Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Facial trustworthiness predicts extreme criminal-sentencing outcomes”, de los autores John Paul Wilson y Nicholas O. Rule, de la Universidad de Toronto (Canadá), que estudian el efecto subconsciente que nos produce la cara de los demás en ámbitos legales.

La mayoría de la gente preferiría tener un rostro atractivo e, innegablemente, se sienten atraídos por personas con rasgos faciales agradables. Sin embargo, a la hora de sentir confianza preferimos una cara “típica”. Los rostros promedio, aquellos que podríamos ver como anodinos y absolutamente “del montón”, de alguna forma nos hacen sentir cómodos. Esas caras representan la normalidad y eso nos hace sentir confianza y percibirles como más fiables. Y es que no sólo “los ojos son la ventana del alma”, de algún modo sentimos que toda la cara nos muestra lo que necesitamos saber de la otra persona incluso sin necesidad de cruzar una palabra. Basta con un vistazo para que nos hagamos una idea de la extroversión, la competencia, la dominación e incluso la honradez de una persona. Y eso, por supuesto, es totalmente una opinión sesgada y basada en estereotipos.

Por desgracia para muchos, una cara ancha se percibe como más violenta y agresiva, como si fuera la cara de “un matón”, y por consiguiente transmite muy poca confianza. Y, aunque sepamos que esto es un sesgo, no podemos evitar que nuestro subconsciente nos juegue una mala pasada juzgando a estas personas, en cuyo caso sus rasgos son una cuestión puramente genética. Y esto es un grave problema cuando lo que estamos juzgando es si esa persona es culpable o inocente de un crimen. O, peor aún, si merece la pena de muerte.

Para ver hasta qué punto nos afecta la cara de una persona en los juicios que nos formamos de él, incluso en situaciones en las que no deberíamos hacerlo como lo es un tribunal, se llevó a cabo este experimento. La idea principal era demostrar si las caras calificadas como poco fiables coincidían también con las que habían sido condenadas a pena de muerte y si la amplitud facial era una de las causas de verles de este modo.

Para este estudio se seleccionaron a 371 presos del corredor de la muerte (226 caucásicos y 145 afroamericanos). Se seleccionaron la misma cantidad de presos, manteniendo la proporción racial, que estuvieran en prisión por homicidio de primer grado y condenados a cadena perpetua como grupo control. De manera que se formaron parejas con las fotografías: presos de misma raza y sexo pero uno condenado a muerte y el otro no. Las 742 fotos finales fueron puestas en blanco y negro para evitar diferencias de iluminación o que se viera el color del uniforme (ya que el corredor de la muerte tiene un uniforme distinto a la cárcel convencional). Posteriormente las fotos eran evaluadas por voluntarios, que las calificaban en función de atractivo, madurez y confiabilidad entre otras.

Para una segunda fase, se cogieron fotografías de Proyecto Inocencia, por lo que eran personas que se había demostrado que habían ido a la cárcel injustamente. Se seleccionaron 37 fotografías, de las cuales 20 eran afroamericanos y 17 caucásicos o hispanos. Además, 17 habían sido condenados a muerte y 20 a cadena perpetua. Una vez más fueron puestas en blanco y negro y se valoró la confiabilidad de sus rostros por voluntarios externos.

El primer experimento nos mostró una correlación entre que una cara fuera calificada como poco confiable y recibir una pena de muerte. Una de las variables que parecía influir en esa falta de confianza era el ancho de la cara: las caras anchas daban poca confianza. El resultado se volvió a encontrar en el segundo experimento, cuando se trataba de personas inocentes. Esto pone en evidencia un peligroso sesgo en el sistema judicial: más allá de las pruebas, si una cara no nos transmite confianza porque tiene aspecto “de matón”, lo consideramos culpable. Y, por desgracia, la cara ancha es una cuestión de genética.