útil para estudiar estas variables como influencias en los patrones de respuesta emocional, conductual y cognitiva de los niños.

El propósito de los autores de este estudio fue aplicar este marco orientado al proceso a la investigación de las reacciones de los niños a expresiones no verbales de emociones negativas (p. ej., enfado, miedo y tristeza) mostradas en disputas entre adultos, en función de las diferencias individuales y el estímulo específico características del comportamiento no verbal. Aunque se ha investigado sistemáticamente la sensibilidad de los niños a expresiones de ira verbales y físicamente agresivas, se sabe poco sobre las reacciones de los niños a las comunicaciones de conflictos no verbales (es decir, expresiones faciales y posturas corporales). En particular, aunque los investigadores han examinado la presencia de conducta no verbal dentro de la comunicación conyugal, así como las habilidades de los individuos para detectar estados emocionales en personas que muestran expresiones estáticas no verbales, no ha habido una comparación sistemática de los efectos de las comunicaciones no verbales expresadas durante el conflicto conyugal en los niños.

En este estudio se hicieron evaluaciones con respecto a los informes infantiles de reactividad emocional, estrategias de resolución de problemas, estrategias de intervención personal y niveles de confianza en respuesta a 12 interacciones grabadas en video que representaban diferentes comunicaciones no verbales, incluidas formas múltiples de expresión de conflictos no verbales.

Uno de los principales intereses en este estudio fue el efecto del conflicto no verbal en diferentes grupos de edad de los niños. Debido a que se ha descubierto que los niños más pequeños son menos capaces de regular la excitación emocional y la angustia que los niños mayores, se esperaba que los niños más pequeños reaccionaran más negativamente a las expresiones de conflicto no verbal. Además, se esperaba que los niños mayores tuvieran más probabilidades que los niños más pequeños de mostrar estrategias complejas de resolución de problemas para los adultos conflictivos, porque los niños mayores tienen más experiencias de vida con el conflicto y capacidades de razonamiento más desarrolladas.

También se realizó en este estudio un análisis sobre estrategias de intervención personal para determinar si la mediación propuesta con uno o ambos padres, la evitación activa del conflicto parental, o la hostilidad hacia los adultos conflictivos variaban en función de la edad de los niños. Aunque los análisis de las preferencias de los niños para acercarse a uno o ambos padres fueron exploratorios, esperábamos que los niños más pequeños, con su desregulación emocional aumentada y nociones limitadas de cómo proponer la mediación reaccionarían con mayor evitación y hostilidad que los niños mayores.

Con respecto a los niveles de confianza, se esperaba que los niños más pequeños, comparados con los mayores, informaran tener más confianza en que podrían resolver disputas parentales, porque los niños más pequeños tienen menos experiencia con las complejidades de resolución de problemas y conflictos. En resumen, el estudio plantea la hipótesis de que los niños más pequeños, a diferencia de los niños mayores, reportarían una mayor negatividad emocional, estrategias de resolución de problemas menos complejas, más evitación y hostilidad y una mayor confianza en su capacidad para resolver con éxito las disputas entre los padres.

Debido al énfasis en el enfoque orientado al proceso para evaluar las posibles relaciones entre el contexto y las características individuales, también se incluye el género (además de la edad) como un factor en los análisis. Sin embargo, la literatura hasta la fecha sobre las diferencias de género con respecto a la reactividad de los niños a las expresiones de conflicto es escasa. Por lo tanto, se realizó un examen exploratorio de posibles diferencias de género infantil.

Una nota final se refiere a las diversas formas de expresiones no verbales examinadas en este estudio. Este fue un enfoque preliminar y exploratorio para estudiar las reacciones hacia ciertas expresiones que se encuentran comúnmente en las disputas entre adultos; por lo tanto, no se investigaron todas las formas posibles de comunicaciones no verbales exhibidas durante el conflicto. Sobre la base de la noción de que existe una uniformidad universal en la forma en que las personas muestran emociones y cómo pueden detectar estados emocionales observando las características faciales (de ello habló Ekman), se esperaba que los niños en este estudio tendrían la capacidad de distinguir con precisión entre los estados emocionales negativos y no negativos de las parejas en conflicto de las emociones básicas de ira, tristeza, miedo y felicidad.

Las formas de expresiones de conflicto negativas seleccionadas para el examen fueron las que se pueden observar comúnmente durante los conflictos cotidianos. En este estudio, las expresiones negativas no verbales incluyeron las de la orientación del cuerpo que evita la ira, la evitación a través de la barrera del objeto, la exasperación, la intimidación, el “tratamiento silencioso”, y las del miedo y la tristeza. Las expresiones no verbales de miedo y tristeza, aunque no expresiones de enojo, con frecuencia acompañan expresiones de ira y a menudo ocurren durante episodios de conflicto conyugal. Por lo tanto, la cuestión de cómo reaccionan los niños a las expresiones no verbales de miedo y tristeza es pertinente para una comprensión más completa de los efectos de las comunicaciones matrimoniales no verbales negativas en los niños.

En el estudio se incluyen las siguientes condiciones para fines de comparación y para presentar una variedad de expresiones no negativas, así como para evitar posibles sesgos de expectativa o efectos de habituación: una interacción airada con una resolución verbal, dos interacciones no verbales amistosas (por ejemplo, afecto facial positivo y afecto físico), y una discusión amistosa verbal. Cada terminación no verbal consistía en expresiones faciales y posturas corporales relativas a la comunicación no verbal. Por ejemplo, cada expresión de conflicto contenía comportamientos específicos que se han codificado en investigaciones pasadas como conductas “negativas”; las expresiones amistosas contenían conductas codificadas como “positivas” o no negativas.

Participaron en el estudio 22 niños de 6 a 8 años (10 niños y 12 niñas, edad media = 6.95 años, SD = 1.05); 20 preadolescentes, con edades entre 10 y 12 años (10 niños y 10 niñas, edad media = 11.0 años, SD = 1.12); y 20 adolescentes, de entre 14 y 16 años (10 niños y 10 niñas, edad media = 14.7 años, SD = 1.42). Todos los participantes fueron reclutados a través de anuncios en periódicos pagados y recibieron una compensación por su participación.

Las madres de los participantes acompañaron a sus hijos al laboratorio y completaron las medidas sobre las características de los antecedentes familiares mientras sus hijos participaban en el estudio. Los antecedentes educativos de los padres iban desde el 1° grado hasta el nivel de doctorado (años promedio de educación = 13.8, SD = 2.8). El ingreso mensual de los padres varió de $1,000 a $ 10,500 (ingreso mensual promedio = $ 3,850.81, SD = $ 1,888.22). Con respecto a la etnia de los participantes, 83.3% eran caucásicos, 10.8% eran afroamericanos, 2.9% eran hispanos, 2.0% eran asiáticos y 1.0% eran nativos americanos.

Después de que los niños observaran cada segmento de las interacciones matrimoniales, fueron entrevistados por un asistente de investigación, que utilizó un cuestionario de 12 ítems que evaluó las percepciones de los niños sobre las emociones de los actores; las percepciones de los niños sobre sus propias emociones, en respuesta a los escenarios presentados; y las estrategias de resolución de problemas de los niños, las intervenciones personales y los niveles de confianza con respecto a las intervenciones.

Doce segmentos diferentes de video de 1 minuto de interacciones de adultos hombres y mujeres se presentaron a cada niño individualmente en el laboratorio. Estos segmentos incluyeron 5 expresiones de enfado no verbales (por ejemplo, tratamiento silencioso, orientación corporal evitativa, evitación a través de una barrera, exasperación e intimidación), 1 expresión no verbal de tristeza, 1 expresión no verbal de miedo, 2 interacciones amistosas no verbales (por ejemplo, afecto físico) y afecto facial positivo), 1 interacción verbal amistosa (p. ej., discusión positiva), 1 expresión verbal de ira sin resolución (p. ej., discusión continua) y 1 expresión verbal de ira con resolución verbal.

Tres situaciones preparadas proporcionaron los temas para los nueve tipos de interacciones emocionales negativas (es decir, las siete interacciones con expresiones de conflicto no verbal y las dos interacciones con expresiones de ira verbal). De estas nueve interacciones, tres representaron una discusión sobre el costo de la factura del teléfono, tres presentaron una discusión durante la cena, y tres retrataron una discusión sobre la limpieza de la casa. La duración de cada situación fue de 45 segundos. Cada situación fue seguida por uno de los nueve finales diferentes de 15 segundos, por lo que la duración total de cada interacción fue de 1 minuto. Además, los participantes vieron tres interacciones amistosas de 1 minuto, que describieron el afecto facial positivo, el afecto físico y una discusión positiva.

Los conflictos representados en las sátiras base enojadas tenían la intención de representar disputas normales y cotidianas. Por lo tanto, ninguna de las disputas se expresó intensamente enojada, y los temas de los argumentos eran sobre asuntos cotidianos. Dos conjuntos de actores (es decir, dos parejas de padres diferentes) realizaron las interacciones. Se escribieron guiones para las interacciones, de modo que la redacción era la misma para ambos grupos de actores. Para evitar que los comportamientos no deseados entren en diferentes escenarios con diferentes actores, incluimos instrucciones específicas en los guiones para las expresiones de afecto facial y comportamientos específicos no verbales de los actores. Todos los actores, por lo tanto, expresaron los mismos comportamientos, palabras y niveles de intensidad de cada emoción en los sketches básicos y en las interacciones positivas.

Los actores representaron los finales en niveles de intensidad similares que estaban dentro de un rango bajo a moderado de ira, miedo o tristeza, ya que las expresiones de conflicto retratadas a niveles moderados muestran efectivamente diferencias en las reacciones al conflicto conyugal. Dos evaluadores (un graduado y un estudiante de pregrado) vieron la grabación de cada expresión y estuvieron de acuerdo en que la representación y la intensidad de las expresiones fueron similares en todos los actores y escenarios.

La presentación de las terminaciones se organizó en un orden asignado aleatoriamente en una cinta de video. Este orden fue contrarrestada por una segunda cinta de video, de modo que la mitad de cada grupo de participantes vieron las interacciones en el orden mostrado en la primera cinta de video y la otra mitad visualizó las interacciones en el orden que se muestra en la segunda cinta de vídeo. Para reducir la posibilidad de que los niños salgan del laboratorio con preocupaciones por la pareja en conflicto, se incluyó una resolución al final de cada video en la que ambas parejas se disculparon por todos los comportamientos negativos que mostraron durante las interacciones previas y declararon que no estaban enfadados el uno con el otro.

Un asistente de investigación explicó a cada niño individualmente que él o ella vería las interacciones grabadas en video entre los actores adultos. A cada niño se le pidió que simulara que los actores eran sus padres y que imaginara que se comportaban de la manera presentada en la cinta de video. Después de cada interacción grabada en video, el vídeo se detuvo y cada niño recibió una serie de preguntas sobre sus sentimientos con respecto al final de cada interacción. Específicamente, se le pidió a cada niño que señalara cómo se sentía al final de la interacción (por ejemplo, “enfadado”, “triste”, “asustado”, “bien, “o” feliz “). También se les pidió a los niños que calificaran la cantidad de emociones que sentían en una escala de 5 puntos que variaba de muy poco a mucho.

Continúa en la siguiente entrada del blog.

El Comportamiento No Verbal en la musicoterapia. Club de Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “A Comparison of Music Therapy Students’ and Professional Music Therapists’ Nonverbal Behavior: A Pilot Study” de los autores Jones, Jennifer D y Cevasco, Andrea M., Se trata de un extenso estudio que trata diferentes temas relativos al comportamiento no verbal y la musicoterapia, por lo que procedemos a resumir un fragmento del estudio en donde se explican las diferencias encontradas entre los profesionales y los estudiantes de musicoterapia en su comportamiento no verbal con los pacientes. 

La musicoterapia ha sido documentada como un tratamiento efectivo para la demencia, y cuando se comparó con otras actividades recreativas, la musicoterapia provocó una mayor participación de pacientes con enfermedad de Alzheimer. Se obtienen habilidades cognitivas como la memoria, y se sabe que la capacidad de mantener la atención se puede mejorar a través de la música. La música en vivo se considera un protocolo de tratamiento efectivo, y el canto se cita frecuentemente como una técnica utilizada con adultos mayores, particularmente en el logro de objetivos sociales / emocionales.

El resumen de esta sección del artículo evalúa el impacto clínico de los comportamientos no verbales de los terapeutas en los clientes. Aunque los tipos de comportamientos no verbales disponibles durante la canción son restringidos, los musicoterapeutas pueden utilizar la expresión facial y la proximidad mientras cantan y tocan la guitarra. No se sabe qué habilidades no verbales tienen los estudiantes de musicoterapia; sin embargo, se observó que las estudiantes de enfermería carecían de habilidades no verbales adecuadas en el entorno clínico. Los objetivos de esta investigación descriptiva fueron observar sistemáticamente la expresión facial y la proximidad de los musicoterapeutas profesionales, y de los estudiantes de musicoterapia durante el uso de la guitarra para adultos mayores, y determinar si existían diferencias en comportamientos no verbales.

Para ello, 10 mujeres participantes fueron reclutadas para las dos partes de este estudio. Cuatro musicoterapeutas profesionales y 6 estudiantes de musicoterapia que brindaron servicios para adultos mayores en la comunidad como parte de su empleo, trabajo de grado o servicio voluntario. Todos aceptaron ser grabados en video y/u observados mientras cantaban canciones con los pacientes. De los musicoterapeutas, tres tenían aproximadamente 5 años de experiencia clínica con gerontología y uno tenía más de 20 años de experiencia clínica con gerontología. Los estudiantes de musicoterapia tenían al menos un semestre de práctica previa y se habían emparejado con los musicoterapeutas profesionales y habían trabajado con estos pacientes geriátricos entre 4 y 6 semanas antes de la recopilación de datos. En la primera parte del estudio, se observaron 3 musicoterapeutas y 3 estudiantes para la expresión facial. Durante la segunda parte, 2 de los 3 terapeutas musicales, un musicoterapeuta adicional y 3 estudiantes diferentes fueron observados por su proximidad.

Se seleccionaron tres entornos para adultos mayores para el estudio: a) vida asistida (n = 1), b) programa de atención diurna para adultos con demencia (n = 1), y c) atención residencial para adultos con demencia (n = 2). Estas instalaciones representan diferentes niveles de atención a lo largo de la serie de servicios para adultos mayores con pérdida de memoria y trastornos de demencia. La configuración no se diseñó con fines de investigación, sino que formaba parte de sesiones de terapia de música en curso que se llevaban a cabo en salas de día en cada instalación. El tamaño del grupo varió de aproximadamente 10 a 25 miembros.

Para la mayoría de las sesiones, el líder del grupo de musicoterapia colocó las sillas en la forma deseada. El grupo más grande, en una de las instalaciones de vida asistida, contenía al menos 25 miembros del grupo sentados en dos amplios arcos. Una segunda instalación de vida asistida tenía 10 participantes sentados en línea recta. Los participantes del programa de guardería (aproximadamente 10) estaban sentados en forma de herradura. Los líderes del grupo en la instalación residencial comenzaron la sesión donde los ocho pacientes ya estaban sentados, lo que resultó en una disposición dispersa de pacientes. El tamaño del grupo y el espacio utilizado disminuyó con el nivel de funcionamiento de los miembros del grupo, con la instalación residencial para adultos con demencia que tiene la menor cantidad de personas ubicadas en el espacio más pequeño. Los líderes determinaron los asientos en grupo y los investigadores no los modificaron.

Durante la misma sesión, los profesionales y estudiantes dirigieron canciones de su elección que eran familiares para los pacientes en cada una de las cuatro instalaciones. El líder fue observado mientras cantaba y acompañaba la canción usando la guitarra (interpretaban las canciones de memoria). Las canciones variaron en longitud de 90 segundos a 120 segundos. Los adultos mayores fueron animados a cantar con el líder.

Las parejas de estudiantes profesionales se grabaron en vídeo para el análisis de la expresión facial. Dos musicoterapeutas certificados por el consejo analizaron las cintas de vídeo. Las expresiones faciales se observaron durante 10 segundos, seguidas por un período de 5 segundos para registrar si las expresiones faciales se mantuvieron iguales o se cambiaron. Los datos de la expresión facial se recopilaron durante toda la duración de la canción; la confiabilidad entre evaluadores fue del 93% para los datos de expresión facial.

Los investigadores observaron a los profesionales y estudiantes en el sitio para obtener datos de proximidad. Las observaciones se realizaron durante 10 segundos, seguidos por un período de 5 segundos para la grabación. Los datos de proximidad se recolectaron utilizando un formulario de observación diseñado por un investigador que definió los siguientes comportamientos: líder abordado (definido como mover cada pie hacia un cliente), líder inclinado (hacia adelante, hacia atrás o de lado a lado), líder alejado de los clientes , o el líder permaneció en el mismo lugar. Las categorías de comportamiento no eran mutuamente excluyentes; el líder observado podría participar en más de un comportamiento de proximidad durante cada observación de 10 segundos. La confiabilidad entre evaluadores fue del 70% para las observaciones de proximidad.

Los resultados fueron los siguientes: ubo una diferencia significativa en el número total de intervalos en los cuales la expresión facial varió entre los profesionales y los estudiantes. Los terapeutas profesionales cambiaron la expresión facial durante más intervalos que los estudiantes. El profesional de la unidad residencial para adultos con demencia cambió la expresión durante el 100% de los intervalos. Dos de los tres cambios en expresiones faciales para un alumno y los dos cambios para otro alumno fueron autodirigidos (fruncidos el ceño después de un error de interpretación) en lugar de ser dirigidos por el cliente. Las expresiones faciales de los musicoterapeutas profesionales fueron dirigidas hacia el paciente.

Los terapeutas profesionales a menudo comenzaron con una expresión facial neutral que cambió durante la canción, y los estudiantes generalmente sonreían durante toda la canción. Un profesional sonrió al final de las frases de la canción y volvió a una expresión más neutral al reanudar el texto y la melodía. Cuando los estudiantes mantuvieron una sonrisa constante, los cambios observados en la expresión facial ocurrieron en la posición de las cejas. Los cambios en la expresión de los terapeutas profesionales fueron en general más obvios para los investigadores ya que los cambios involucraron varias partes del rostro.

El análisis gráfico se realizó sobre datos de proximidad ya que las categorías de comportamiento no eran mutuamente excluyentes; por lo tanto, los datos no fueron adecuados para el análisis estadístico. Los terapeutas profesionales y los estudiantes se acercaron a los clientes a un ritmo similar; sin embargo, la cantidad de tiempo invertido en moverse o permanecer en un lugar era diferente entre profesionales y estudiantes. Los estudiantes retrocedieron durante más intervalos, reduciendo así la cantidad de tiempo que pasaron cerca de los clientes. Los estudiantes también permanecieron en el mismo lugar durante un mayor porcentaje de tiempo que los terapeutas profesionales y con frecuencia permanecieron en un lugar después de alejarse de los clientes, lo que contribuyó a una mayor cantidad de tiempo que los clientes pasaban en posiciones distantes. Los terapeutas profesionales se balancearon acercándose, alejándose de los clientes y permaneciendo quietos.

Los resultados de este estudio sugieren que los profesionales utilizaron comportamientos no verbales de forma diferente a los estudiantes; sin embargo, es necesaria una investigación adicional que examine los comportamientos no verbales de los musicoterapeutas que interactúan con los pacientes.  Además, este estudio se limitó a los comportamientos no verbales que se muestran mientras se canta con un grupo de adultos mayores. Se necesita investigación durante las sesiones con otras poblaciones clínicas, durante la musicoterapia individual entre un terapeuta y un solo paciente, y durante otros tipos de intervenciones musicales. Es probable que las conductas no verbales entre líderes y pacientes cambien con el tiempo, particularmente la proximidad.

Los musicoterapeutas deben maximizar la comunicación con los pacientes durante la música, lo que a menudo implica el uso de conductas no verbales. Los estudiantes de musicoterapia pueden necesitar instrucción sistemática sobre el uso del comportamiento no verbal para agregarlos a su repertorio de habilidades clínicas.

La influencia del Comportamiento No Verbal en entornos hospitalarios según la edad del paciente. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “A Comparison of Music Therapy Students’ and Professional Music Therapists’ Nonverbal Behavior: A Pilot Study” de los autores Jones, Jennifer D y Cevasco, Andrea M., Se trata de un extenso estudio que trata diferentes temas relativos al comportamiento no verbal y la musicoterapia, por lo que procedemos a resumir un fragmento del estudio en donde se explican las diferentes influencias del comportamiento no verbal según la edad y salud del paciente en entornos hospitalarios.

Los investigadores han estudiado el papel de las expresiones faciales en la comunicación y los efectos de las expresiones faciales positivas, y descubrieron que las diferencias físicas en las sonrisas de disfrute, definidas como sonrisas espontáneas, versus las sonrisas forzadas, eran observables e incluso influían en las percepciones de los demás. Aquellos que demostraron sonrisas de disfrute fueron vistos como más positivos y parecían más expresivos, naturales, extrovertidos, sociables, relajados y agradables que cuando mostraron sonrisas no placenteras. Los investigadores encontraron que la sonrisa positiva influyó en la confianza entre extraños; también encontraron que las características faciales afectaron en torno a la cooperación, y también se descubrió que las parejas que tenían juicios positivos sobre la calidad de la relación mostraban expresiones faciales y posturas significativamente más positivas.

También se ha investigado que muchas personas imitaban espontáneamente las expresiones emocionales de aquellos que observaban y, a través de este mimetismo, experimentaron un cierto contagio emocional. La expresión facial está estrechamente relacionada con las emociones de un individuo y la comprensión de los estados emocionales de los demás; sin embargo, la capacidad de decodificar la expresión facial y hacer suposiciones precisas sobre el estado emocional de una persona no es uniforme a lo largo de la vida. El proceso de envejecimiento y ciertas enfermedades afectan la capacidad de una persona para juzgar la expresión facial y otros tipos de comportamiento no verbal.

El proceso de envejecimiento afecta la capacidad de uno para decodificar la información no verbal, en particular el reconocimiento y la expresión de emociones negativas a través de la expresión facial. Los investigadores en psicología social han explicado este déficit en la decodificación de las emociones negativas como un mayor control sobre las emociones negativas con la edad; sin embargo, investigaciones neuropsicológicas indican que el daño a diferentes regiones neuronales afecta el reconocimiento de la emoción. Los adultos mayores fueron significativamente menos expertos en identificar las emociones de miedo y tristeza, pero identificaron con mayor precisión el disgusto en comparación con los adultos más jóvenes. Se sabe además que la enfermedad de Parkinson afectó significativamente a la identificación de emociones de los sujetos. Los autores concluyeron que las estructuras cerebrales específicas fueron responsables de codificar ciertas emociones y que el envejecimiento y la enfermedad pueden afectar al reconocimiento de emociones específicas. Otros investigadores, sin embargo, encontraron que los participantes mayores, con una edad promedia de 77 años, reestructuraron lo que las personas indicaron para que coincida con el contenido no verbal que se expresó a través de expresiones faciales, lo que indica que los adultos mayores siguen confiando en la información no verbal.

En el estudio de la distancia y el espacio en la interacción humana (la proxemia) la distancia interpersonal puede indicar el estado social relativo de cada persona y determinar el tipo de interacción. Las personas de edad similar interactúan más de cerca, al igual que las personas del mismo estatus social. Los muy mayores y muy jóvenes son la excepción a esta norma; a menudo provocan interacciones a una mayor proximidad. La distancia puede reflejar el nivel de comodidad entre dos personas con distancias mayores observadas entre personas incómodas durante la comunicación.

Las personas con condiciones discapacitantes observables a menudo se encuentran con mayores distancias de interacción. En el transcurso de tres tareas, se encontró que los sujetos que enseñaban una tarea a los compañeros mantenían una mayor distancia interpersonal con el compañero que usaba una silla de ruedas que el compañero sin silla de ruedas. La distancia entre el sujeto y los compañeros fue significativamente mayor durante la primera interacción, aunque la mayor distancia entre el sujeto y el compañero con una silla de ruedas no alcanzó significación en las interacciones posteriores. A medida que el sujeto ganó experiencia, la tendencia a evitar la interacción próxima se redujo.  Una mayor familiaridad con la situación fomentó una interacción más próxima entre el sujeto y el compañero.

Los investigadores a menudo examinan la proximidad de dos personas que participan en la comunicación, así como el impacto del espacio en los grupos de comunicadores. Los adultos mayores experimentaron mayores beneficios de una mayor proximidad durante una tarea de discusión que los adultos en edad universitaria. Los adultos mayores reportaron menos ansiedad cuando se comunican en lugares cerrados y percibieron a sus compañeros de comunicación significativamente más positivamente que sus compañero más jóvenes. Muchos de los adultos mayores en el estudio vivían solos e informaban significativamente más soledad que los estudiantes universitarios. La proximidad más cercana pareció proporcionar un aumento positivo de la excitación que resultó en una mejor comunicación y disfrute. La capacidad de comunicación de los adultos mayores se vio facilitada por una mayor proximidad.

Los investigadores han encontrado que los adultos mayores usan e interpretan los gestos de forma diferente a los adultos más jóvenes. Las mujeres entre las edades de 62 y 80 usaron significativamente menos gestos descriptivos en una tarea de descripción de objetos en comparación con las mujeres más jóvenes (entre 18 y 34 años). Las mujeres mayores tomaron más tiempo para describir los elementos verbalmente que sus compañero más jóvenes. Además, los adultos mayores fueron significativamente menos hábiles para juzgar las emociones de los movimientos corporales que los adultos más jóvenes. Los adultos mayores en el estudio cometieron más errores decodificando las emociones negativas de los gestos que los positivos. No está claro si las enfermedades relacionadas con la edad, como la enfermedad de Alzheimer, alteran la capacidad de identificar las emociones a partir de señales del cuerpo, por lo tanto, los profesionales deben ser conscientes de que los adultos mayores pueden no usar la información codificada por el movimiento corporal y gestos tan efectivamente como sus compañero más jóvenes. Sin embargo, ambos grupos hacen juicios sobre su grado de satisfacción con la atención basada en el comportamiento no verbal de los profesionales de la salud. Por tanto, se sabe que la comunicación no verbal fue el principal predictor de la satisfacción del paciente. Esto incluyó pacientes con problemas médicos directos como dolor de pecho, aquellos que  buscan asistencia sobre el VIH, o aquellos con más necesidades psicosociales de depresión o abuso sexual. Los pacientes informaron estar satisfechos con los médicos en función de su comportamiento no verbal en lugar de las preguntas que hicieron o no hicieron los médicos. Los autores sugirieron que los médicos deben atender sus comportamientos no verbales si desean aumentar la satisfacción del paciente a pesar de lo que dicen o de la información que reúnen durante las visitas de los pacientes. También sugirieron que la formación de estudiantes y residentes incluya instrucción formal en habilidades de comunicación no verbal.

Se encontraron resultados similares en estudios de enfermeras practicantes y estudiantes. Se examinó el comportamiento no verbal de las enfermeras y descubrieron que las enfermeras desarrollaron una buena relación con los pacientes ancianos en la enfermería domiciliaria y un hogar para los ancianos a través de la mirada, la cabeza y la sonrisa. En casi todos los encuentros, las enfermeras sonrieron y asintieron con la cabeza, y durante el 58% de las interacciones, las enfermeras se acercaban al paciente, expresando su inmediatez y sus comportamientos de interés. Sin embargo las estudiantes de enfermería estaban físicamente distantes de los pacientes con delirio en rotaciones de salud mental por dos motivos: miedo a daño físico y sentimientos de inadecuación durante la comunicación. Cuándo y cómo los profesionales de la salud aprenden a utilizar de manera efectiva las conductas no verbales para establecer una relación y comunicarse con los pacientes es digno de una investigación continua.

En los últimos años, los profesionales médicos han tenido un interés especial en investigar los efectos del comportamiento no verbal durante las interacciones con pacientes ancianos. En otra investigación, se estudiaron las calificaciones de los pacientes sobre los comportamientos no verbales comunicativos y específicos de los fisioterapeutas con el funcionamiento físico, cognitivo y psicológico de los pacientes ancianos al ingreso, en el momento del alta y 3 meses después del alta. Encontraron que el comportamiento de distanciamiento de los terapeutas, definido como no sonreír, permanecer sentados y no mirar a los clientes, predijo significativamente una disminución en las actividades cotidianas de los clientes, se asoció con un aumento en la confusión cognitiva de los clientes, se correlacionó positivamente con grado de depresión, y como resultado una disminución del funcionamiento físico.

Los terapeutas que mostraron un afecto positivo dieron como resultado que los clientes mostraran una disminución en la confusión. Sonriendo se produjo una mejora en la movilidad. Un hallazgo interesante fue que los efectos positivos de fruncir el ceño y asentir con la cabeza por parte de los terapeutas estaban representados por una disminución en la confusión; los encogimientos de los terapeutas se asociaron con una disminución de la movilidad; y la sacudida de la cabeza del terapeuta se asoció con una disminución en la confusión. En general, la expresividad facial resultó en una mejora sustancial en las actividades de la vida diaria y una disminución en la confusión, así como mejoras a corto y largo plazo en el funcionamiento físico y cognitivo. Los autores teorizaron que este fenómeno podría deberse a que la expresividad facial comunica empatía y preocupación por el cliente, lo que resulta en la satisfacción del paciente y mejoras en la salud.

En base a estos resultados, se realizó un segundo estudio para investigar los efectos de tres categorías de afecto facial: la expresividad facial involucraba la combinación de sonreír, fruncir el ceño y asentir con la cabeza; afecto positivo referido a la combinación de sonreír y asentir; y afecto negativo implicó la combinación de mirar hacia otro lado y no sonreír. Los pacientes valoraron la expresividad facial y el afecto positivo más positivamente que el patrón neutral, y el afecto positivo resultó en la mayor satisfacción del paciente. Aquellos terapeutas que exhibieron expresividad facial y afecto positivo fueron percibidos como más cálidos, comprensivos, preocupados y empáticos.

Las emociones positivas y la empatía como promotores de conductas prosociales e inhibidores de conductas agresivas.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Positive emotions and empathy as promotors of prosocial behavior and inhibitors of aggresive behavior” de los autores Richaud y Mesurado, que analizan si  la empatía y las emociones positivas son capaces de inhibir conductas agresivas y potenciar conductas prosociales.

Las emociones positivas son conceptualizadas como experiencias de satisfacción o placer, siendo las más frecuentes la alegría, la satisfacción, la serenidad y la simpatía. Las funciones de las emociones positivas vendrían a complementar las de las emociones negativas, y ambas serían igualmente importantes en un contexto evolutivo. Si las emociones negativas solucionan problemas de supervivencia inmediata, las emociones positivas solucionan cuestiones relativas al desarrollo y crecimiento personal y a la conexión social. En este sentido las emociones positivas permiten desarrollar las habilidades sociales adecuadas para generar vínculos entre personas y el aprendizaje de conductas de ayuda. Al mismo tiempo, varios estudios han mostrado una alta correlación entre los afectos negativos y el neuroticismo, cuyas características principales son la inestabilidad emocional y la agresividad.

Existe mucha evidencia acerca de la relación entre la empatía y la conducta prosocial pero la mayoría de estos estudios han analizado la relación entre la empatía y la conducta prosocial en conexión con situaciones de necesidad y o emociones negativas del objetivo, y se ha dado muy poca atención a la empatía positiva y en especial a la relación entre la empatía positiva y la conducta prosocial. Las personas tienden a ayudar a aquellos a quienes perciben como alegres y felices, por lo que la experiencia de empatía positiva puede determinar conductas prosociales. Las conductas prosociales son las acciones que se realizan voluntariamente para aumentar el bienestar de otro. Actuando autónomamente la prosocialidad no sólo contribuye al bienestar del que recibe la acción y mejora las relaciones interpersonales, sino que además genera afecto positivo y bienestar en la persona que realiza tales conductas, por lo tanto, las personas estarían intrínsecamente motivadas a mostrar conducta prosocial cuando experimentan afecto positivo, porque actuar en forma prosocial sería un medio para mantener ese estado afectivo placentero.

Dado que existe abundante evidencia acerca de los predictores psicosociales de la prosocialidad, empatía, emociones positivas y autoeficacia social, a la vez que protectores frente a la agresividad, el objetivo del presente estudio es analizar qué proporción de variancia de la prosocialidad y de la agresividad predice cada uno de los factores antes mencionados. Asimismo, como existen abundantes investigaciones que muestran que existen diferencias significativas en las conductas prosociales y la agresividad en función del sexo, los análisis se realizaron por separados en niños y niñas.

En el estudio participaron 221 niños de ambos sexos entre 10 y 13 años de clase social media, y se utilizaron los siguientes instrumentos de evaluación: Cuestionario de emociones positivos (mide la dimensión de alegría y gratitud, serenidad, simpatía y satisfacción personal), el cuestionario “the interpersonal reactivity index” (IRI) para evaluar la disposición empática a través de factores cognitivos y emocionales; la escala multidimensional de autoeficacia social que permite evaluar la autoeficacia a través de las dimensiones académicas, deportivas y sociales; la escala de agresividad física y social que describen la conducta del niño tendiente a herir a otros física y verbalmente; y el cuestionario de conducta prosocial que evalúa conductas como el grado de ayuda, capacidad de compartir, bondad y cooperación.

Tras emplear todos estos instrumentos en los participantes, se obtuvieron los siguientes resultados: Los resultados de las correlaciones indicaron que tanto en los niños como en las niñas la conducta prosocial se relacionó con la empatía, en especial con la toma de perspectiva, pero en mayor grado con las emociones positivas, en especial con la alegría y la satisfacción personal. Analizando la relación entre la empatía y las emociones positivas, se encontró que tanto la toma de perspectiva como la preocupación empática se encuentran altamente relacionadas con las emociones positivas, en especial con la alegría y gratitud y con la satisfacción personal, tanto en los varones como en las mujeres y con la serenidad en las niñas. Estos hallazgos estarían en línea con la idea acerca de la importancia de las emociones positivas en el desarrollo de la prosocialidad. Sin embargo, en el presente estudio, la empatía negativa aparece altamente relacionada con las emociones positivas. Por lo tanto, podríamos pensar que las personas estarían intrínsecamente motivadas a mostrar conducta prosocial cuando experimentan afecto positivo, pero también podríamos considerar que la empatía negativa también genera ese afecto placentero y esto especialmente si observamos, como queda dicho, que la mayor relación entre la empatía negativa (tanto en toma de perspectiva como en preocupación empática) se da con alegría y gratitud, tanto en los niños como en las niñas (por tanto entendemos que tanto la empatía negativa como la positiva generan conductas prosociales). Los autores hipotetizan que probablemente lo que realmente actúa determinando la conducta prosocial es el afecto positivo generado por la capacidad para resonar dentro nuestro con el afecto del otro, ya sea positivo o negativo, que lleva a actuar en pro del otro.

Con respecto a la autoeficacia social estuvo asociada a la conducta prosocial, la satisfacción personal y la preocupación empática sólo en las niñas. Probablemente la educación característica de las niñas, que acentúa su sensibilidad emocional a las necesidades de los demás y su capacidad para las relaciones interpersonales, determina en ellas creencias más firmes de autoeficacia social, que son importantes para el desarrollo de su prosocialidad. A la vez esta última estaría en los varones más apoyada en la empatía, en especial en la preocupación empática y en el afecto positivo que ella implicaría.

En relación a los análisis de regresión jerárquica realizados en este estudio pudo observarse que tanto la empatía como las emociones positivas se encuentran involucradas en la predicción de la conducta prosocial, tanto en los niños como en las niñas. Sin embargo, parece claro que en el caso de los niños la empatía tiene una mayor fuerza predictiva que las emociones positivas (la empatía explica el 29 % de la varianza mientras que las emociones positivas explican el 13 %), a diferencia de las niñas donde ambas variables parecen compartir similar potencia (la empatía explica el 21 % de la varianza mientras que las emociones positivas explican el 18 %). Se entiende por tanto que en varones la prosocialidad estaría más asociada al afecto positivo provocado por la resonancia afectiva con el otro, que las emociones positivas experimentadas aisladamente. En las niñas, en cambio, ambas formas de afecto positivo tendrían la misma importancia, nuevamente porque en las mujeres las emociones serían más valoradas que en los varones y por lo tanto parecerían tener una mayor fuerza motivante en el desarrollo de conductas prosociales. Estudios previos que han analizado la intencionalidad de las conductas prosociales han encontrado que las mujeres presentan mayores niveles de conductas prosociales emocionales, es decir aquellas conductas prosociales que implican ayudar a otros cuando están pasando por circunstancias emocionales difíciles- que los varones.

Cuando analizamos el poder predictivo de la empatía, las emociones positivas y la autoeficacia social en la inhibición de las conductas agresivas, encontramos que el modelo no resultó significativo en la explicación de la conducta agresiva en los niños, y sí en el caso de las niñas. Los resultados indicaron que tanto la empatía como las emociones positivas inhiben la conducta agresiva en las niñas. Quizás, dado que en los varones generalmente predomina la agresión física, mucho más impulsiva que la verbal, no daría lugar a empatizar con el otro y menos aún a experimentar una emoción positiva que pudiera llegar a atenuar o modular la conducta agresiva. Este resultado vuelve a resaltar la importancia que tienen las emociones en las niñas, a la hora de contribuir al desarrollo de conductas funcionales, así como de inhibir conductas disruptivas.

La importancia de la empatía y de la comunicación no verbal en las interacciones médico-paciente. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Empathic nonverbal behavior increases ratings of both warmth and competence in a medical context” de los autores Gordon T. Kraft-Todd, Diego A. Reinero, John M. Kelley, Andrea S. Heberlein, Lee Baer y Helen Riess, que analizan si  la importancia de la empatía y del comportamiento no verbal en las interacciones médico-paciente.

En medicina, es fundamental que los médicos demuestren empatía (percibida como calidez) y competencia. Las percepciones de estas cualidades a menudo son intuitivas y se basan en el comportamiento no verbal. Definimos la empatía como una capacidad socioemocional que tiene dos componentes distintos: uno afectivo (la capacidad de compartir las emociones de los demás) y otro cognitivo (la capacidad de comprender las emociones de los demás), pero dado que la empatía es fundamentalmente una habilidad relacional, también es útil comprender la cognición del sujeto. Existe una amplia evidencia de que la empatía (expresada por el sujeto) se percibe (por el objeto) como calidez, por lo tanto, hablamos de empatía y calidez como dos caras de la misma moneda, ya que están funcionalmente vinculadas en el contexto de la interacción social. La empatía es particularmente importante en el contexto de la medicina, donde la evidencia sugiere que está relacionada con numerosos resultados que incluyen una mayor satisfacción del paciente, buena relación con el paciente, mayor adherencia al tratamiento, mayor precisión diagnóstica, reducción de los errores médicos y resultados de salud positivos. Los modelos de atención centrados en el paciente o la relación han demostrado una mayor eficacia en el tratamiento y mejores resultados de salud, por lo tanto, se sabe que el comportamiento empático no verbal aumentará las percepciones de la calidez y la competencia de los médicos.

En el presente estudio, se evalúa si se producirá una relación de calidez / competencia en respuesta al comportamiento no verbal de los médicos. También se evalúan las interacciones del género participante con variables independientes, ya que los hallazgos previos han indicado diferencias de género en los juicios de calidez y competencia. Específicamente, aunque hombres y mujeres juzgan que los rasgos relacionados con la calidez son más importantes que los rasgos relacionados con la competencia en la formación de impresiones de los demás, las mujeres juzgan la importancia relativa de los rasgos relacionados con la calidez de una forma significativamente más importante que los hombres. Existe un estereotipo de rol de género en el que las mujeres son más cálidas que los hombres, y estos hallazgos podrían explicarse parcialmente por las mujeres que internalizan este estereotipo que se transfiere a su percepción de los demás. Finalmente, el estudio que analizamos pretende comprobar que cualquier efecto que se encuentre en el estudio no esté impulsado por el estado de ánimo, evitando que las manipulaciones pusieran a los participantes en un estado de ánimo positivo o negativo, lo que luego influiría en sus percepciones de los médicos. Por lo tanto, se incluye el estado de ánimo de los participantes como una covariable en los  análisis para asegurar que las calificaciones de los clínicos de los participantes sean atribuibles a las manipulaciones propias del estudio.

En el estudio participaron 1,377 participantes estadounidenses (60% mujeres, 80% blancos, edad media 36 años, rango 18-80) como pacientes análogos en un estudio en línea que requiere 7 minutos de tiempo. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a 1 de 4 condiciones en un diseño factorial. Este estudio se ejecutó en 2 carreras; en la primera carrera (N = 194), no se manipuló la variable “bata blanca” (variable para estudiar la competencia percibida con tan solo ver la bata blanca del médico), por lo que los sujetos fueron asignados aleatoriamente a una de estas 2 condiciones: empático, o comportamiento no verbal no empático (los médicos usaban la bata blanca en ambas condiciones). En la segunda carrera (N = 1,177), se usó la variable de la bata blanca, por lo que los sujetos fueron asignados aleatoriamente a 1 de 4 condiciones en los 2 completos (empatía ó Comportamiento no verbal no empático) x 2 (bata blanca o No bata blanca).

Los participantes vieron una serie de 6 fotografías de médicos hombres o mujeres (asignados aleatoriamente) que mostraban diversos comportamientos no verbales que eran empáticos o no empáticos. Cada fotografía se combinó con 2 líneas de una conversación con guión de paciente y médico (todos los participantes vieron el mismo guion), y se les pidió a los participantes que imaginaran que eran el paciente. En la condición empática, cada fotografía representaba al mismo médico que mostraba diversos comportamientos no verbales implicados en la empatía del médico (contacto visual, nivel de ojos médico-paciente igual, sin barrera física, postura abierta, tacto y expresión facial preocupada). En la condición no empática, el mismo médico mostró comportamientos no verbales opuestos (sin contacto visual, nivel desigual de los ojos, barrera física, postura cerrada, ausencia de contacto y expresión facial despreocupada). En la condición de bata blanca, cada fotografía representaba al mismo médico con una bata blanca sobre la ropa, mientras que en la condición de no bata blanca, simplemente se quitó la bata blanca. Todas las escenas progresaron automáticamente en 3 fases: solo fotografía (2 segundos); fotografía y guión (6 segundos); fotografía solamente (2 segundos). Esta progresión permitió a los participantes enfocarse en la imagen y los comportamientos no verbales mostrados por el médico al mismo tiempo que incorporaba el contenido de la comunicación verbal. Después de ver las 6 escenas en la interacción, los participantes completaron 3 escalas de calificación en orden aleatorio para evaluar su estado de ánimo actual, las percepciones de empatía clínica y las percepciones de calidez y competencia del médico. Finalmente, los participantes completaron varias medidas demográficas. Los resultados fueron los siguientes:

En cuanto a la relación entre las calificaciones de los participantes sobre empatía, calidez y competencia de los médicos

Se evaluaron las correlaciones entre las puntuaciones de empatía, calidez y competencia de los participantes , y se encontró que existía una fuerte correlación entre calidez y empatía, calidez y competencia, y competencia y empatía.

En la evaluación de calificaciones de los participantes sobre la empatía de los médicos.

Ajustándonos al estado de ánimo, encontramos un efecto principal significativo del comportamiento no verbal en las puntuaciones de empatía, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran una conducta empática no verbal como más empáticos que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. También hubo un efecto principal significativo, aunque muy pequeño, del género del sujeto, de modo que los participantes masculinos calificaron a los médicos en ambas condiciones como más empáticos  que las participantes femeninas. Hubo una interacción marginalmente significativa de la conducta no verbal con el sexo del participante de manera que en la condición no empática, las mujeres percibieron a los médicos como menos empáticos que los hombres.

El estado de ánimo positivo fue una covariable significativa de estos efectos, de modo que el estado anímico positivo más alto se asoció con puntuaciones más altas de empatía médica. El estado de ánimo negativo no fue una covariable significativa de estos efectos, y no hubo asociación del estado de ánimo negativo con las puntuaciones de empatía del médico.

Evaluación sobre las calificaciones de los participantes sobre la calidez de los médicos

Ajustando el estado de ánimo, encontramos un efecto principal significativo de la conducta no verbal en las calificaciones de calidez, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran comportamiento empático no verbal como más cálido que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. También encontramos una interacción significativa del comportamiento no verbal con el sexo del participante de manera que en la condición no empática, las mujeres perciben a los médicos como menos cálidos que los hombres. El estado de ánimo positivo y negativo fueron ambas covariables significativas de estos efectos, tales que un estado positivo más alto se asoció con puntuaciones más altas de calidez por parte del médico, y un estado de ánimo negativo más alto se asoció con calificaciones más bajas de calidez del médico.

Calificaciones de los participantes sobre la competencia del médico

Ajustando por el estado de ánimo, hubo un efecto principal significativo del comportamiento no verbal en las calificaciones de competencia, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran comportamiento empático no verbal como más competentes que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. El estado de ánimo positivo y negativo también fueron covariables significativas de estos efectos, tales que un estado positivo más alto se asoció con mayores calificaciones de competencia del médico, y un estado de ánimo negativo más alto se asoció con calificaciones más bajas de la competencia del médico.

Analizando por tanto todos estos resultados, se proporciona evidencia de que los comportamientos empáticos no verbales aumentan las percepciones del paciente sobre la empatía, la calidez y la competencia del médico, independientemente de si el clínico usa una bata blanca o no. Además, este efecto no se puede atribuir al estado de ánimo y puede ser más fuerte para las mujeres. De acuerdo con investigaciones previas que muestran que la empatía se percibe como calidez, encontramos que las conductas no verbales empáticas aumentan las percepciones de calidez del paciente. Hay que tener en cuenta además que el estado de ánimo fue una covariable significativa de las puntuaciones de empatía, calidez y competencia.

Esto puede servir para reflexionar y pensar en la posibilidad de incorporar la formación empática no verbal en la educación médica. El entrenamiento de empatía no solo es posible, sino práctico, tanto porque los terceros pagadores como los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid enfatizan cada vez más los puntajes de satisfacción del paciente para el reembolso y también porque la relación paciente-médico tiene un efecto positivo en los resultados médicos. El entrenamiento empático puede incluso contribuir a un mejor cuidado intercultural, ya que el sesgo implícito contra las minorías puede comunicarse de forma no verbal. Dadas las importantes consecuencias de la empatía de los médicos, es importante que los médicos aprendan cómo el comportamiento no verbal contribuye a la comunicación empática y la utilicen como otra herramienta para mejorar la salud emocional y física de sus pacientes.

¿Puede una única señal no verbal cambiar nuestra percepción y comportamiento? (Parte III). Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, con este artículo finalizamos los resultados de la investigación “When a Small Thing Means so Much: Nonverbal Cues as Turning Points in Relationships ” de Tony Docan-Morgan , Valerie Manusov , y Jessica Harvey en donde se estudia qué tipo de comportamientos no verbales pueden llegar a influir y transformar comportamientos y percepciones en el otro o en uno mismo. 

Como explicamos en anteriores entradas, las señales no verbales en las relaciones pueden funcionar como puntos de inflexión, llegando a producir importantes cambios en la relación (sentimental, laboral, de amistad, o de cualquier tipo). Para estudiarlo, 301 estudiantes participaron rellenando una encuesta en donde informaban si recordaban alguna señal no verbal propia o de la otra persona que hubiese influido en la relación, y en caso positivo, hace cuanto se produjo, que cambios sucedieron, si fueron positivos o negativos, etc. Tras haber estudiado las respuestas de las principales hipótesis, queda conocer la conclusión de una de las principales cuestiones del estudio: ¿Qué tipos de cambios (y con qué intensidad) producen las señales no verbales en las diferentes relaciones?

Para conocer el resultado, se indicaron cuatro categorías principales de cambio según los resultados. El primero, los cambios en la percepción, siendo elegidos estos por 110 participantes, indica que la señal no verbal alteró la forma en que pensaban sobre la otra persona, sobre ellos mismos o sobre el propio comportamiento. Los cambios en la percepción de la conducta generalmente implica replantearse cómo interpretar la propia conducta o la de otra persona. Algunos de los ejemplos que mostraron los participantes se referían a momentos en los que la otra persona no les miraba a la cara cuando le decían algo importante (cambiaba la percepción de interés, y en algún caso de confianza), aunque también hubo ejemplos en donde la señal no verbal cambió la percepción de forma positiva, como el caso de un sujeto que pasando un mal momento recibió el abrazo de un compañero que tan solo conocía de vista.

En general, este conjunto de cambios refleja cambios generalmente inmediatos en la forma en que una persona entiende y, a veces evalúa otra o una relación. Reflejan una conciencia nueva por parte de los creadores de significado y muestran el potencial de señales no verbales para ayudar a cambiar la postura propia.

La segunda categoría reflejó cambios en el afecto, lo cual fue elegido por 72 participantes. Se trata de cambios en la forma en que se sienten acerca del otro (por ejemplo, más cálido, más lejano…), o hacia ellos mismos, la relación, o simplemente en general. De hecho, a veces era difícil decidir si el cambio principal estaba en el afecto o en una relación. Un caso de ejemplo podría ser el contacto visual positivo (con sonrisa) al cruzarse con una expareja con la que se piensa que puede existir rencor. Esto muestra la estrecha relación entre el afecto y la relación, donde el tipo de relación no cambió, pero los sentimientos dentro de ellos sí lo hicieron.

La tercera categoría se refería a los cambios en el comportamiento, cambio elegido por 19 participantes. En algunos casos, estos fueron comportamientos que sucedieron después de la interacción. En otros, se trata de cambios de interacciones muy específicos que han sucedido después del comportamiento. Esta última categoría difiere en algunos aspectos de los otros cambios, ya que era específica de la interacción. Un ejemplo de uno de los participantes, fue un momento en el cual el participante al no poder establecer contacto visual con la otra persona con la que hablaba, centró su mirada en un libro. Al no mirar a los ojos al otro participante, pensó que estaba enfadado, y si bien no llegó a decírselo, su comportamiento cambió hacia el participante.

El último gran grupo se refiere a cambios en la propia relación, cambio que fue elegido por 54 participantes. La mayoría de estos cambios fueron de relación de amistad a relación amorosa, o de relación de conocidos a relación de amistad, a través de determinadas señales no verbales, siendo las más frecuentes las visuales acompañadas de las de tacto (abrazos, besos…). Se entiende por tanto que en los participantes que marcaron que se produjo un cambio en la propia relación, el comportamiento alteró la forma en que definieron su relación entre sí (es decir, el cambio de un tipo de relación a otro).

Por último, el estudio pregunta si ciertos comportamientos parecían estar más presentes que otros cuando suceden los cambios. Los análisis para el tiempo, las señales vocales, los gestos de las manos y el comportamiento visual fueron todos significativos, pero en todos los casos, fue por la mayor probabilidad de que el comportamiento estuviera ausente en lugar de presente. En general, entonces, aunque el toque parece haber sido una característica de muchas de las interacciones que llevaron a cambios en relaciones, el único predictor significativo de un cambio específico fue el comportamiento ocular, que era una parte común de puntos de inflexión que llevaron a cambios en la percepción.

Se concluye por tanto, a raíz del estudio completo realizado y recogido en esta y otras entradas, que las señales no verbales son importantes en las relaciones, en parte debido a los cambios que pueden provocar. Las señales no verbales pueden funcionar como puntos de inflexión o desencadenantes que cambien algo para las personas en esas relaciones. En apoyo de este argumento, encontramos en el estudio que la mayoría de los participantes podían recordar un evento en el cual una señal no verbal cambió algo para ellos, y, en la mayoría de los casos, se informó que lo hizo rápido y en el momento, aunque algunos fueron a través del tiempo. Para estos encuestados, las señales más comunes que probablemente serían un desencadenante fueron el comportamiento visual, las expresiones faciales, el tacto y las señales vocales. De estos, los informes sugirieron que el tacto era parte de puntos de inflexión más positivos, y las señales vocales se asociaron con eventos que se juzgaron más negativos. Tales juicios parecían ser importantes, ya que la valencia del evento según lo percibido por el encuestado se asociaba con sus juicios de la relación, la otra persona y ellos mismos después del evento. También encontramos cuatro tipos principales de cambios (en la percepción, el afecto, el comportamiento y las relaciones), siendo los cambios en la percepción, o cómo las personas interpretan o ven algo o alguien, los más comunes.

Los puntos de inflexión con valores negativos se correlacionaron con ver a otra persona con atributos más negativos, como cambiar una relación de uno que era cercano a uno que no lo era, y alterar el estado de ánimo de las personas, entre otras cosas. Los puntos de inflexión con valores positivos fueron vinculados a una mayor cercanía relacional, una mejor consideración por los demás, facilidad en las conversaciones y la creación de amistades con desconocidos o relaciones románticas con amistades, por lo que es claro que estos pequeños comportamientos tuvieron un gran impacto en ellos.

¿Puede una única señal no verbal cambiar nuestra percepción y comportamiento? (Parte II). Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, continuamos con los resultados de la investigación “When a Small Thing Means so Much: Nonverbal Cues as Turning Points in Relationships ” de Tony Docan-Morgan , Valerie Manusov , y Jessica Harvey en donde se estudia qué tipo de comportamientos no verbales pueden llegar a influir y transformar comportamientos y percepciones en el otro o en uno mismo. 

Como explicamos en la anterior entrada, las señales no verbales en las relaciones pueden funcionar como puntos de inflexión, llegando a producir importantes cambios en la relación (sentimental, laboral, de amistad, o de cualquier tipo). Para estudiarlo, 255 estudiantes participaron rellenando una encuesta en donde informaban si recordaban alguna señal no verbal propia o de la otra persona que hubiese influido en la relación, y en caso positivo, hace cuanto se produjo, que cambios sucedieron, si fueron positivos o negativos, etc. Los resultados servirían para responder a las siguientes preguntas:

¿Qué conductas no verbales instigan puntos de inflexión en las relaciones? ¿Cómo evalúan los encuestados esos comportamientos? ¿Cuáles son las asociaciones entre la valencia percibida de un punto de inflexión no verbal y otras evaluaciones importantes? ¿ los comportamientos que desencadenan cambios en las relaciones pueden variar en función del tipo de relación que existe? ¿Qué cambios informan las personas debido a estas señales e interpretaciones? ¿Hay ciertas señales más probables de ocurrir con ciertos tipos de cambio?

En cuanto a la pregunta sobre qué conductas no verbales instigan puntos de inflexión en las relaciones, las categorías claves que se les dieron a los participantes como potencialmente involucradas en el evento fueron: comportamiento ocular, expresiones faciales, tacto, gestos con las manos, voz, espacio físico, uso del tiempo y “otros”. Dado que las señales no verbales a menudo actúan en grupo, se permitió a los participantes marcar cualquier señal no verbal que fuera, en su memoria, parte del punto de inflexión. Por lo tanto, la aparición de cada señal en el conjunto de datos podría oscilar entre 0 (no fueron indicados por ninguno de los encuestados) y 255 (todos los encuestados indicaron que el indicio era parte del cambio). De los 255 participantes, 127 dijeron que el comportamiento ocular/visual  fue el factor desencadenante del cambio en su relación. Esta fue la señal no verbal elegida más comúnmente. Casi tan comunes fueron las expresiones faciales, que se informaron 123 veces, a menudo en combinación con el comportamiento visual. El tacto fue el siguiente comportamiento observado con más frecuencia, con 116 de los participantes, y 101 participantes eligieron el espacio personal. Las indicaciones vocales (70 personas), el tiempo (56 personas) y los gestos con las manos (34 personas) se notaron con menos frecuencia. La opción “otro” fue elegida por 28 participantes. De estos, dos mencionaron “lo que se dijo”, una categoría no aplicable al estudio. Muchos de los otros se incluyeron o se reafirmaron las categorías existentes (por ejemplo, “sentado a mi lado” es parte del espacio físico, y “la combinación de expresión facial y ojos” se capturó en los tipos de comportamientos de los que ya han elegido). Hubo 2 casos en los que se señaló “silencio / falta de comunicación” (aunque formaría parte de “vocal”), 2 casos de “alejamiento”, 1 caso de “beso” (aunque formaría parte de “tacto”), 4 casos de “movimiento”, 2 de “postura”, 1 de “lágrimas”, 1 de “interés sexual”, y 1 de “contestar el teléfono mientras interactúa con el otro”.

Se resume por tanto que las señales más frecuentes que desencadenan el cambio en las relaciones son el comportamiento ocular, las expresiones faciales, el tacto y el uso del espacio personal.

Respecto a la pregunta relativa a cómo evalúan los encuestados estos comportamientos, los participantes que indicaron que las expresiones faciales estaban involucradas en el evento fueron menos positivas que aquellos cuyos eventos no incluyeron expresiones faciales, sugiriendo así que las señales faciales tendían a ser parte de eventos que se pensaba que eran algo más negativos que otros puntos de inflexión, aunque eran bastante neutrales. La presencia del tacto recibió puntajes de valencia más altos que aquellos que no indicaron que el toque ocurrió. Aquellos encuestados que indicaron que las señales vocales eran parte del punto de inflexión fueron más negativos en sus juicios del evento que aquellos que no indicaron la presencia de señales vocales. En general, entonces, tres señales parecen estar asociadas consistentemente con los juicios del evento. El tacto se asoció con juicios más positivos, voz con evaluaciones más negativas y expresiones faciales con puntuaciones neutras (pero puntuaciones que fueron inferiores a las puntuaciones dadas a las interacciones que no incluyeron expresiones faciales). Los otros comportamientos pueden haber estado asociados con eventos que a veces se juzgaron positivamente y otros negativamente, o que no tuvieron una evaluación sólida.

La tercera pregunta de investigación exploró algunas de las formas en que la valencia de los puntos de inflexión no verbales puede estar asociada con otros juicios que hicieron los encuestados. En todos los casos, hubo una relación positiva muy fuerte entre la forma en que las personas evaluaron la señal y la percepción que tenían de la relación ellos mismos, lo que sugiere que la percepción que tiene de su relación puede influir en la evaluación general del evento. Aunque no se pueden hacer afirmaciones causales, hay una sugerencia de que la valencia de los eventos, o al menos cómo se perciben o interpretan, afecta en cómo la gente juzga su relación, la otra persona y a sí mismos, tanto en casos positivos como negativos.

En cuanto a la pregunta sobre si ciertos comportamientos eran más o menos propensos a desencadenar puntos de inflexión en diferentes tipos de relaciones, los participantes indicaron el tipo de relación que tenían con la otra persona antes y después de que ocurriera el evento. Para esta pregunta, se utilizó el tipo de relación tal como existía (al menos en los informes de los participantes) antes del evento, se comprobó con el tipo de relación posterior al evento, y se analizaron los resultados cruzándolos con los siete posibles comportamientos. En este caso, ningún resultado fue suficientemente significativo como para poder responder con seguridad a la pregunta, aunque hubo una tendencia para las expresiones faciales. La frecuencia de ocurrencia informada sugiere que esta indicación puede haber sido particularmente común en eventos que ocurrieron con un miembro de la familia (es decir, una diferencia notable, pero no estadísticamente significativa, en la frecuencia para aquellos miembros de la familia que indicaron que las expresiones faciales fueron parte del punto de inflexión). Los otros tipos de relación tuvieron aproximadamente la misma ocurrencia / no ocurrencia de expresiones faciales en sus puntos de inflexión. Los análisis exploratorios del tipo de relación después del evento (no aplicable para familias) encontraron una diferencia significativa entre los tipos de relación en la frecuencia de contacto con pares “románticos” que probablemente indicaron que esta señal fue parte del evento que, en muchos casos, desencadenó el cambio hacia el romance.

En cuanto a la última pregunta, sobre qué tipos de cambios provocaron las señales no verbales, la investigación realizó una extensa explicación que no debe de ser ignorada, y debido al gran valor informativo para todos los interesados en el comportamiento no verbal, será recogido, junto con las discusiones y conclusiones finales de la investigación, en la siguiente entrada del blog.

¿Puede una única señal no verbal cambiar nuestra percepción y comportamiento? (Parte I). Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la investigación “When a Small Thing Means so Much: Nonverbal Cues as Turning Points in Relationships ” de Tony Docan-Morgan , Valerie Manusov , y Jessica Harvey; un extenso artículo que investiga qué tipo de comportamientos no verbales pueden llegar a influir y transformar comportamientos y percepciones en el otro o en uno mismo. Debido a la extensión del estudio y al especial interés de la teoría sobre las señales no verbales y la gran cantidad de resultados obtenidos, el artículo se dividirá en una explicación teórica (a continuación) y los resultados prácticos del estudio (en próximas entradas).

Las señales no verbales son importantes en las relaciones, y funcionan en esas relaciones en una variedad de formas. Por ejemplo, las relaciones a veces sufren cuando las personas envían mensajes conflictivos no verbales, expresan negatividad mediante claves no verbales o malinterpretan las conductas de los demás. La comunicación no verbal también es un medio potente para mostrar afecto, expresar emociones positivas y mantener relaciones satisfactorias. Las señales no verbales son un modo a través del cual las personas reflejan la naturaleza actual de la relación con alguien y con otros a su alrededor. Es decir, envían mensajes relacionales al mostrar sin palabras, y a menudo de maneras sutiles, cómo las parejas (de cualquier tipo) definen qué relación tienen entre ellos.

Por ejemplo, sentarse cerca y tocarse entre sí son signos de una relación íntima, especialmente en las primeras etapas de la relación amorosa. En estos casos, las señales no verbales están actuando como reflejos del estado relacional actual. La muestra de ciertos comportamientos (por ejemplo, ese tipo de señales íntimas) funciona también para crear un cierto tipo de relación, es decir, además de enviar mensajes relacionales que se comunican sobre la relación existente entre las personas, las señales no verbales también pueden funcionar para generar un tipo de conexión o consideración diferente. Un ejemplo de esto puede ser los toques breves y apropiados entre dos personas, toques que tienden a aumentar el afecto positivo entre las dos partes. A menudo estas claves no verbales implicadas en crear relaciones tienen su efecto fuera del conocimiento de los interactuantes; sin embargo, hay momentos en el curso de una relación en que las señales no verbales son más notables, y los interactuantes pueden interpretarlas activamente y responder a ellas.

En este artículo se toma en especial consideración aquellas señales no verbales que pueden funcionar como desencadenantes reconocibles para el cambio dentro de las relaciones. Es decir, una o más señales no verbales pueden funcionar para alterar rápida y notablemente algo en una relación, o al menos en la mente de las partes de esa relación.

Los cambios repentinos o notables en las relaciones han sido estudiados principalmente por investigadores interesados ​​en los puntos de inflexión relacionales, aunque por lo general las señales no verbales aún no han sido el centro de atención de estos estudios. Los puntos de inflexión capturan un momento crítico, un evento o incidente que tiene un determinado impacto en la relación, y desencadenan una reinterpretación de lo que la relación significa para los participantes.

Los investigadores que estudian puntos de inflexión en las relaciones se han preocupado principalmente por identificar los tipos de eventos (por ejemplo, un argumento, un cambio en el estado civil, etc) que crean cambios marcados en tipos de relación particulares, como pueden ser relaciones románticas, de amistad, relaciones profesor-alumno, etc. También han tenido interés en los cambios particulares que producen los puntos de inflexión, como los niveles de compromiso, la satisfacción relacional, la autoeficacia, la cercanía, etc. Un estudio de Baxter y Bullis demuestra como en las relaciones románticas dos comportamientos asociados con el primer contacto y el primer contacto sexual fueron eventos importantes en el aumento del compromiso con las relaciones. También encontraron otros puntos de inflexión asociados en cierto grado con el espacio físico, a menudo discutidos como una forma de comunicación no verbal. En particular, sus participantes identificaron la separación física (por ejemplo, vacaciones, viajes al extranjero) y la convivencia como puntos de inflexión relacionales. También encontraron que los aumentos o disminuciones en la distancia geográfica constituyen puntos de inflexión en un rango de tipos relacionales. En su estudio de los puntos de inflexión en las relaciones docentes y estudiantes universitarios, Docan-Morgan y Manusov encontraron que ver a un profesor en un entorno no académico puede ser un punto de inflexión. Por lo tanto, hay evidencia de que diferentes señales no verbales (como tacto, espacio, ambiente y tiempo) tienen el potencial de crear puntos de inflexión para los interactuantes.

Pero toda esta discusión es en gran medida especulativa. Es decir, surge de alguna evidencia indirecta y una conceptualización general de que las señales no verbales son capaces de producir un cambio significativo. Dada la importancia de las señales no verbales para las relaciones y la evidencia de que las señales no verbales pueden ser parte de puntos de inflexión, se justifica una mayor exploración de qué tipos de comportamientos pueden constituir estos factores desencadenantes no verbales, y qué cambios pueden llegar a producir estos comportamientos. Dada la limitada investigación en esta área, la investigación debe comenzar desde cero, evaluar los tipos de señales que pueden desencadenar el cambio en las interacciones cotidianas, descubrir la valencia de esos factores desencadenantes, y discernir qué tipo de cambios pueden producirse a partir de estos factores desencadenantes.

El artículo que se resume en la presente y en la próxima entrada del blog realizan esta investigación desde cero, buscando también saber si los tipos de comportamientos están vinculados al tipo de relación en el que ocurren. El artículo realiza un estudio diseñado para explorar desencadenantes no verbales o puntos de inflexión a medida que ocurren en una amplia gama de relaciones cercanas. En particular, se realizan las siguientes preguntas:

¿Qué conductas no verbales instigan puntos de inflexión en las relaciones? ¿Cómo evalúan los encuestados esos comportamientos? ¿Cuáles son las asociaciones entre la valencia percibida de un punto de inflexión no verbal y otras evaluaciones importantes? ¿ los comportamientos que desencadenan cambios en las relaciones pueden variar en función del tipo de relación que existe? ¿Qué cambios informan las personas debido a estas señales e interpretaciones? ¿Hay ciertas señales más probables de ocurrir con ciertos tipos de cambio?

Para responder a todas estas preguntas se realizó un estudio con 301 estudiantes (211 mujeres y 90 hombres), quienes realizaron una encuesta. Se dijo a los participantes que se realizaría un proyecto de investigación que examina los tipos de comportamientos no verbales que ocurren en relaciones cercanas con otros (por ejemplo, padres, amigos, parejas románticas, compañeros de trabajo), y que recibirían crédito adicional en el curso por su participación. Se les invitó a participar en una encuesta en donde se les preguntaba si podían recordar algún tipo de comportamiento no verbal promulgado por ellos mismos o por otra persona en el que sintiesen que algo cambió entre ellos y esa otra persona. Este punto de inflexión podría ser positivo o negativo. Si el participante era capaz de recordar ese momento, se le pidió que respondiese a 2 preguntas: Cuál fue el comportamiento (o comportamientos) y cuál fue el significado que interpretaron para el comportamiento. Se les solicitó también que describiesen la historia de ese comportamiento y qué cambió el comportamiento producido.

De estos 301 participantes, fueron 255 (183 mujeres, 72 hombres) los que indicaron que fueron capaces de “recordar un momento en el que ellos u otra persona usaron una señal no verbal que cambió algo con otra persona”. 40 encuestados  informaron que el comportamiento ocurrió hace menos de una semana (desde que realizaron la encuesta), 52 recuerdan que ocurrió hace más de una semana pero hace menos de un mes, 52 recordaron que ocurrió más de un mes pero menos de seis meses, 30 marcaron que el comportamiento ocurrió más de seis meses pero menos que hace un año, 38 dijeron que sucedió entre uno y dos años atrás, 44 señalaron que fue hace más de dos pero menos de cinco años, y 14 indicaron que el comportamiento tuvo lugar hace más de cinco años.

Los participantes informaron incidentes con 123 mujeres y 132 hombres. La edad promedia de los participantes fue de 21 años. Cuando se les preguntó cómo categorizaron su relación antes del evento, 92 mencionaron que era romántico, 103 identificaron un amigo, 21 hablaron de un miembro de la familia, 25 incluyeron una relación de trabajo, y el resto dijeron que eran conocidos o que no tenían relación con esta persona antes de la señal no verbal.

También calificaron en una escala de 1 (muy negativo) a 5 (muy positivo) cuán positivo o negativo fue el evento para ellos; qué tan positiva o negativamente vieron su relación antes y después del evento; qué tan negativos o positivos se sintieron sobre la otra persona antes y después del evento; y cuán positiva o negativamente se sintieron ellos mismos antes y después del evento. Indicaron cuánto tiempo había pasado desde que ocurrió el evento, qué comportamientos no verbales estaban involucrados en el evento (además de su descripción abierta, podían elegir uno o más de los siguientes: comportamiento visual, expresiones faciales, tacto, gestos con las manos) , voz, espacio físico, uso del tiempo y “otro”, con un lugar para ingresar qué otro tipo de señal estaba involucrado). También informaron cuánto tiempo antes del momento actual ocurrió el evento, su relación con la otra persona en el momento de la ocurrencia y en el presente, y otra información demográfica. Los resultados de todas las hipótesis estudiadas podrá consultarlas en el siguiente artículo.

¿Cómo influyen las experiencias amorosas en la percepción del amor sobre otros?

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la investigación “The effects of experience and infatuation on the perception of love” de Maya Aloni y Frank J. Bernieri, en la que demuestran si aquellos sujetos enamorados o que visualizan frecuentemente obras románticas son capaces de detectar señales románticas con más facilidad que otros sujetos.

¿Las personas que leen novelas románticas, ven películas de amor, y tienen largas relaciones de amor, tienen una agudeza perceptual especial para el amor?  ¿Las personas enamoradas son más capaces de detectar señales de amor que los demás? Generalmente, uno de los determinantes importantes de la precisión con que las personas emiten juicios es su experiencia y conocimiento con el tema dado, y con qué frecuencia tienden a pensar sobre el tema. En estas percepciones el comportamiento no verbal tiene un papel fundamental. Se ha encontrado que la relación de pareja se manifiesta en aspectos tales como afecto positivo, atención mutua, y coordinación temporal de movimientos posturales y proximidad.

El presente artículo hipotetiza que la experiencia con las relaciones románticas y el nivel de enamoramiento de los perceptores aumentaría la precisión con la que juzgarían el amor dentro de una muestra de parejas que participan en una conversación neutral. Se examinan las diferencias individuales en la precisión del juicio de amor mediante la evaluación de un número de moderadores perceptores hipotéticos: (a) qué tan obsesivamente pensaban en el amor, (b) cuánto estaban enamorados en el momento del estudio, (c) cuánto consumió medios relacionados con el amor, y (d) la cantidad de experiencia que tenían con el amor (por ejemplo, la duración de la relación más larga).

Participaron 163 estudiantes de psicología de entre 18 a 50 años. Los participantes informaron de la duración de su relación de mayor duración y si estaban en una relación en el momento del estudio. Se les pidió a los participantes que indicaran en una escala de 10 puntos hasta qué punto disfrutaban: (a) leer novelas románticas y / o libros de relaciones, (b) ver programas de citas en televisión, y (c) ver películas románticas. Los tres ítems estaban altamente correlacionados y se combinaron en una variable de “consumo de medios de amor”. Los participantes también completaron: (a) Escala de amor de Sternberg de 45 ítems, (b) Escala de amor apasionado de Hatfield y Sprecher (1986) y (c) un autoinforme del porcentaje de tiempo que pasaron pensando en el amor ( es decir, “en promedio, ¿qué porcentaje de su tiempo (0-100%) gasta pensando en un ser querido, en estar enamorado o sobre el concepto de amor?”).

Las dos escalas de amor y los pensamientos obsesivos estaban altamente correlacionados y sugerían la formación de una variable compuesta, que denominan Estado de amor actual. Las medidas de la experiencia del amor (consumo de medios y duración de la experiencia previa) constituyeron construcciones diferentes.

Las parejas involucradas de forma romántica seleccionadas al azar de una investigación longitudinal de las relaciones románticas sirvieron como objetivos. Los objetivos completaron una serie de cuestionarios, incluida la escala de amor de Sternberg (1986), que sirvió como criterio de precisión. Se grabó con cada pareja un vídeo en donde se tomó la primera interacción de cinco interacciones de 10 minutos grabadas en video durante un período de 2 semanas. Esta primera interacción fue diseñada como una sesión de “calentamiento” neutral para ayudar a las parejas a aclimatarse al procedimiento de grabación de video. A las parejas se les pidió que discutieran sobre las diversas actividades que les gustaba hacer juntas. Las parejas se sentaron en sillas acolchadas con los apoyabrazos colocados unos pocos centímetros de distancia, y se grabaron en video durante 10 minutos. Los segmentos de corte fino (cada 50 s de longitud) de cada una de las 45 parejas se extrajeron del primer, quinto y décimo minuto de las discusiones. Los primeros 20 s de cada uno de estos se colocaron en sucesión para generar un clip de 60 s que mostró 20 s desde el principio, el medio y el final de la interacción grabada. Los participantes vieron y calificaron solo a 25 de las 45 parejas para acortar la tarea del juicio por video para reducir la fatiga. Dos “cintas de estímulo” fueron construidas. Cinco de las 25 parejas aparecieron en ambas cintas.

A los participantes se les leyó lo siguiente: “Estás a punto de ver un video de 25 minutos que muestra 25 clips de parejas involucradas sentimentalmente. Se ve a estas parejas sosteniendo tarjetas que discuten varias actividades mutuas (como ir a una obra de teatro, ir a un restaurante, lavar los platos juntos, etc.).” Se les pide que juzgue cuánto creen que el hombre en el clip ama a la mujer, y cuánto creen que la mujer en el clip ama al hombre. Luego juzgaron por separado el amor del hombre por su pareja romántica, y el amor de la mujer por su pareja romántica en una escala de 1 a 9. Al finalizar la tarea de juicio, todos los participantes informaron cuán seguros estaban en sus juicios de amor.

Los resultados fueron los siguientes. La confianza de los jueces en la precisión que creyeron haber logrado en esta tarea de juicio de amor se correlacionó positivamente con la duración de su relación más larga, la cantidad de medios de amor que disfrutaron y el estado de amor actual.  En cuanto a la exactitud y precisión, los resultados muestran que el juicio del participante solo se asoció al azar con el criterio de amor objetivo, es decir, los coeficientes de precisión individuales variaron lo suficiente como para mostrar enormes diferencias individuales en el rendimiento. Esta amplia gama de puntuaciones facilitó determinar si esta variación de precisión podría ser explicada por la propia experiencia de amor del observador y el estado actual de amor. Sin embargo, en todos los participantes, el coeficiente de precisión promedio fue imperceptiblemente bajo, lo que significa que (a diferencia de la hipótesis inicial) los sujetos que estaban enamorados y obsesionados con el amor (como estado de amor actual) fueron menos precisos al juzgar el amor. Este efecto fue significativo dentro de la muestra de jueces hombres pero no alcanzó significación dentro de las mujeres. Además, la precisión del juicio de amor no mostró relación con la duración de la relación más larga o el consumo de medios amorosos.

Por tanto, a pesar del hecho de que la confianza en la precisión de su juicio aumentaba si pensaban mucho sobre el amor, estaban enamorados y habían experimentado relaciones amorosas más largas, los resultados muestran que su precisión real no era mejor. Esto sugiere que las personas enamoradas pueden ser menos precisas al percibir el amor manifestado a su alrededor. Una posibilidad que podría explicar estos hallazgos es simplemente que los esquemas de amor activados en nuestros participantes eran demasiado idiosincrásicos y subjetivos para la tarea de juicio que empleó la escala de amor de Sternberg como criterio de juicio. En otras palabras, el “amor” que estaban buscando no era el mismo “amor” que este estudio consideraba verdadero (es decir, el puntaje en la escala de amor empleada). Es en este sentido que estar enamorado puede impedir que uno vea con precisión el amor que nos rodea; al menos como se definió en la investigación. Puede ser que los participantes en el amor estuvieran más en sintonía y percibieran con precisión su propia construcción idiosincrásica implícita de amor mejor que cualquiera de los otros jueces.

Otra razón por la cual la precisión global pudo haber sido tan baja tiene que ver con el contexto dentro del cual los objetivos fueron grabados en video. Las parejas objetivo fueron vistas teniendo una agradable discusión neutral. Es posible que el comportamiento de las parejas en conflicto sea más diagnóstico del éxito de la pareja que su comportamiento en interacciones neutrales o agradables. La hipótesis sería entonces que la precisión del juicio de amor será significativamente mayor cuando los observadores evalúen parejas en situaciones de conflicto.

Ante estos resultados también se debería de tener en cuenta el rango de edad tan amplio de los participantes. Los participantes mayores han tenido más tiempo para experimentar el amor y desarrollar un esquema de amor enriquecido. Sin embargo, los objetivos en el video no eran sus pares, y eran mucho más jóvenes. Por lo tanto, no está claro si la edad en sí misma aumentaría o disminuiría la precisión en este contexto.

Se concluye entonces que estar enamorado hace que nos sintamos más seguros al evaluarlo en los demás, pero ese aumento en la confianza puede no corresponder a un aumento en la precisión. El amor que vemos es el amor que conocemos. Si el amor que conocemos no es el amor que otros conocen, o no es el amor que el otro conoce, entonces nuestra precisión se verá comprometida.

 

¿Pueden los niños de 5 años evaluar mensajes verbales y no verbales a la vez?

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la investigación “Do actions speak louder than words? preschool children’s use of the verbal-nonverbal consistency principle during inconsistent communications” de Michelle Eskritt y Kang Lee, en la que demuestran qué factores influyen en la correcta aplicación del principio de coherencia verbal-no verbal en niños de hasta 5 años, y en los casos de inconsistencia, qué canal (verbal o no verbal) tiene mayor influencia en la toma de decisiones del niño en casos naturales y en casos exagerados.

El propósito de la investigación que presentamos en esta entrada fue abordar la posibilidad de que el principio de coherencia verbal – no verbal sea aplicado por niños de menos de 10 años. Para ello, se investigó si los niños de 3, 4 y 5 años se basarían en señales no verbales en lugar de verbales para determinar el verdadero estado de las cosas cuando la inconsistencia entre las señales les resultaba obvia. A los niños se les mostraron viñetas de videos en las que un actor bebía una bebida e hizo una declaración verbal (por ejemplo, “Me gusta” o “No me gusta”) que era inconsistente con su expresión emocional (por ejemplo, fruncir el ceño o sonreír). Un grupo de niños vio videos en los que el actor expresó expresiones emocionales de forma natural al hacer declaraciones verbales sobre su gusto o desagrado por una bebida (nos referiremos a ello a partir de ahora como “condición natural”). Otro grupo de niños vieron videos en los que el actor exageró sus expresiones emocionales para hacerlo más relevante para los participantes (la condición exagerada). A los niños se les preguntó directamente si al actor le gustaba o no la bebida. La hipótesis es que si los niños pequeños pueden usar el principio de coherencia verbal-no verbal de manera apropiada, deberían responder de acuerdo con lo que sea que exprese la expresión emocional del actor. En contraste, si los niños tienen un sesgo léxico, deben responder de acuerdo con la declaración verbal del actor. Además, si el sesgo de respuesta de los niños se debe a su dependencia de un indicio más destacado, los niños deberían ser menos propensos a confiar en las declaraciones verbales del actor en la condición exagerada que en la condición naturalista. Alternativamente, si los niños tienen un sesgo léxico y siguen la noción de que “las palabras hablan más que las acciones”, deben confiar en la declaración verbal del actor, como lo hicieron los niños en investigaciones anteriores, independientemente de la relevancia de las claves no verbales en el estudio actual.

Participaron un total de 91 niños. Los niños fueron reclutados de las guarderías locales. 33 niños de 3 años, 28 niños de 4 años, y 30 niños de 5 años de edad. Los niños fueron divididos en dos grupos; los que vieron el video “natural” y los que vieron el video exagerado. Se dijo a los niños que iban a jugar un juego en el que tenían que adivinar si le gustaba o no una bebida.

El actor tenía cuatro bebidas de diferentes colores frente a ella. Estaban alineados uno al lado del otro y el actor probaba cada una de las bebidas a su vez. La mitad de las bebidas fueron endulzadas de acuerdo con las instrucciones del paquete y la mitad de ellas no estaban endulzadas y, por lo tanto, tenían un sabor muy ácido. Para cada bebida, el actor o pronunció una declaración verbal con una expresión facial neutral o exhibió una expresión facial sin una declaración verbal. Estas reacciones verbales o faciales fueron positivas (cuando la bebida se endulzó) o negativas (cuando la bebida no se endulzó). Por lo tanto, para las bebidas endulzadas, el actor reaccionó con una declaración verbal positiva (es decir, “me gusta”) o una expresión facial no verbal positiva (es decir, una sonrisa); para las bebidas no endulzadas, el actor hizo una declaración verbal negativa (es decir, “No me gusta”) o una expresión facial negativa (es decir, un ceño fruncido). Para cada prueba, después de que el actor probara una bebida, reanudó una expresión neutral. En este punto, el video se detuvo, y se les preguntó a los niños: “¿Crees que le gustó la bebida o no?”.

Después se mostraron videos a los niños en los que el actor mostraba comportamientos verbales y no verbales. Los niños fueron asignados a cualquiera de dos grupos. En el Grupo “natural”, la fase experimental consistió en dos condiciones dentro de la materia. En la condición consistente de dos canales, cuatro nuevas bebidas estaban en frente del actor (dos endulzadas y dos sin endulzar). El actor reaccionó a dos bebidas endulzadas con una sonrisa y la frase “Me gusta” (los ensayos de valencia positiva), y dos bebidas sin azúcar con el ceño fruncido y la frase “No me gusta” (los ensayos de valencia negativa). En la condición inconsistente de dos canales, el actor bebió otras cuatro bebidas nuevas (dos endulzadas y dos sin endulzar). El actor reaccionó a las dos bebidas endulzadas con la frase “No me gusta” combinadas con una sonrisa (las pruebas de valencia positiva inconsistentes), y las dos bebidas sin azúcar con la frase “Me gusta” con el ceño fruncido (la valencia negativa) ensayos inconsistentes). Para todas las pruebas, el actor recibió instrucciones de no enmascarar su reacción genuina a las bebidas y mostrar su reacción de la forma más natural posible. El orden de las cuatro bebidas para cada condición fue aleatorizado. Se usaron dos versiones del video con cada video que contenía las viñetas de degustación de bebidas en un orden aleatorio diferente. Cada niño fue asignado aleatoriamente a una de las dos versiones del video, así como a una de dos órdenes de condiciones experimentales de dos canales, ya sea la condición Inconsistente primero o la condición Inconsistente segunda. Para el grupo Exagerado, el contenido de la presentación de video fue idéntico al utilizado para el grupo “natural”, excepto que el comportamiento emocional fue exagerado. La demostración emocional positiva se modificó de tal manera que el actor sonrió, se frotó el estómago, se lamió los labios y emitió un sonido “mmmm”. La demostración emocional negativa incluyó al actor frunciendo el ceño, estremeciéndose, secándose la boca y emitiendo un sonido parecido a “blech” . Una vez más, se usaron dos versiones del video con cada video que contenía las viñetas de degustación de bebidas en un orden aleatorio diferente. Cada niño fue asignado aleatoriamente a una de las dos versiones del video, así como a una de dos órdenes de condiciones experimentales de dos canales, ya sea la condición Inconsistente primero o la condición Inconsistente segunda. Toda la sesión duró aproximadamente 10 minutos.

Los resultados mostraron lo siguiente. Las respuestas de los niños se dividieron en aquellas que dependían de señales verbales durante al menos un ensayo, y las que dependían por completo de claves no verbales para resolver la tarea. Esta división de los tipos de respuesta en el presente estudio permitió examinar el patrón de tipos de niños en diferentes edades en las que se basa. Se realizaron dos análisis para comparar el rendimiento de los niños a través de la edad y la condición (natural versus exagerado) para los tipos de prueba inconsistentes de valencia positiva y negativa. La variable predicha fue si un niño dependía de señales verbales durante al menos un ensayo o dependía completamente de señales no verbales. La mayoría de los niños en la condición natural, a través de los grupos de edad, se basó predominantemente en pistas verbales para resolver la tarea, independientemente de la valencia del ensayo. Los niños que vieron el estado Exagerado, por otro lado, eran más propensos a usar señales no verbales. Además, los contrastes a priori revelaron que los niños de 5 años eran más propensos a confiar en señales no verbales en comparación con los niños de 3 años durante los ensayos inconsistentes de valencia negativa. El número de niños en la condición Exagerada que dependen de señales no verbales parece ser mayor en los ensayos de inconsistencia de valencia negativa en comparación con los ensayos de inconsistencia de valencia positiva. Por lo tanto, se realizó una prueba de signos para examinar si la valencia del ensayo tuvo algún efecto sobre el rendimiento de los niños. A los niños se les asignó un punto por cada prueba en la que confiaron las señales no verbales para determinar si al actor le gustaba la bebida o no. Se compararon los puntajes de los niños para los ensayos inconsistentes de valencia positiva y negativa. No se encontraron diferencias significativas para el tipo de valencia para cualquier edad para la condición natural. Sin embargo, los niños de 3 años fueron más propensos a confiar en el indicio no verbal en los ensayos inconsistentes de valencia negativa que en los ensayos inconsistentes de valencia positiva, pero no se encontraron diferencias significativas para los niños de 4 y 5 años. Los niños mayores tienden a seguir usando la señal no verbal para responder independientemente de la valencia de la señal.

En conclusión, cuando las mismas expresiones emocionales se mostraban solas en la condición de un canal, los niños dedujeron correctamente el agrado o desagrado del actor por una bebida dada en función de sus expresiones emocionales. Sin embargo, los resultados de la condición Exagerada revelaron que la prominencia de las indicaciones no verbales de un actor tuvo un impacto significativo en la dependencia de los niños pequeños de las señales no verbales para la información de la verdad. Cuando el actor exageró sus expresiones emocionales para hacer que las señales no verbales fueran más destacadas en la condición Exagerada, los niños de todas las edades comenzaron a confiar más en las señales no verbales del actor para determinar si al actor realmente le gustaban las bebidas. En comparación con los niños en la condición natural, los del grupo Exagerado dependían menos de las afirmaciones verbales del actor.

Por tanto, el uso de señales no verbales por parte de preescolares desde los 3 años de edad para interpretar mensajes inconsistentes es mucho más temprano que lo sugerido por investigaciones previas que no encontraron esta habilidad hasta los 9 o 10 años de edad, lo que sugiere que los niños en edad preescolar no siempre tienen un sesgo léxico, aunque todavía no se basaron categóricamente en el principio de “las acciones hablan más fuerte que las palabras”.

Cuando las señales no verbales son sobresalientes o llamativas, pueden usar señales no verbales para tomar esa decisión. Por lo tanto, una de las razones de la dependencia de los niños pequeños en las señales verbales durante la comunicación inconsistente informada en estudios previos podría deberse a que los mensajes verbales se transmitieron de forma más significativa que las señales no verbales.

Cabe señalar que los niños de 3 a 5 años todavía tienen que aprender a usar el principio de coherencia verbal-no verbal de manera apropiada. Para hacerlo, deben enfocarse y confiar en señales no verbales independientemente de su prominencia durante la comunicación inconsistente. Los resultados de la investigación sugieren que los niños menores de 5 años aún no tienen esta capacidad, que puede adquirirse durante los años de escuela primaria. Por ejemplo, el nivel de desarrollo cognitivo puede afectar la forma en que los niños pequeños manejan mensajes inconsistentes. Los niños pequeños pueden tener dificultades para mantener la información diferente de los canales verbales y no verbales simultáneamente. Por lo tanto, se verían obligados a elegir una representación para enfocarse. Con el aumento de la capacidad cognitiva después de los años preescolares, los niños pueden llegar a integrar y evaluar mensajes inconsistentes verbales y no verbales y tomar decisiones apropiadas sobre qué mensaje creer.

 

Consistencia verbal y no verbal a través del tiempo. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la continuación del resumen del artículo “Behavioral Stability Across Time and Situations: Nonverbal Versus Verbal Consistency” de los autores Max Weisbuch, Michael L. Slepian, Asha Clarke, Nalini Ambady, y Jeremy Veenstra-VanderWeele, que analizan la estabilidad conductual a través del tiempo y situaciones desde el enfoque de la comunicación verbal y desde la comunicación no verbal. 

La presente entrada de blog muestra la continuación del estudio de la estabilidad conductual a través del comportamiento verbal y no verbal. En la entrada anterior, la estabilidad conductual se estudió en función de diferentes situaciones, y a continuación, en la presente entrada, se tratará la estabilidad conductual en función del tiempo (comparando comportamientos verbales y no verbales ante situaciones idénticas separadas 3 años).

Comprobamos en el primer estudio realizado (del que publicamos un resumen hace pocos días) que el comportamiento no verbal puede ser más consistente que el comportamiento verbal en todas las situaciones, pero… los diferentes canales conductuales (verbal y no verbal) varían en la consistencia temporal?

Los estudios de consistencia temporal generalmente enfatizan cómo la consistencia en el tiempo puede revelarse dentro de los individuos más que dentro de los comportamientos, pero, aunque los individuos pueden mostrar consistencia en sus comportamientos a lo largo del tiempo, ciertos comportamientos pueden mostrar una consistencia más temporal que otros. Debido a la tremenda variabilidad posible en la conducta verbal, en comparación con la conducta no verbal, se espera encontrar una mayor consistencia temporal en la conducta no verbal que verbal.

Para comprobarlo, se estudió el comportamiento de 49 estudiantes de medicina (29 mujeres) en dos situaciones similares, separadas por 32 meses. Los estudiantes de medicina fueron grabados en video durante las evaluaciones clínicas que tuvieron lugar durante el primer y tercer año de la escuela de medicina. En ambas situaciones, los participantes respondieron a una indicación similar de un paciente (en realidad, una actriz); esto permitió el aislamiento de las diferencias temporales, manteniendo la situación lo más constante posible.

La primera situación del año fue la primera entrevista estandarizada de pacientes que los estudiantes realizaron en su clase introducción de habilidades clínicas. La situación del tercer año fue una entrevista clínica estandarizada realizada al final de rotaciones clínicas de tercer año para evaluar las habilidades clínicas de los estudiantes y prepararlos para sus exámenes. Debido a que el comportamiento se registró durante la educación clínica en lugar de los experimentos de laboratorio, el contexto de este estudio tuvo la ventaja adicional de ser especialmente natural. Además, el hecho de que los estudiantes estuvieran siendo evaluados en su desempeño hizo que la situación fuera muy atractiva para ellos. Finalmente, vale la pena resaltar que estas observaciones de comportamiento fueron separadas por el lapso relativamente largo (para estudios de psicología social) de 32 meses. Para ambas situaciones, se separó la conducta no verbal de la verbal al crear (a) videos silenciosos y (b) transcripciones escritas. El comportamiento de todos los participantes fue codificado por evaluadores de pregrado en una universidad diferente. Al igual que en el Estudio 1, se esperaba una mayor coherencia conductual en las calificaciones de la conducta no verbal en comparación con la verbal.

Los estudiantes de medicina se grabaron en video durante las entrevistas estandarizadas con los pacientes como parte del entrenamiento clínico y las evaluaciones del primer y tercer año de los estudiantes. Durante estas evaluaciones, se esperaba que los estudiantes entrevistaran a actrices que retrataran pacientes con síntomas y condiciones particulares. Una cámara de video discreta estaba dirigida al estudiante de medicina. Aunque los síntomas y las condiciones mostradas por la actriz fueron ligeramente diferentes entre el primero y el tercer año, para el propósito de este estudio se estandarizó un aspecto del comportamiento del paciente a lo largo de los 2 años: en ambos exámenes, la paciente y actriz verbalmente expresó que ella había estado experimentando estrés. En el examen del primer año, esta señal empática ocurrió cuando la paciente indicó que los síntomas del estado de su enfermedad le causaban estrés y vergüenza en el trabajo. En el examen del tercer año, la señal empática ocurrió cuando la paciente indicó que experimentaba dolor en el pecho que puede haber ocurrido a partir de una variedad de factores psicológicos estresantes.

Al igual que en el Estudio 1, los grupos de evaluadores independientes hicieron calificaciones de los videos clips y las transcripciones para crear índices de conducta verbal y no verbal, respectivamente. También como en el Estudio 1, los investigadores codificaron la cantidad de tiempo que cada participante pasó hablando por clip. Finalmente, para descartar la posibilidad de que la consistencia en la apariencia estática represente la aparente consistencia del comportamiento, grupos adicionales de evaluadores independientes hicieron calificaciones de las imágenes tomadas de cada video clip. Para todos los medios, las calificaciones consideraron las variables relacionadas con el compromiso interpersonal, como se describe a continuación. La parte relevante de la cinta de video del examen clínico fue el período de tiempo posterior a la introducción de la señal empática. Para los videos del primer y tercer año, se editaron los videos para reducir la muestra para cada participante a los 10 segundos después de la introducción de la señal empática. A partir de estos clips de 10 segundos, se crearon tres tipos de muestras de comportamiento. Los videos silenciosos eran simplemente los clips con la pista de audio eliminada. Las transcripciones fueron registros escritos de las palabras de los estudiantes de medicina durante el clip. Las imágenes fijas eran los primeros cuadros individuales de cada clip en los que el rostro del participante era visible (es decir, el participante no estaba mirando su portapapeles). Dentro de cada tipo de muestra de comportamiento, se crearon dos conjuntos de clips: uno para los exámenes del primer año y otro para los exámenes del tercer año. Había, por lo tanto, un total de cuatro conjuntos de video clips y dos conjuntos de imágenes fijas.

En general, los evaluadores fueron consistentes en sus calificaciones. En las transcripciones del primer año se mostró confiabilidad en las calificaciones de amistad estudiantil de medicina (a = .89), preocupación (a = .80), y simpatía (a = .87), al igual que los vídeos de silencio de primer año (a’s = .77, .56 y .77, respectivamente) y las imágenes fijas de primer año (a’s = .78, .62 y .64, respectivamente). En las transcripciones de tercer año se mostró confiabilidad en las calificaciones de amistad estudiantil de medicina (a = .87), preocupación (a = .86), y simpatía (a = .87), al igual que videos en silencio del tercer (a’s = .61, .53 y .61, respectivamente) y las imágenes fijas (a’s = .84, .83 y .78, respectivamente). Las imágenes fijas también mostraron confiabilidad en sus calificaciones de atractivo físico para el primer año (a = .89) y el tercer año (a = .78). Dentro de cada uno de los seis grupos de evaluadores, las calificaciones de amabilidad, preocupación y simpatía de cada participante se promediaron. Posteriormente, se evaluó la consistencia interna de estos tres elementos dentro de cada muestra de comportamiento. Las calificaciones fueron consistentes entre los tres ítems para las transcripciones del primer año (a = .91), el video silencioso del primer año (a = .80), las imágenes fijas del primer año (a = .78), las transcripciones del tercer año (a = .80), video silencioso de tercer año (a = .93) e imágenes fijas de tercer año (a = .90). Por lo tanto, se calculó una puntuación de compromiso para cada participante al promediar las calificaciones de amabilidad, preocupación y simpatía dentro de cada tipo de muestra de comportamiento.

Estos datos calculados se clasificaron en los resultados como comportamiento no verbal (video silencioso), comportamiento verbal (transcripciones) y apariencia (imágenes fijas).

Sobre la consistencia temporal en las calificaciones basadas en la apariencia, los estudiantes de medicina mantuvieron cierta consistencia en su apariencia, ya que hubo una correlación significativa entre las calificaciones de atractivo de primer y tercer año de imágenes fijas; sin embargo, no hubo una correlación significativa en las calificaciones de participación interpersonal de imágenes fijas en el primer y tercer año. Por lo tanto, parece ser el caso de que esta muestra exhibió consistencia en su apariencia física, pero que las imágenes fijas no fueron suficientes para proporcionar valoraciones coherentes temporalmente de los estados psicológicos.

En cuanto a la consistencia Temporal en Comportamiento No Verbal, hubo una correlación significativa entre el compromiso no verbal en el primer año y el compromiso no verbal en el tercer año (r (47) = .30). También se controló el cambio en la apariencia física estática, como lo indica la diferencia entre las calificaciones de compromiso interpersonal basadas en la apariencia del primer y tercer año. Hacerlo no redujo la consistencia entre el compromiso no verbal de primer y tercer año [pr (46) = .29) ni tampoco influyó en la diferencia entre el atractivo físico del primer y el tercer año [pr (46) = .29]. Por lo tanto, la consistencia en el comportamiento no verbal no era una función simple de apariencia o consistencia en la apariencia.

En el caso de la consistencia Temporal en el Comportamiento Verbal, no hubo correlación entre el compromiso verbal en el primer año y el compromiso verbal en el tercer año, (r (47) = -.06, p = .67). Y como en el Estudio 1, la correlación de consistencia para el comportamiento no verbal fue significativamente mayor que la correlación para el comportamiento verbal.

Se observa por tanto, como conclusión, que hay consistencia en el comportamiento no verbal, pero no en el comportamiento verbal. Los estudiantes de medicina exhibieron niveles constantes de compromiso no verbal durante entrevistas clínicas separadas por más de 2 años. Estos resultados no fueron una función de consistencia en la apariencia física, sino más bien un comportamiento dinámico no verbal. En contraste, el compromiso verbal no pareció ser constante a lo largo del tiempo (de hecho, hubo una consistencia significativamente mayor en el comportamiento no verbal que en el comportamiento verbal). La naturaleza de la consistencia no verbal es notable por tres razones: el lapso de tiempo durante el cual se observó consistencia, el hecho de que se produjo una intervención importante durante este período (entrenamiento clínico) y el hecho de que se observó consistencia en una situación poco común en su validez ecológica y nivel de impacto. El comportamiento se observó durante el curso de la capacitación clínica, no en un laboratorio psicológico, y fue un comportamiento en el que los participantes fueron altamente invertidos. En otras palabras, había muchos factores que de lo contrario podrían limitar la consistencia temporal, pero aun así se observaron los resultados explicados.

Como resumen tanto de este estudio como del primero realizado (en nuestra anterior entrada), hemos observado la consistencia en el comportamiento no verbal a través de las situaciones y el tiempo, pero no observamos coherencia en el comportamiento verbal. En el estudio 1 (entrada de blog anterior), el comportamiento afectivo no verbal fue consistente en las dos situaciones, mientras que el comportamiento afectivo verbal no lo fue. Si bien las dos situaciones tenían similitudes (ambas tuvieron lugar en un entorno de investigación e incluían respuestas aproximadamente estandarizadas de un confederado), diferían en dimensiones significativas. La primera situación fue formal, en relación con la segunda, y consistió en una entrevista con un investigador mayor y de más alto nivel vestido profesionalmente. La segunda situación le pidió al participante que se familiarizara con un compañero, y fue informal en comparación con la primera situación. En el estudio 2 (explicado anteriormente), el comportamiento no verbal exhibió consistencia temporal, mientras que el comportamiento verbal no. Tal consistencia se observó en las interacciones de los estudiantes de medicina con pacientes simulados durante dos instancias separadas por más de 2 años.

Concluimos por tanto que los principios del comportamiento se manifiestan consistentes en el comportamiento no verbal. Por tanto, se debe de tener en cuenta que la consistencia no verbal puede jugar un papel importante en el mantenimiento de la coherencia de la personalidad.

Consistencia verbal y no verbal en función de las situaciones. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Behavioral Stability Across Time and Situations: Nonverbal Versus Verbal Consistency” de los autores Max Weisbuch, Michael L. Slepian, Asha Clarke, Nalini Ambady, y Jeremy Veenstra-VanderWeele, que analizan la estabilidad conductual a través del tiempo y situaciones desde el enfoque de la comunicación verbal y desde la comunicación no verbal. 

Debido a la complejidad y extensión de la investigación, la presente entrada de blog tratará el estudio de la estabilidad conductual en función de diferentes situaciones a través de los comportamientos verbales y no verbales mostrados, mientras que la próxima entrada de blog tratará la estabilidad conductual en función del tiempo.

Los tratamientos tradicionales de la personalidad sugieren que los individuos muestran consistencia en su comportamiento y tienen cualidades y disposiciones estables. Sin embargo, algunos estudios sugieren que existe poca consistencia en el comportamiento de las personas en todas las situaciones, mientras que otros estudios proporcionan evidencia de la consistencia en el comportamiento. En el presente artículo, los autores describen una distinción conductual simple que puede ayudar a explicar por qué los individuos pueden parecer consistentes e inconsistentes al mismo tiempo. La explicación la realizan a través de 2 extensos estudios diferenciados, en los que se examina hasta qué punto el comportamiento no verbal revela coherencia, pero el comportamiento verbal no.

El primer aspecto que tratan los autores es la importancia de saber diferenciar en estos estudios de consistencia el comportamiento verbal y no verbal. Explican que las conductas que están ligadas a comportamientos automáticos son más propensas a exhibir consistencia que las conductas que están estrechamente vinculadas a la situación o son deliberadas. Sin embargo, estas distinciones se confunden en gran parte con la distinción entre conducta verbal y no verbal. Esta confusión teórica a menudo se lleva a estudios empíricos de consistencia; por ejemplo, los comportamientos automáticos en un estudio “son expresivos en la cara, la voz y los gestos”, “se mueve mucho” y “se ríe frecuentemente” , ” mientras que las conductas deliberadas incluían conceptos como ” ofrece consejos, ” expresa críticas ” y ” demuestra inteligencia ”. Aunque esta confusión es ecológicamente válida (es más probable que los comportamientos no verbales sean automáticos), en los estudios publicados se suele restar importancia a ello. De hecho, hasta la publicación de este artículo no se pudo encontrar un solo estudio que comparara explícitamente la coherencia verbal con la no verbal en relación a la consistencia de un sujeto en el tiempo. Esto puede ser problemático ya que la distinción entre el comportamiento verbal y no verbal puede explicar por qué las personas pueden parecer consistentes e inconsistentes como explicaremos más adelante. Por las razones resumidas a continuación, se sostiene que las observaciones de la conducta no verbal pueden dar lugar a observaciones de consistencia, mientras que las observaciones de la conducta verbal pueden dar lugar a observaciones de inconsistencia.

En primer lugar, las conductas no verbales, como las expresiones faciales, la postura corporal y la distancia interpersonal, son más difíciles de controlar conscientemente que el comportamiento verbal. Además, hay evidencia de que los mecanismos automáticos vinculan la experiencia de la emoción con su expresión facial y motora; incluso si uno es capaz de controlar un comportamiento no verbal individual (por ejemplo, sonreír), puede ser difícil o imposible que las personas controlen simultáneamente muchas conductas no verbales (por ejemplo, sonrisa, expansión postural, movimiento de las extremidades, etc) . Por el contrario, si los individuos quieren controlar su comportamiento verbal, hay un solo canal para considerar el contenido hablado, por lo que resulta mucho más sencillo. Esto no quiere decir, por supuesto, que toda conducta no verbal sea automática y que toda conducta verbal sea deliberada, sino más bien que es sencillo controlar conscientemente el comportamiento verbal que el no verbal. Debido a que el comportamiento controlado conscientemente es más inconsistente que el comportamiento relativamente automático, el comportamiento verbal debería ser menos consistente que el comportamiento no verbal.

Más allá de la automaticidad del comportamiento, hay una distinción evidente en el número de significados que posiblemente se pueden comunicar a través del comportamiento verbal frente al no verbal. Las conductas no verbales tienen un número finito de significados relativamente simples. Por esta razón, hay mucha más variabilidad en el comportamiento verbal y, por lo tanto, un mayor potencial para la variabilidad entre situaciones. Del mismo modo que los puntajes promedio en una escala de personalidad de múltiples ítems deben exhibir más consistencia que los puntajes en una escala de personalidad de un solo ítem, la expresión del comportamiento debe exhibir más consistencia cuando se considera a través de múltiples canales de comunicación. El comportamiento verbal consiste en una corriente de comunicación (palabras habladas), mientras que la conducta no verbal consiste en muchas secuencias paralelas (por ejemplo, mirada, sonrisa, fruncimiento de las cejas, postura, etc.). Esto último aporta más indicios en la traducción del rasgo estable a la expresión del comportamiento, lo que debería mejorar la estabilidad en la expresión del comportamiento en todas las situaciones.

Como era de esperar, muchos de los comportamientos consistentes observados en estudios previos fueron no verbales. Sin embargo, estos estudios no aislaron la conducta verbal de la no verbal ya que los objetivos de esa investigación previa no consideraban los canales conductuales. En la investigación actual, los autores aislaron el comportamiento verbal y no verbal y se examinó la consistencia de cada uno. La hipótesis de la investigación fue que la coherencia conductual se manifiesta en el comportamiento no verbal, pero no se manifiesta en el comportamiento verbal.

Como dijimos, para ello realizaron dos estudios, uno sobre la consistencia situacional y otro sobre la consistencia temporal. A continuación resumiremos el estudio relativo a la consistencia situacional, publicando en la próxima entrada del blog el resumen sobre el estudio de la consistencia temporal.

En este estudio, el comportamiento de los participantes se registró en dos situaciones separadas. La primera situación fue una entrevista con un investigador de sexo masculino adulto vestido con ropa formal. La segunda situación consistía en una entrevista informal con una compañera (en realidad una cómplice). La entrevista y la tarea de conocerse se utilizó para permitir la expresión natural de la conducta verbal y no verbal al tiempo que proporcionaban diferentes contextos significativos. Para ambas situaciones, se separó la conducta no verbal de la verbal al crear (a) videos silenciosos y (b) transcripciones escritas. En una universidad diferente, el comportamiento emocional de los participantes fue codificado por evaluadores de pregrado. Se esperaba una mayor consistencia conductual en las calificaciones de la conducta no verbal que verbal.

41 estudiantes (21 mujeres, 20 hombres) en una universidad participaron en el estudio a cambio de dinero. El estudio se realizó individualmente, de modo que hubo 41 sesiones experimentales. Al llegar al laboratorio, cada participante completó el consentimiento informado y posteriormente se le indicó que tomara asiento en una oficina sin amueblar. Varias situaciones se desarrollaron en esta oficina, como se describe a continuación.

En la primera situación, los participantes fueron entrevistados por primera vez por un investigador de sexo masculino adulto vestido profesionalmente. El participante estaba sentado en una mesa, lo que lo separó del entrevistador. Ambos estaban sentados en sillas de oficina y la cámara de video (detrás y a la izquierda del entrevistador) estaba dirigida al participante. La entrevista comenzó con preguntas sobre los planes profesionales del participante después de la universidad y terminó con preguntas sobre la experiencia del participante en su universidad. La última pregunta fue: “¿Qué piensas de tu experiencia en la universidad hasta ahora? ¿estás feliz en esta universidad? ” Posteriormente, los participantes realizaron una serie de tareas para un estudio no relacionado. Estas tareas incluyen leer los titulares de los periódicos en voz alta y una tarea de pantomima.

En la segunda situación, después de completar las tareas antes mencionadas, se les presentó a las participantes a una alumna de otra universidad (en realidad una cómplice), y el experimentador les informó que debían participar en una tarea de “conocerse entre ellos”. El experimentador explicó que el objetivo de la tarea era que los participantes se conocieran entre sí: para lograr este objetivo, debían hacerse preguntas unos a otros. Los cómplices fueron entrenados (durante un período de varias semanas) para mantener la coherencia entre los participantes mientras responden naturalmente. Así, los cómplices hicieron las mismas preguntas entre los participantes, respondieron de manera idéntica a los participantes a una variedad de preguntas anticipadas y mantuvieron la misma actitud agradable y comprometida entre los participantes. Después de la interacción, los participantes fueron agradecidos, informados y compensados.

Tras estas situaciones, se construyeron videoclips de aproximadamente diez segundos para proporcionar segmentos informativos de comportamiento. Dichos segmentos breves de comportamiento pueden proporcionar suficiente información para que los perceptores hagan juicios precisos sobre las personas. Además, los juicios realizados a partir de videoclips son tan precisos como los juicios realizados a partir de las transcripciones, lo que sugiere una validez predictiva más o menos equivalente a las clasificaciones de video y transcripciones. El video clip de la primera interacción (entrevista) consistió en los primeros 10 segundos de la respuesta a la pregunta final de la entrevista. Se construyeron dos videoclips de 10 segundos a partir de la segunda interacción (interacción informal). El primer clip consistió en los primeros 10 segundos en los que el participante habló durante al menos la mitad de esos segundos. El segundo clip se extrajo justo antes del final de la interacción, que tuvo lugar cerca de 3 minutos más tarde. Finalmente, un asistente de investigación realizó las transcripciones de los clips de ambas situaciones. Después de la transcripción, la pista de audio se eliminó de todos los videoclips.

El comportamiento de las calificaciones afectivas se puede definir con respecto a las acciones de nivel micro (por ejemplo las sonrisas), mientras que las acciones de nivel más grande corresponden al significado último de la conducta. En la investigación actual, los autores se enfocan especialmente en los comportamientos de nivel grande en lugar de micro porque estos comportamientos “grandes” son mejores predictores del comportamiento y muestran una consistencia superior. En lugar de utilizar un conteo de sonrisas o palabras positivas, utilizaron calificaciones globales de afecto. De esta manera, el comportamiento no verbal frente al verbal no fue redundante con el comportamiento a niveles grandes frente al micro. 44 estudiantes (29 mujeres) fueron asignados para calificar las transcripciones de ambas situaciones (n = 14), videos silenciosos de la interacción social (n = 16) o videos silenciosos de la entrevista (n = 14) . Los participantes calificaron los objetivos con respecto a (a) felicidad conductual y (b) tristeza conductual (de -3, “nada feliz / triste” a “3”, “extremadamente feliz / triste”). Todos los estímulos se presentaron en orden aleatorio en pantallas de ordenador; los videoclips permanecieron en la pantalla durante su duración y fueron reemplazados por escalas de calificación. Las transcripciones permanecieron en la pantalla hasta que se seleccionó la opción ” continuar ”, momento en el cual las transcripciones fueron reemplazadas por escalas de calificación. Se recogieron valoraciones tanto felices como tristes para tratar el comportamiento afectivo como una variable global más que como una variable unipolar. Se anticipó una correlación altamente negativa entre estas dos calificaciones, de modo que su diferencia denotaría una escala confiable de comportamiento afectivo.

Para la entrevista, la confiabilidad entre evaluadores fue aceptablemente alta para los video clips silenciosos (felicidad a = .94; tristeza a = .87) y las transcripciones (a’s = .94 y .91). Para la interacción informal, las calificaciones de cada juez se promediaron en los dos clips. La confiabilidad inter-evaluador fue aceptablemente alta para los video clips silenciosos (a’s = .91 y .84) y para las transcripciones (a’s = .82 y .76). Por tanto, las calificaciones de cada evaluador se promediaron; este proceso de compilación de datos generó ocho puntos de datos para cada participante (entrevista verbal feliz, entrevista verbal triste, entrevista no verbal feliz, etc.).

Los resultados fueron los siguientes:

Los análisis correlacionales revelaron una relación negativa significativa entre las puntuaciones de felicidad y tristeza. Para el video silencioso, las calificaciones de felicidad y tristeza estuvieron altamente correlacionadas tanto para la entrevista, (r (39) = -.87),  como para la interacción informal, (r (39) = -.75) . Del mismo modo, para las transcripciones, la felicidad y la tristeza estuvieron altamente correlacionadas tanto para la entrevista (r (39) = -.89), como para la interacción informal, (r (39) = -.78). Como resultado, se restaron las calificaciones de tristeza de las calificaciones de felicidad dentro de cada medio para crear puntuaciones de afecto. Se esperaba mostrar con ello que el comportamiento no verbal fuera consistente en todas las situaciones. De hecho, se observó una correlación significativa entre el comportamiento afectivo no verbal (calificaciones de videos silenciosos) durante la entrevista y el comportamiento afectivo no verbal durante la interacción informal (r (39) = .54). Como era de esperar, la correlación de consistencia para el comportamiento no verbal fue significativamente mayor que la del comportamiento verbal. De hecho, no hubo una correlación significativa del comportamiento afectivo verbal (calificaciones de las transcripciones) entre las dos situaciones (r (39) = -.06).

Los resultados del estudio concluyen por tanto que los participantes mostraron una mayor consistencia en el afecto no verbal, en relación con el afecto verbal. Para abordar explicaciones alternativas plausibles, se confirma que la inconsistencia del comportamiento verbal no depende de la cantidad de conducta verbal. Los resultados de este estudio inicial sugieren un mayor papel para el comportamiento no verbal que verbal en la consistencia de situaciones. Así como el comportamiento no verbal puede ser más consistente que el comportamiento verbal en todas las situaciones, puede exhibir una consistencia superior a lo largo del tiempo. La coherencia rara vez es del 100% y, al igual que los diferentes canales conductuales varían en la consistencia del contexto o situación, deben variar en la consistencia temporal. Esto último fue analizado en el segundo estudio, cuyo resumen y conclusiones publicaremos en la próxima entrada del blog.

La relación entre el comportamiento no verbal y olor corporal, y la perecepción atractiva. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Body Odor Quality Predicts Behavioral Attractiveness in Humans”, de los autores S. Craig Roberts, Alexandra Kralevich, Camille Ferdenzi, Tamsin K. Saxton, Benedict C. Jones, Lisa M. DeBruine, Anthony C. Little, y Jan Havlicek, que analizan si  la comunicación no verbal y los rasgos físicos y sensoriales (como el olor corporal) influyen en el concepto de atractividad , y si son factores correlacionados.

Se está haciendo un esfuerzo creciente para comprender cómo los diferentes rasgos físicos atractivos pueden variar dentro de los individuos, en parte porque esto podría indicar un índice subyacente de calidad genética. En humanos, la atención se ha centrado en los marcadores potenciales de calidad a través de rasgos físicos, que se asocian con juicios de mayor atractivo y preferencias de compañeros. Los juicios sobre el atractivo facial han recibido la atención más intensa junto con otros atributos relacionados con las medidas de dimensiones corporales, como el índice de masa corporal. Algunos otros rasgos no físicos también se consideran indicadores potenciales de calidad, como puede ser la voz o el olor corporal.

Más recientemente, los enfoques evolutivos del atractivo humano han comenzado a enfocarse también en cómo se forman los juicios cuando los participantes ven estímulos que incorporan movimiento. Es decir, los investigadores están investigando el atractivo usando juicios basados ​​en las llamadas imágenes dinámicas, incluyendo grabaciones de vídeo y clips formados por movimiento. En contraste con las imágenes estáticas (por ejemplo fotografías), los estímulos dinámicos contienen información que se revela por el movimiento e incluye gestos y otras conductas no verbales. Sin embargo, la medida en que tales señales pueden contener información confiable sobre la calidad individual, en la forma en que parecen hacerlo los rasgos físicos, sigue siendo un tanto controvertida debido a que pueden ser mucho menos fiables, ya que pueden ser temporalmente variables, dependientes del contexto, influenciadas culturalmente, susceptibles de manipulación, etc. Aún así, debe de tenerse en cuenta, pues existen algunas evidencias que sugieren que tales señales influyen de manera confiable en la percepción y juicios de otros. Por ejemplo, en un estudio observacional, la frecuencia de varios patrones de comportamiento específicos exhibidos por hombres en un bar predijo su posterior éxito en el establecimiento de relaciones conversacionales con mujeres.

En el estudio que presentamos, se realiza una investigación que busca las intercorrelaciones existentes entre las señales dinámicas atractivas y los rasgos del indicador putativo: olor axilar, índice de masa corporal, y relación 2D:4D (se trata de la relación entre la longitud del 2º y 4º dedo).

Para esta investigación realizaron fotos y vídeos a 20 jóvenes participantes, recolectaron muestras de su olor corporal y midieron los rasgos más relevantes. Posteriormente pidieron a un grupo de 10 mujeres que evaluaran que juzgaran las fotos, los vídeos y los olores. A raíz del tipo de investigación realizada (y del procedimiento que leerán a continuación), conviene señalar que los autores afirman que además de existir un consentimiento firmado por parte de todos los participantes, la investigación fue aprobada por el Comité de ética de la investigación de la Universidad de Liverpool.

Para la toma de muestras de olor de los jóvenes, se recogieron muestras de olor axilar a través de almohadillas de lana de algodón, que se pegaron con esparadrapo debajo de ambas axilas después de bañarse con jabón no perfumado, inmediatamente antes de que los hombres se acostaran, y se usaron en la cama por 8-10 h. Tras ello, los participantes colocaron las almohadillas en bolsas de plástico y las entregaron al laboratorio, donde se almacenaron hasta realizar las pruebas. Durante las 24 horas anteriores los participantes no fumaban ni bebían ni realizaban actividades intensas. Posteriormente se tomaron fotografías digitales en color de la cabeza y los hombros de todos los participantes masculinos en posición neutral desde una distancia de 2 m, en una habitación con iluminación fluorescente pero sin luz natural, para estandarizar las condiciones de iluminación Después de esto, se les pidió que grabasen un video de 1 minuto, que también capturara la cabeza y los hombros, en el que se les pidió que describieran sus vacaciones más recientes (los videos se editaron a 15 segundos y se silenciaron cuando se mostraron a las evaluadoras). También tomamos una fotocopia de las manos de cada hombre, con ambas manos extendidas en la placa de vidrio de la fotocopiadora. Además, se registraron las medidas de altura y peso de cada participante. A partir de estas medidas se calcularon los índices de masa corporal.

Las participantes femeninas calificaron el atractivo del olor axilar de todos los objetivos masculinos durante dos sesiones de clasificación en días consecutivos (10 por día), evitando así una posible sobrecarga sensorial resultante de la adaptación olfativa a los olores. Todos los días, después de evaluar los olores, las evaluadoras comentaban las fotos y luego los videos de los mismos hombres que acababan de oler. El orden de presentación de fotos y videos se mantuvo constante para evitar juicios fotográficos confusos con atributos de comportamiento observados en videos, y porque esto imita la secuencia lógica de la formación de impresiones. Sin embargo, el orden en el que se presentaron los objetivos individuales se aleatorizó dentro de cada prueba.

Para cada estímulo, las mujeres asignaron un puntaje para las siguientes preguntas: ” ¿Qué tan atractivo es este hombre? ” Usando una escala de calificación de 7 puntos (1 = no atractivo, 7 = muy atractivo) y ” ¿Qué tan probable es que considerarías tener una relación a largo plazo con este hombre? ” (1 = muy improbable, 7 = muy probable). Los dos contextos se usaron porque pueden cambiar las respuestas de manera sutil pero estadísticamente detectable.

Analizando los resultados se comprobó lo siguiente: Los juicios de atractivo se correlacionaron con los juicios de un compañero a largo plazo para todas las medidas.

La correlación más interesante fue la existente entre la evaluación del vídeo y la evaluación del olor corporal, siendo esta correlación especialmente fuerte (hay que recordar que el vídeo, sin sonido, sirve como muestra y evaluación del comportamiento no verbal). Sin embargo, la relación 2D:4D no obtuvo correlación con el atractivo evaluado en los vídeos. También encontramos correlaciones significativas entre el atractivo de la foto y el video, y una tendencia no significativa hacia una correlación entre el atractivo calificado con foto / video y el IMC. Además, las clasificaciones de olor corporal se correlacionaron negativamente con 2D: 4D, aunque esto fue significativo solo para la mano derecha. Como era de esperar, la mano izquierda y la derecha 2D: 4D se correlacionaron positivamente.

Por tanto, entre todos estos resultados, cabe destacar la existencia de correlaciones significativas entre las señales de comportamiento, independientemente de la información visual disponible en las fotografías, y el IMC, y la existencia de correlaciones entre el atractivo evaluado en los vídeos (es decir, que tienden a mostrar un comportamiento no verbal relativamente más atractivo), y el olor corporal tanto en el contexto general como en el de los atractivos a largo plazo. Para poder profundizar en este tema, especialmente en lo que se entiende por comportamiento no verbal “atractivo”, próximamente se publicará información sobre estudios que indican que tipos de movimientos específicos influyen en esta percepción.

¿Podemos interpretar de forma natural expresiones faciales espontáneas? Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “Accuracy of Inferring Self- and Other-Preferences from Spontaneous Facial Expressions”, de  Michael S. North, Alexander Todorov y Daniel N. Osherson, quienes comprueban la precisión de la gente para leer las emociones de otros (y de uno mismo) a través de sus expresiones faciales cuando creen que no están siendo observados. 

¿Con qué precisión puede la gente leer una emoción casual de un rostro cuyo dueño no sospecha que está bajo observación? Pocos estudios cuantitativos han abordado esta cuestión. La investigación que evalúa la capacidad de las personas para inferir emociones de la cara típicamente se basa en imágenes fijas posadas. Por ejemplo, estudios que incorporan la batería de emociones básicas de Ekman muestran una categorización fiable de emociones a partir de fotos de actores que posan. Este resultado surge incluso cuando los estímulos representan la región de los ojos solamente. Tales experimentos revelan la habilidad de las personas para inferir emociones básicas, exageradas y representadas, pero no la información facial dinámica que se encuentra a diario.

Otros estudios han capturado el comportamiento dinámico mediante la grabación de vídeo. Sin embargo, hasta donde se sabe, sólo el “paradigma de la visión de diapositivas” de Buck se centra principalmente en el rostro como una fuente de información dinámica y espontánea (es decir, natural). En el experimento de Buck, los rostros de los objetivos son secretamente grabados ya que ven y discuten un conjunto de imágenes evocadoras; los perceptores luego ven este material (con sonido silenciado) y adivinan la categoría relevante y el grado de agrado general de cada imagen. La emotividad de los rostros, sin embargo, es extrema debido al carácter provocativo de los estímulos (por ejemplo, imágenes sexualizadas y cuerpos mutilados).

Otros estudios útiles miden la precisión a partir de un comportamiento facial sutil y dinámico, pero no de forma espontánea. Tales paradigmas tienden a utilizar representaciones dinámicas de las emociones o bien generan expresiones faciales sintéticas a través de un ordenador.

Los autores del experimento que resumimos trataron de comprobar la capacidad de las personas para inferior emociones en la cara en situaciones naturales del siguiente modo: En la primera fase del experimento los participantes fueron grabados de forma oculta mientras veían y clasificaban las imágenes de forma aislada. En la segunda fase los mismos participantes adivinaron las clasificaciones de los objetivos -incluyéndose a sí mismos- de los vídeos anteriores (sin sonido y sólo con la cara). Sólo se mostraron los vídeos; las imágenes fijas visualizadas por los destinatarios en la fase primera nunca se mostraron a los perceptores en la segunda fase.

28 estudiantes de edad media 19.96 años participaron en el experimento. Los participantes vieron secuencialmente un conjunto de 72 imágenes, que componían tres categorías diferentes (24 cada una): personas, pinturas y animales. Cada imagen apareció durante 3 segundos. Aunque los participantes siempre vieron a las 24 personas, pinturas y animales, respectivamente (en ese orden), el orden de las imágenes dentro de cada categoría fue aleatorizado entre los participantes. Para reducir la presencia de indicios como el tiempo de observación, se instruyó a los participantes a examinar cada imagen durante los 3 segundos completos antes de calificarla, incluso si determinaron el atractivo de la imagen en el primer segundo. Después de ver una imagen dada, los participantes tenían 5 segundos para proporcionar una calificación de – 10 a 10 indicando su reacción a cada persona (“¿Qué tan atractiva es esta persona?”), pintura (“¿Cuánto te gustaría tener esta pintura en la pared de tu dormitorio?”) y animal (“¿Qué tan bonito es este animal?”). A lo largo de la tarea, una cámara incorporada en el ordenador grababa en secreto las caras de los participantes.

Los vídeos grabados de forma secreta se unieron en clips individuales que mostraban sólo el período de visionado de 3 segundos; sólo se veía la cara de cada objetivo (y, ocasionalmente, los hombros). Así pues, para la siguiente fase se dispuso de una biblioteca de 2.016 clips individuales de los 28 objetivos.

La segunda fase presentó los vídeos en una pantalla de ordenador. 26 de los 28 participantes iniciales volvieron a participar como perceptores (al menos un mes después de su participación inicial) a cambio de un pago en efectivo. Debido a que no era factible solicitar a cada perceptor que emitiera 2.016 juicios individuales, los 28 objetivos se dividieron aleatoriamente en grupos de cuatro. Se pidió a cada perceptor que juzgara los cuatro objetivos dentro de su propio grupo (incluyéndose a sí mismo): de este modo, los perceptores adivinaron sus preferencias por 288 videoclips individuales, 72 de los cuales eran de sí mismos. Por cada clip de 3 segundos, se instruyó a los participantes para que adivinaran las clasificaciones de los objetivos, basándose únicamente en la información facial contenida en el video. La calificación empleó la misma escala ( – 10 a 10) utilizada por los objetivos.

El orden de presentación de los videoclips reflejaba la fase objetivo original (personas, pinturas, animales). El orden de los clips de vídeo para cada objetivo fue aleatorio, al igual que el orden de los objetivos dentro de cada categoría. Los receptores observaron 24 reacciones consecutivas de un objetivo dado antes de pasar a otro objetivo; en todo momento, se les mantuvo informados de la categoría de los estímulos y el juicio de preferencia en cuestión (por ejemplo, el atractivo de la persona).

Para cada perceptor, se calcularon cuatro correlaciones de Pearson, una para cada uno de los cuatro objetivos de su grupo (incluyéndose a sí mismo). Cada una de las correlaciones incluía 24 pares: es decir, la clasificación del objetivo frente al perceptor para una imagen determinada. Por lo tanto, la correlación cero significaba que no había sido capaz de identificar las caras, mientras que las correlaciones positivas indicaban una lectura exitosa.  Para un perceptor y categoría dados, se promediaron también las otras tres correlaciones (no propias) del perceptor (en cuanto a atractivo de persona, de pintura, o de animal).

Además, para cada uno de los 26 perceptores, la correlación con sí mismo (es decir, cuando tenía que leer su propia cara) se usó como “puntuación de autoexactitud” para cada categoría. Esta puntuación se contaba positiva (+1) cuando acertaban en la lectura, o neutra (0) cuando no acertaban. Pues bien, los resultados de los 26 perceptores (dicho de otro modo, la cantidad de participantes que aceptaron en su autoexactitud) fue de 21 en el atractivo de persona, 24 en atractivo de animal y 20 para belleza de pinturas.  Al combinar las tres correlaciones, 21 perceptores tuvieron autoexactitud positiva en los 3 casos.

En cuanto a la identificación de caras ajenas, la exactitud (sobre 26 personas) fue de 11 en el atractivo de persona, 13 en atractivo de animal y 16 para belleza de pinturas.

Estos resultados se traducen en una puntuación de precisión del 57% por encima de la probabilidad, según el “Binomial Effect Size Display” (que permite la traducción de la puntuación de precisión entre métricas correlacionales y proporcionales). Por lo tanto, el experimento actual provocó un efecto facial relativamente silenciado (aunque legible). Dada la finalidad a menudo interactiva de las expresiones faciales, los estudios de seguimiento podrían explorar si las expresiones pueden ser aún más legibles si emergen en un contexto social (por ejemplo, múltiples objetivos viendo las imágenes simultáneamente) o con objetivos familiares (por ejemplo, amigos cercanos).

El poder de un apretón de manos: correlatos neuronales de la evaluación. Juicios en interacciones sociales observadas.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “The Power of a Handshake: Neural Correlates of Evaluative Judgments in Observed Social Interactions”, de los autores Sanda Dolcos , Keen Sung, Jennifer J. Argo , Sophie Flor-Henry , y Florin Dolcos, en el que se investiga si el apretón de manos puede influir en la forma en que los individuos evalúan la interacción social y y en los intereses en interacciones posteriores.

En el estudio referido, se investigan por una parte los correlatos neuronales observados en las interacciones sociales en un entorno empresarial, en el cual los estímulos dinámicos de todo el cuerpo muestran el enfoque y la evitación de comportamientos que fueron precedidos o no por un apretón de manos y fueron continuados por las calificaciones de estos comportamientos de los participantes. Por otra parte, se investiga el efecto del apretón de manos (como una forma de saludo formal) sobre la percepción de las conductas de aproximación y evitación.

La investigación fue realizada con 18 adultos jóvenes y sanos entre 18 y 34 años (9 hombres y 9 mujeres). Los participantes fueron hablantes nativos de inglés y no tenían antecedentes de enfermedades psicológicas o psiquiátricas. La tarea consistió en la proyección de una serie de videos animados no verbales de 10 segundos de duración que muestran interacciones huésped-anfitrión en una interacción comercial. Los participantes vieron al huésped siendo recibido por un anfitrión (condición de interacción social) o un recorte de cartón como anfitrión (sin interacción social / condición de control).

El anfitrión muestra, o bien comportamientos que invitan a una mayor interacción social (condición de aproximación) o bien comportamientos que pueden indicar falta de interés en una mayor interacción (condición de evitar). En la condición de acercamiento, los anfitriones se acercaron físicamente al invitado dando un paso hacia él / ella mientras mostraban una postura “abierta”, reflejada en sus brazos abiertos y su cara sonriente. Por otro lado, en la condición de evitación, el anfitrión se alejó mientras mostraba una postura “cerrada” reflejada en brazos / piernas cruzadas y una mueca en su rostro. Además, había dos grados de conductas de acercamiento y evitación: uno más suave y uno más fuerte. En la fuerte condición de acercamiento, además de acercarse al invitado con una postura abierta, el anfitrión también le da un golpecito amistoso en el hombro, mientras que en la fuerte condición de evitación, además de alejarse físicamente del huésped mostrando una postura cerrada, el anfitrión también se sienta indiferente en una silla.

Dentro de cada condición, en la mitad de las pruebas, la interacción social comenzó con un apretón de manos iniciado por el anfitrión como parte del protocolo de saludo.

Los resultados obtenidos en la investigación fueron los siguientes:

La calificación de confianza e interés en hacer negocios fue mucho mayor en las conductas de acercamiento que en las conductas de evitación. En cuanto al efecto del apretón de manos como precedente a la interacción social, aumenta las impresiones positivas y atenúa las negativas en comparación con la ausencia de contacto físico, siendo mucho más fuerte el efecto del apretón de manos en las conductas de acercamiento (impresiones positivas) que en las conductas de evitación (impresiones negativas).

Con respecto a las áreas cerebrales comunes involucradas independientemente del tipo de interacción social, los análisis revelaron un conjunto de regiones que respondieron más fuertemente a las películas de interacción social (tanto en acercamiento como en evasión) que a las películas sin interacción.

Concluyen por tanto los investigadores que un apretón de manos que precede a las interacciones sociales influye positivamente en la forma en que los individuos evalúan a los individuos que forman parte de la interacción social, aumentando su interés en interacciones posteriores, al tiempo que revierten el impacto de las impresiones negativas.

El apretón de manos como interacción social. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Handshake as interaction”, de los autores Peter M. Hall, Profesor de Sociología de la Universidad de Missouri (Columbia), y Dee Ann Spencer Hall, Profesor asociado de Sociología de la universidad de Missouri Central (Warrensburg), sobre los orígenes del “apretón de manos” y las teorías semióticas que lo rodean.

El apretón de manos es un acto físico y social entendido como una forma de comunicación no verbal que marca los comienzos y terminaciones de nuestra interacción con otros. Los autores del artículo se han centrado en el origen del acto, en el significado asociado a esta acción según los tipos, formas y ocasiones en las que se realiza, y en sus variaciones subculturales.

El origen del apretón de manos data del año 1900, donde en la cultura Árabe se realizaba el ritual de besar la mano del superior y posteriormente retirar la mano de quien besa para no recibir el mismo honor. El conflicto generado entre dos personas que desean mostrar obediencia al contrario besando su mano, y a la vez evitar ser besado en la propia, resultó en el reconocimiento de que “las manos no deben de ser besadas”. El apretón de manos tiene así el significado general de igualdad y expresa el respeto mutuo por ambas partes.

La forma y el significado del apretón de manos ha cambiado históricamente y varía culturalmente. Así, en la antigua Grecia era un signo acogedor de amabilidad, hospitalidad y confianza, y en la Europa medieval era un signo de confianza entre reyes y caballeros. Un ejemplo de variación cultural proviene de Nigeria, donde el típico apretón de manos comienza cuando las personas agarran los pulgares y luego las manos se separan con el chasquido de los dedos de la mano de las otras personas. Mientras tanto, el subordinado en la interacción hace una leve inclinación, dobla una rodilla, y baja la cabeza en deferencia al superior.
Ejemplos de variaciones subculturales son encontrados en los Estados Unidos en los que la población de raza negra se saludan agarrando y entrelazando los pulgares mientras que la población de raza blanca se saluda utilizando el agarre de palma a palma. Tales variaciones claramente representan las expresiones de identidades separadas y valoradas, si bien a menudo, como símbolo de entendimiento e igualdad, individuos de raza blanca usan el apretón de manos agarrando pulgares cuando se encuentran con individuos negros.
Siendo entendido el apretón de manos como una expresión de identidad, encontramos en los rituales secretos de órdenes secretas, hermandades y fraternidades, apretones de manos que no deben revelarse a los forasteros y los no iniciados.

En el apretón de manos es tan importante la manera de realizarlo como la reciprocidad de la otra parte. El inicio del apretón de manos puede volverse problemático si la actividad es interrumpida. Un apretón de manos no recíproco puede definir a la otra persona como socialmente grosera por ejemplo en un mitin político o convención sociológica, mientras que un apretón de manos mal realizado en el que sientes la mano contraria flácida sugiere la falta de interés de la persona contraria en realizar cualquier interacción. Del mismo modo, la variación en la resistencia táctil durante el apretón de manos influirá igualmente en nuestra percepción. Por ejemplo, una palma húmeda sugiere nerviosismo en el otro, y una mano que ofrece una fuerza y resistencia mayor que la propia sugiere que la otra persona es más poderosa o se encuentra más seguro de sí mismo que nosotros. En cualquier caso, cualquier gesto realizado en el apretón de manos afectará en la percepción que tenemos sobre el otro.

Cuando en el apretón de manos ambos se encuentran con la misma resistencia, existirá poca o ninguna alteración en el comportamiento ritual y por tanto ocasionará poca influencia en la percepción que tenemos de la otra persona, y en la que la otra persona tiene de nosotros. Es por ello que, suponiendo que ambas partes estén de acuerdo en el apretón de manos, el acto debe de ser coordinado, anticipando la acción y presión necesaria para dar una visión congruente de uno mismo. Se concluye por tanto, que el apretón de manos es una acción social que influye en la percepción que tenemos de la otra persona y en la imagen que proyectamos sobre nosotros mismos.

Debido a la importancia que tiene el apretón de manos en la comunicación no verbal, se realizará una serie de entradas correlativas sobre este tema, tratando aspectos como el papel de la etnicidad y el género en dicho acto, el poder del apretón de manos, o la influencia existente entre el apretón de manos y los posteriores comportamientos cooperativos.

Recordamos que si desea interpretar la comunicación no verbal con rigor científico y convertirse profesionalmente en analista del comportamiento no verbal, dispone del Máster Online en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira.

Dime con quién hablas y te diré qué tono usas. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Perceived differences in social status between speaker and listener affect the speaker’s vocal characteristics’”, de los autores Juan David León Gómez, Viktoria R. Mileva, Anthony C. Little y S. Craig Roberts, de la Universidad de Stirling (Reino Unido), que analizan las diferencias en el tono de voz respecto a la dominancia o el prestigio de nuestro interlocutor. 

No es ninguna novedad que no nos comportamos de la misma manera con nuestros amigos que con nuestros padres, del mismo modo que tampoco en el trabajo o en un bar. Sabemos modular perfectamente nuestro comportamiento y eso atañe a todo tipo de conductas, incluido el tono de voz.

Existen evidencias de que la voz de una persona varía según con quién hablamos. Dado que sabemos que el tono de voz es una forma de comunicación no verbal también, en este estudio se aborda cómo variamos nuestro tono de voz en función de si percibimos a nuestro interlocutor como una persona dominante, prestigiosa o de forma neutra.

Los participantes fueron 24 hombres y 24 mujeres, con una edad promedio de 20 años. Se les dijo que llevarían a cabo una entrevista de trabajo simulada que no requería la presencia física del entrevistador. En lugar de ello se les mostraba una de las tres fotos (dominante, prestigioso o neutro), que habían sido valoradas por otros participantes en un estudio previo en esas categorías. Por tanto, los participantes veían la fotografía junto a una ficha falsa que incluía nombre, empleo y testimonio de sus empleados, pero en todos los casos hablaban con uno de los experimentadores; lo que significa que los cambios que encontrarían en el registro de voz se debería a la información facilitada sobre el supuesto entrevistador.

Los resultados mostraron que los participantes cambiaban su tono de voz (junto a otras características vocales) en respuesta al supuesto estatus social de su interlocutor, y esto ocurría incluso cuando ellos mismos se consideraban de alto estatus. Sin embargo, los que tenían un alto prestigio mantuvieron el mismo tono independientemente del entrevistador al que se le asignara. Los investigadores hipotetizaron que se debía a que era una forma de mostrar calma y que la situación estaba bajo control.

Respecto a la dominancia, una situación como una entrevista de trabajo implica per se cierta dominancia del entrevistador sobre el entrevistado, así que tenía sentido que se utilizara un tono más agudo como señal de sumisión y de no suponer una amenaza. Por ello, encontramos que las personas que se describían en los cuestionarios previos como bajos en dominancia usaban un tono más agudo al hablar. Sin embargo, para las personas que se tildaban a sí mismas de dominantes no sólo no hablaron con voz más aguda, sino que además utilizaron un tono más grave.

Los resultados son prometedores pero sería importante replicarlos en una muestra más amplia y con un rango de edad menos específico, dado que en muchos casos podía tratarse de su primera entrevista laboral y mostrarse más intimidados de lo normal. Sin embargo, no deja de ser una prueba de cómo alteramos nuestro tono de voz delatando cómo de dominante percibimos a nuestro interlocutor o el estatus que consideramos tener.

El deseo en la mirada: la dilatación pupilar delata la excitación sexual. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Eyes Have It: Sex and Sexual Orientation Differences in Pupil Dilation Patterns’”, de los autores Gerulf Rieger y Ritch C. Savin-Williams, de la Universidad de Cornell (Nueva York), que estudian cómo se manifiesta la excitación sexual en la dilatación de las pupilas. 

Una imagen dice más que mil palabras y eso, inequívocamente se puede aplicar al lenguaje no verbal. Un gesto, una mirada, una postura… muchos pequeños detalles que pueden facilitar mucha información de forma inconsciente y que un observador entendido puede interpretar fácilmente. Muchas veces, incluso sin saber sobre lenguaje no verbal, instintivamente sabemos interpretar las señales de los demás por una cuestión puramente evolutiva, incluso sin entender la comunicación que se está dando entre nosotros a un nivel tan primario.

Ese es el caso de la interpretación de señales sexuales, que por lo general, y si uno no es muy torpe en ese campo, puede captar incluso sin que nos hayan enseñado a hacerlo. Una de las señales más comunes en el flirteo es la mirada, como ya hemos visto en otras ocasiones. Sin embargo, la ciencia ha dado un paso más allá y han cuantificado y clasificado la atracción sexual e incluso la propia orientación en función de nuestros ojos. 

La dilatación de la pupila a los estímulos indica la activación del sistema nervioso autónomo. Este sistema está asociado con muchos procesos automáticos como la transpiración, la digestión, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Por esta razón, la dilatación pupilar se ha utilizado como indicador de respuestas automáticas y que no están bajo el control consciente de las personas. Por lo tanto, es poco probable que las personas puedan suprimir la dilatación de sus pupilas a los estímulos a los que se sienten sexualmente atraídos. Lo cual implica que los patrones de dilatación de la pupila podrían reflejar, con alta sensibilidad, la atención automática relacionada con la atracción sexual y la orientación sexual.

Para probar esta hipótesis se contó con un total de 165 hombres y 160 mujeres jóvenes, principalmente caucásicos, que variaban su sexualidad entre “completamente heterosexual” a “completamente homosexual” pasando por los rangos intermedios de flexibilidad y bisexualidad según la escala Kinsey. Los participantes debían ver diversos vídeos de 30 segundos cada uno, en los que iba apareciendo una persona masturbándose mientras se les rastreaba la mirada con un detector infrarrojo que medía la dilatación y constricción pupilar.  En total se veían 12 escenas de hombres y 12 de mujeres. Los vídeos habían sido evaluados en un estudio piloto, seleccionándose los que fueron evaluados como los más atractivos. Además se visualizaban vídeos de la naturaleza de 1 minuto como estímulo neutro entre unos y otros. 

Los datos demostraron para los hombres que efectivamente las pupilas reaccionaban según su orientación sexual, dilatándose para las mujeres en heterosexuales, para hombres en homosexuales y en ambos casos para bisexuales. En cambio, las mujeres mostraron un patrón distinto: las mujeres heterosexuales reaccionaban también a otras mujeres. Quizás, teorizan los autores, como respuesta evolutiva a la cópula forzada para evitar lesiones. 

En definitiva, la dilatación pupilar es un indicador significativo de la orientación sexual y de la atracción. Lo cual implica que una simple mirada puede bastar para que el lenguaje corporal de la persona que tenemos delante delate si se siente atraída por nosotros. La desventaja es que nuestros ojos serán igual de elocuentes si nuestro interlocutor sabe prestar atención a los detalles. 

Lenguaje no verbal de la infidelidad ajena. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Thin slices of infidelity: Determining whether observers can pick out cheaters from a video clip interaction and what tips them off”, de los autores Nathaniel M. Lambert, Seth Mulder y Frank Fincham, de la Universidad de Brigham, que estudian cómo los observadores externos pueden captar señales de infidelidad observando a una pareja interactuar unos minutos.

Nuestras primeras impresiones acerca de los demás son una mezcla de ideas preconcebidas y estereotipos junto con lo que la mayoría de la gente llama “instinto” o “sexto sentido”, que no es más que nuestra capacidad para interpretar el lenguaje no verbal de otras personas. Si bien es cierto que esa capacidad, sin ningún tipo de entrenamiento, no nos sirve precisamente para detectar mentiras, ¿seríamos capaces de detectar las mentiras cuando la cosa no va con nosotros?

Este estudio plantea la hipótesis de que, al igual que pedimos a un jurado que pueda evaluar a un desconocido basándose en apenas unos minutos oyéndole hablar, todos somos capaces de interpretar, aunque sea de forma inconsciente, el lenguaje no verbal de los demás y captar ciertas señales sobre sus relaciones y sentimientos. Concretamente, creen que unos completos desconocidos pueden detectar la infidelidad después de ver a parejas de novios interactuando durante no más de 3 a 5 minutos.

Los investigadores realizaron dos experimentos diferentes. La primera incluyó a 51 estudiantes universitarios (16 hombres y 35 mujeres de 18 a 23 años) que participaron junto con sus parejas románticas. Los estudiantes completaron cuestionarios antes del experimento para evaluar su “infidelidad emocional y física”, mientras que sus respectivas parejas no completaron cuestionario alguno. Luego las parejas fueron grabadas en vídeo completando una tarea de dibujo donde uno de los miembros de la pareja estaba con los ojos vendados y el otro daba instrucciones sobre qué dibujar. Más tarde, seis observadores objetivos y entrenados observaron las cintas de vídeo y respondieron a la siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo de probable es que esta persona haya mostrado interés en otra persona distinta de su pareja?
  2.  ¿Cómo de probable es que esta persona coqueteara con alguien que no sea su pareja?
  3.  ¿Cómo de probable es que esta persona haya tenido relaciones sexuales con alguien que no sea su pareja?
  4.  ¿Cómo de comprometido está el participante en su relación?
  5.  ¿Cómo de fiable has percibido que es esa persona?

Se llevó a cabo un segundo experimento con 43 estudiantes (21 varones y 22 mujeres, con edades comprendidas entre 18 y 33 años) que participaron con sus respectivas parejas. Esta vez, ambos miembros de la pareja completaron los cuestionarios y los investigadores anotaron “puntuaciones promedio de infidelidad” para cada participante en base a sus respuestas a si habían sido infieles y cómo de lejos habían ido en esa infidelidad. Los participantes completaron la misma tarea de dibujo que los participantes en el primer experimento. Posteriormente, cinco observadores entrenados vieron los vídeos y calificaron a los participantes como en el primer experimento, basándose en las mismas preguntas.

En los resultados podemos comprobar que se podía detectar la infidelidad con observar la interacción de la pareja durante una sencilla tarea en apenas unos minutos. El porcentaje de acierto en ambos experimentos fue por encima del azar. Además, no se encontró diferencia entre ambos sexos en contra del mito de que la conducta infiel es más común en hombres.

En definitiva, los resultados son interesantes y debería ahondarse en qué tipo de pistas visuales llevaban a los observadores a discriminar la conducta de unos y otros. ¿Quizás nos es más fácil detectar las mentiras cuando no nos las dicen a nosotros?

¿Quién miente mejor? Psicopatía vs inteligencia emocional. Club del Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Would I lie to you? ‘‘leakage’’ in deceptive facial expressions relates to psychopathy and emotional intelligence”, de los autores Stephen Porter, Leanne ten Brinke, Alysha Baker y Brendan Wallace, de la Universidad de British Columbia (Canadá), que estudian cómo influye la inteligencia emocional y la psicopatía en la expresión de emociones falsas.

No es extraño que las personas oculten la expresión facial de sus verdaderas emociones, ya sea con buenas o malas intenciones. Llamamos a esto engaño emocional y puede suceder de tres maneras: simulando una expresión emocional en ausencia de cualquier emoción real, enmascarando una emoción (es decir, remplazando la emoción sentida por otra diferente), o neutralizando una expresión (lo que implica ocultar la emoción real tras una cara neutra). La investigación ha demostrado que el engaño emocional es detectable: por ejemplo, en el caso de las sonrisas Duchenne y las sonrisas falsas encontramos que ciertos músculos no pueden ser activados intencionalmente sin ausencia de una emoción genuina o, por el contrario, que no pueden ser suprimidos en presencia de una emoción particularmente potente (a lo que llamamos “fuga emocional”).

Hay poco estudiado sobre las diferencias individuales en las habilidades de engaño emocional, pero los investigadores sugieren la hipótesis de que la experiencia en la comunicación emocional sería influyente en esta habilidad. Por tanto, encontraríamos diferencias en las personas con inteligencia emocional (IE) y en psicópatas.

Por un lado, la primera hipótesis sería que, dado que los individuos con altos niveles de IE tienen la capacidad de percibir emociones en los demás, también se espera que tengan una mayor capacidad para controlar sus propias emociones (por ejemplo, mostrar una convincente sonrisa falsa); por tanto, mostrarán una mayor competencia para el engaño emocional.

Por otro lado, los psicópatas parecen ser camaleones de las emociones y usan sus habilidades de actuación para manipular a otros de manera efectiva en diversos contextos interpersonales. Debido a la falta de emociones reales, podemos encontrar menos “fugas emocionales” en ellos durante una exhibición emocional falsa. Por ello, la segunda hipótesis sería que los psicópatas tienen más facilidad para controlar sus expresiones emocionales durante el engaño.

Así pues, aunque la inteligencia emocional y la psicopatía están inversamente relacionadas y reflejan dos extremos opuestos del continuo afectivo, esperamos que ambos sean eficaces como mentirosos emocionales pero por las razones opuestas.

Para probar estas hipótesis se contó con 100 participantes (25 varones y 75 mujeres) que proporcionaron las expresiones emocionales genuinas y falsas, y otros 27 voluntarios fueron los encargados de evaluarlas en tiempo real. Para provocar las emociones se utilizaron imágenes del Sistema Internacional de Imágenes Afectivas, que son imágenes que han sido evaluadas sobre qué tipo de emoción (entre otras cosas) provocan en la mayoría de la gente. Las emociones que se buscaron fueron principalmente tristeza, enfado, miedo, felicidad o neutra. Se les fueron mostrando las imágenes durante 5 segundos, dejando entre imagen e imagen 5 segundos de descanso para volver a una cara neutra. Previamente se les había instruido sobre cómo debían reaccionar a cada foto: expresar una emoción genuina, expresar una emoción falsa, neutralizar una emoción o enmascararla por otra. Realizaron además un cuestionario de inteligencia emocional.

Como resultado, encontramos que los individuos con alta inteligencia emocional tienen un mayor control de sus propias expresiones y mostraban emociones falsas más convincentes que otros y durante más tiempo. Sin embargo, esa capacidad no evitó las fugas emocionales: aunque eran mejores simuladores no eran mejores en ocultar lo que de verdad sentían. De hecho, los participantes que puntuaron alto en el factor de bienestar mostraron una fuga más larga durante las emociones genuinas y las engañosas, probablemente relacionadas con la felicidad (es decir, sonrisa incontrolada).

Por otro lado, se encontró que los psicópatas muestran menos fugas emocionales durante las expresiones emocionales falsas. Sin embargo, no todas las facetas de la psicopatía están asociadas con el engaño emocional competente: La impulsividad se relacionó con el aumento de las fugas emocionales durante el engaño. Estos resultados sugieren que facetas específicas de la psicopatía se asocian con la competencia en la experiencia afectiva, incluyendo el engaño emocional, en lugar de la totalidad de la construcción psicopatía.

Sin embargo, aunque los participantes emocionalmente inteligentes y psicópatas mostraron emociones particularmente convincentes, no engañaron a jueces externos con más frecuencia que otros participantes. Este resultado nulo puede estar relacionado con las escasas tasas de exactitud de los detectores de engaño y su falta de conocimiento empíricamente válido sobre las señales de la mentira. Así, mientras que los mentirosos emocionalmente inteligentes o psicópatas pueden ser particularmente convincentes para el ojo entrenado, los observadores ingenuos pasan por alto estas señales y continúan tomando conjeturas infundadas sobre la credibilidad.

El impacto del lenguaje no verbal en la enseñanza. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The impact of the teachers’ non-verbal communication on success in teaching”, de los autores Fatemeh Bambaeeroo y Nasrin Shokrpour, de la Universidad de Shiraz (Irán), que evalúan la influencia positiva del lenguaje no verbal de los profesores en la enseñanza.

La comunicación es un pilar esencial en el desarrollo social, pero es especialmente importante en los profesionales de la enseñanza. Un buen profesor ha de tener la capacidad de comunicarse de forma efectiva con sus estudiantes, de lo contrario, por muy competente que sea en su campo, no logrará enseñar de forma satisfactoria. La comunicación no verbal es a menudo más sutil y eficaz que la comunicación verbal, y puede llegar a transmitir el significado mejor que las propias palabras. Por ejemplo, una sonrisa genuina explicita los sentimientos mejor que cualquier explicación sobre la felicidad. Por tanto, esta conversación silenciosa es de gran importancia en las interacciones cotidianas e influye en nuestros encuentros sociales y profesionales.

De acuerdo con los estudios realizados, la mayor parte de la información se transfiere a través de la compleja combinación de la postura, la prosodia, la proxémica, los gestos y las expresiones faciales. Por otro lado, el efecto de la mayor parte del lenguaje corporal actúa a nivel inconsciente del destinatario, es decir, el destinatario recibe los profundos efectos de la emisión pero sin ser consciente de ello. Por lo tanto, las personas que tienen la capacidad de utilizar estas habilidades tienen el potencial para guiar a otros en una dirección particular para lograr sus objetivos, y precisamente por esta razón la mayoría de las interacciones humanas implican la comunicación no verbal. El lenguaje corporal tiene el poder de transferir las actitudes y sentimientos de las personas a los demás y en muchos casos puede ser incluso más eficaz que los mensajes verbales.

En el campo de la enseñanza, sin duda una de las principales características de los buenos maestros es buena habilidad de comunicación en el aula: La administración del aula y la resolución constructiva de conflictos en ella requieren buenas habilidades de comunicación, siendo fundamentales las habilidades no verbales. Mediante un buen uso del lenguaje no verbal, los profesores pueden desempeñar un papel importante en el éxito de sus estudiantes. A través del uso de un lenguaje no verbal, los maestros llaman la atención de los estudiantes a una mayor comprensión y motivan a los estudiantes e incluso logran conectar con los estudiantes aburridos.

El lenguaje no verbal de los profesores puede ser eficaz si los estudiantes pueden ver al maestro en lugar de que éste esté oculto tras una mesa o de cara a la pizarra dándoles la espalda. El mejor lugar para el profesor en clase está de pie cerca de su mesa y donde todos los estudiantes puedan verlo. No debe poner las manos en los bolsillos, ya que esto limita su movimiento y expresividad. Dejar las manos libres indica la disposición de los maestros para comunicarse con sus estudiantes. No hace falta que se quede estático en su sitio, pero si siempre cambia su lugar físicamente en la clase el foco atencional de los alumnos se reducirá y el proceso de aprendizaje no procederá. Otro punto importante es que el maestro debe mirar a los estudiantes individualmente. De lo contrario, los estudiantes tendrán la impresión de que el profesor les está haciendo caso omiso, por lo que el efecto de mirar al público individualmente es innegable.

La forma correcta de abordar al estudiante es que el maestro no debe apuntar al estudiante con el dedo cuando se le hace una pregunta porque el estudiante puede sentir ansiedad en este caso. No olvidemos que señalar, dentro del lenguaje no verbal, parece una acusación. El mejor método es que el profesor se acerque un poco al estudiante, le mire directamente y le señale con la mano abierta, como una invitación a contestar.

Tras una revisión sobre distintos artículos que evalúan el éxito académico y la motivación para aprender en relación al lenguaje no verbal de los profesores con sus alumnos se encontró una evidente relación positiva entre ambos factores. ¿Y acaso no es obvio? Ni el más motivado de los alumnos soportaría varias horas escuchando a alguien que no le mira a los ojos, que habla desganado y sin pasión, que no le hace partícipe o le haga sentir acusado o intimidado cada vez que participa en clase. Un apropiado lenguaje no verbal es esencial para cualquier comunicación y el aprendizaje es uno de los procesos comunicativos más importantes.

Respuesta adaptativa a la exclusión social: La detección de sonrisas sinceras. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Adaptive Responses to Social Exclusion: Social Rejection Improves Detection of Real and Fake Smiles”, de los autores Michael J. Bernstein, Steven G. Young, Christina M. Brown, Donald F. Sacco y Heather M. Claypool, de la Universidad de Miami, que estudian cómo las personas excluidas socialmente detectan mejor las sonrisas verdaderas.

Evolutivamente, estar excluido de la manada implica numerosas amenazas inmediatas y a largo plazo. En consecuencia, los seres gregarios somos especialmente sensibles a las señales que indican un potencial rechazo de nuestros iguales. No es raro que la gente con alta necesidad de pertenencia sean muchos mejores en analizar el lenguaje no verbal de los que les rodean por esta razón, y aquellos mejor insertados en la sociedad tienen una mejor memoria para la información social que los más marginados. En ambos casos, los individuos que temen o sufren el rechazo social muestran mucha atención a estas señales no verbales.

Un importante indicador de señales sociales es la expresión facial de las emociones. Una sonrisa auténtica y sincera, conocida como sonrisa Duchenne, es indicativa de actitudes de cooperación y afiliación. Mientras que las sonrisas sociales o falsas, las no Duchenne, puede servir para enmascarar emociones negativas. La capacidad de identificar y discriminar ambos tipos de sonrisa puede servir a las personas poco incluidas socialmente a afiliarse de nuevo al grupo.

Anteriores investigaciones ya han demostrado que los individuos con más necesidad de pertenencia son más exactos discriminando emociones (por ejemplo, entre felicidad e ira), pero ninguna investigación ha evaluado el alcance de esa capacidad. La hipótesis de este estudio era que ser capaz de identificar la categoría emocional cualitativa de un despliegue facial es de gran importancia para los individuos socialmente excluidos, puesto que distinguir las emociones reales de las falsas parece especialmente importante para asegurar que los esfuerzos de reafiliación se distribuyen al máximo hacia las personas que muestran señales de que desean interactuar y relacionarse. Por tanto, los individuos rechazados mostrarían una mayor capacidad de discriminación entre sonrisas reales y falsas, presumiblemente porque están más en sintonía que otros a sutiles señales sociales.

Treinta y dos estudiantes (17 mujeres, 15 hombres) participaron en el estudio. Eran asignados aleatoriamente a condiciones de inclusión social, exclusión social o grupo control. Luego se les mostró caras que exhibían sonrisas Duchenne o no Duchenne y se les pidió que decidieran si cada una de ellas era “real” o “falsa”. Para manipular el estatus social se utilizó una técnica consistente en hacerles rememorar y escribir acerca de una situación pasada en la que se sintieron aceptados (para los de inclusión social), rechazados (para los de exclusión) o sobre el día de antes de acudir al experimento (grupo sin manipulación social).

Los resultados mostraron que los individuos socialmente rechazados tienen una capacidad mejorada para determinar si la expresión facial “feliz” de un individuo es genuina o falsa. Esto sugiere que la motivación para sentirse parte del grupo de nuevo aumenta la sensibilidad de los que se sienten rechazados para detectar las señales que indican oportunidad de afiliación. Además se vio que no afectaba a la sensibilidad el sexo ni de los que sonreían ni de los observadores.

En conclusión, el rechazo social aumenta nuestra sensibilidad perceptiva hacia las oportunidades de reintegrarnos en el grupo. Como animales sociales que somos, tiene sentido que sentirnos aislados nos mueva a buscar en los demás señales que indiquen posibilidad de reconectar, de lo contrario perderíamos esas oportunidades de adaptarnos de nuevo a la sociedad. Sería interesante ampliar este estudio al análisis de otras emociones y otro tipo de situaciones.

Las verdaderas emociones pueden ocultarse tras una sonrisa. Club Lenguaje No Verbal.


Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Hiding true emotions: microexpressions in eyes retrospectively concealed by mouth movements”, de los autores Miho Iwasaki y Yasuki Noguchi, de la Universidad de Kobe (Japón), que analiza cómo la parte inferior del rostro ayuda a disimular microexpresiones de la parte superior.

Cuando vamos paseando por la calle y nos encontramos a alguien que no nos cae especialmente bien, durante apenas un instante mostramos una expresión de desagrado que pasa a ser disimulada rápidamente por una sonrisa forzada para poder saludar cortésmente. En nuestra vida cotidiana tenemos muchas situaciones como esa, y es que en el día a día se entremezclan las expresiones emocionales sinceras y las falsas.

Es innegable la utilidad de saber distinguir una expresión sincera de una falsa y han surgido multitud de estudios sobre el tema. Por ejemplo, para distinguir una sonrisa auténtica de una falsa, una de las claves está en los ojos. La contracción de los músculos que rodean los ojos crean ese característico efecto de “patas de gallo” que representan a la sonrisa Duchenne, la sincera. Es por esto que se considera que las emociones sinceras ocurren en la parte superior del rostro y que la inferior es más fácilmente manipulable a nuestro antojo.

Sin embargo, los autores de este estudio sugirieron que una sonrisa es un rasgo muy predominante en la cara y podría enmascarar las microexpesiones a pesar de que ocurrieran en lugares distantes del rostro. De hecho, cualquier movimiento de la boca podría distraer al interlocutor de los cambios ocurridos en los ojos apenas un instante antes.

Para este estudio se llevaron a cabo cinco experimentos en los cuáles participaron respectivamente 19, 17, 10, 10 y 12 personas. A todos los participantes se les pasó un test de autismo para descartar problemas en el reconocimiento de emociones, confirmando que todos estaban en el rango normal. En el primer experimento se medía el movimiento ocular de los participantes mientras se les presentaban unas imágenes en las que aparecían caras neutras que posteriormente cambiaban para presentar un cambio emocional en boca y ojos, en sólo uno de los dos o en ninguno y luego pasaba a neutro o a mostrar un cambio en la boca. La expresión emocional duraba apenas 50 milisegundos. Se pedía a los participantes que ignoraran la boca y se centraran en los ojos, tratando de discernir cuándo observaban una microexpresión en los ojos y cuando no. En otro de los experimentos se utilizó únicamente la alegría como emoción a valorar. En esta ocasión los ojos mostraban una microexpresión emocional que podía variar entre ira, asco o alegría y posteriormente se enmascaraba con cualquiera de las seis emociones (ira, asco, alegría, sorpresa, tristeza, miedo) o una expresión neutra. Se utilizaron tanto rostros femeninos como masculinos.

Los resultados, a pesar de estar basados en pocas personas, eran muy contundentes: hay una clara interacción entre la parte inferior y superior del rostro que obstaculiza nuestros juicios de autenticidad de las expresiones emocionales. Cuando había cambios en la parte inferior de la cara las microexpresiones de los ojos pasaban desapercibidas la mayoría de las veces, incluso aunque se había predispuesto a los participantes a que prestaran toda su atención a los ojos. Se encontró también que el efecto se maximizaba cuando, después de una expresión en los ojos ocurría una expresión en la boca. Es posible que esto sea una estrategia inconsciente para desviar la atención durante una conversación, de manera que las expresiones involuntarias pasan desapercibidas por otras voluntarias y deliberadamente más lentas que buscan inhibir la percepción de las anteriores.

En conclusión, incluso cuando sabemos que este fenómeno ocurre no podemos evitar que la boca nos distraiga de los ojos. Quizás sería conveniente grabar las reacciones que realmente nos interese analizar para poder analizar las microexpresiones de forma artificial como en casos judiciales. Por otro lado, parece que lo que nos dictaba el instinto funciona: una buena sonrisa falsa puede ocultar lo desagradable que nos resulta alguien.

Afasia y emociones: No comprender el lenguaje te hace detectar mejor las mentiras. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Lie detection and language comprehension: People who can’t understand words are better at picking up lies about emotions.”, de los autores Nancy L. Etcoff, Paul Ekman, John J. Magee y Mark G. Frank, de la Universidad de Massachusetts, que pone en relación la afasia con la capacidad para detectar mentiras.

En los ochenta, en un pabellón de afasia en Estados Unidos, hablaba en televisión el que en aquella época era el presidente, Ronald Reagan. Se podía esperar que el presidente conmoviera a sus conciudadanos con su discurso, pero en aquel lugar lo que resonaban eran carcajadas. No todos, cierto. Había algunos desconcertados, otros ofendidos, incluso algunos claramente recelosos… pero la gran mayoría parecían estar oyendo el mejor de los chistes. ¿Por qué aquellas personas que no podían entender lo que oían se reían con el discurso?

Las personas con afasia tienen daño en el hemisferio cerebral izquierdo, la zona encargada del lenguaje y según el tipo de afasia, puede llegar al extremo de no ser capaz de comprender el lenguaje, como si todo el mundo les hablara en un idioma desconocido y que son incapaces de aprender. Sin embargo, el habla no es sólo palabras, es expresión. Los afásicos no entienden las palabras pero oyen el tono, ven la expresividad, toda la comunicación no verbal que hay en torno al habla.

Precisamente porque no entienden el lenguaje no se les puede engañar con él, y en su defecto captan única y exclusivamente todas las señales involuntarias y espontáneas que son mucho más difíciles de falsear y que ponen en evidencia la mentira. De alguna manera, el cerebro compensa la pérdida de una capacidad alimentando otra en algunos casos y en los afásicos les hace más sensibles al lenguaje no verbal. Por ello, aquella sala se reía al oír el discurso del presidente: captaban su lenguaje no verbal y lo percibían tan grotesco e incongruente que no sólo no podían ser engañados, sino que lo encontraban incluso gracioso.

Un equipo de Massachusetts quiso poner a prueba esta capacidad que siempre se ha dado simplemente por hecho y comprobar en el laboratorio las habilidades de los afásicos comparándolas con otros tipos de daño cerebral y con personas sanas. Así que para este experimento se compararon los resultados de 10 pacientes con graves deficiencias en la comprensión del lenguaje por daño en el hemisferio cerebral izquierdo, 10 pacientes con daño en el hemisferio cerebral derecho, 10 personas sanas de edad similar a los pacientes y 48 estudiantes universitarios sanos. La tarea consistía en ver un vídeo en la que aparecían diez personas, dos veces consecutivas cada una: una de las veces que hablaban, las personas estaban viendo escenas agradables y hablando de las emociones positivas que sentían al verlas; en el otro clip de vídeo debían decir lo mismo pero mientras veían escenas horribles de mutilaciones. Es decir, en un vídeo debían mentir y en el otro, no.

Los pacientes afásicos, es decir, los que tenían daño en el hemisferio izquierdo, fueron significativamente más precisos detectando mentiras. Y no sólo eso: también se dividían los vídeos en aquellos donde las pistas de la mentira estaban en la expresión facial, el tono de voz o ambos. Se encontró que todos los pacientes afásicos eran inusualmente sensibles a las expresiones faciales que delataban la mentira, con una media del 73% de acierto en detectar mentiras.

En conclusión, es posible que el daño en los circuitos del lenguaje dé lugar a un mecanismo compensatorio en el cerebro que aumente el reconocimiento de conductas no verbales. O tal vez, simplemente, el no vernos “distraídos” por las palabras y tener como única fuente de información el lenguaje no verbal nos haga más expertos en este tipo de comunicación. Pero queda en evidencia la importancia de analizar el lenguaje no verbal para la detección de la mentira, ya seamos afásicos o no.

Emojis y emoticonos: Perspectivas y posibilidades en el estudio del lenguaje no verbal. Club del Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Emojis: Insights, Affordances, and Possibilities for Psychological Science”, de los autores Linda K. Kaye, Stephanie A. Malone y Helen J. Wall, de la Universidad Edge Hill de Ormskirk (Reino Unido) y la Universidad Católica de Australia, que abordan el uso de los emoticonos y los emojis en la comunicación virtual.

Comunicarnos es esencial para las personas como seres sociales que somos y la interacción virtual se ha convertido en una importante forma de comunicación a día de hoy. Cuando hablamos cara a cara, disponemos de dos vías de comunicación: el comportamiento verbal, como es el habla, y el no verbal, como los gestos, el tono, las expresiones faciales, etc. Sin embargo, no disponemos de esa segunda parte en los entornos virtuales ya que se basan principalmente en interacciones mediante texto escrito como blogs, mensajes o correos electrónicos. Es por ello que han surgido, como mecanismo compensatorio, el uso de emojis y emoticonos que dotan de matices emocionales el mensaje.

El primer uso informado fue en los años 80. En distintos foros se empezaron a utilizar símbolos del teclado formando caras horizontales. La primera fue la cara sonriente  :- )  para indicar que algo era broma. Después surgió la vertiente japonesa de usar letras y símbolos para crear caras de forma vertical como ésta ^_^. Esta combinación de letras y símbolos son los emoticonos, cuyo nombre deriva de “emoción” e “icono”. Tiempo más tarde surgieron los emojis, que son las distintas imágenes con forma de cara que muestran una emoción de forma más clara y menos subjetiva 🙂 .

Ahora estos símbolos se han convertido en una expresión emocional frecuente con una clara intención comunicativa en nuestros mensajes y hasta un 92% de la población on-line los utiliza. Y no son sólo la forma de comunicación de los jóvenes del milenio: una encuesta de 2014 en Estados Unidos reveló que sólo el 54% de los usuarios de los emoticonos estaban en el rango de edad entre 18 y 34 años. Es decir, casi la mitad de la gente que los usa para expresarse no son precisamente “jóvenes”. Por ello, los investigadores creen que comunicarse a través de estos elementos estaría más relacionado con la personalidad que con la edad. De modo que ya podemos echar un vistazo a las recientes investigaciones que, aunque aún novedosas y casi en pañales, ya evalúan esta nueva forma de comunicación digital y lo que revela del comportamiento humano.

Los usuarios son muy conscientes de cómo los emojis y los emoticonos reducen la ambigüedad del discurso, pero también son más “controladas”. A diferencia de las expresiones faciales o el tono de voz, que son espontáneas, la matización que se hace en los medios online es voluntaria y puede ser fácilmente manipulada, perdiendo parte de su honestidad si así se desea. Independientemente de las ventajas y desventajas, somos contextualmente conscientes de con quién hablamos y en qué medio, lo que nos hace regular el uso de emoticonos y emojis según la situación. Por ejemplo, no es lo mismo un mensaje a un amigo que a un jefe, ni tampoco es igual el correo electrónico que las redes sociales.

Además de examinar el uso de los emoticonos y emojis en las emociones, también se ha investigado cómo se comunica la personalidad y cómo se es percibido por los demás gracias a ellos. Los hallazgos recientes indican que los observadores inexpertos son capaces de juzgar la extroversión y la apertura a la experiencia de sus interlocutores en la red con niveles razonables de precisión tan sólo viendo su perfil de Facebook. Esto sería una ventaja sobre la comunicación cara a cara, donde la apertura a la experiencia es en gran medida indetectable en las primeras impresiones.

Juntos, estos hallazgos ilustran que hay claramente algo único en los comportamientos virtuales que los distinguen de las acciones tradicionales del comportamiento humano. Y, dado que podemos prever que la comunicación cara a cara, pese a que nunca será sustituida por la virtual, va a compartir escenario cada vez con más fuerza con ésta, es interesante seguir abordando este nuevo campo de estudio en la comunicación y la conducta humana.

Sonreír cuando estás afligido: Cuando la sonrisa significa un ceño fruncido. Club del Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Smiling When Distressed: When a Smile Is a Frown Turned Upside Down”, del autor Matthew E. Ansfield, de la Universidad de Lawrence, que analiza la utilización de la sonrisa en situaciones angustiosas o desagradables como máscara de las verdaderas emociones.

La gente a veces responde a las experiencias emocionales negativas de maneras aparentemente paradójicas. No es raro que en situaciones incómodas o vergonzosas la gente tienda a sonreír o a reír, como cuando te tropiezas frente a gente conocida o te cantan cumpleaños feliz y no sabes a dónde mirar mientras tanto. Tras una montaña rusa o asustarse en una película de terror, no es raro ver a la gente reír aunque en realidad estén abrumados. Incluso en algunos funerales se ha encontrado un extraño comportamiento risueño en los cónyuges. Así que, ¿por qué la gente sonríe durante experiencias bochornosas o angustiantes en lugar de mostrar sus verdaderas emociones?

Algunas teorías creen que sonreír es en realidad una “máscara” para camuflar las emociones negativas en circunstancias sociales según dictan las reglas culturales, ya que, como sabemos, las emociones son universales pero no su expresión según dónde nos encontremos, y no todas las culturas valoran de la misma forma la expresividad emocional. Sin embargo, otras teorías sugieren que se trate de una función autoreguladora, de manera que ayude a regular el ánimo y disociarse del estímulo negativo. A pesar de estas explicaciones, existe poca investigación que pruebe el papel de la sonrisa en las experiencias emocionales negativas, por ello se llevó a cabo este experimento para comparar hombres y mujeres en distintas situaciones y valorar sus reacciones emocionales.

Para la primera fase se presentaron 160 personas (80 hombres y 80 mujeres), que fueron emparejados con alguien de su mismo sexo, con alguien del sexo contrario o participó en solitario. Cada uno de los subgrupos se decidió al azar, respetando que hubiera el mismo número de personas de cada sexo en cada uno. La actividad consistía en ver cuatro clip de vídeo desagradables, cuatro divertidos y cuatro neutros, en orden aleatorio, de entre 40 y 50 segundos. Después se les pidió que evaluaran su experiencia emocional viendo los vídeos, se les encuestó sobre sus lenguaje corporal (“¿has sonreído a propósito?”, “¿te has mostrado disgustado?”) y, por último, unos evaluadores externos calificaron las reacciones que vieron en los participantes.

Como resultado, no sólo se sonreía más cuanto mayor era la intensidad de la emoción y que se hacía más cuando se estaba acompañado que solo, sino que además los hombres tenían más tendencia a enmascarar sus emociones bajo una sonrisa que las mujeres. Además, tanto hombres como mujeres sonreían más cuando estaban acompañados de un hombre que de una mujer. Además, tres de cada cuatro personas de los que sonrieron viendo los vídeos angustiosos dijeron ser conscientes de ello, pero no porque estuvieran sonriendo a propósito, sino porque trataban de no hacerlo. Por otro lado, cuando se preguntó a hombres y mujeres cómo deberían reaccionar viendo algo desagradable, el 55% de los hombres respondió que con una expresión estoica y el 41% que con disgusto, mientras que el 92% de las mujeres dijo que debían mostrar disgusto: por lo tanto, parece que los participantes sonreían a pesar de que sus creencias de que no era apropiado y de sus esfuerzos conscientes por no hacerlo.

Dado que sonreír en sustitución de una muestra de disgusto o de una expresión más apropiada a la situación que no enmascare los sentimientos reales es algo que se valora negativamente, se decidió llevar a cabo un segundo experimento para tratar de medir el efecto de cómo somos vistos por los demás cuando hacemos tal conducta. Para ello participaron 65 hombres y 65 mujeres y se les pusieron los vídeos que se grabaron de las reacciones de los participantes del primer estudio. Los vídeos no tenían audio y no se les informó de qué estaban viendo los participantes para mostrar esas reacciones, sólo que debían decir sus impresiones sobre ellos. Luego volvieron a verlos tras leer antes de cada clip de vídeo un resumen del vídeo que habían visto en esa ocasión los participantes y luego debían valorar de nuevo sus reacciones y sus impresiones sobre ellos.

Curiosamente, aunque los hombres estaban experimentando mayores dificultades emocionales, sus sonrisas parecían de diversión más que de disgusto, mientras que las mujeres se percibían más disgustadas que divertidas. Y, cuánto más parecía que alguien se divertía en lugar de pasarlo mal, más inapropiado se percibía; aunque, por otro lado, cuando un hombre hacía esto se le percibía como más masculino y dominante, como si esta conducta fuera parte del estereotipo masculino. Del mismo modo, si una mujer mostraba esa conducta se la veía como más masculina.

En conclusión, parece que podemos afirmar que la sonrisa responde tanto a la necesidad de autorregularse y por ello podíamos observarla incluso cuando los participantes estaban solos frente al estímulo negativo, como a la necesidad de enmascarar las emociones y por ello podemos ver distintas reacciones en cuanto a género, tipo de estímulo y frente a quién se encontraban. Es posible que la diferencia en cuanto a género se deba a las reglas de exhibición emocional culturales que dictaminan que los hombres deben de ser más estoicos que las mujeres y, en su defecto, no mostrar emociones negativas en público. Por tanto, los hombres deben soportar mayor carga social y su angustia es mayor ante las emociones negativas por tener que lidiar al mismo tiempo con la necesidad de ocultarlas. Por ello, los hombres sonríen más que las mujeres ante situaciones desagradables o estresantes y, contrariamente a las mujeres, parecen divertidos aunque no es así.

Los efectos sociales y culturales en la sonrisa infantil durante el juego. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Children’s Nonverbal Displays of Winning and Losing: Effects of Social and Cultural Contexts on Smiles”, de los autores Phoebe H. C. Mui, Martijn B. Goudbeek, Marc G. J. Swerts y Arpine Hovasapian, en un estudio conjunto de la Universida de Tilburg (Países Bajos) y la Universidad de California, que sugieren que las sonrisas de los niños son susceptibles a factores sociales y culturales.

Imaginemos a un niño jugando: Sonríe cada vez gana pero se enfurruña cada vez que pierde. No es sorprendente ya que es lo que cabe esperar de un niño. Pero pongamos que el niño no está jugado solo, hay más niños con él. ¿Seguiría mostrando sus emociones de la misma forma ante los otros niños? Hacerlo podría implicar afectar al buen ambiente del juego. ¿Acaso no es desagradable que un amigo se enfade cuando le ganamos? Al jugar en equipo somos, en parte, responsables de mantener la armonía y la cohesión pero algunas sociedades ponen por encima la expresión personal y las metas individuales.

Desde muy pequeños, los niños adhieren connotaciones sociales a su sonrisa. Otros estudios han demostrado que los niños ríen más ante estímulos humorísticos si hay otros niños presentes; y que muestran sonrisas más amplias abriendo un regalo no deseado delante del experimentador que estando a solas. Así que, la forma de sonreír e interactuar de los niños durante el juego podría estar depender de su formación cultural.

Para probar esta hipótesis se llevó a cabo un experimento cuyos participantes fueron 55 niños de origen chino (siendo 34 de ellos varones) y 31 holandeses (de los cuales, 23 eran varones). Todos tenían ocho años de edad y se contaba con el consentimiento de sus padres y profesores.

Se decidió que la tarea experimental fuera un juego para obtener de los niños las expresiones faciales asociadas a ganar o perder. Los niños fueron aleatoriamente a una de las dos condiciones: jugar solo (15 niños holandeses y 13 chinos) o emparejados (16 parejas holandesas y 21 chinas). Las parejas estaban conformadas por niños del mismo sexo y debían cooperar. Los niños estaban sentados frente a una pantalla de ordenador, sobre la cual había una cámara registrando sus expresiones durante el juego. Sin embargo, para el análisis sólo se tenía en cuenta a uno de los niños de la pareja, elegido al aleatoriamente. Las instrucciones del juego se les daban en su lengua materna (holandés o chino) para asegurarse que eran entendidas.

El juego consistía en ir sacando cartas y se debía adivinar si la siguiente sería mayor o menor. Sin embargo, el juego estaba amañado para que cada niño al menos ganara dos veces y perdiera dos veces. Esto era así porque para los análisis se utilizaban nada más que la grabación de la expresión facial durante la segunda victoria y durante la segunda derrota. Evitándose así expresiones menos efusivas a medida que avanza el juego por perder el interés. Para evaluar las expresiones de los niños se utilizó el código FACS, que identifica la presencia e identidad de los músculos faciales.

Se encontró que, efectivamente, se sonreía más estando en pareja que a solas. Luego, comparando por culturas, se observó que los niños chinos que jugaban en parejas sonreían más que estando a solas, un efecto social que no ser observó en los niños holandeses. Esto encaja con la teoría de que una sociedad más estricta y colectiva (China) antepondrá al grupo por encima de uno mismo como ocurre con sociedades más flexibles e individualistas (Holanda). Fue curioso, sin embargo, que no afectaba a la sonrisa el hecho de ir ganando o perdiendo en el juego. Quizás debido a que, tanto niños como adultos, sugieren en momentos de desconcierto, como puede ser cuando se pierde de forma inesperada.

En conclusión, estos hallazgos sugieren que las sonrisas de los niños en un contexto competitivo son susceptibles a los factores sociales y culturales. Quizás sería interesante desarrollar estos resultados con otras emociones como la tristeza o incluso replicarlo en adultos para comprobar el efecto de ambas variables en la otro tipo de muestra.

Evidencias de la personalidad y la agresividad en la biomecánica de la marcha. Club del Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Evidence of Big Five and Aggressive Personalities in Gait Biomechanics”, de los autores Liam Satchell, Paul Morris, Chris Mills, Liam O’Reilly, Paul Marshman y Lucy Akehurst, de la Universidad de Portsmouth (Inglaterra), que tratan de demostrar como la personalidad y la agresividad se manifiestan a través de la forma de caminar.

Un completo desconocido en mitad de la calle, no sabemos nada de él. Y sin embargo, unos pasos inseguros parecen decirnos que es tímido. O su forma de andar rápida y vigorosa parece gritar que está enfadado. ¿Expresa nuestro cuerpo realmente cómo somos o cómo nos sentimos? Gran parte de la investigación en lenguaje no verbal se ha centrado en la cara y en los microgestos, incluso en la postura, la posición y hasta el tono de voz. ¿Pero qué pasa con nuestra forma de andar cotidiana? ¿Acaso no sería de interés poder prever las intenciones de una persona sólo viendo su forma de acercarse a nosotros?

Con la intención de arrojar luz sobre ese ámbito, se realizó un análisis exploratorio teniendo como únicas hipótesis que encontraríamos más rotación de la pelvis en mujeres y una mayor rotación del tórax en los hombres además de mayor agresividad. Respecto a la personalidad, no se hicieron hipótesis en firme.

Se reclutaron 29 participantes para el estudio, 16 de los cuales eran hombres con una media de 21 años. Se les pedía que se subieran a una cinta de correr y, tras ponerla en su velocidad de paseo normal, dieran un paseo en ella para familiarizarse. Después se les añadían unos marcadores reflectantes de 12 mm de diámetro en ambos hombros, una en la horquilla esternal (bajo el cuello), en las crestas ilíacas anteriores (cadera); y en la parte de atrás del cuerpo, crestas ilíacas posteriores (zona lumbar) y en la parte alta de la columna, ladeado hacia la derecha. De manera que se tenían puntos de referencia del tórax, de la pelvis y general. Se utilizaron además marcadores adicionales en las piernas y en los pies para identificar los ciclos de la marcha a pie. Primero se les midió durante 10 segundos estando quietos para hacer un modelo de su cuerpo y luego tuvieron que caminar 60 segundos en la cinta. Junto con las cámaras y los software de captura del movimiento se analizaron las formas de caminar de los participantes.

Posteriormente se les pasarabn dos cuestionarios. En primer lugar, el cuestionario de agresión de Buss-Perry que mide cuatro subescalas: la tendencia a la agresión física, a la agresión verbal, la disposición a la ira y la hostilidad hacia los demás. Y, en segundo lugar, hicieron el inventario de personalidad conocido como Big Five, dado que es el más ampliamente aceptado e investigado en diferencias individuales. Los cinco rasgos que mide son: la extraversión, la apertura a la experiencia, la responsabilidad, el neuroticismo y amabilidad.

Se analizaron por separado los resultados de hombres y mujeres, basándose en estudios anteriores. Respecto a la agresión, se encontró que los movimientos por separado del tórax y de la pelvis no indicaban nada, pero era el grado de rotación entre ambos el que reflejaba agresión física, especialmente en mujeres. Es decir, cuando andamos, al mismo tiempo que avanzamos el pie derecho y la cadera derecha, el cuerpo se equilibra avanzando el hombro y el brazo izquierdos, y viceversa. En la gente agresiva, el grado en que se marcan los movimientos es más pronunciado. Donde se encontró correlación para los hombres y la agresividad fue en la velocidad de la marcha: cuanto más veloces, más violentos.

Aunque se esperaba encontrar relación con la extraversión, los resultados no fueron consistentes. Sin embargo, se encontró relevancia en los datos para la amabilidad y la responsabilidad, aunque no saben justificar por qué. Es posible que la personalidad se filtre a la marcha, por ejemplo, adoptando un estilo más confiado de caminar. Pero aún debe investigarse si la marcha afecta a la personalidad o viceversa. Lo que está claro es que, aunque se tenga por un proceso automático, es un reflejo de la psicología individual y aún puede encontrarse mucha información en este ámbito. ¿Podríamos en un futuro preveer los delitos o las agresiones por la forma de caminar de los atacantes?

La sensación de intimidad en las redes sociales. Club de Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Self-disclosure on SNS: Do disclosure intimacy and narrativity influence interpersonal closeness and social attraction?”, de los autores Ruoyun Lin y Sonja Utz, del instituto de Leibniz y la Universidad de Tubinga (Alemania), que aborda el estudio de la intimidad y el atractivo social en las relaciones por internet.

Aunque las redes sociales se utilizan principalmente para mantenernos en contacto con gente conocida, no es raro entablar conversación con algún desconocido. En Twitter, por ejemplo, es relativamente común seguir a gente que sólo conocemos en línea. Algunos estudios creen que tanto las revelaciones personales como los mensajes divertidos de esta red crean sensación de proximidad entre los usuarios, pero esos juicios se han formado de manera subjetiva con estudios correlacionales. Es por ello que el siguiente estudio trata de abordar cómo se forma esta intimidad y qué factores influyen en ello.

Ya sea para hablar de qué se ha comido hoy o para profundizar acerca de un sentimiento, ambos tipos de mensaje son autorrevelaciones. Éstas se pueden clasificar en dos dimensiones: por su extensión y por lo íntimas que sean. Las revelaciones en internet tienen unas características propias en comparación con la comunicación cara a cara. En primer lugar, cuando una revelación es demasiado personal es más probable que sea considerada inapropiada que si se dijera en persona. Por tanto, la autorrevelación íntima en las redes sociales puede reducir la atracción interpersonal. En segundo lugar, las revelaciones no se dirigen a un único interlocutor, sino a varios. Sin embargo, puede ocurrir que en las redes sociales las personas no se den por aludidas y por tanto tener menos efecto. Y, en tercer lugar, las revelaciones de cada persona están inmersas en la marea de publicaciones ajenas, por lo que es posible no prestarle atención.

Por otro lado, otro factor importante es la narrativa. En las autorrevelaciones es revelar la información de uno mismo contándola de manera que parezca una historia. A la gente le gusta ser transportada por la narrativa de una película o novela, desarrollan sentimientos de cercanía con los personajes gracias a ella. Por este motivo, las autorrevelaciones que son narrativas, es decir, que en su conjunto forman una historia continua y coherente, tienen mayor facilidad de comprensión, viveza, compromiso y respuesta emocional.

Las hipótesis del estudio eran que (1) a mayor cantidad de autorrevelaciones, más familiaridad se despertaría en los demás; (2) que las autorrevelaciones íntimas, si se percibían como apropiadas, aumentaría la cercanía y la atracción social; y por último, (3) que las autorrevelación narrativas aumentarían la cercanía y la atracción social.

Para el experimento se diseño una red social llamada Social Net y que era similar a Facebook. En ella crearon cinco perfiles falsos, dos de ellos publicaron cinco veces, uno tres veces y dos una sola vez. Se trataba de un diseño 2×2: alta vs baja intimidad y alta vs baja narratividad. En todas las condiciones había mensajes distractores idénticos, intercalados de la misma forma.

En la primera fase del experimento participaron un total de 139 personas mayores de 18 años, de los cuales sólo 29 fueron hombres y con una media de edad de 24 años. Se pidió a los participantes que navegaran por la red social como si acabaran de crearse una cuenta nueva y que consideraran a los amigos ya incluidos como si los hubiera sugerido la red. Después se les preguntaba cómo de familiarizados se sentían con esos perfiles, valorándolo en una escala Likert de 1 a 7. Del mismo modo, se les preguntó por la impresión que les daban, la narrativa y el interés social. La segunda fase realizó la misma tarea pero en línea y con una muestra mayor: 433 participantes (161 de ellos eran hombres), con una media de edad de 26 años.

De ambas fases se extrae la conclusión de que la autorrevelación pública de información es beneficiosa ya que crea una sensación de familiaridad. Sin embargo, los efectos de la narrativa y la intimidad no son muy claros. Para futuras investigaciones deberán usarse sistemas más realistas, ya que la red social contaba sólo con quince publicaciones. Además, el hecho de que una fase se realice en el laboratorio y la otra a distancia puede suponer, como en este caso, la diferencia en los resultados entre ambas fases. Pero no deja de ser un paso adelante en el estudio de la forma de comunicación de este siglo.

¿Las expresiones faciales se desarrollan antes del nacimiento? Club del Lenguaje no Verbal.

bebe_feliz-ecografia-4d-expresion-facial-emociones-lenguaje-no-verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Do Facial Expressions Develop before Birth?”, de los autores Nadja Reissland, Brian Francis, James Mason y Karen Lincoln, en un estudio conjunto de la Universidad de Durham, la Universidad de Lancaster y el hospital universitario de James Cook, que abordan el desarrollo de las expresiones faciales de las emociones en los fetos.

Como ya comentábamos en otra ocasión, los bebés al nacer ya son capaces de expresar emociones. Partimos de la base de la universalidad de las emociones y su expresión facial por este motivo, ¿pero en qué momento se desarrolla esa capacidad si ya desde el momento del nacimiento contamos con ella?

Para responder a esa pregunta se examinaron los movimientos faciales de fetos grabados en vídeo con máquinas del ultrasonido 4D en las últimas etapas del embarazo. Los fetos fueron de dos niñas sanas. Una de ellas fue observada en las semanas 24, 27 y 34, y la otra en las semanas 24, 28, 32 y 35. Cada una de las sesiones de observación duró veinte minutos. Las expresiones estudiadas fueron la cara de llorar y la de reír, ambas compuestas por un máximo de 7 movimientos faciales.

Se identificaron 19 movimientos faciales, algunos propios de cada una de las dos expresiones faciales, pero otros no pertenecían a ninguna o eran compartidos. Como resultado se encontró que el número medio de confluencia de tres o más movimientos faciales se incrementó del 7% al 69% entre las semanas 24 y la 35. Además, las expresiones pertenecientes a la cara de llorar se incrementaron de 0 a un 42%, y la de risa de 0 a un 35%.

Es decir, antes de nacer, encontramos que un feto puede mover la cara, por ejemplo separando los labios, arrugando la nariz o bajando una ceja, como ya sabíamos. Sin embargo, los investigadores observaron que a lo largo de las semanas los movimientos iban progresando y conformando combinaciones complejas asociadas a expresiones faciales reconocibles. En la semana 24, primera etapa de la observación, los fetos movían un solo músculo de la cara cada vez, como abrir la boca o estirar los labios, pero en la semana 35 podríamos verles ampliar los labios, bajar las cejas y profundizar el surco nasolabial, todo al mismo tiempo.

A pesar de que el feto no puede hacer ningún sonido, el desarrollo de las expresiones faciales significa que al nacer, el bebé ya ha desarrollado los movimientos faciales para acompañar el llanto y la risa. Sin embargo, los autores no creen que los fetos estén manifestando las emociones asociadas a esas expresiones faciales en el vientre. Lo comparan, sin embargo, con los movimientos respiratorios o la acción de chuparse el dedo que llevan a cabo y que son precursores de las acciones que llevarán a cabo tras nacer, como si se tratara de una práctica. De manera que el feto podría estar “practicando” esas muecas.

Es interesante la potencial aplicación a identificar problemas de salud de este descubrimiento, ya que existe relación entre los patrones de comportamiento del feto y su desarrollo cerebral. Y las diferencias en la evolución de la expresión facial podrían indicarnos problemas en el desarrollo. En futuras investigaciones pretenden averiguar si también podemos encontrar diferencias entre fetos cuyas madres fumen durante el embarazo y las que no lo hacen, y también el estudio de otras expresiones faciales como la ira.

El amor está en la mirada: Un estudio de seguimiento ocular del amor y el deseo sexual. Club del Lenguaje no Verbal.

amor-sexo-pareja-mirada-lenguaje-no-verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Love Is in the Gaze: An Eye-Tracking Study of Love and Sexual Desire”, de los autores Mylene Bolmont, John T. Cacioppo y Stephanie Cacioppo, en un estudio conjunto de las universidades de Ginebra y Chicago, que estudia cómo diferenciar las intenciones románticas de las sexuales de nuestro interlocutor basándose en la orientación de su mirada.

¿Alguna vez has sentido “amor a primera vista”? ¿O quizás estás más familiarizado con esas miradas que parecen desnudarte? El rostro es un elemento de gran importancia en la comunicación y la interacción social, al igual que la mirada, que nos aporta mucha información de nuestro interlocutor. Y en menos de medio segundo los ojos ya podrían estar revelando los intereses de una persona incluso antes de que él mismo llegue a racionalizarlos.

El amor y el deseo sexual han sido pocas veces estudiados como elementos separados. En parte por los sesgos heredados de nuestra cultura, y en parte por lo complicado de su estudio, ya que a nivel cerebral comparten áreas corticales y subcorticales como el tálamo y el hipocampo entre otras que complican su diferenciación. Sin embargo, el amor y el deseo ni son lo mismo ni están obligatoriamente relacionados (el amor no es requisito para el sexo, ni el deseo acaba desencadenando un enamoramiento): ambos pueden existir por sí mismos o combinados en cualquier grado. Así pues, el objetivo de este estudio era comparar las conductas humanas frente a la percepción de estímulos que les provocaran deseo sexual y enamoramiento.

Para este experimento se presentaron voluntarios 20 participantes (13 mujeres y 7 hombres). De esos 20, sólo 17 llegaron a la segunda fase. A pesar de ello, los datos obtuvieron un 95% de significación estadística. Además, todos los sujetos mostraron puntuaciones en la media de ansiedad, depresión, soledad y deseo sexual, siendo representativos de la población.

En ambas fases del experimento se les hacía presenciar una serie de fotografías de personas desconocidas en un ordenador. Para evitar interferencias, primero se evaluaba la parte conductual y luego la monitorización ocular. En la parte conductual, se pedía a los participantes mirar las fotografías y evaluar si les sugerían deseo sexual (sí o no) o amor romántico (sí o no). Después, en la parte del seguimiento ocular, se les realizaba la misma tarea pero pidiéndoles que se limitaran a observar las fotos y pensar en su respuesta anterior, salvo que en esta ocasión sólo veían dos fotos de las presentadas anteriormente elegidas al azar de cada tipo (románticas y sexuales).

En la fase 1, se mostraron 120 fotografías de parejas heterosexuales de adultos jóvenes (18 a 30 años) en las que las distintas parejas se miraban mutuamente, se tocaban las caras o miraban a cámara, y no comprendían desnudos ni escenas eróticas. Habían sido elegidas en un experimento previo en el que se seleccionaron por una muestra de similar edad las que sugerían más romanticismo y más atractivo sexual.

En la fase 2, los estímulos consistían en 80 fotografías (40 hombres y 40 mujeres) de individuos atractivos mirando a la cámara. Cada participante veía solo las fotografías del sexo opuesto. Igual que en la fase 1, la edad era similar y no se incluía pornografía. Y al igual que en la fase 1, se les encomendó decidir lo más rápido y preciso posible si la fotografía les sugería sentimientos románticos o deseo sexual, pero nunca se preguntaban ambas cosas de la misma foto.

En primer lugar, se demostró que las fotos cumplían su función y las eróticas despertaban interés sexual y las románticas sentimientos amorosos. Una vez validada la base del experimento, se demostró que los participantes eran más propensos a fijarse en la cara de las personas cuando se toman decisiones sobre el amor romántico que al tomar decisiones sobre el deseo sexual, y los mismos participantes eran más propensos a mirar el cuerpo cuando se toman decisiones acerca del deseo sexual que al tomar decisiones sobre el amor romántico. Es interesante también señalar que tanto hombres como mujeres se comportaban de la misma forma en este aspecto. Respecto a la segunda fase, una vez más no hubo diferencias de género en el comportamiento en cuanto al número de miradas, ni la duración de éstas, y se corroboró la hipótesis sobre dirigir la mirada según las intenciones hacia la persona que se observa.

En resumen, podemos afirmar que la atención visual refleja aquello que es más importante para las intenciones o metas, partiendo de la base de que la mirada mutua es uno de los elementos más fiables del amor entre parejas y que la atracción física es parte elemental de la atracción sexual. Aunque aún se sabe poco sobre los mecanismos que hay tras el enamoramiento, estos patrones de respuesta suponen unas primeras pistas respecto a los procesos de atención automáticos que pueden diferenciar los sentimientos que evoca un extraño. Y a su vez, pueden suponer un interesante marcador para utilizar en terapias de pareja.

Enfrentarse a los injustos: Introducción de la imagen proxémica como medida implícita de aproximación y evitación durante la interacción social. Club del Lenguaje no Verbal.

proxemia-miradas-evitacion-realidad-virtual-club-lenguaje-no-verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Facing Off with Unfair Others: Introducing Proxemic Imaging as an Implicit Measure of Approach and Avoidance during Social Interaction”, de los autores Cade McCall y Tania Singer, del Institute for Human Cognitive and Brain Sciences de Alemania, que estudia la proxemia durante interacciones con personas justas e injustas.

A nadie le gusta ser tratado injustamente. Distintos experimentos han demostrado que, a nivel actitudinal, percibimos a los desleales como menos agradables y menos atractivos que los que nos tratan con justicia. A nivel emocional, las personas que han recibido un trato injusto reportan desprecio, ira, e incluso tristeza. La reacción contra la injusticia tiene lugar incluso cuando sólo somos meros observadores y no receptores de la acción. Desde un punto de vista evolutivo, tiene sentido una reacción adversa contra la deslealtad dado que ataca directamente a la cooperación y a la vida en grupo, tan necesarios en una especie social. Por tanto, es lógico reaccionar censurando y/o evitando a estas personas que no son dignas de confianza.

El antropólogo Edward C. Hall acuñó el termino “proxémica” para describir los usos comunicativos y culturales del espacio interpersonal. Esto incluye el distanciamiento interpersonal, la orientación corporal y la forma de mirar a otros. Estos elementos de la comunicación no verbal expresan implícitamente actitudes y motivaciones durante las interacciones sociales y pueden reflejar la naturaleza de la relación entre los dos interactuantes. Así que no es de extrañar que tendamos a acercarnos a las personas que evaluamos positivamente y evitemos a los que no.

En la investigación se ha abordado ampliamente el tema de la injusticia mediante experimentos de economía monetaria, y también por otro lado se ha evaluado el lenguaje no verbal ante personas que no nos eran agradables. Pero este experimento se planteó otro tipo de situación mucho más propia de la vida real: ¿qué ocurre cuando contemplamos la injusticia y no tenemos la oportunidad de castigar a esa persona? ¿Y cómo nuestro cuerpo refleja esas actitudes? ¿Podría predecirse en nuestro lenguaje no verbal cuando vamos a tomar represalias contra otra persona?

Con el fin de buscar la relación entre estas variables se llevó a cabo este experimento, donde se contó con 56 participantes (26 mujeres y 30 hombres). Cada uno de los participantes interactuaba con dos investigadores-cómplices, haciéndoles creer que eran participantes como ellos. Se les hacía esperar juntos en el vestíbulo para darle credibilidad, se les explicaba el experimento y luego los separaban para interactuar en línea desde salas separadas.

El experimento consistía en cuatro tareas: 1) un juego económico, 2) una tarea de memoria en un entorno virtual, 3) la posibilidad de castigar económicamente a otros jugadores, 4) cuestionarios. En el juego económico, uno de los dos cómplices era significativamente más equitativo que el otro para crear la sensación de que uno de los dos era injusto. Posteriormente se les ponía las gafas de realidad virtual y se les introducía en un mundo virtual que consistía en una habitación gris donde estaban los otros dos compañeros. Las gafas permitían también medir la posición y orientación de la cabeza respecto a los otros para los cálculos proxémicos. Los participantes debían andar por la habitación virtual memorizando las fotos para ser interrogados por ellas, pero la verdadera intención de la prueba era ver su acercamiento a los dos cómplices.

Después volvían al juego monetario, donde se les daba la oportunidad de castigar a los otros dos jugadores, haciendo que esa persona perdiera el triple de lo que el participante pagara. Y finalmente se cumplimentaron unos cuestionarios en los que debían calificar numéricamente a los otros participantes en términos de justicia, simpatía, atractivo o molesto entre otros.

Tal como se esperaba, los resultados mostraron que el cómplice justo era valorado como más equitativo, más agradable, más simpático, menos molesto y más atractivo que el cómplice injusto. Esto a su vez demuestra que el intercambio monetario del juego es considerado como una actividad social relevante, puesto que afectaba a nivel actitudinal a los participantes.

Por otro lado, todos los participantes eligieron castigar a los jugadores desleales más que a los justos, y ninguno castigó al justo más que al injusto. En cuanto a la proxémica, los participantes eligieron acercarse más a los justos en la habitación de realidad virtual, aunque sólo encontraron resultados significativos para la distancia interpersonal, no en la mirada. Sin embargo, también se esperaba que algunos participantes prefirieran estar cerca de los desleales: aquellos que eran propensos a castigar a los injustos. Así que se analizó la proxémica con la tendencia a castigar a los otros en la tarea posterior, encontrando que los que más castigaban a los desleales también estuvieron más tiempo frente a ellos y además les dieron la espalda mientras eran observados por ellos.

En definitiva, podemos afirmar que la injusticia influye en nuestro comportamiento no verbal y que la proxémica sirve de predictor de nuestra conducta posterior. Pero con estos resultados aún surgen más preguntas por contestar: ¿es la aproximación y la evitación una forma de mostrar aprobación y censura a los demás o en realidad son expresiones involuntarias demasiado sutiles como para ser percibidas por los otros?

Expresión facial y reconocimiento de emociones en lactantes (II). Club del Lenguaje No Verbal.

reconocimiento-expresiones-emociones-lactantes-club-lenguaje-no-verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en ocasión les presentamos la segunda parte del artículo “Expresión facial y reconocimiento de emociones en lactantes”, de los autores Jaime Iglesias, Ángela Loeches y Juan Serrano, de la Universidad Autónoma de Madrid, que recoge una interesante revisión sobre la expresión y reconocimiento de emociones en la infancia. Debido a su extensión fue dividido en dos partes (aquí podéis encontrar la primera parte), hoy os traemos su continuación: el reconocimiento de las emociones en las expresiones faciales por los lactantes.

Los seres humanos tienen un conocimiento social temprano que se ve reflejado en la atracción visual que sienten los bebés por otros rostros. Partiendo desde supuestos neodarwinianos, el desarrollo de la expresión facial de las emociones debió haber ocurrido a la par que la necesidad de atender y responder a esas señales. Por lo tanto, si un bebé es capaz de expresar emociones también debería ser capaz de reconocerlas en otros rostros.

Para este experimento se utilizó el paradigma de la habituación visual. En primer lugar se presenta al lactante la imagen de una expresión facial hasta que se familiariza con ella y deja de prestarle atención. Entonces se le presenta una expresión diferente intercalada con la anterior. Si el niño presta atención de nuevo asumimos que las ha discriminado como diferentes, y si su atención decae otra vez al ver la expresión anterior, es que la ha reconocido.

Se utilizaron diapositivas en color de expresiones faciales de las seis emociones básicas utilizando a una única modelo, una mujer joven de la cual seleccionaron 72 poses. Las diapositivas se proyectaron en diferentes sesiones, cambiando su orden de presentación para cada niño. En cada sesión, el lactante veía dos expresiones: a la que debía habituarse y la nueva; y se le hacían tantas sesiones como combinaciones había entre las seis emociones por pares.

Se llegó a la conclusión de que los bebés discriminaban las expresiones, ya que siempre dedicaban más tiempo a observar la expresión nueva que la habituada. Y dado que siempre se utilizaba a la misma modelo alterando sólo su expresión facial, podemos achacar por entero el resultado a las emociones y no a otros factores externos como el cambio del peinado o del contorno de la cara.

Estos resultados, sumados a los de otras muchas investigaciones con niños invidentes, con síndrome de Down, estudios interculturales e incluso con primates no humanos, nos dan un fuerte apoyo a la teoría del innatismo y la universalidad de las emociones y su expresión y reconocimiento.

Aún se desconoce si otras emociones, supuestamente básicas según otros autores como el interés o el desprecio, están definidas por una expresión facial universal. Esto se debe a que todavía se ignoran los mecanismos evolutivos que dan lugar a la génesis de las expresiones faciales. Es decir, ¿por qué unos movimientos y no otros se han asociado diferencialmente a cada emoción? Hay algunas teorías al respecto. Por ejemplo, en el caso de la sorpresa, contraer el músculo frontal aumenta el campo visual y, en consecuencia, favorece la percepción. Lo que nos permitiría “ver mejor” aquello que nos han sorprendido. Sin embargo, estas justificaciones son hipótesis muy parciales que aún necesitan estudio; así que podría ser la siguiente incógnita a desvelar.

Expresión facial y reconocimiento de emociones en lactantes (I). Club del Lenguaje No Verbal.

reconocimiento-facial-emociones-bebes-club-lenguaje-no-verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en ocasión les presentamos un resumen del artículo “Expresión facial y reconocimiento de emociones en lactantes”, de los autores Jaime Iglesias, Ángela Loeches y Juan Serrano, de la Universidad Autónoma de Madrid, que recoge una interesante revisión sobre la expresión y reconocimiento de emociones en la infancia. Debido a su extensión lo dividiremos en dos partes: hoy os hablaremos de la expresión facial de los lactantes.

Desde los años ochenta, la psicobiología ha explicado las emociones desde una perspectiva evolutiva, enfatizando su adaptabilidad para afrontar determinadas demandas ambientales. Las emociones básicas (alegría, tristeza, ira, miedo y, para algunos autores, desagrado y sorpresa) se han desarrollado con el objetivo de favorecer la comunicación y la supervivencia, especialmente en las primeras interacciones humanas: las que tienen lugar entre una madre y su hijo.

La mayoría de los investigadores han dado por resuelta la cuestión de la universalidad de las emociones y sus expresiones faciales, aceptando la premisa de que, bajo ese “fondo innatista”, cada sociedad modela las expresiones faciales culturalmente. Un ejemplo de esta teoría es que los occidentales y los orientales reaccionan de la misma forma cuando se les presenta un estímulo desagradable, pero éstos últimos enmascaran bajo una sonrisa su reacción negativa si hay otras personas presentes. Otra prueba de la universalidad de las emociones la encontramos en los niños invidentes. Distintos estudios comparativos han llegado a la conclusión de que podemos encontrar el mismo repertorio de expresiones emocionales en estos niños que han crecido sin ver las expresiones adultas que en cualquier niño vidente, descartando de este modo que el aprendizaje visual (y por tanto, social) sean necesarios para el desarrollo de la expresión social.

Así pues, si nos basamos en que la expresión emocional no es aprendida, ¿no deberíamos poder encontrar esas expresiones en bebés? Ese fue uno de los objetivos de este estudio: determinar si podían encontrar en bebés lactantes de tres a nueve meses las expresiones faciales supuestamente universales que se corresponden con las emociones básicas e innatas. Pero, a diferencia de otros estudios previos que se basaban en juicios subjetivos (¿el bebé está contento o no?), los autores han recurrido a un sistema más imparcial como lo es el uso de códigos obrsevacionales, concretamente del Facial Action Coding System (FACS). Este sistema consiste en subdividir las expresiones emocionales en sus elementos y presentarlos en una lista, sin asociarlos a la emoción, para evitar la predisposición del observador. Por ejemplo, una emoción como la sorpresa se dividiría en “elevar las cejas”, “elevar el párpado superior”, “separar lo labios” y “descenso de la mandíbula”.

Un aspecto importante de esta investigación son los estímulos utilizados para provocar las emociones en los niños. En general, los autores coinciden en las condiciones necesarias para producir la alegría, el desagrado y la tristeza, pero el miedo, la ira y la sorpresa causa controversia. Las que se utilizaron en esta investigación fueron los siguientes:

  • La alegría se intentó producir durante la interacción cara a cara con la madre u otra persona familiar y, en ocasiones, recurriendo al juego «cucú-tras».
  • La ira, por medio de la retirada varias veces consecutivas de algún objeto de las manos o de la boca del niño a la vez que se le inmovilizaban los brazos.
  • El miedo, mediante la aproximación de un extraño.
  • La sorpresa, provocando la aparición y desaparición repentina de alguna persona u objeto familiar al niño.
  • El desagrado, dándole a probar zumos ácidos.
  • Y la tristeza, a causa de la pasividad de la madre ante la mirada y las vocalizaciones de su hijo después de un periodo prolongado de exposición ante un extraño.

Los niños fueron grabados para analizar posteriormente las expresiones a distintas velocidades de reproducción en busca de los distintos elementos que componen las expresiones emocionales por distintos observadores. Como resultado se encontraron efectivamente la presencia de las expresiones universales, con la única excepción de la ira. Los cambios en esta emoción son achacados a las alteraciones respiratorias que producen las vocalizaciones que acompañan a la expresión de ira infantil.

Este estudio, por tanto, nos lleva a concluir que los lactantes son capaces de expresar desde los tres meses de edad las emociones de alegría, ira, miedo, sorpresa, desagrado y tristeza. La pregunta que nos queda ahora por resolver es: ¿son capaces también de reconocer esas mismas expresiones emocionales en otras personas?

Transmisión no verbal de la empatía en la relación médico-paciente. Club del lenguaje no verbal.

Transmision de empatia comunicacion no verbal medico paciente - club lenguaje no verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en ocasión les presentamos un resumen del artículo “The link between perception of clinical empathy and nonverbal behavior: The effect of a doctor’s gaze and body orientation”, de los autores Sabrina Brugel, Marie Postma-Nilsenová y Kiek Tates, de la Tillburg University, que relaciona la postura y la mirada de doctores con la empatía percibida por los pacientes.

La empatía es considerada una de las habilidades más importantes en el campo de la medicina, tanto desde la perspectiva del paciente y la comunicación de resultados como en la transferencia de información, calidad del diagnóstico, velocidad de recuperación y resultados psicológicos del paciente. En diversos estudios ya se ha demostrado como una alta empatía percibida puede provocar una mayor calidez en el trato médico-paciente, así como una mayor adhesión al tratamiento.

Sin embargo, y debido a múltiples factores, los estudiantes de medicina muestran una reducción de su empatía cuando entran en el campo sanitario, e incluso doctores experimentados se sienten limitados a la hora de expresar empatía debido a la presión del tiempo de consulta. Esta falta de empatía, por supuesto, no es obviada por los pacientes, que pasan por tanto a sentirse tratados solo como un conjunto de síntomas en lugar de como personas.

En el estudio que hoy trataremos, y dada la carencia de estudios existentes sobre comunicación no verbal en el ámbito de la medicina, los autores se centraron en analizar cómo ciertas conductas no verbales simples fueron determinadas por los pacientes como señales de empatía (dado que la empatía solo es transmitida como tal cuando un paciente decodifica un mensaje como empático). En este caso, las dos conductas exploradas en el estudio fueron la dirección de la mirada y la orientación del cuerpo.

En cuanto a la metodología, ambas conductas fueron dicotomizadas en dos posibles opciones: mirada o postura dirigidas hacia el paciente, o mirada o postura esquiva/evitativa. Se grabaron así 4 videos distintos en función de cada posibilidad, en los cuáles se veía a un doctor dando un diagnóstico concreto a la cámara como si estuviese hablando con un paciente. A las personas que veían el vídeo se les pedía, por último, que puntuaran la empatía, la sinceridad y el compromiso de los doctores.

Los resultados, como era esperable, indicaron que los actores que miraban a la cámara directamente como si se tratase del paciente eran puntuados significativamente más alto en la empatía percibida por los espectadores del vídeo, así como en el caso de los actores cuya orientación corporal apuntaba directamente a los pacientes. Una comparativa entre ambos demostró que el efecto de la mirada era más fuerte en comparación con la postura corporal, pero también que la combinación de ambos reforzaba la empatía percibida.

Este estudio, por tanto, sirve como argumento para apoyar la relevancia que la comunicación no verbal tiene como medio de transmisión de empatía entre el paciente y el médico en el ámbito sanitario. Dado el hecho de que, además, es muy fácil entrenar y mejorar la expresión no verbal de un individuo, resultaría de gran utilidad añadir, en un futuro, entrenamientos sobre lenguaje no verbal en el aprendizaje de los médicos, y más concretamente, en el ámbito de la comunicación sanitaria.

¿Influye la comunicación no verbal en las decisiones judiciales? Club del Lenguaje No Verbal.

Comunicacion no verbal afecta decisiones judiciales - Club Lenguaje No Verbal
Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en ocasión les presentamos un resumen del artículo “Comunicación no verbal y toma de decisiones en el ámbito judicial”, de los autores Fernando Gordillo León y Miguel Ángel Pérez Nieto, de la Universidad Camilo José Cela, Rafael Manuel López Pérez, de la Fundación Universitaria Behavior & Law, Lilia Mestas Hernández, de la Facultad de Estudios Superiores de Zaragoza, y José M. Arana Martínez, de la Universidad de Salamanca”, que reflexiona sobre la importancia de la comunicación no verbal de víctimas, testigos y acusados en decisiones judiciales.

La importancia de la comunicación no verbal en situaciones de interacción entre individuos se pone en evidencia al ser conscientes de que, tan solo utilizando gestos, ya podemos comunicar ideas. Sin embargo, la expresión emocional que aporta la comunicación no verbal no puede ser eliminada de las interacciones comunicativas sin suponer un duro golpe a la información transmitida al interlocutor. Esta información, lejos de resultar nimia, posibilita la realización de inferencias sobre los procesos psicológicos subyacentes (cognición, motivación y emoción) de la persona que la recibe. Resalta, a su vez, la importancia que puede poseer esta influencia sobre motivaciones, emociones propias y actitudes.

Partiendo de este último apunte, hay que recordar que en la toma de decisiones están implicados tanto procesos emocionales como racionales, siendo ambos necesarios para alcanzar un resultado final (según la teoría de los Marcadores Somáticos, de Damasio). Entonces, si la comunicación no verbal es un instrumento tan útil para la transmisión de información emocional, ¿hasta qué punto podría suponer una influencia en decisiones de gran calibre, como las decisiones judiciales?

Por supuesto, todos conocemos que en algún grado debe existir una influencia del arrepentimiento o no arrepentimiento por parte del acusado, pero… ¿hay datos científicos que avalen la importancia de la emoción expresada en el ámbito judicial?

Efectivamente, muchos estudios han puesto de relevancia que lo apropiado o no de las emociones expresadas en el juicio podrían condicionar el resultado del mismo. Desde el punto de vista del acusado o las víctimas, la emoción que expresen puede tener efecto sobre su credibilidad, aunque otros estudios indican que los jueces no suelen verse afectados en sus decisiones por estas emociones. Por otro lado, también se ha relacionado la expresión de remordimiento con un aumento de la cuantía de indemnizaciones a pagar y una reducción de años de condena (ya sea transmitida por el propio acusado, o por el abogado defensor). Percibir al acusado como una persona arrepentida genera una percepción más favorable sobre el carácter de dicha persona, siendo además menos propenso a reincidir y más a rehabilitarse.

Por su parte, la credibilidad de las víctimas o testigos también se ve afectada por las emociones que expresan. Así, una víctima de violación manifestando expresiones negativas (tristeza o desesperación) se perciben como más fiables respecto a cuándo manifiestan neutralidad o sonrisas nerviosas. En general, una víctima que exprese más emociones negativas cuando hablan del acontecimiento que originó sus emociones resulta más creíble.

¿Influye, por tanto, la emoción expresada en las decisiones tomadas en los juicios? Si bien no parece claro que haya una influencia directa, sí parece existir una influencia indirecta, siendo su peso más fuerte ante situaciones donde las evidencias no son tan claras. En este sentido, se podría prever que la decisión tomada en un juicio se verá más afectada por el componente emocional cuando el componente racional (las pruebas) sea menos consistente.

El factor clave para explicar estos efectos parece la congruencia o incongruencia entre el delito y la respuesta emocional esperable por parte de víctima o acusado. Los seres humanos tienen ideas estereotipadas sobre cómo deben ser las reacciones emocionales de una víctima (por ejemplo) ante delitos concretos. En función de la congruencia con estos estereotipos, la víctima verá mejor o peor considerada su credibilidad.

¿Qué aspectos de la comunicación no verbal parecen producir efectos en las decisiones judiciales? Aunque el uso de sonrisas para expresar emociones sería quizá el más relevante, esto no sería lo único. Así, aspectos como el tono, el timbre, el llanto o la risa, la forma de vestir, el físico de un individuo o incluso el modo de dirigirse al juez o al jurado podrían tener efectos en la percepción de los mismos.

Por último, hay un último elemento que podría estar afactando a las decisiones judiciales, en base al llamado “juicio paralelo”: el tratamiento de los medios de comunicación sobre un caso sometido a investigación. Algunas investigaciones indican que cuando el jurado es conocedor en primera persona de las experiencias vividas por los familiares de una víctima de asesinato, se genera un sesgos hacia el veredicto de culpabilidad, así como un aumento de emociones positivas hacia la víctima y de emociones negativas hacia el acusado.

En conclusión, no resulta extraño que los abogados preparen a sus defendidos a sabiendas del impacto que tiene no solo la información verbal, sino también lo que expresan a través de su comunicación no verbal, en las decisiones y en el contexto judicial. Aunque se intentan establecer pautas por parte de los letrados para que haya una mejor comunicación de la información, esto no siempre es posible, dado que el control de la comunicación no verbal (y las emociones expresadas a través de la misma) es mucho más difícil que en el caso de la verbal.

Uso de claves no verbales para estimular el aprendizaje online. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en ocasión les presentamos un resumen del capítulo “Loving this Dialogue!!!!  Expressing Emotion Through the Strategic Manipulation of Limited Non-Verbal Cues in Online Learning Environments”, de los autores Krystle Phirangee y Jim Hewitt, de la University of Toronto, que a su vez forma parte del libro “Emotions, Technology, and Learning”, y que analiza la transmisión de emociones a través de las limitadas herramientas “no verbales” de las redes sociales.

Desde los primeros días de las conferencias a través de ordenadores, las emociones han sido un tópico de interés en la investigación educativa. Esto es así debido a la dificultad para demostrar emociones a través de la comunicación online, así como a la priorización que ha tenido un estilo desapasionado de escritura (similar a los textos académicos), en detrimento de la transmisión de emociones.

Habitualmente caracterizada como aburrida, fría e impersonal, el aprendizaje online es frecuentemente visto como menos emocional comparado con las clases presenciales. Sin embargo, los estudios demuestran que, como las clases presenciales, los estudiantes viven emociones positivas y negativas derivadas de la interacción en la comunicación online (por ejemplo, tras recibir apoyos a una idea). Sentimientos de alienación y aislamiento pueden ser desarrollados si no se puede satisfacer una comunicación asertiva con los compañeros (incluyendo el apartado emocional). Sin embargo, es cierto que las maneras de demostrar emociones son, aparentemente, mucho más limitadas en la comunicación online que en la presencial. Derks et al. (2008) demostraron, por el contrario, que la carencia de contenido emocional verbal o visual en la comunicación online se suple con otros mecanismos compensatorios, como los emoticonos, con el fin de reducir la ambigüedad de sus mensajes.

El estudio que hoy analizamos se centró en evaluar los tipos de claves no verbales que los estudiantes utilizaban para expresar emociones en un curso online de una universidad norteamericana. Se analizó la comunicación de 45 estudiantes durante el curso de 12 semanas, entrevistándose además a 4 de ellos con el fin de proveer de claves sobre cómo los estudiantes expresaban emociones online, y cómo las interpretaban. Los resultados se dividen en tres grupos, en función del “aspecto no verbal” analizado:

  • Emoticonos: el análisis de contenido reveló que los estudiantes utilizaban emoticonos del mismo modo que una persona utilizaba expresiones faciales o entonaciones vocales: para acompañar ideas con emociones. Cuatro de ellos fueron utilizados habitualmente: el emoticono de la sonrisa (para expresar apoyo a otras ideas, para agradecer, etc.), el de tristeza (para afrontar un reto, para expresar dificultad, etc.), el de sacar la lengua y el de guiño (que se utilizaban para plasmar humor o sarcasmo). En general, además, los participantes indicaban que utilizaban los emoticonos para “suavizar” el contenido de sus mensajes.

A pesar de la utilidad que los emoticonos tenían en la expresión de las emociones, los alumnos indicaron que habían sido inicialmente reticentes a utilizarlos en sus notas online, argumentando que no sabían si procedería utilizarlos en un contexto académico (aun sabiendo que permitirían desarrollar el tono o la expresividad de su mensaje). También les preocupaba que el instructor del curso pudiera no aceptar el uso de los mismos, y tampoco conocían cómo utilizarlos en un contexto académico.

  • Signos de puntuación no convencionales: el análisis de contenido también reveló que los estudiantes en ocasiones utilizaban signos de puntuación de modos no convencionales para expresar emociones (específicamente, exclamaciones y puntos suspensivos).

Los participantes indicaban que el uso de varias exclamaciones les servía para mostrar entusiasmo, frustración, o la necesidad de más tiempo para analizar una idea. También les permitía poner de relevancia comentarios que les llamaban la atención.

Por otro lado, el uso de puntos suspensivos se relacionaba con reflexión, o para sugerir que una idea todavía se encontraba bajo consideración.

  • Uso del botón “Like”: Facebook creó y popularizó un botón llamado “Me gusta” o “Like”. Habitualmente es utilizado en redes sociales online para indicar cuando una persona aprecia, disfruta o apoya cierto contenido. En el curso realizado durante la investigación, un botón de “Me gusta” fue añadido para poder apoyar los comentarios de cada compañero. El análisis de contenido, en este caso, mostró que se utilizaba para varios fines: indicar aprecio por perspectivas afines, agradecer, mostrar apoyo a gente con problemas, reconocer el esfuerzo, mostrar aprecio para gente que contestaba a sus preguntas, etc.

En conclusión, esta investigación encontró que el uso de puntuación, emoticonos y botón de “me gusta” provocaba que los alumnos pudieran expresar con mayor facilidad sus emociones en clases online. Por tanto, el apostar por un apoyo a este tipo de comunicación no verbal en los distintos contextos por parte de los tutores, podría derivar en la creación de una “cultura de compañeros de clase” (en palabras de los autores) que provocaría una sensación de seguridad y apoyo entre los distintos compañeros de clase, así como una menor cantidad de malentendidos entre los mismos.

En última instancia, el uso de estas claves no verbales online se vería como un rol necesario y productivo en los distintos cursos, proveyendo al alumno con herramientas para transmitir sus emociones, y reduciendo la sensación de frialdad y aislamiento que (erróneamente) provoca la formación online.

Contexto social, vergüenza y comunicación no verbal. Club del Lenguaje no Verbal

Verguenza, contexto social y comunicacion no verbal - club lenguaje no verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en ocasión les presentamos un resumen del artículo “Social Presence, Embarrassment, and Nonverbal Behavior”, de los autores Marco Costa y Pio Enrico Ricci Bitti, de la University of Bologna, y Wies Dinsbach y Antony S. R. Manstead, de la University of Amsterdam, con el fin de analizar la relación entre la conducta no verbal, la vergüenza y el contexto social.

Dado que la vergüenza es una emoción social típica, parece razonable esperar que esta manifestación conductual se elicite en momentos de interacción social más que en condiciones de aislamiento.  Estudios previos han establecido que esta emoción es menos intensa entre familia y amigos que ante individuos totalmente desconocidos, por lo cual el sentimiento de vergüenza debe ser mayor ante la presencia de extraños.

Los científicos, a su vez, han determinado que la vergüenza se encuentra asociada con distintos cambios en los elementos de la comunicación no verbal, como la posición de los ojos, alteraciones del discurso, posturas rígidas, sonrisas nerviosas, etc. De hecho, han llegado incluso a establecer el funcionamiento que sigue a nivel no verbal la expresión de la vergüenza. Así, en primer lugar se daría una evitación o aversión a las miradas. A continuación, una inhibición de la sonrisa. Posteriormente, aparecería una sonrisa que afectaría tan solo a ciertos músculos faciales. A continuación, aumentarían los movimientos de la cabeza hacia abajo, yu por último, un individuo se tocaría la cara.

Partiendo de esta base teórica, los investigadores plantearon una hipótesis: la conducta no verbal de un individuo, relacionada con una expresión conductual medible, debería también reflejar la experiencia subjetiva de vergüenza de un individuo, siendo la misma superior en presencia de participantes que en una condición aislada. El objetivo de este estudio fue, por tanto, analizar el impacto de la presencia de personas desconocidas en la experiencia y conducta de vergüenza de un individuo.

Para ello, 22 mujeres y 16 hombres participaron en el estudio, durante el cual fueron divididos en dos condiciones. En la condición aislada, se sentó al individuo en una silla, frente a una pantalla en la que pasaban imágenes de diversa índole, entre ellas imágenes eróticas de hombres y mujeres. En la condición con compañía, se incluyeron otras dos sillas detrás del individuo, en la cual se sentaban siempre dos investigadores. Una vez terminada la presentación de las imágenes, se solicitaba a los participantes que rellenasen un cuestionario respondiendo a cómo se habían sentido durante la prueba, puntuando emociones como la ansiedad, el interés, la sorpresa o la vergüenza a través de escalas de puntuación. Finalmente, a los participantes se les informaba de la presencia de una cámara en la sala, y se les pedía consentimiento para poder analizar las imágenes.

Tras la codificación de la conducta no verbal de los individuos, estos fueron comparados con los datos extraídos de los cuestionarios rellenados por los participantes. Como quedó patente, mostrar escenas de desnudez y situaciones eróticas fueron efectivas para crear situaciones de vergüenza. A su vez, tal y como se esperaba, la presencia de otros provocó que esta emoción fuera más fuerte en los participantes. Las conductas no verbales más comúnmente observadas fueron movimientos de los labios, rotación de sillas, inclinaciones de cabeza, tocamientos en la cara, movimientos de mano, evitar mirar fijamente a la pantalla, sonrisas “tontas”, etc. Todos ellos encajaron en las conductas prototípicas (salvo la rotación de la silla) de la conducta de vergüenza.

Sorprendentemente, se encontraron tres datos interesantes. En primer lugar, que aunque los individuos reportaban diferentes niveles de vergüenza, no se encontraron diferencias en la frecuencia de conductas no verbales en función de las imágenes mostradas. En segundo lugar, de manera inconsistente a la teoría, 5 de 11 respuestas no verbales fueron menos frecuentes en situaciones con extraños que aisladas. Por último, los hombres exhibieron más conductas no verbales de vergüenza que las mujeres, aunque las mismas reportaron haber sentido más vergüenza.  Una explicación dada por los autores fue que se hubiera dado un fenómeno de inhibición social, que había reducido drásticamente las conductas no verbales relacionadas con la vergüenza. Sin embargo, y dado que esto entraba en conflicto con el planteamiento defendido por los autores (que la presencia de individuos facilitaría la expresión de la emoción), en la reflexión final de la investigación se encauza a otros investigadores a analizar estos posibles fenómenos.

Sabiduría popular frente a conocimiento científico sobre la detección no verbal del engaño. Club Lenguaje no Verbal.

Detección de la mentira

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les sugerimos un resumen del artículo “¿Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo? Sabiduría popular frente a conocimiento científico sobre la detección no-verbal del engaño”, del autor Jaume Masip, de la Universidad de Salamanca, en el cuál se revisa la fiabilidad de la detección del engaño a través de la evaluación del lenguaje no verbal.

En multitud de ocasiones, la psicología social ha sido criticada por estudiar ciertas situaciones que, según gran parte de la población, son “de sentido común”. Esto provoca, habitualmente, que la sabiduría popular sustituya al auténtico conocimiento científico a la hora de abordar evidencias o problemas de la vida cotidiana (a lo cual contribuyen, sin duda, series de televisión, libros de autoayuda, etc.). Uno de los campos de la psicología en los que más falsas creencias existen es el de la comunicación no verbal.

¿Hasta qué punto puede la comunicación no verbal transmitirnos realidades absolutas sobre el comportamiento de un individuo? Mientras que la investigación científica nos lleva a relativizar los descubrimientos, la mayoría de la sabiduría popular habla de realidades dicotómicas, sin atender a la variación entre individuos o situaciones. Esta visión errónea es especialmente flagrante en casos como la detección de mentiras, en la cual existen multitud de creencias sobre la utilidad del lenguaje no verbal para detectar las mismas. Este artículo trata de desmantelar algunas de estas creencias populares erróneas, basándose en la rigurosa investigación científica para demostrar la falsedad de muchas de las afirmaciones realizadas fuera de la disciplina de la psicología sobre el tema.

  • ¿Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo?

Tal y como las evidencias científicas demuestran, no hay diferencias sustanciales en la detección de la mentira a través del lenguaje corporal respecto a tratar de adivinarlo al azar (en torno al 50% de los casos son acertados). Ni siquiera tras “entrenar” a expertos se encontraron diferencias importantes entre estos y personas que no tenían ningún conocimiento sobre detección de mentiras. Por tanto, y en contra de la “afirmación popular”, se encontró que la capacidad para discriminar entre mensajes verdaderos y falsos es muy escasa en los seres humanos, dependiente sobre todo de elementos personales y contextuales. No es, por tanto, fácil “pillar a un mentiroso”.

  • ¿Afecta nuestra confianza a nuestra capacidad para detectar mentiras?

En absoluto. De hecho, tal y como muestran las investigaciones, las personas no tenemos conciencia de lo correctos o incorrectos que son nuestros juicios de credibilidad. Incluso en multitud de ocasiones tendemos a sobreestimar nuestra capacidad de discriminar entre verdades y mentiras.

  • ¿Existen señales conductuales de cuándo alguien nos está mintiendo?

Taparse la boca, tocarse la nariz, frotarse un ojo o el cuello, mirar fijamente a los ojos… todas estas acciones son, según la cultura popular, rasgos de un mentiroso. De hecho, muchos de estos estereotipos también han sido estudiados, encontrándose que muchos de ellos parecen tener validez universal (como el de que un mentiroso aparta la mirada).

Por supuesto, prácticamente ninguno de estos estereotipos es cierto (y menos generalizables a toda la población). La discrepancia entre estos y la realidad empírica puede dar cuenta del escaso valor de las claves conductuales para formular juicios correctos de mentira.

  • ¿Existe alguna posibilidad de llegar a ser un buen “detector de mentiras”?

Se han realizado multitud de intentos en este sentido, entrenando de diversas maneras a múltiples observadores. Sin embargo, el porcentaje de aciertos no ha representado un gran aumento (del 54% a 57%). ¿A qué se debe esto? En realidad, no es motivo exclusivamente del tipo de entrenamiento, sino de los escasos indicadores conductuales que son realmente útiles. Según ciertos autores, más que incrementar la precisión, lo que provocan estos entrenamientos es el aumento de la tendencia a decir que los mensajes son falsos.

Diferencias paralingüísticas en conversaciones entre parejas y amigos.

Laughing young guy enjoying a conversation over the cellphone

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les sugerimos un resumen del artículo “People will know we are in love: evidence of differences between vocal samples directed toward lovers and friends”, de los autores Sally D. Farley, de la University of Baltimore, Susan M. Hughes y Jack N. Lafayette, del Albright College, en el cuál se examina si existe variación en el tono identificable en función de la persona con la que hablamos.

Como animales sociales, los humanos instintivamente intuimos los estados emocionales de todos aquellos que nos rodean. Tal y como apuntan las investigaciones, un gran número de descubrimientos defienden que las características de nuestra voz, sin ir más lejos, permiten a los individuos de nuestro alrededor extraer más datos que aquellos puramente derivados del discurso. Estos elementos son conocidos en el estudio de la comunicación no verbal como “paralingüísticos”.

Precisamente, los elementos paralingüísticos parecen ser un elemento de gran importancia específicamente en el campo de las relaciones amorosas entre personas. ¿A qué es debido? A que nuevamente, tal y como los estudios abalan, un individuo puede modificar las características de su voz para atraer a posibles compañeros. De hecho, y tal y como se demostró en un experimento sobre la seducción, aquellos hombres que utilizaron una mayor modulación vocal tuvieron más éxito que aquellos que no modularon su paralingüística, llegando incluso a tener una segunda cita con la pareja en el estudio.

Sin embargo, y más allá de la simple atracción, hay ciertas evidencias que indican que las parejas de individuos continúan modificando sus voces cuando hablan entre sí. Por ejemplo, se demostró que la frecuencia del llamado “babytalk” (“conversación de bebé”) era un fuerte predictor de la intimidad y la atracción entre una pareja. En contraposición a esto, otros investigadores indican que estos cambios en el tono pueden no limitarse a las relaciones entre parejas, sino incluir también aquellas relaciones de amistad que generan un estado afectivo o motivacional.

Precisamente frente a esta dicotomía de resultados, el propósito de este estudio consistió en explorar cómo los individuos alteran sus elementos paralingüísticos en función de si hablan con una pareja (heterosexual u homosexual) o si hablan con un amigo muy cercano del mismo sexo a través de conversaciones telefónicas. Para ello, se grabaron distintas conversaciones entre individuos, y se seleccionó a una muestra que debía identificar si se trataba de parejas o de amigos.

En lo que se refiere a esta identificación, se encontró que en un 64.6% de los casos se acertaba, gracias a las características paralingüísticas, si se trataba de una relación de pareja o de amistad (lo cual se encontraba por encima de los límites de la probabilidad básica, 50%). También el interés romántico en frases como “qué estás haciendo” o “cómo estás” fue identificado a través del modo de hablar de los individuos grabados.

Por otro lado, fue identificado que los observadores consideraban más animados a aquellos que hablaban con sus amigos frente a sus parejas. Sin embargo, en contra de lo que los autores predijeron (que los individuos tratarían de sonar más confiados para parecer más atractivos), se encontró que aquellas voces que hablaban con parejas eran puntuadas de modo más negativo. Respecto al tono de voz, los hombres utilizaron tonos levemente más agudos, al contrario que las mujeres (levemente más graves), cuando hablaban o preguntaban a sus parejas. Finalmente, y a través del establecimiento de un modelo en base a las evaluaciones de los observadores, se encontró que cuanto más incluían en su tono elementos más relacionados con el romanticismo (cualidades positivas, amor, pasión, intimidad, etc.), más positivamente eran evaluadas las personalidades de las personas que hablaban.

En conclusión, esta investigación permitió dar fuerza al argumento de que nuestro tono de voz se ajusta al individuo con el que estamos hablando, y de un modo especialmente particular si estamos tratando con nuestra pareja. Esto, lejos de terminarse tras la fase de “cortejo”, seguiría ocurriendo en las distintas interacciones de la pareja, y permitirían a individuos desconocidos identificar de una manera significativa si los individuos observados son pareja o amigos.

 

 

 

 

 

 

Arrepentimiento y Justicia. Club del Lenguaje No Verbal.

Arrepentimiento y Justicia. Club del Lenguaje No Verbal.

Arrepentimiento y Justicia. Club del Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, esta vez les sugerimos un resumen del artículo “Arrepentimiento y Justicia Penal”, de la autora Susan A. Bandes de la Universidad DePaul (EE. UU.), acerca de la influencia del arrepentimiento de un acusado en la sentencias judiciales.

El acusado no tiene que burlarse, reírse o quedarse dormido para que se juzgue su falta de arrepentimiento, los jurados deducen esa falta de arrepentimiento por su visible falta de emoción cuando durante el juicio se aportan como evidencias las “terribles descripciones de sus crímenes”. Las entrevistas con miembros del jurado revelan un denominador común: esperan que los acusados expresen una emoción visible, e interpretan su ausencia como arrogancia, indiferencia y falta de arrepentimiento. Percibir el arrepentimiento de un acusado o la falta de este, es uno de los factores más importantes en la decisión de los miembros del jurado para condenarlo a muerte. El análisis del arrepentimiento juega un papel crucial en una gran número de resoluciones penales (audiencias, libertad condicional, evaluaciones forenses, etc.). En la mayoría de estos contextos, el que toma la decisión está presente mientras el individuo verbaliza sus emociones y actitudes. Aun así, su comportamiento es considerado como un indicador fiable de su nivel de arrepentimiento. Aunque los jueces y los jurados a menudo creen que reconocen el arrepentimiento cuando lo ven, el término en sí rara vez se define en los procesos judiciales, y no hay consenso legal acerca de cómo identificarlo. Esta falta de consenso no se limita a los que tienen que tomar las decisiones. Existen evidencias de que quienes toman las decisiones evalúan el arrepentimiento a través de su propio punto de vista cultural y emocional, y que analizar el arrepentimiento a través de la conducta es particularmente problemático a causa de las diferencias culturales y raciales, o cuando el acusado es un menor de edad, discapacitado o enfermo mental o ha ingerido drogas. Todo esto conduce una serie de preguntas. ¿Se puede desarrollar un perfil completo del arrepentimiento que determine los signos externos que pueden ser identificados durante un juicio? La respuesta a esta pregunta depende en parte de una cuestión legal: ¿Es relevante el arrepentimiento para el Sistema Judicial Penal? Por ejemplo, se ha demostrado que los que toman las decisiones valoran el arrepentimiento porque consideran que los delincuentes arrepentidos tienen menos posibilidades de reincidir. Asimismo, se ha probado que ciertos tipos de remordimientos están relacionados con una mayor probabilidad de reincidencia. Por lo tanto, si el arrepentimiento tiene relación con la reincidencia, es fundamental identificar un perfil del arrepentimiento que lo distinga del remordimiento. Por otro lado, el sistema legal suele considerar como indicadores de arrepentimiento ciertos rasgos de personalidad más duraderos como la empatía o la compasión. Esto plantea la cuestión jurídica de si la sentencia debe depender de la personalidad o también es una cuestión de ciencia afectiva: ¿Pueden la empatía, la compasión o la personalidad analizarse a través de la conducta?

El arrepentimiento juega un papel importante en las decisiones judiciales en EE. UU. y en otros sistemas de derecho común, incluyendo Canadá, Reino Unido y Australia. El comportamiento y la apariencia del acusado durante el juicio es el factor más potente en la determinación del análisis del arrepentimiento en los miembros del jurado. No obstante, el arrepentimiento no es un término definido dentro de las ciencias, ciencias sociales y humanidades, o incluso dentro de cualquier campo concreto. Proeve y Tudor hacen referencia a un grupo de emociones denominadas “emociones de retracción”, que incluye la culpa, el remordimiento, el reproche, la contrición y el arrepentimiento. Que esta imprecisión taxonómica sea problemática o no depende del contexto. En el Derecho, es un problema serio. A pesar de la falta de definiciones legales, los que toman las decisiones a menudo creen reconocer el arrepentimiento cuando lo ven. Así, el arrepentimiento se considera un indicador de buena conducta y un predictor de futuro comportamiento respetuoso con la ley. Sin embargo, a pesar de este interés por el arrepentimiento y cómo analizarlo, no existe ningún tipo de orientación sobre cómo hacerlo. El problema depende, en primer lugar, de la información legalmente relevante que están descubriendo (o piensan que están descubriendo) los que toman las decisiones cuando tratan de analizar el arrepentimiento. También depende de si este análisis les conduce por el mal camino, por ejemplo, hacia decisiones influidas por un sesgo racial o cultural. Por otra parte, el arrepentimiento desempeña un papel fundamental en teorías y prácticas de castigo menos tradicionales, en particular en aquellas más centradas en las víctimas, como la justicia restaurativa.

Si el arrepentimiento va a seguir desempeñando un papel influyente en la justicia penal debe ser identificado con una precisión razonable. El proceso de identificación no debe aumentar la probabilidad de que los factores ilegítimos como la raza o la etnia influyan en los resultados de la justicia penal. Si no se pueden cumplir estos criterios, el arrepentimiento debe ser eliminado del proceso de deliberación. Sin embargo, la idea de desterrar el arrepentimiento tiene sus problemas ya que se relaciona con otras características que valoran los que toman las decisiones, como la empatía y la conciencia. Un conjunto más asequible de reformas consistiría en educar y guiar sobre cómo analizar el arrepentimiento. Si se determina que el arrepentimiento no se puede percibir de forma fiable por las expresiones faciales y el lenguaje corporal, los jueces podrían entonces instruir a los jurados, y los peritos testificar al efecto. El estudio del arrepentimiento durante un juicio ofrece una oportunidad para estudiar las emociones, ya que en realidad se desarrollan en el ámbito social, no en un entorno de laboratorio que no puede captar la dimensión social esencial de la expresión e interpretación emocional. La otra gratificación de estudiar el arrepentimiento en el sistema legal es que los resultados tendrán consecuencias reales para la reforma del sistema de justicia penal. La cuestión de si esta actitud compleja puede ser identificada a través de signos externos y además a través de señales exhibidas durante un procedimiento penal tiene que ser urgentemente orientada. Hasta que no se trate adecuadamente, el sistema de justicia penal procederá según el cuestionable supuesto de que el arrepentimiento se puede identificar de forma fiable a través de la actitud, y se tomarán decisiones sobre la vida y la libertad en base a esa suposición.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje No Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno

Alcohol, comunicación no verbal y relaciones de pareja. Club del Lenguaje No Verbal.

Alcohol, comunicación no verbal y relaciones de pareja

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, esta semana les proponemos un resumen del artículo “Alcohol-Influenced Nonverbal Behaviors During Discussions About a Relationship Problem” de las autoras Jennifer A. Samp y Jennifer L. Monahan, de la University of Georgia, que evalúa la funcionalidad del consumo de alcohol respecto a la comunicación no verbal en relaciones de pareja.

El impacto de la comunicación no verbal en relaciones funcionales puede ser particularmente importante en contextos en los que existe consumo de alcohol. De hecho, el consumo de esta sustancia ha demostrado ser facilitadora de ciertas conductas en el ámbito de la comunicación, como la apertura a los demás, la demostración de interés sexual hacia extraños, etc. Las investigaciones utilizando a parejas casadas han mostrado, de hecho, que en algunas parejas el consumo de alcohol provoca un aumento de la expresividad en las conductas relacionales con el otro individuo. Sin embargo, ¿resulta este aumento de la expresividad de las conductas no verbales positivo, o por el contrario puede resultar negativo para ciertas parejas?

Atendiendo a esta cuestión, esta investigación trató de dilucidar cuál es la influencia exacta del alcohol en la puesta en práctica de conductas no verbales durante conversaciones entre individuos románticamente relacionados. Para ello, se invitó a una muestra de parejas a participar en el experimento, procediendo posteriormente a dividirlas en dos grupos: en ciertas parejas, se provocó que uno de los individuos bebiera alcohol, y en otras parejas se mantuvo a ambos totalmente sobrios (creando así un grupo control y un grupo experimental). Posteriormente, se procedió a proponer un tema de conversación (en este caso, una hipotética infidelidad, dada la importancia de esa temática en una relación de pareja), y se realizó una evaluación de la comunicación no verbal de todos los participantes.

Los codificadores analizaron la expresividad de los individuos, dividiéndola en animación facial, gestos y movimiento corporal, a través de vídeos sin sonido. Posteriormente, analizaron la expresividad verbal, poniendo sonido al vídeo, a través de tres variables: animación vocal, velocidad y variabilidad en el tempo del discurso. También se analizó el afecto positivo, a través de la medición de sonrisas, movimientos sociales placenteros y la apariencia de felicidad. También se utilizaron dos mediciones (movimientos corporales de adaptación y códigos del State-Trait Anxiety Index) para analizar la ansiedad de los individuos.

Los resultados mostraron, en primer lugar, los individuos que consumieron alcohol realizaron más gestos que los que no lo consumieron. Sin embargo, conforme avanzaba la conversación, los individuos sobrios mostraron mayor animación facial que los ebrios. Respecto a la expresividad vocal, se encontró que los individuos ebrios utilizaban mayor animación vocal que sus compañeros sobrios, aunque esto se igualó conforme avanzaba la conversación. Los ebrios hablaron más rápido también durante el principio de la conversación.

Por otra parte, se encontró que los individuos ebrios y sobrios no se diferenciaban en la conducta de sonreir o en los gestos faciales de placer. Sin embargo, a partir del minuto 3, los individuos ebrios comenzaron a sonreir significativamente menos, y a mostrar menos expresiones de placer. Con respecto a la ansiedad, también a partir del minuto 3 se encontró que los individuos ebrios mostraron más ansiedad generalizada, así como gestos de auto-adaptación.

Poniendo todos los resultados en común, se llegó a la conclusión de que los individuos ebrios y sobrios actuaban de manera bastante similar a nivel comunicativo en los primeros instantes, aunque conforme avanzaba la conversación los individuos ebrios exhibían conductas menos relacionales y más ansiosas. Esto mostraría, por tanto, que el alcohol no solo no mejoraría la comunicación dentro de la pareja, sino que en realidad provocaría falta de confort, aumento de ansiedad y de estrés del individuo, complicando por tanto la comunicación entre individuos.

 

 

Antiguas entradas