Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Mes: mayo 2015

Linkedin y currículos inventados. Club Lenguaje No Verbal.

 

Linkedin y currículos inventados. Club Lenguaje No Verbal.

Linkedin y currículos inventados. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje no Verbal, esta vez les sugerimos un resumen del artículo “El efecto de Linkedin en Currículos engañosos”, de los autores Jamie Guillory y Jeffrey T. Hancock de la Universidad de Cornell (EE.UU.), que trata sobre el engaño en los currículos a través de Linkedin.

En el marco del engaño en la autopresentación, las mentiras para realzar son parte de un esfuerzo por gestionar la forma en que nos comunicamos con el mundo. Una consultora de RR.HH. reveló que el 43% de los currículos contienen imprecisiones significativas. Ser cogido en una mentira para ponerse en valor daña la reputación y conlleva un castigo social o material. En la era de los perfiles online, se han planteado nuevamente los factores que alientan o desalientan el engaño. Estos perfiles se han convertido en algo sorprendentemente común con las redes sociales. En ellas pueden encontrarse webs de orientación profesional, como Linkedin, donde la gente sube sus currículos online y establecen contactos con colegas y amigos. Aunque el entorno online puede facilitar el engaño, ciertos factores deberían limitar el engaño y fomentar la honestidad. Los perfiles de redes sociales hacen que las autopresentaciones estén públicamente disponibles y conectan individuos al perfil (colegas y supervisores) que pueden comprobar si es falso o no. Los investigadores, han demostrado la importancia de las relaciones sociales en el fomento de la honestidad entre los individuos. ¿Cómo afecta Linkedin a la tensión entre la motivación para el engaño en la autopresentación y la motivación para ser honesto, dado que el hecho de ser descubierto daña la reputación? El presente estudio examina cómo los currículos en Linkedin afectan a la frecuencia y al tipo de engaño que se produce.

La investigación sugiere que el engaño basado en la identidad ocurre en mayor medida en la comunicación mediada por ordenador que en la comunicación cara a cara. La razón principal de que el engaño digital sea más frecuente en la comunicación online se debe a que “la interacción basada en textos o las representaciones virtuales” no están físicamente conectadas a un individuo. Los objetivos de la autopresentación, sin embargo, son un común e importante motivador para el engaño sin importar el medio. La investigación demuestra que el querer parecer competente motiva el engaño. Cuando se trata de parecer competente, la motivación para mentir surge de la necesidad de impresionar a un público, como un posible empleador. Los perfiles de las redes sociales están diseñados para transmitir impresiones a una audiencia. Los fines de la autopresentación deberían conducir al engaño en perfiles de redes sociales, sobre todo en el caso de perfiles de Linkedin, que están diseñados para transmitir la competencia profesional. Cuando una persona crea un perfil de Linkedin, la web proporciona una configuración predeterminada para hacer público el perfil, generando un posible público al que el interlocutor deberá dar explicaciones por sus mentiras. La configuración pública debería aumentar la posibilidad de que un empleador descubra el engaño. En cambio, los currículos tradicionales, son confidenciales y no son ampliamente compartidos fuera de las entidades. Las muestras de información socialmente conectadas en éstos sitios deberían limitar el engaño, ya que ser detectado tiene graves consecuencias. Entonces, ¿Cómo afecta exactamente Linkedin al engaño? Existe una percepción generalizada de que el engaño está muy extendido en el entorno online. La investigación reciente, sin embargo, ha mostrado que la esencia del engaño (más que las señales no verbales) mejora la precisión en la detección del engaño. Así pues, el miedo a ser cogido en una mentira debería ser mayor al elaborar un currículo público. La primera hipótesis que se plantea es la siguiente: El engaño ocurrirá con menor frecuencia en perfiles públicos que en perfiles privados o currículos tradicionales. No obstante, no todas las mentiras son iguales. Una reacción más sutil ante la presión de crear un currículo público en Linkedin podría afectar asimismo al tipo de mentiras que se cuentan para llevar a cabo los objetivos de la autopresentación. Por lo tanto, se debe realizar el engaño estratégicamente, mintiendo sobre distintos tipos de información en función de la publicidad de las afirmaciones. Concretamente, al crear un currículo público se debería mentir menos sobre los empleos anteriores, ya que esta información puede comprobarse fácilmente. La segunda hipótesis que se plantea es: Los perfiles públicos contendrán menor engaño acerca de información verificable, pero mayor engaño sobre información no comprobable que los currículos tradicionales o los perfiles privados. En este caso, los participantes del estudio fueron asignados aleatoriamente a una de las tres condiciones de elaboración de currículos: tradicional en Word, u online en un perfil de Linkedin que podía ser privado o público.

El carácter público de Linkedin determina el engaño en los currículos de los participantes. Aunque la tasa de engaño no difirió entre los dos tipos de currículos, los participantes mentían de forma diferente dependiendo de si su autopresentación era un currículo tradicional o de Linkedin. Los participantes que crearon perfiles públicos de Linkedin mintieron menos acerca de la información verificable e incrementaron su atracción con consecuencias mínimas por mentir más acerca de la información no comprobable. Los participantes que elaboraron currículos tradicionales mintieron más sobre la información comprobable fundamental para el trabajo, probablemente porque existe menos riesgo de ser descubierto. Los que elaboraron un currículo tradicional cumplieron los objetivos de la autopresentación engañando acerca de la información verificable, y mintieron menos acerca de la información no comprobable. Por lo tanto, estos hallazgos son consistentes con las hipótesis, y tienen importantes implicaciones teóricas y prácticas. En primer lugar, estos datos son consistentes con la idea de que las motivaciones de la autopresentación conducen al engaño. En segundo lugar, los hallazgos indican que la aceptación de que en Internet existe mucho engaño no es necesariamente correcta. Los datos sobre los currículos de Linkedin reflejan tasas inferiores de engaño en comparación con anteriores trabajos en este campo. Además, los datos son una muestra del reciente debate sobre el predominio del engaño en la comunicación diaria, con algunas investigaciones que sugieren que la mayoría de las personas miente un poco cada día y otras que sugieren que sólo unas pocas personas mienten mucho. En el actual estudio, más del 90 % de los participantes mintió al menos una vez en su currículo. La investigación revela que la publicidad de la información afecta a la honestidad de una manera más compleja de lo que se suponía anteriormente. Los participantes valoraron la publicidad estratégicamente, adaptando sus mentiras en base a si otras personas podían comprobar online que la información era engañosa, lo que indica que la publicidad de la información no garantiza la honestidad. En consecuencia, el carácter público de las autopresentaciones online determina cómo usamos el engaño para lograr nuestros objetivos.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje no Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno

Expresiones faciales durante la excitación sexual. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje no Verbal, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Comportamiento facial durante la excitación sexual” de los autores José Miguel Fernández-Dols, Pilar Carrera y Carlos Crivelli de la Universidad Autónoma de Madrid (España), acerca de las expresiones faciales mientras se experimenta la excitación sexual.

Los recientes avances en el estudio del comportamiento sexual humano y su base neuronal han hallado que la excitación sexual implica no sólo procesos motores y somatosensoriales sino también procesos cognitivos y emocionales. Los componentes cognitivos y emocionales de la excitación sexual conducen a una interesante pero relativamente olvidada pregunta: ¿Existe una expresión facial de excitación sexual? Masters y Johnson (1966) aportaron el que probablemente sigue siendo el estudio más exhaustivo de observación de las expresiones faciales de excitación sexual. Observaron una fase de intensa excitación sexual anterior al orgasmo (“fase de meseta”) en la que se vieron “fruncimientos de ceño, gruñidos o muecas”, “contracciones de la musculatura que rodea la boca” y, más adelante en esta fase, apertura de la boca. Una característica notable del registro de Masters y Johnson es que los términos elegidos (“fruncimientos de ceño”, “gruñidos” y “muecas”) sugieren que las expresiones faciales durante la excitación sexual son similares a las expresiones faciales calificadas normalmente como expresiones de dolor. Un sitio web (http://www.beautifulagony.com), muestra 1048 vídeos cortos de voluntarios que han grabado su propia conducta facial mientras llevan a cabo una conducta sexual (presumiblemente de auto-manipulación) y a continuación alcanzan el orgasmo. El sitio web proporciona instrucciones detalladas para aquellos que quieren publicar sus vídeos, incluidas las instrucciones sobre la posición de la cámara y las luces y, lo más importante, una petición explícita para evitar la exageración o simulación. Estos vídeos son una valiosa fuente de información sobre la expresión facial durante el ciclo sexual. Proporcionan una oportunidad para probar la exactitud de la descripción de Masters y Johnson y para obtener una descripción más precisa de las expresiones faciales observadas a través de un sistema de codificación objetivo estándar. Se trata del Sistema de Codificación de Movimientos Faciales (en inglés FACS), que codifica los movimientos musculares según los cambios visibles en la superficie de la cara.

Este trabajo se ve afectado por los problemas de cualquier estudio de campo. En primer lugar, los individuos de la muestra están auto-seleccionados, y no se puede excluir un posible sesgo debido a, por ejemplo, el predomino de ciertos rasgos de personalidad en los remitentes (¿extroversión?). Sin embargo, se ha descubierto que la personalidad de los individuos no afecta al patrón específico de otras expresiones faciales, aunque si afecta a la frecuencia de algunas expresiones y al grado de expresividad. En segundo lugar, la muestra tiene más mujeres que hombres. Este desequilibrio podría haber puesto en peligro los hallazgos acerca de las diferencias de género, y cuestionar la validez de las diferencias mínimas que se han encontrado. Por otro lado, Masters y Johnson informaron de la ausencia de diferencias de género en los patrones de expresiones faciales durante la excitación sexual. En tercer lugar, aunque todos los registros analizados muestran sujetos que alcanzaron la excitación sexual a través de la auto-manipulación, se desconoce de que forma se estimularon ni lo que pasó detrás de las cámaras. Se podría asimismo aducir que las expresiones se podrían haber simulado o haber sido influidas por factores extrínsecos como el nombre de la página web (“agonía” puede inducir expresiones de dolor). No es posible excluir una tendencia sistemática colectiva en los remitentes, aunque es muy improbable que se de, puesto que es más probable que la muestra contenga movimientos idiosincrásicos que una tendencia colectiva hacia movimientos específicos.

En este artículo se aborda la cuestión de si existe una expresión facial de la excitación sexual. Los resultados muestran que existe mucha actividad facial durante las fases de meseta y orgasmo de la excitación sexual. A diferencia de los períodos antes y después de estas fases, nadie mostró una cara neutra. A pesar de las limitaciones del estudio, los resultados plantean una serie de preguntas interesantes. ¿Es la expresión de la excitación sexual similar a la expresión de dolor? Los hallazgos confirman las observaciones acerca de la semejanza entre la expresión de dolor y la expresión de excitación sexual. Los movimientos faciales individuales y conjuntos observados son sorprendentemente similares a los definidos como expresión de dolor. ¿Existe un significado psicológico de la expresión de excitación sexual? La excitación sexual y el orgasmo están relacionados con las “áreas de recompensa” de los ganglios basales, al igual que la percepción de otros estímulos positivos no sexuales agradables, como alimentos, imágenes, expresiones amistosas, recuerdos felices o suaves roces. ¿Está esta recompensa sexual asociada a un suceso emocional prototípico? Los investigadores han encontrado que algunas áreas corticales y subcorticales que se activan durante la excitación sexual están relacionadas no sólo con la entrega de recompensas, sino también con la percepción de los estímulos emocionales, el procesamiento autónomo y emocional, y el comportamiento dirigido a un objetivo. Las investigaciones actuales en neurociencia describen la excitación sexual humana como una experiencia multidimensional que implica la estimación de un estímulo como incentivo sexual, la cualidad afectiva específica de la experiencia y el comportamiento dirigido a un objetivo. Es cuestionable negar la relevancia comunicativa de la conducta facial durante la excitación sexual. Desde un punto de vista evolutivo, el carácter único del coito humano cara a cara indica que es posible que las expresiones faciales de excitación sexual tengan un valor comunicativo en los seres humanos. Muchos movimientos faciales parecen tener un significado emocional, y no hay ninguna ventaja evolutiva en el envío de señales no reconocidas. En definitiva, es posible que la expresión facial de excitación sexual tenga un significado psicológico, es decir, que la señal es interpretada con un significado por un observador. Además, si la expresión facial ligada a la excitación sexual, una actividad de tal importancia para la supervivencia de la especie, es sólo una tensión muscular sin contenido comunicativo alguno, ¿Existe alguna razón para atribuir un significado emocional específico a cualquier mueca, gruñido, o fruncimiento de ceño que aparece en otras situaciones altamente excitantes? En este sentido, el comportamiento facial relacionado con el dolor podría ser meras acciones no expresivas causadas por movimientos espasmódicos de los músculos. Y, siguiendo la misma línea de razonamiento, los fruncimientos de ceño, los gruñidos o las muecas tradicionalmente vinculados al enfado o a la repulsión podrían ser asimismo signos no específicos de tensión muscular carente de intención comunicativa. ¿Son los fruncimientos de ceño, los gruñidos, y las muecas (ya sea por placer o desagrado); meras expresiones de tensión muscular; pantallas en blanco que extraen el significado psicológico del perceptor en lugar de la mente del remitente?

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje no Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno

El uso de emoticonos en los SMS. Club Lenguaje No Verbal.

El uso de emoticonos en los SMS. Club Lenguaje No Verbal.

El uso de emoticonos en los SMS. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje no Verbal, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Estudio longitudinal del uso de emoticonos en los mensajes de texto con teléfonos inteligentes” de los autores Chad C. Tossel, Philip Kortum, Clayton Shepard, Ahmad Rahmati y Lin Zhong de la Universidad de Rice (EE.UU.) y Laura H. Barg-Walkow del Instituto Tecnológico de Georgia (EE.UU.), que trata sobre la comunicación a través de los emoticonos.

Los mensajes de texto (SMS) se han convertido en un importante modo de comunicación en todo el mundo y se está incrementando rápidamente. El interés de este estudio es el uso de emoticonos a través de los SMS. Se ha observado que estas señales visuales son la principal forma de expresar emociones en la comunicación mediada por ordenador (CMO) y una manera de reemplazar la comunicación no verbal cuando no se produce cara a cara. Se trata de un análisis de los emoticonos que contienen los mensajes de texto obtenidos de smartphones de usuarios a lo largo de 6 meses. Estos datos fueron analizados para describir la frecuencia y la variedad del uso de emoticonos a través de SMS. Asimismo se pretende evaluar las diferencias de género.

Muchos investigadores han señalado la importancia de las señales no verbales para entender el significado y la naturaleza del mensaje cara a cara. Sin embargo, las teorías de la comunicación afirman que a la CMO le falta información contextual y que es un medio perjudicial para la comprensión del contenido y naturaleza de los mensajes. Un trabajo más reciente ha demostrado que los emoticonos pueden proporcionar esta información y mejorar la CMO. Varios investigadores han planteado que estas señales mejoran la comunicación escrita al igual que el lenguaje visual o corporal apoya la comunicación verbal. La inclusión de emoticonos ayuda a los lectores a comprender mejor el nivel y sentido del contexto emocional que rodea al mensaje transmitido por Internet. Los emoticonos se utilizan con más frecuencia en comunicaciones simultáneas. En la mensajería instantánea, los emoticonos positivos se utilizan con más frecuencia que los emoticonos negativos y el uso de emoticonos refuerza el valor del mensaje. Los emoticonos se emplean principalmente para expresar emociones, reforzar los mensajes, y para mostrar humor o sarcasmo. Debido a la brevedad de las comunicaciones vía SMS y el hecho de que se utilizan tanto de forma simultánea como diferida, es posible que los emoticonos tengan diferentes patrones de uso o más importancia. Por otro lado, dado que las mujeres recurren más a la comunicación no verbal en las interacciones cara a cara, los investigadores han querido averiguar si esto también sucede en la CMO. Curiosamente, los estudios centrados en las diferencias de género han alcanzado resultados heterogéneos. Los hombres suelen emplear emoticonos para el humor y para mostrar emociones mientras que las mujeres los usan generalmente para expresar sarcasmo. Se ha encontrado un patrón de uso de género similar en la mensajería instantánea. El uso de emoticonos en diferentes tipos de tareas no ha logrado demostrar diferencias de género. Es evidente que, en los diferentes estilos de comunicación mediada, no existen diferencias de género invariables. Los emoticonos se usan de manera diferente dependiendo de la tarea, el contexto y el medio. La frecuencia con la que realmente se usan en SMS así como las diferencias de género en los patrones de uso son cuestiones empíricas que se abordan en la presente investigación. Dada la importancia que tienen los emoticonos al aportar un contexto socioemocional, se prevé que un gran porcentaje de mensajes contendrá al menos un emoticono. La investigación sobre las diferencias de género en el uso de emoticonos es diversa. Dado que los mensajes de texto son en su mayoría comunicaciones privadas con amigos, se prevé que los resultados se asemejan más a las investigaciones sobre comunicación cara a cara, siendo las mujeres las que envían más emoticonos en su mensajes de texto en comparación con los hombres. Se prevé asimismo que las mujeres usen una variedad más amplia de emoticonos que los hombres.

El tipo de comunicación que se realiza a través de los SMS no parece requerir tanto contexto socio emocional como otros medios de comunicación mediados, tal vez debido a su simplicidad y fiabilidad. La mensajería de texto permite comunicaciones más breves y elimina algunas de las presiones inherentes a otros tipos de comunicación. Este estudio muestra que esto implica una falta de señales socioemocionales en la utilización de emoticonos. Las diferencias en el uso de emoticonos no reflejan el número o la estrechez de los lazos sociales. Sin embargo, existen diferencias de género en el uso de emoticonos a través de este tipo de CMO. Los resultados muestran que los mensajes de texto parecen seguir patrones similares a los de la comunicación cara a cara. Es decir, las mujeres son emocionalmente más expresivas y emplean más señales no verbales en los SMS que los hombres. Se ha descubierto que consistentemente las mujeres envían más mensajes con emoticonos que los hombres. Es probable que esta diferencia se deba a que las mujeres utilizan emoticonos por razones más variadas que los hombres. Sorprendentemente, los hombres utilizan un repertorio más amplio de emoticonos en sus mensajes. Así pues, parece que los usan para expresar una gama más amplia de emociones a través de SMS. Las mujeres utilizan normalmente un conjunto más reducido de emoticonos. Los datos no sirven para conocer la intencionalidad detrás de los mensajes o los significados de la interpretación; sin embargo, esto podría ser interesante para futuras investigaciones. La mayoría de los estudios anteriores se han centrado en comunicaciones públicas. Los mensajes SMS son de naturaleza extremadamente privada. En general, en estos mensajes privados se ha observado una falta de uso emoticonos, con sólo un 4% de ellos que contienen al menos uno. Aún así, se han podido observar diferencias de género a lo largo de los 6 meses, a pesar de la reducida muestra de la que se disponía. Por supuesto, este trabajo sólo ha dejado entrever una pequeña parte de la complicada naturaleza de las comunicaciones mediadas reales. Sería necesario por tanto una mayor investigación para entender la complejidad de la comunicación humana a través de la tecnología.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje no Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno