Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Mes: julio 2018

¿Es la forma de hablar una señal fiable para detectar el engaño? Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión presentamos un resumen del artículo “Detecting Deceptive Speech: Requirements, Resources and Evaluation” de Julia Hirschberg, en donde resumimos concretamente si existen diferencias en la forma de hablar entre mentirosos y sinceros, así como los resultados de un metaanálisis referido a la forma de hablar como señal de identificación del engaño y su fiabilidad. 

El engaño generalmente se define como un intento deliberado de engañar a los demás. Los que engañan son aquellos que intentan convencer a otros de que algo es verdadero y que el engañador sabe que es falso, excluyendo, por ejemplo, a los actores o mentirosos patológicos. Distinguir a los mentirosos de los que cuentan la verdad es un tema de interés tanto para los científicos como para el personal encargado de hacer cumplir la ley, que espera que la investigación científica identifique señales confiables que puedan ser utilizadas por máquinas o humanos en la detección práctica del engaño. La mayoría de los estudios de engaño hoy se enfocan en señales visuales de engaño, como expresiones faciales (por ejemplo, Ekman) o gestos corporales (por ejemplo, Burgoon) o en señales biométricas tradicionales utilizadas en poligrafía (por ejemplo, Horvath). Muchos proyectos de investigación actuales están intentando aplicar enfoques de aprendizaje automático basados ​​en la detección de emociones como la ira, la frustración, la confianza o la incertidumbre en los sistemas de diálogo. Dicha investigación ha motivado la aplicación de técnicas similares en intentos de identificar otros tipos de estado del hablante, como el engaño, que a su vez se ha asociado en la literatura psicológica con emociones tales como miedo (de detección) o euforia (al no ser detectado). Un problema importante para los estudios de engaño en cualquier canal es el hecho de que muchas variables pueden influir en el estado del hablante durante un acto de engaño.

La mayoría de los investigadores, así como los profesionales, estarían de acuerdo en que no hay una sola señal para el engaño, sino que se deben buscar múltiples indicadores. Aunque pocos estudios se han centrado en las claves habladas, ha habido un trabajo considerable en indicadores léxicos y semánticos de engaño. En general, dichas anotaciones han sido codificadas a mano por anotadores capacitados o etiquetadas de forma subjetiva, aunque también se han realizado algunos estudios basados en palabras clave.

Los estudios del habla y el lenguaje engañosos realizados por científicos del comportamiento se han centrado principalmente en la percepción humana del engaño y los análisis descriptivos de la desviación del uso sintáctico o léxico o en el rango de tono o volumen comparado con algunas “normas” generales o específicas declaraciones escritas. Estos estudios proporcionan información útil sobre la percepción humana de las señales de engaño y algunos proporcionan correlaciones entre las percepciones humanas y las medidas objetivas de las señales en la señal del habla. Sin embargo, muchos de los hallazgos de estudios previos han sido inconclusos e incluso contradictorios, tal vez debido a la variación en la motivación de los mentirosos estudiados, a la cantidad de preparación previa empleada en la elaboración de la mentira, a las diferencias individuales entre los hablantes o al modo en que qué características particulares se han definido en diferentes estudios. Por lo tanto, se ha hipotetizado que los mentirosos hablan más que los que cuentan la verdad o hablan menos, dependiendo tal vez del cuidado con el que la mentira ha sido preparada antes de contar o el deseo del engañador de retener la información. También se ha pensado que exhiben más latencia de respuesta o menos, por razones similares; Los mentirosos demasiado ensayados pueden darse a conocer respondiendo preguntas particulares con demasiada rapidez, mientras que los mentirosos que no han sido ensayados deben dedicar más tiempo a pensar sobre la mentira que están inventando. Se ha observado que los mentirosos hablan más alto o más suave cuando están acostados, y exhiben más tensión vocal y menos “agradabilidad” vocal. Los estudios han encontrado que los mentirosos exhiben menos disfluencias o más que los narradores de la verdad, quizás de nuevo dependiendo de la cantidad de ensayo de sus historias. Sobre bases similares de que las mentiras ensayadas difieren de la revelación de la verdad normal, se cree que los mentirosos hacen menos admisiones de olvidos que los que cuentan la verdad. Se dice que los mentirosos menos ensayados parecen menos seguros, para proporcionar menos detalles y descripciones de escenas, para ser menos plausibles y lógicos en sus historias, para producir más repeticiones, para usar más negaciones y expresiones “indirectas” (por ejemplo, atribuir acciones), y opiniones para nosotros o ellos, para proporcionar menos detalles, exhibir una complejidad cognitiva menor en su discurso, y desviarse del tema con mayor frecuencia al mencionar eventos periféricos o relaciones. Estas características se capturan en varios esquemas de codificación, como la codificación NVB de Vrij de comportamientos no verbales de mirada, gesto, falta de fluidez, latencia de respuesta y velocidad de conversación; CBCA (Análisis de contenido basado en criterios), que codifica contenido léxico y RM (Reality Monitoring), que codifica la información perceptual, cognitiva y afectiva identificada en las declaraciones de los sujetos (Vrij y Masip). Los practicantes típicamente explican que pasan una buena parte de una entrevista inicial para determinar si un hablante normalmente exhibe comportamientos tales como evitar la mirada; para estos hablantes, hacer contacto visual puede despertar sospechas en los interrogatorios posteriores, mientras que para aquellos que no evitan el contacto visual normalmente, la evitación de la mirada durante el interrogatorio podría considerarse sospechosa. Y la mayoría de las características que involucran lo que se dice deben ser codificadas o interpretadas de otra manera por un agente humano con cierta habilidad.

El metaestudio de DePaulo et al. sobre las señales del engaño proporciona una excelente encuesta de 158 indicadores hipotéticos y 1338 estimaciones separadas de estudios previos. Este útil estudio compila los resultados de experimentos con sujetos en los que se observó a adultos que mienten y dicen la verdad, donde las señales potenciales de engaño se midieron objetivamente de alguna manera o se evaluaron por los humanos, en un intento de determinar qué señales representan conductas engañosas y no engañosas cuando se examinan en todos los estudios que los incluyen como factores. DePaulo examina la importancia de las claves individuales en apoyo de cinco hipótesis básicas sobre mentirosos:

  1. Los mentirosos son menos comunicativos que los que cuentan la verdad (“detienen algo”).
  2. Las historias de los mentirosos son menos convincentes en términos de la fluidez y verosimilitud de su narrativa; tienden a ser menos convincentes que los que cuentan la verdad sobre todo.
  3. Los mentirosos parecen menos positivos y agradables que los que dicen la verdad, en términos de lo que dicen y cómo lo dicen.
  4. Los mentirosos parecen tensos, debido a la carga cognitiva de mantener una mentira consistente o temer el descubrimiento.
  5. Por razones similares, los mentirosos pueden incluir más imperfecciones en sus historias, o pueden incluir menos, debido al ensayo previo de lo que planean decir.

Si bien muchas de las señales examinadas en estas categorías son gestos faciales y corporales, se incluyen una cantidad de posibles señales del habla y el lenguaje, por lo que es instructivo observar cuáles de estas señales se confirman a través de los estudios.

Con respecto a las señales acústicas y prosódicas al engaño, DePaulo descubrió que, a través de los estudios examinados, había evidencia de una diferencia significativa entre mentirosos y narradores de la verdad en la proporción del tiempo total de conversación que los mentirosos hablaban frente a su compañero de conversación, con mentirosos hablando significativamente menos que los que cuentan la verdad. Sin embargo, factores como la duración global de la respuesta, la duración de la interacción, la latencia de respuesta, el volumen y la frecuencia de conversación, que también se han propuesto como posibles pistas para discriminar el habla engañosa del no engañoso, no mostraron diferencias significativas en este metaestudio.

Con respecto a la falta de fluidez del habla (incluidas las pausas y vacilaciones llenas y silenciosas), DePaulo no encontró evidencia para esto en todos los estudios; de hecho, descubrieron que los mentirosos tendían a hacer significativamente menos autocorrecciones espontáneas. Nótese también el trabajo más reciente sobre pausas llenas y silenciosas como señales de engaño por Benus, que muestra una correlación positiva entre estas pausas y el decir la verdad. Examinando las señales léxicas y semánticas del engaño, codificadas por los evaluadores humanos, DePaulo encontró apoyo en los estudios de afirmaciones de que las producciones de mentirosos son menos plausibles y fluidas que las de los que cuentan la verdad en una serie de categorías hipotéticas en la literatura: los mentirosos proporcionaron significativamente menos detalles que los narradores de la verdad y tendían a hacer declaraciones y quejas significativamente más negativas. Los mentirosos también hicieron menos admisiones por falta de memoria y menos expresiones de duda. Fueron significativamente más propensos a mencionar frases extrañas en sus discursos que los verídicos. En general, hubo correlaciones negativas significativas entre las clasificaciones de engaño y de los observadores sobre la plausibilidad de las historias de los mentirosos y su estructura lógica, y hubo significativamente más discrepancias y declaraciones ambivalentes en sus narrativas.

Para otras señales hipotéticas de engaño en esta categoría, el estudio de DePaulo no encontró correlaciones significativas con el engaño. Estos incluyen la proporción de palabras únicas utilizadas por mentirosos, su uso de términos generalizadores, autorreferencias o referencias mutuas o grupales, el uso de construcciones tentativas (por ejemplo, “yo pienso”), la cantidad de detalles inusuales o superfluos que proporcionaron, sus discusiones sobre estado mental del hablante o del oyente, la cantidad de información sensorial que proporcionaron (codificada usando RM) y la complejidad cognitiva de su resultado. Sin embargo, es importante observar que aunque DePaulo no encontró correlaciones significativas de muchas señales hipotéticas en los estudios que incluyeron, los estudios individuales encontraron que estas características son señales útiles para el engaño, ya sea solo o en combinación con otras características. Y se han realizado trabajos más recientes en algunos de ellos, que por supuesto no se incluyeron en este metaestudio. También es difícil combinar estudios de señales individuales que pueden estar sujetos a diferentes definiciones e interpretaciones, particularmente cuando estas señales se miden perceptualmente en lugar de objetivamente. Entonces, aunque los resultados de DePaulo son útiles, claramente no descartan posibles señales de engaño.

Si como lector estás interesado en conocer de forma científica y real todas las señales identificativas del engaño y ser un experto o experta en Comportamiento No Verbal no olvides que contamos con un Master 100% Online de Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira en la que se recogen todos estos contenidos de un modo rigurosamente científico y profesional.

¿Funcionan los programas para detectar mentiras a través del análisis de la voz? Club del Lenguaje No Verbal

Existen pocas aplicaciones creadas con el objetivo de detectar el engaño a través del análisis de la voz del sujeto de forma automática. Ha habido algún intento de automatizar una forma simple de análisis léxico del texto engañoso en un programa llamado Consulta Lingüística y Conteo de Palabras (LIWC), desarrollado en la década de 1990. LIWC calcula el porcentaje de palabras en un texto que cae en una de las 72 categorías diferentes, para capturar emoción “negativa”, grado de autorreferencia e indicadores de complejidad cognitiva, bajo la hipótesis de que los mentirosos exhiben más la emoción negativa y menos las autorreferencias. Utilizando este análisis basado en palabras clave, el programa informa si el contenido del texto responde a un testimonio verídico o falso clasificando a los mentirosos versus los que cuentan la verdad a una tasa de precisión global del 61%.

Por otro lado, existe el análisis de estrés de voz para detectar mentiras. El trabajo sobre Análisis de estrés de voz (VSA) supone que los indicadores de estrés vocal también indican engaño, pero esta hipótesis no se ha respaldado en pruebas experimentales, aunque las características examinadas para el análisis de VSA pueden resultar útiles en combinación con otras caracteristicas. Los enfoques de análisis de estrés de voz (VSA) se basan en indicadores de bajo nivel de estrés, como microtemblores o fluctuaciones vocales, como indicadores indirectos de mentira. Ha habido poca evidencia de que los sistemas VSA puedan discriminar eficazmente el engaño del habla no engañosa, aunque se ha descubierto que dichos sistemas podrían ser herramientas útiles para un examinador experto. Probaron recientemente la utilidad de la inestabilidad frente a otras características como discriminadores para el engaño y encontraron que, aunque la fluctuación de voz no discriminaba, la afinación lo hacía, aunque solo de manera dependiente del hablante. Sin embargo, los sistemas VSA continúan siendo comercializados ampliamente a las agencias de aplicación de la ley como la respuesta a sus problemas de detección de engaño.

Recientemente, ha habido interés en aplicar técnicas de Aprendizaje Automático al problema de la detección del engaño a partir del habla, buscando probar cuáles de las muchas características propuestas en la literatura conductual podrían ser a) objetivamente medibles y b) discriminadores útiles.

Se han realizado estudios utilizando árboles de decisiones capacitados en información léxica para predecir el engaño. Las claves incluyen números de sílabas, palabras, oraciones, oraciones cortas y oraciones ‘simples’; medidas de complejidad de palabras y oraciones; indicadores de especificidad y expresividad; y una medida de “informalidad” basada en errores detectables automáticamente. Los resultados para los árboles de decisión de mejor rendimiento examinados a partir de 20 ejecuciones de validación cruzada en un conjunto de datos muy pequeño muestran una tasa de acierto del 70%. También se ha trabajado para aplicar las tecnologías del habla y las técnicas de aprendizaje automático al lenguaje engañoso a través del programa Columbia-SRI-Colorado (CSC). Este programa fue diseñado para provocar el discurso engañoso y no engañoso dentro del hablante. Las pruebas incluyeron entrevistas con treinta y dos hablantes nativos de inglés americano estándar. Los sujetos realizaron tareas en seis áreas, donde se manipuló la dificultad de las tareas para que los entrevistados obtuvieran puntajes más altos que un perfil artificial en dos áreas, menor en dos e idénticamente en otros dos. Los sujetos recibieron incentivos financieros y de autopresentación para convencer a un entrevistador de que, de hecho, habían realizado lo mismo que el perfil objetivo. Los sujetos fueron instruidos para presionar uno de los dos pedales ocultos del entrevistador después de cada declaración, un pedal de verdad y otro de mentira. Las entrevistas duraron entre 25 y 50 minutos, y comprendieron aproximadamente 15,2 horas de diálogo; produjeron aproximadamente 7 horas de discurso del sujeto. Los datos se registraron utilizando micrófonos en una cabina de sonido y posteriormente se transcribieron ortográficamente. Se crearon varias segmentaciones a partir de los datos: la segmentación implícita de las prensas de pedal, que se corrigió a mano para alinearse con los conjuntos de declaraciones correspondientes; segmentos de palabras, de la alineación automática de la transcripción usando un motor SRI ASR; unidades con forma de oración y etiquetadas; y grupos que se identificaron a partir de alineaciones de palabras ASR más intensidad y pausas, y posteriormente se corrigieron manualmente. Por lo tanto, el estudio consistió en la transcripción léxica, las etiquetas de mentira globales y locales, las segmentaciones y el discurso en sí mismo.

El estudio de este programa ha logrado una precisión del 66,4%, usando una combinación de características acústico-prosódica, léxica y dependiente del hablante y 64,0% utilizando las características acústicas-prosódicas solamente. Por lo tanto, los resultados producidos automáticamente por programas son bastante alentadores, pero no pueden utilizarse como factores inequívocos ni de muy alta fiabilidad.

Comportamiento No Verbal en fotografías naturales versus posadas. Club de Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión presentamos un resumen del artículo “Status, gender, and nonverbal behavior in candid and posed photographs: A study of conversations between university employees” de Judith Hall, Lavonia Smith, Frank Thayer y Jeannette Gordon, en donde explican a través de una investigación las diferencias más significativas en el comportamiento no verbal mostrado en fotos posadas frente al mostrado en fotos naturales, así como la posible diferenciación en estos comportamientos entre hombres y mujeres. 

La observación cotidiana sugiere que las personas que difieren en el estado social se comportan de manera diferente el uno del otro. Existe la idea de que los comportamientos no verbales sutiles son una forma de mostrar y mantener las diferencias de estado. La mayoría de los estudios que han examinado el estado y el comportamiento no verbal han utilizado estudiantes universitarios que interactuaron en roles determinados experimentalmente. En un paradigma, por ejemplo, a los participantes se les asignan sus roles, que pueden ser gerente-empleado, profesor-alumno, o entrevistador –entrevistado, pero muy pocos estudios se han llevado a cabo entre personas en puestos establecidos de forma natural. Aunque los experimentos que usan los roles tienen valor porque mantienen los factores extraños constantes mientras manipulan el estado, tales estudios generan preocupación sobre el impacto de las manipulaciones de estado y la naturaleza de las interacciones sociales que siguen al estar, en cierto modo, haciendo un papel.

En este estudio, los empleados de la universidad tuvieron una conversación con alguien de su departamento o unidad mientras se les tomaban fotografías. Llamamos a estas fotografías “francas” porque, aunque los participantes sabían que estaban siendo fotografiados, las fotografías se tomaron a intervalos no anunciados a medida que avanzaba la conversación. Para cada par de empleados, el asistente de investigación también obtuvo una fotografía “posada” al terminar la conversación después de 4 minutos y pidiéndoles a los participantes que miraran a la cámara para obtener una imagen final. Luego se relacionó el estado relativo autoinformado, el tipo de fotografía (sincera vs. posada) y el sexo con ocho comportamientos no verbales: inclinación hacia arriba, postura erecta, inclinación hacia adelante, sonrisa, cejas levantadas, brazos cruzados, auto tocamiento, y descansando los codos en la pierna o en los muebles.

Al tratar de relacionar el estado con una conducta sincera no verbal, lo ideal sería utilizar una observación discreta para obtener muestras de un comportamiento completamente auténtico. Sin embargo, esto no fue posible por razones éticas y, además, la observación no controlada crea ambigüedades interpretativas (debido a la confusión con las tareas y los entornos). La discusión de la relación de estado con el comportamiento no verbal se ha relacionado estrechamente con la discusión de las diferencias de género en el comportamiento no verbal. Los hombres y las mujeres difieren en el número de comportamientos no verbales, y las magnitudes de estas diferencias rivalizan o superan las de otras diferencias psicológicas de género, así como otros correlatos de las mismas conductas no verbales. La literatura indica que las mujeres sonríen y miran más, se inclinan más (se sientan de una manera menos relajada), se acercan a los demás más y se tocan más, entre otras diferencias. Henley propuso que las diferencias de género en el status subyacen a las diferencias de género no verbales, es decir, los individuos de alto status o dominantes se comportan como los hombres, mientras que las personas de bajo status o sumisas se comportan como lo hacen las mujeres, si bien relativamente pocos estudios han medido tanto el estado como el sexo en el mismo estudio y pocos estudios han podido probar esta hipótesis directamente. En este estudio los autores evalúan los resultados en busca de evidencia de que las diferencias de status podrían subyacer a las diferencias de género no verbales.

El estudio parte de la hipótesis de que las fotografías posadas provocarían una diferencia de género más extrema que las fotografías espontáneas. De esos comportamientos que se examinan, uno de los que más veces se ha examinado en investigaciones bajo diferentes circunstancias es la sonrisa. En los metanálisis se encontró que cuando la observación era más notoria (por ejemplo, la presencia de la cámara era más obvia), la tendencia de los hombres a sonreír menos que las mujeres se volvió más pronunciada . Los estudios de fotografías posadas (es decir, cámaras muy destacadas) han sido previamente virtualmente unánimes en mostrar que las mujeres sonríen más que los hombres bajo tales circunstancias. Pero, ¿qué sucede ante fotografías espontáneas? ¿aparece la misma diferencia?

Para comprobarlo, contaron con 96 profesores y personal de Northeastern University en Boston, MA. La mitad (18 mujeres, 30 hombres) de estos individuos fueron seleccionados al azar de la guía telefónica de la facultad / personal universitario por asistentes de investigación; la mitad restante (28 mujeres, 20 hombres) fueron otros profesores universitarios y personal que fueron reclutados por el primer grupo para servir como socios de interacción. Según la inspección visual de las fotografías, la muestra era blanca, con la excepción de cuatro hombres afroamericanos, dos mujeres afroamericanas y una mujer asiática. En lo sucesivo, los reclutados por los asistentes de investigación se llamarán empleados, y aquellos que a su vez fueron reclutados por los empleados serán llamados socios. En total, había 13 díadas parejas socias-socias, 5 dúo parejas socias-socias, 15 díadas parejas socias-socias, y 15 díadas parejas socias-socias. Las restricciones impuestas durante el reclutamiento fueron que los empleados no podían ser estudiantes, no podían ser conocidos por el asistente de investigación y no podían ser del Departamento de Psicología. Los empleados tenían una edad promedio de 47 años (SD = 10.62, rango = 29-69). Los socios tenían una edad media de 38 años (SD = 13.14, rango = 19-68).

60 estudiantes masculinos y femeninos de pregrado que recibieron crédito parcial en su curso de Introducción a la Psicología hicieron juicios de comportamiento no verbal de las fotografías. No se recopilaron datos sobre la etnia, pero la población de la cual se reclutaron los calificadores es predominantemente blanca y de clase media.

Cuatro asistentes de investigación (1 hombre, 3 mujeres) reclutaron a los empleados por teléfono. A los empleados se les preguntó si estarían interesados ​​en participar en un estudio conducido por un profesor en el Departamento de Psicología. Una vez aceptado, se les dijo a los empleados que serían fotografiados durante una conversación para estudiar la interacción social en una situación de “vida real”. Si los empleados estaban dispuestos a participar, se les pidió que contrataran a alguien de su departamento o unidad que no fuera un amigo personal cercano para que participara con ellos. Una vez que los empleados estaban seguros de que tenían un socio interesado en participar, el asistente de investigación programó una cita en la oficina del empleado. Al empleado y a la pareja se les pidió que sostuvieran una conversación de 4 minutos sobre “trabajo y vida en Northeastern”; muchas díadas hablaron sobre temas específicos relacionados con el trabajo. Se les informó que durante esta conversación el asistente de investigación tomaría fotografías en intervalos no anunciados. Cuando el asistente de investigación había tomado cuatro fotografías a intervalos de 40 segundos (en lo sucesivo denominadas fotografías “espontáneas”), pidió a los participantes que miraran la cámara para una fotografía final (fotografía “posada”). El asistente de investigación se abstuvo explícitamente de pedirles a los participantes que sonrieran o que dijeran “queso”. En todo momento, se permitió a los asistentes de investigación interactuar de forma natural con los participantes.

Después de que se tomó la última fotografía, se pidió a todos los participantes que completaran un cuestionario en el que calificaron, en una escala de 9 puntos, su estado relativo a la otra persona: “¿Cómo describiría su relación jerárquica (en términos de rango, autoridad, o cadena de mando) a su socio en su oficina, departamento o unidad? ” (mucho más bajo que mi compañero / mucho más alto que mi compañero). Los participantes también se les pidió que escriban su título de trabajo. Ejemplos de puestos de trabajo de alto status fueron vicepresidente y profesor; ejemplos de puestos de trabajo de bajo status fueron secretario y asistente de programación. Finalmente, los participantes calificaron el grado en que conocían a la otra persona y su comodidad, disfrute y tensión durante la conversación (en escalas de 9 puntos).

Resultaron 235 fotografías que fueron plasmadas de forma aleatoria en álbumes de fotografías. Las mitades izquierda y derecha de cada fotografía se cubrieron alternativamente con papel opaco, de modo que un evaluador determinado solo podía ver un miembro de la díada. En total, cada participante fue calificado por 5 calificadores por cada elemento de calificación no verbal. Cada evaluador puntuó solo uno de los siguientes para las 235 fotografías (solo la persona de la izquierda o de la derecha): posición de la cabeza hacia abajo / posición de la cabeza hacia arriba; cejas arqueadas / cejas levantadas; postura desplomada / postura rígida; inclinarse hacia atrás / inclinarse hacia adelante; no sonríe / sonríe intensamente (todo en escalas de 9 puntos); o una lista de verificación que enumera (1) los brazos cruzados, (2) tocarse a sí mismo (no incluye las manos apoyadas en el regazo, los brazos cruzados o las manos juntas) y (3) los codos apoyados sobre la mesa, el brazo de la silla o la rodilla. Los evaluadores en la condición de la lista de verificación podían verificar todos los que se aplicaron para cada fotografía. En la puntuación, los elementos de la lista de verificación se convirtieron en variables (presente / ausente).

El análisis se realizó del siguiente modo: En primer lugar, para cada fotografía, las clasificaciones realizadas por los cinco observadores se promediaron para cada comportamiento no verbal. A continuación, para cada participante por cada elemento de comportamiento, se promediaron las calificaciones de las cuatro fotografías tomadas durante la conversación (fotografías espontáneas). Estos se analizaron por separado de la fotografía final, que es la fotografía posada.

Los empleados y socios valoraron su propio estado relativo. Debido a que estuvieron muy de acuerdo con su estado relativo, se creó un conjunto de calificaciones de empleados y socios al promediarlos después de revertir la calificación del socio, de modo que para ambos participantes las calificaciones en el extremo superior de la escala indicaron que el empleado tenía mayor estado que el socio, mientras que las calificaciones en el extremo inferior indicaron que el empleado tenía un estado más bajo que el socio. Esta calificación de status compuesto se usó para identificar quién tenía el status más alto y quién era el miembro del status más bajo de cada díada.

Las relaciones de status, las fotografías naturales / posadas y el género a la conducta no verbal se examinaron en análisis de varianza univariante de modelo mixto de cuatro vías (ANOVA) que tenían dos factores entre pares y dos dentro de las parejas; en estos ANOVA las variables dependientes fueron las conductas no verbales, los factores entre las dos parejas fueron el género de la persona de menor status y el género de la persona de mayor status, y los factores dentro de las parejas fueron el comportamiento de la persona de menor status versus mayor y tipo de fotografía (natural / posada). Las diferencias de género se examinaron adicionalmente utilizando correlaciones entre el género (0: masculino, 1: femenino) y las conductas no verbales.

Los resultados fueron los siguientes:

En cuanto a la inclinación de la cabeza hacia arriba, los miembros de menor status inclinaron la cabeza hacia arriba más que los miembros de mayor status. Hubo también un efecto altamente significativo de fotografías naturales / posadas: Los participantes inclinaron la cabeza más en las fotografías posadas que en las naturales. No hubo otros efectos significativos.

En cuanto a la sonrisa, el status no se relacionó significativamente con la sonrisa. Sin embargo, los participantes sonreían mucho más en las fotografías posadas que en las naturales. Además, para las fotografías naturales, la sonrisa (para los dos participantes combinados) no estaba relacionada con el sexo de la persona de menor status, pero para las fotografías posadas sonriendo (para ambos participantes combinados) fue sustancialmente mayor cuando la persona de menor status era mujer que cuando la persona de menor status era hombre. Lo más llamativo es la cantidad de sonrisas en los casos en las que ambos participantes eran mujeres, en relación con las otras condiciones.

Ni el status ni las fotografías naturales / posadas se relacionaban significativamente con el auto-contacto, aunque cuando la persona de menor status era hombre, la persona de mayor status se tocaba más que la persona de menor status, pero cuando la persona de menor status era mujer no había diferencia. Aparte, en fotografías naturales, los participantes se tocaron un poco más cuando la persona de menor status era mujer que hombre, pero esta diferencia de género se revirtió para las fotografías posadas: los participantes se tocaron más cuando el status inferior era hombre en vez de mujer.

En cuanto a los codos en reposo, la persona de mayor status apoyó los codos en una pierna o en los muebles más que la persona de menor status. Además, cuando la persona de menor status era hombre, la persona de mayor status descansaba más sus codos que la persona de menor status, pero no había mucha diferencia cuando la persona de menor status era mujer.

Sobre las posturas e inclinaciones, ni el estado ni las fotografías naturales / posadas se relacionaron significativamente con estos comportamientos. Tampoco hubo otros efectos significativos en los ANOVA para estos comportamientos.

Sobre las diferencias de género en el comportamiento no verbal de la investigación, hubo algunas diferencias de género significativas. Aunque no fue consistente entre los participantes y las fotografías naturales / posadas, hubo evidencia de que las mujeres se sentaron con una postura más erguida, se inclinaron más hacia adelante, sonrieron más y arquearon las cejas más que los hombres. De todas las diferencias entre las diferencias de género naturales y posadas, la más notable fue la sonrisa: no hubo diferencias sonrientes para las fotografías sinceras, pero en las fotografías posadas las mujeres de menor status sonrieron notablemente más que los hombres de menor status.

En resumen, este estudio encontró evidencia de que varios comportamientos no verbales variaron con el status, las fotografías sinceras versus las posadas, y el sexo. Sin embargo, la evidencia de interacciones entre estos factores sugiere que puede haber una utilidad limitada para generalizar sobre cualquiera de estas variables individualmente en relación con el comportamiento no verbal. Los efectos de status no siempre fueron constantes a través del género, y las diferencias de género no siempre fueron constantes en las fotografías naturales / posadas. Es particularmente interesante que las diferencias de género en la sonrisa parecían ser especialmente sensibles a las demandas situacionales (fotografías naturales frente a las posadas).