Lenguaje no verbal y pediatria - interaccion entre niños y payasos - club del lenguaje no verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en ocasión les presentamos un resumen del artículo “Effect of interaction with clowns on vital signs and non-verbal communication of hospitalized children”, de los autores Pauline Lima Alcântara, Ariane Zonho Wogel, Maria Isabela Lobo Rossi, Isabela Rodrigues Neves y Ana Cláudia Puggina, de la Faculdade de Medicina de Jundiaí, y Ana Llonch Sabates, de la Universidade Guarulhos de Brasil, que utiliza la comunicación no verbal como elemento diagnóstico en interacciones entre menores y payasos en la contextos sanitarios.

La risoterapia es un método terapéutico creado en 1960 por Hunter Adams, que desde su época de estudiante ya implantaba esta metodología en hospitales y escuelas. En ella, se utiliza la risa como mecanismo de liberación del estrés, reduciendo así los efectos nocivos de la tensión generada en el cuerpo. Esto es así debido a la activación del sistema parasimpático, el cual a su vez actúa sobre el sistema inmunológico, aumentando la concentración de anticuerpos y aliviando el dolor causado por el sistema simpático.

A su vez, la sonrisa mejora la comunicación interpersonal, mejorando los vínculos y potenciando la sociabilidad de un individuo. Es, a su vez, importante para el profesional analizar esta característica de la comunicación no verbal, por múltiples motivos. Entre ellos, por un lado, la incongruencia entre lo transmitido verbalmente y no verbalmente puede aportar información sobre el estado del paciente. Y por otro lado, la comunicación no verbal sirve como expresión de las emociones, elemento imprescindible para una pronta recuperación y especialmente importante en el caso de los niños que se encuentran en un ambiente “aislado socialmente” como es un hospital.

¿Podría la risa, por tanto, suponer una mejoría observable a nivel físico y emocional en un ambiente sanitario? Para evaluar esta afirmación, los autores de esta investigación decidieron analizar si la interacción entre un payaso (o la no interacción con él) representaría una mejoría tanto a nivel fisiológico (concretamente, de las constantes vitales) para los menores como a nivel de expresión no verbal (representando por tanto una mejoría a nivel emocional).

Para ello, se seleccionó una muestra de 41 niños con una edad media de 7 años. A los mismos les visitaron un grupo de estudiantes de medicina disfrazados de payasos, realizando posteriormente bromas, canciones y trucos de magia, inflando globos y realizando interpretaciones cómicas. Estas intervenciones duraron 20 minutos en total, midiéndose los signos vitales 1 minuto antes y 1 minutos después del evento, así como la comunicación no verbal (que fue analizada durante la intervención a través de un registro de conducta).

Los resultados mostraron, en primer lugar, que las constantes vitales de los menores mejoraban inmediatamente después de las interacciones lúdicas (aunque estos cambios no fueron estadísticamente significativos). Así, se encontró un aumento de la presión sistólica y diastólica arterial, además de una disminución en la sensación de dolor.

En segundo lugar, sí se encontraron cambios significativos en el comportamiento no verbal de los niños durante la interacción, y más concretamente en relación con la postura, el contacto visual, el uso del mobiliario, la expresión facial, el nivel de energía y la postura corporal, siendo seis de los siete comportamientos no verbales observados. Así, una postura rígida pasó a ser una postura relajada; un contacto visual ausente se convirtió en un contacto fijo; el uso de objetos como barrera con las otras personas (por ejemplo, un cojín o una almohada) desaparecieron conforme avanzaba la interacción; la ausencia de expresión se convirtió en una sonrisa; un nivel de energía apático, somnoliento o inquieto se transformó en una alerta constante; por último, la postura resultó cada vez más abierta y dirigida al sujeto de la interacción (en este caso el payaso), cuando antes el menor había estado colocado de lado.

¿Qué representaron estos cambios a nivel práctico? Principalmente, representó la demostración de que la interacción lúdica en un contexto sanitario resultaba eficiente para cambiar el estado emocional del menor, pasando de un estado negativo o apático a un estado de alegría y relajación (algo que también coincidía con lo aportado por otras investigaciones realizadas en contextos sanitarios). Pero además estos resultados pusieron de relevancia la utilidad que el análisis del comportamiento no verbal puede aportar al contexto sanitario, representando un método de análisis emocional de gran utilidad para los sanitarios encargados de los pacientes.