Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Mes: marzo 2018

Comportamiento No Verbal y Liderazgo: ¿Qué conductas son las más relevantes e influyentes?. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Nonverbal Elements of Leadership Behaviour” de los autores Birgit Schyns y Fisela Mohr, que analizan aquellos elementos relativos al comportamiento no verbal de los líderes hacia sus seguidores. En esta entrada analizaremos la influencia de la manipulación del comportamiento no verbal por parte del líder sobre los seguidores para comprobar qué conductas son las más influyentes en el liderazgo. 

A continuación, veremos estudios en los que se manipuló el liderazgo o en los que se enfocó el comportamiento no verbal de los líderes existentes a fin de descubrir qué conductas son relevantes en el contexto del liderazgo transformacional o carismático. Para ello, es interesante primero prestar atención a qué conductas han sido propensas a ser examinadas y si se han incluido comportamientos no verbales. En un experimento se investigaron las percepciones de carisma. Se presentaron discursos grabados en video en los que se manipuló la entrega de la visión y el contenido de la visión. El actor que transmitió el liderazgo carismático fue “entrenado para mantener el contacto visual, exhibir fluidez vocal, usar expresiones faciales (por ejemplo, sonrisas) y participar en gestos dinámicos de manos y cuerpo”. Como era de esperar, además del efecto de los contenidos de la visión en la percepción del carisma, se descubrió que los participantes percibían que los líderes eran más carismáticos cuando los líderes mostraban las conductas no verbales antes mencionadas.

En otro experimento, se manipuló el comportamiento de los líderes creando un guión carismático, en el que los líderes exhibieron algunas conductas no verbales, como alternar entre caminar y sentarse en el borde del escritorio, inclinarse hacia el participante, mantener un contacto visual directo y tener una expresión facial animada. En su verificación de manipulación, se demostró que los participantes atribuyeron mayor carisma a los líderes que mostraron estos comportamientos que a los líderes que fueron entrenados para comportarse de manera neutral, para mantener un contacto visual intermitente, un tono de voz neutral y un facial neutral expresión. En resumen, los subordinados percibieron más carisma cuando los líderes mostraron los siguientes comportamientos no verbales: una gran cantidad de sonrisas, una alta intensidad de sonrisas y una asistencia visual prolongada y frecuente del público. Estos comportamientos también fueron relevantes en la percepción del liderazgo carismático en los líderes políticos. Por lo tanto, podría ser interesante tener una visión más cercana de la investigación en liderazgo político. El liderazgo político se refiere al comportamiento de liderazgo que muestran los políticos hacia el público. La investigación en este campo a menudo se concentra en las apariciones públicas dadas por los líderes políticos, por ejemplo, al dar discursos o entrevistas. Aunque no estamos hablando de liderazgo directo en el resumen de este artículo, algunos resultados de la investigación en esta área también pueden transferirse a la situación de liderazgo directo.

Se analizaron igualmente las expresiones faciales de los líderes políticos y se identificaron tres categorías funcionales de la expresión facial: ira, miedo-evasión y felicidad-tranquilidad (y se asignaron las expresiones faciales respectivas). Estas categorías funcionales se muestran utilizando las siguientes partes faciales: párpados (abiertos / cerrados), cejas (bajadas / elevadas), orientación del ojo (mirando / evitada / enfocada), esquinas de la boca (hacia adelante / retraídas / elevadas), mostrando los dientes, movimiento de la cabeza y orientación de la cabeza. La investigación ha demostrado que cada tipo de visualización no verbal produce diferentes patrones de respuesta emocional en el espectador. Se observó que la homogeneidad o pureza percibida, es decir, el grado de visualización no mixta de la conducta no verbal con respecto a las funciones expresadas, tiene un impacto en la reacción de los perceptores.

En el artículo, en resumen, se explica que los comportamientos de liderazgo no verbal incluyen usar una voz cautivadora, pasear, sentarse en el borde del escritorio, acercarse físicamente e inclinarse hacia el seguidor, usando contacto visual, mostrando expresiones faciales animadas, sonriendo, etc. Sin embargo, algunos puntos importantes de discusión permanecen. Con respecto a la investigación y la teoría de Pigmalión, tenemos información sobre cómo el comportamiento no verbal conduce a un mejor rendimiento con la condición de que el líder realmente crea que su seguidor tiene un alto potencial. Sin embargo, estos estudios no permiten inferencias sobre qué comportamiento no verbal puede ayudar si un líder desea desarrollar el potencial de una persona a un alto nivel, pero está convencido de que el seguidor aún no ha alcanzado un alto nivel. En otras palabras, ¿cómo debe comportarse el líder si la información dada y la expectativa relacionada con ella son diferentes? Esto puede considerarse como un caso clásico de inconsistencia en los canales de comunicación. Como hemos visto en otros casos de inconsistencia, donde el comportamiento no verbal se considera más informativo que el contenido real de un enunciado, el efecto del elogio verbal puede verse reducido por una expresión facial que no se ajusta. La investigación sobre liderazgo transformacional / carismático, líderes políticos y líderes emergentes nos permite suponer que, a diferencia de la investigación de Pigmalión, donde el comportamiento no verbal se muestra inconscientemente, el comportamiento no verbal puede ser influenciado conscientemente.

Al considerar el liderazgo como un proceso interactivo, debemos tener en cuenta los factores que tienen un impacto en esa interacción. El comportamiento de liderazgo no verbal no ocurre independientemente, sino que es influenciado por las características individuales de los líderes y seguidores y por los factores contextuales que enmarcan la interacción entre el líder y el seguidor. Estas características individuales y factores contextuales serán resumidos en la siguiente entrada finalizando así esta serie de artículos relativos al comportamiento no verbal en el liderazgo.

Comportamiento No Verbal y Liderazgo: Elementos comunes. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Nonverbal Elements of Leadership Behaviour” de los autores Birgit Schyns y Fisela Mohr, que analizan aquellos elementos relativos al comportamiento no verbal de los líderes hacia sus seguidores. Dividiremos el contenido del artículo en el comportamiento no verbal de los líderes (en la presente entrada), la influencia de la manipulación del comportamiento no verbal por parte del lider sobre los seguidores, y por último la influencia de los factores contextuales y de las características individuales de los líderes y seguidores en el comportamiento no verbal en el liderazgo en las siguientes entradas.

Este artículo investiga la importancia del comportamiento no verbal en el contexto del liderazgo. La investigación sobre la decodificación de las interacciones sociales ha demostrado que la calidad o el tipo de relación, así como los estados emocionales relevantes se transmiten de forma no verbal. Con esto en mente, revisamos la literatura existente sobre el comportamiento del liderazgo no verbal. Los comportamientos no verbales examinados en estas áreas de investigación muestran una consistencia notable y, por lo tanto, concluimos que es posible deducir comportamientos efectivos de liderazgo no verbal.

El comportamiento no verbal es de interés en la investigación del liderazgo porque la interacción es una de las principales actividades de los líderes. Gran parte de la investigación existente se ha centrado en los “resultados” de las interacciones sociales, como la satisfacción de los subordinados con los líderes, su compromiso con los objetivos de la organización, la realización de tareas, la calidad de las relaciones entre líderes y seguidores, etc. Rara vez, sin embargo, se han examinado los medios utilizados en estas interacciones. En este artículo, nos enfocaremos precisamente en estos medios, específicamente, en el comportamiento del liderazgo no verbal.

Las señales no verbales son un elemento importante en la interacción social. Los elementos importantes de la comunicación no verbal son los gestos, los movimientos corporales, las posturas, las expresiones faciales, la mirada, etc. Sin embargo, la comunicación no verbal también puede incluir señales auditivas como prosodia, volumen, tempo, tono, ritmo, pausas, etc. En la psicología social, el papel de la expresión facial en la formación de impresiones es bien conocido. Los estudios muestran que la impresión general hecha por una persona está conformada por los siguientes componentes: contenido del mensaje, tono de voz y expresión facial. Se sabe además que en los casos de inconsistencia entre el comportamiento verbal y el no verbal, la información no verbal es la que tiene mayor importancia. Estos resultados de investigación respaldan la noción de que la comunicación no verbal es un medio importante para enviar y recibir información y que la expresión facial es una parte importante de este proceso.

Para entender el comportamiento no verbal en el liderazgo, el artículo se apoya en las investigaciones sobre el liderazgo realizadas por Pigmalión, quien sostiene que los líderes actúan de acuerdo con sus expectativas y, por lo tanto, se comportan de manera diferente con cada seguidor en línea con sus expectativas. Este comportamiento, a su vez, conduce a diferencias en el rendimiento de los seguidores. La investigación de Pigmalión se basa en investigaciones realizadas en aulas, en donde se encontró que los profesores trataban a sus alumnos de forma diferente según sus expectativas (evocadas experimentalmente) sobre el rendimiento de los alumnos. Con esta idea se asumió que las expectativas de los líderes sobre sus seguidores podrían estar influenciadas por información (verdadera o falsa) tal como las expectativas de los maestros en el estudio mencionado anteriormente. Por lo tanto, en un contexto organizacional, los líderes adaptarán su comportamiento hacia sus seguidores de acuerdo con sus expectativas. Esto, a su vez, influye en las creencias de eficacia de los seguidores (es decir, su sensación de competencia en la ejecución de ciertos comportamientos) y, por lo tanto, su rendimiento. Esto significa que las expectativas del líder se vuelven autocumplidas a través de las diferencias en su comportamiento con respecto a cada seguidor. Es importante tener en cuenta que los líderes cambian su comportamiento más o menos inconscientemente cuando se alteran sus expectativas.

La pregunta central es saber qué exhiben los líderes del comportamiento y, especialmente, qué tipo de conductas no verbales han demostrado ser relevantes en el contexto del liderazgo. Como se mencionó anteriormente, la investigación original sobre el efecto Pigmalión se realizó en el aula. Se revisaron varias conductas no verbales que están conectadas con altas expectativas y que fueron exhibidas por los profesores: parece que los profesores sonríen más a los alumnos de los que tienen mayores expectativas; mantienen el contacto visual con más frecuencia y más tiempo con estos alumnos; se acercan físicamente a ellos y muestran diversas formas de postura y lenguaje corporal transmitiéndoles calidez, aceptación y aprobación. Se sabe además que los profesores que se inclinan por sus alumnos son evaluados como mejores profesores. Una disminución en el contacto visual entre el maestro y los alumnos se correlaciona con un aumento en las interrupciones. El comportamiento conmovedor solo se relaciona con un mejor rendimiento de los alumnos cuando este comportamiento fue acompañado por una sonrisa. La investigación también ha demostrado que los maestros mantienen una mayor distancia de los alumnos rechazados que de los demás. Por lo tanto, es evidente que las actitudes de los profesores hacia sus alumnos se muestran de forma no verbal.

El comportamiento no verbal en el liderazgo se ha investigado usando los términos de “liderazgo transformacional” y “liderazgo carismático”. Los conceptos de liderazgo transformacional / carismático se han usado durante mucho tiempo para describir a los líderes extraordinarios. Mientras que originalmente, el carisma se refería a los atributos de los líderes, las investigaciones más recientes se centran en el lado conductual del carisma, es decir, en el liderazgo transformacional. A continuación, se hace referencia a los conceptos tal como se usan en los estudios revisados en el artículo, pero se debe de tener en cuenta que ambas etiquetas, ya sea que se usen como atributo (carisma) o comportamiento (liderazgo transformacional), se refieren al mismo fenómeno.

El liderazgo transformacional es un término que resume el comportamiento de liderazgo excepcional, por lo que se aparta de las teorías más tradicionales orientadas a los rasgos sobre el carisma. La concepción del liderazgo transformacional incluye cuatro dimensiones: (1) influencia idealizada, (2) motivación inspiradora, (3) estimulación intelectual y (4) consideración individualizada. Los líderes transformacionales se caracterizan por el uso de visiones para influenciar a sus seguidores. Motivan a través de la inspiración y estimulan a sus seguidores intelectualmente. Los líderes transformacionales hacen uso de la consideración individualizada, lo que significa que consideran las necesidades individuales de cada uno de sus subordinados.

En la siguiente entrada se mostrarán estudios en los que se manipula el comportamiento no verbal de los líderes para descubrir qué conductas son relevantes en el contexto del liderazgo transformacional o carismático.

La importancia de la empatía y de la comunicación no verbal en las interacciones médico-paciente. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Empathic nonverbal behavior increases ratings of both warmth and competence in a medical context” de los autores Gordon T. Kraft-Todd, Diego A. Reinero, John M. Kelley, Andrea S. Heberlein, Lee Baer y Helen Riess, que analizan si  la importancia de la empatía y del comportamiento no verbal en las interacciones médico-paciente.

En medicina, es fundamental que los médicos demuestren empatía (percibida como calidez) y competencia. Las percepciones de estas cualidades a menudo son intuitivas y se basan en el comportamiento no verbal. Definimos la empatía como una capacidad socioemocional que tiene dos componentes distintos: uno afectivo (la capacidad de compartir las emociones de los demás) y otro cognitivo (la capacidad de comprender las emociones de los demás), pero dado que la empatía es fundamentalmente una habilidad relacional, también es útil comprender la cognición del sujeto. Existe una amplia evidencia de que la empatía (expresada por el sujeto) se percibe (por el objeto) como calidez, por lo tanto, hablamos de empatía y calidez como dos caras de la misma moneda, ya que están funcionalmente vinculadas en el contexto de la interacción social. La empatía es particularmente importante en el contexto de la medicina, donde la evidencia sugiere que está relacionada con numerosos resultados que incluyen una mayor satisfacción del paciente, buena relación con el paciente, mayor adherencia al tratamiento, mayor precisión diagnóstica, reducción de los errores médicos y resultados de salud positivos. Los modelos de atención centrados en el paciente o la relación han demostrado una mayor eficacia en el tratamiento y mejores resultados de salud, por lo tanto, se sabe que el comportamiento empático no verbal aumentará las percepciones de la calidez y la competencia de los médicos.

En el presente estudio, se evalúa si se producirá una relación de calidez / competencia en respuesta al comportamiento no verbal de los médicos. También se evalúan las interacciones del género participante con variables independientes, ya que los hallazgos previos han indicado diferencias de género en los juicios de calidez y competencia. Específicamente, aunque hombres y mujeres juzgan que los rasgos relacionados con la calidez son más importantes que los rasgos relacionados con la competencia en la formación de impresiones de los demás, las mujeres juzgan la importancia relativa de los rasgos relacionados con la calidez de una forma significativamente más importante que los hombres. Existe un estereotipo de rol de género en el que las mujeres son más cálidas que los hombres, y estos hallazgos podrían explicarse parcialmente por las mujeres que internalizan este estereotipo que se transfiere a su percepción de los demás. Finalmente, el estudio que analizamos pretende comprobar que cualquier efecto que se encuentre en el estudio no esté impulsado por el estado de ánimo, evitando que las manipulaciones pusieran a los participantes en un estado de ánimo positivo o negativo, lo que luego influiría en sus percepciones de los médicos. Por lo tanto, se incluye el estado de ánimo de los participantes como una covariable en los  análisis para asegurar que las calificaciones de los clínicos de los participantes sean atribuibles a las manipulaciones propias del estudio.

En el estudio participaron 1,377 participantes estadounidenses (60% mujeres, 80% blancos, edad media 36 años, rango 18-80) como pacientes análogos en un estudio en línea que requiere 7 minutos de tiempo. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a 1 de 4 condiciones en un diseño factorial. Este estudio se ejecutó en 2 carreras; en la primera carrera (N = 194), no se manipuló la variable “bata blanca” (variable para estudiar la competencia percibida con tan solo ver la bata blanca del médico), por lo que los sujetos fueron asignados aleatoriamente a una de estas 2 condiciones: empático, o comportamiento no verbal no empático (los médicos usaban la bata blanca en ambas condiciones). En la segunda carrera (N = 1,177), se usó la variable de la bata blanca, por lo que los sujetos fueron asignados aleatoriamente a 1 de 4 condiciones en los 2 completos (empatía ó Comportamiento no verbal no empático) x 2 (bata blanca o No bata blanca).

Los participantes vieron una serie de 6 fotografías de médicos hombres o mujeres (asignados aleatoriamente) que mostraban diversos comportamientos no verbales que eran empáticos o no empáticos. Cada fotografía se combinó con 2 líneas de una conversación con guión de paciente y médico (todos los participantes vieron el mismo guion), y se les pidió a los participantes que imaginaran que eran el paciente. En la condición empática, cada fotografía representaba al mismo médico que mostraba diversos comportamientos no verbales implicados en la empatía del médico (contacto visual, nivel de ojos médico-paciente igual, sin barrera física, postura abierta, tacto y expresión facial preocupada). En la condición no empática, el mismo médico mostró comportamientos no verbales opuestos (sin contacto visual, nivel desigual de los ojos, barrera física, postura cerrada, ausencia de contacto y expresión facial despreocupada). En la condición de bata blanca, cada fotografía representaba al mismo médico con una bata blanca sobre la ropa, mientras que en la condición de no bata blanca, simplemente se quitó la bata blanca. Todas las escenas progresaron automáticamente en 3 fases: solo fotografía (2 segundos); fotografía y guión (6 segundos); fotografía solamente (2 segundos). Esta progresión permitió a los participantes enfocarse en la imagen y los comportamientos no verbales mostrados por el médico al mismo tiempo que incorporaba el contenido de la comunicación verbal. Después de ver las 6 escenas en la interacción, los participantes completaron 3 escalas de calificación en orden aleatorio para evaluar su estado de ánimo actual, las percepciones de empatía clínica y las percepciones de calidez y competencia del médico. Finalmente, los participantes completaron varias medidas demográficas. Los resultados fueron los siguientes:

En cuanto a la relación entre las calificaciones de los participantes sobre empatía, calidez y competencia de los médicos

Se evaluaron las correlaciones entre las puntuaciones de empatía, calidez y competencia de los participantes , y se encontró que existía una fuerte correlación entre calidez y empatía, calidez y competencia, y competencia y empatía.

En la evaluación de calificaciones de los participantes sobre la empatía de los médicos.

Ajustándonos al estado de ánimo, encontramos un efecto principal significativo del comportamiento no verbal en las puntuaciones de empatía, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran una conducta empática no verbal como más empáticos que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. También hubo un efecto principal significativo, aunque muy pequeño, del género del sujeto, de modo que los participantes masculinos calificaron a los médicos en ambas condiciones como más empáticos  que las participantes femeninas. Hubo una interacción marginalmente significativa de la conducta no verbal con el sexo del participante de manera que en la condición no empática, las mujeres percibieron a los médicos como menos empáticos que los hombres.

El estado de ánimo positivo fue una covariable significativa de estos efectos, de modo que el estado anímico positivo más alto se asoció con puntuaciones más altas de empatía médica. El estado de ánimo negativo no fue una covariable significativa de estos efectos, y no hubo asociación del estado de ánimo negativo con las puntuaciones de empatía del médico.

Evaluación sobre las calificaciones de los participantes sobre la calidez de los médicos

Ajustando el estado de ánimo, encontramos un efecto principal significativo de la conducta no verbal en las calificaciones de calidez, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran comportamiento empático no verbal como más cálido que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. También encontramos una interacción significativa del comportamiento no verbal con el sexo del participante de manera que en la condición no empática, las mujeres perciben a los médicos como menos cálidos que los hombres. El estado de ánimo positivo y negativo fueron ambas covariables significativas de estos efectos, tales que un estado positivo más alto se asoció con puntuaciones más altas de calidez por parte del médico, y un estado de ánimo negativo más alto se asoció con calificaciones más bajas de calidez del médico.

Calificaciones de los participantes sobre la competencia del médico

Ajustando por el estado de ánimo, hubo un efecto principal significativo del comportamiento no verbal en las calificaciones de competencia, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran comportamiento empático no verbal como más competentes que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. El estado de ánimo positivo y negativo también fueron covariables significativas de estos efectos, tales que un estado positivo más alto se asoció con mayores calificaciones de competencia del médico, y un estado de ánimo negativo más alto se asoció con calificaciones más bajas de la competencia del médico.

Analizando por tanto todos estos resultados, se proporciona evidencia de que los comportamientos empáticos no verbales aumentan las percepciones del paciente sobre la empatía, la calidez y la competencia del médico, independientemente de si el clínico usa una bata blanca o no. Además, este efecto no se puede atribuir al estado de ánimo y puede ser más fuerte para las mujeres. De acuerdo con investigaciones previas que muestran que la empatía se percibe como calidez, encontramos que las conductas no verbales empáticas aumentan las percepciones de calidez del paciente. Hay que tener en cuenta además que el estado de ánimo fue una covariable significativa de las puntuaciones de empatía, calidez y competencia.

Esto puede servir para reflexionar y pensar en la posibilidad de incorporar la formación empática no verbal en la educación médica. El entrenamiento de empatía no solo es posible, sino práctico, tanto porque los terceros pagadores como los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid enfatizan cada vez más los puntajes de satisfacción del paciente para el reembolso y también porque la relación paciente-médico tiene un efecto positivo en los resultados médicos. El entrenamiento empático puede incluso contribuir a un mejor cuidado intercultural, ya que el sesgo implícito contra las minorías puede comunicarse de forma no verbal. Dadas las importantes consecuencias de la empatía de los médicos, es importante que los médicos aprendan cómo el comportamiento no verbal contribuye a la comunicación empática y la utilicen como otra herramienta para mejorar la salud emocional y física de sus pacientes.

¿Puede una única señal no verbal cambiar nuestra percepción y comportamiento? (Parte III). Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, con este artículo finalizamos los resultados de la investigación “When a Small Thing Means so Much: Nonverbal Cues as Turning Points in Relationships ” de Tony Docan-Morgan , Valerie Manusov , y Jessica Harvey en donde se estudia qué tipo de comportamientos no verbales pueden llegar a influir y transformar comportamientos y percepciones en el otro o en uno mismo. 

Como explicamos en anteriores entradas, las señales no verbales en las relaciones pueden funcionar como puntos de inflexión, llegando a producir importantes cambios en la relación (sentimental, laboral, de amistad, o de cualquier tipo). Para estudiarlo, 301 estudiantes participaron rellenando una encuesta en donde informaban si recordaban alguna señal no verbal propia o de la otra persona que hubiese influido en la relación, y en caso positivo, hace cuanto se produjo, que cambios sucedieron, si fueron positivos o negativos, etc. Tras haber estudiado las respuestas de las principales hipótesis, queda conocer la conclusión de una de las principales cuestiones del estudio: ¿Qué tipos de cambios (y con qué intensidad) producen las señales no verbales en las diferentes relaciones?

Para conocer el resultado, se indicaron cuatro categorías principales de cambio según los resultados. El primero, los cambios en la percepción, siendo elegidos estos por 110 participantes, indica que la señal no verbal alteró la forma en que pensaban sobre la otra persona, sobre ellos mismos o sobre el propio comportamiento. Los cambios en la percepción de la conducta generalmente implica replantearse cómo interpretar la propia conducta o la de otra persona. Algunos de los ejemplos que mostraron los participantes se referían a momentos en los que la otra persona no les miraba a la cara cuando le decían algo importante (cambiaba la percepción de interés, y en algún caso de confianza), aunque también hubo ejemplos en donde la señal no verbal cambió la percepción de forma positiva, como el caso de un sujeto que pasando un mal momento recibió el abrazo de un compañero que tan solo conocía de vista.

En general, este conjunto de cambios refleja cambios generalmente inmediatos en la forma en que una persona entiende y, a veces evalúa otra o una relación. Reflejan una conciencia nueva por parte de los creadores de significado y muestran el potencial de señales no verbales para ayudar a cambiar la postura propia.

La segunda categoría reflejó cambios en el afecto, lo cual fue elegido por 72 participantes. Se trata de cambios en la forma en que se sienten acerca del otro (por ejemplo, más cálido, más lejano…), o hacia ellos mismos, la relación, o simplemente en general. De hecho, a veces era difícil decidir si el cambio principal estaba en el afecto o en una relación. Un caso de ejemplo podría ser el contacto visual positivo (con sonrisa) al cruzarse con una expareja con la que se piensa que puede existir rencor. Esto muestra la estrecha relación entre el afecto y la relación, donde el tipo de relación no cambió, pero los sentimientos dentro de ellos sí lo hicieron.

La tercera categoría se refería a los cambios en el comportamiento, cambio elegido por 19 participantes. En algunos casos, estos fueron comportamientos que sucedieron después de la interacción. En otros, se trata de cambios de interacciones muy específicos que han sucedido después del comportamiento. Esta última categoría difiere en algunos aspectos de los otros cambios, ya que era específica de la interacción. Un ejemplo de uno de los participantes, fue un momento en el cual el participante al no poder establecer contacto visual con la otra persona con la que hablaba, centró su mirada en un libro. Al no mirar a los ojos al otro participante, pensó que estaba enfadado, y si bien no llegó a decírselo, su comportamiento cambió hacia el participante.

El último gran grupo se refiere a cambios en la propia relación, cambio que fue elegido por 54 participantes. La mayoría de estos cambios fueron de relación de amistad a relación amorosa, o de relación de conocidos a relación de amistad, a través de determinadas señales no verbales, siendo las más frecuentes las visuales acompañadas de las de tacto (abrazos, besos…). Se entiende por tanto que en los participantes que marcaron que se produjo un cambio en la propia relación, el comportamiento alteró la forma en que definieron su relación entre sí (es decir, el cambio de un tipo de relación a otro).

Por último, el estudio pregunta si ciertos comportamientos parecían estar más presentes que otros cuando suceden los cambios. Los análisis para el tiempo, las señales vocales, los gestos de las manos y el comportamiento visual fueron todos significativos, pero en todos los casos, fue por la mayor probabilidad de que el comportamiento estuviera ausente en lugar de presente. En general, entonces, aunque el toque parece haber sido una característica de muchas de las interacciones que llevaron a cambios en relaciones, el único predictor significativo de un cambio específico fue el comportamiento ocular, que era una parte común de puntos de inflexión que llevaron a cambios en la percepción.

Se concluye por tanto, a raíz del estudio completo realizado y recogido en esta y otras entradas, que las señales no verbales son importantes en las relaciones, en parte debido a los cambios que pueden provocar. Las señales no verbales pueden funcionar como puntos de inflexión o desencadenantes que cambien algo para las personas en esas relaciones. En apoyo de este argumento, encontramos en el estudio que la mayoría de los participantes podían recordar un evento en el cual una señal no verbal cambió algo para ellos, y, en la mayoría de los casos, se informó que lo hizo rápido y en el momento, aunque algunos fueron a través del tiempo. Para estos encuestados, las señales más comunes que probablemente serían un desencadenante fueron el comportamiento visual, las expresiones faciales, el tacto y las señales vocales. De estos, los informes sugirieron que el tacto era parte de puntos de inflexión más positivos, y las señales vocales se asociaron con eventos que se juzgaron más negativos. Tales juicios parecían ser importantes, ya que la valencia del evento según lo percibido por el encuestado se asociaba con sus juicios de la relación, la otra persona y ellos mismos después del evento. También encontramos cuatro tipos principales de cambios (en la percepción, el afecto, el comportamiento y las relaciones), siendo los cambios en la percepción, o cómo las personas interpretan o ven algo o alguien, los más comunes.

Los puntos de inflexión con valores negativos se correlacionaron con ver a otra persona con atributos más negativos, como cambiar una relación de uno que era cercano a uno que no lo era, y alterar el estado de ánimo de las personas, entre otras cosas. Los puntos de inflexión con valores positivos fueron vinculados a una mayor cercanía relacional, una mejor consideración por los demás, facilidad en las conversaciones y la creación de amistades con desconocidos o relaciones románticas con amistades, por lo que es claro que estos pequeños comportamientos tuvieron un gran impacto en ellos.