perfiles-redes-sociales-facebook-club-lenguaje-no-verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Facebook Profiles Reflect Actual Personality, Not Self-Idealization”, de los autores Mitja D. Black, Juliane M. Stopfer y Boris Egloff de la Universidad de Mainz, Simine Vazire de la Universidad de St. Louis, Sam Gaddis y Samuel D. Gosling de la Universidad de Texas y Stefan C. Schmukle de la Universidad de Münster, que evalúa el realismo de los perfiles en las redes sociales en los jóvenes.

Más de 700 millones de personas en todo el mundo utilizan las redes sociales. Estas páginas se han integrado como parte de nuestra interacción social y son ampliamente utilizadas como parte de la comunicación e incluso a nivel laboral ya desempañan un importante papel. Y a pesar de tan amplia inserción en nuestras vidas, todavía nos faltaba una pregunta por hacernos y corroborar: ¿Son realistas las impresiones que transmiten de nosotros las redes sociales?

Es una suposición ampliamente aceptada que no nos mostramos a nosotros mismos en las redes sociales sino que creamos y mostramos al mundo una versión idealizada de cómo preferiríamos ser en lugar de nuestras auténticas personalidades. Sin embargo, también debe tenerse en cuenta que nuestros contactos en las redes sociales nos conocen de verdad, fuera de la pantalla, y ellos también tienen acceso a publicar en nuestros perfiles y a comentar en las publicaciones propias. Es decir, la imagen mostrada se configura entre varias personas, lo que hace difícil que uno mismo muestre algo diferente de lo que es en realidad.

Para comprobar esta hipótesis se contó con 236 usuarios de las redes sociales más populares en sus respectivos países de entre 17 y 22 años: 133 usuarios de Facebook estadounidenses y 103 usuarios de StudiVZ y SchuelerVZ de Alemania. Se guardó los perfiles de los participantes antes de llevar a cabo los test de personalidad para evitar las modificaciones. Posteriormente se pasó un test de auto-ideal a los participantes para medir la versión de sí mismos que quisieran ser y contrastar si es esa la impresión que transmiten en sus perfiles. Por otro lado, se les pasó a ellos y a sus amigos cercanos un test de personalidad para conseguir más exactitud en la medición de la personalidad real de los participantes. Por último se pidió a evaluadores externos que valoraran la personalidad que percibían en las distintas páginas personales para contrastar con cuál de las dos imágenes que se tenía de los participantes cuadraba más.

Los resultados mostraron que los perfiles se percibían en consonancia con la personalidad real de los usuarios y no con su versión idealizada. Las medidas que fueron más significativas fueron la extraversión y la apertura a la experiencia, y la más baja fue la de neuroticismo, resultados que son similares a estudios previos sobre impresiones cara a cara con desconocidos.

Por tanto, podemos comprobar que las redes sociales, e Internet mismo, han pasado a formar parte de nuestras vidas y son una herramienta más para expresarse y comunicarse, donde la gente no hace otra cosa que mostrarse tal y como son. Quizás eso podría explicar en parte su gran popularidad en los últimos tiempos. Tal vez el siguiente paso sea comprobar si esta forma de pensar es única de los jóvenes, que ya han crecido en un mundo interconectado por la red, o si ya se ha convertido en algo general a todas las edades.