mirarse-a-los-ojos-convencer-persuasion-club-lenguaje-no-verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “In the Eye of the Beholder: Eye Contact Increases Resistance to Persuasion”, de los autores Frances S. Chen, Julia A. Minson, Maren Schöne y Markus Heinrichs, en un estudio conjunto de la Universidad de Freiburg, la Universidad de Columbia y la Universidad de Harvard, que aborda la posibilidad de que mirar a los ojos al interlocutor aumente la resistencia a ser persuadidos.

Existe la creencia popular de que mirar a los ojos a otra persona es la mejor forma de hablar con ella y que es un punto a favor a la hora de hacerles llegar nuestro punto de vista, especialmente cuando no están de acuerdo con nosotros. Sin embargo, el estudio de Chen y sus compañeros ha demostrado que se produce un efecto contraproducente: el oyente se hace más resistente a la persuasión.

Para llevar a cabo dicho estudio, se realizaron dos experimentos. En el primero, los investigadores recurrieron a tecnología de seguimiento ocular y les pidieron a los participantes que viesen un vídeo de una persona que hablaba sobre determinados temas políticos. Encontraron que mientras más prolongado era el contacto visual, menos convincentes resultaban los argumentos a los participantes. Mantener la mirada únicamente se asoció positivamente con los participantes que ya estaban de acuerdo con el orador previamente.

Para confirmar el efecto de la mirada en la persuasión, se llevó a cabo un segundo experimento. En esta ocasión a un grupo de participantes se le pidió que mirara directamente a los ojos del orador mientras que al otro grupo se le indicó que evitarán el contacto visual y se centraran en los movimientos de la boca.

Curiosamente, quiénes establecieron el contacto visual se mostraron menos convencidos con el discurso político y menos abiertos a la interacción con los oradores, por tanto, eran más difíciles de persuadir.

En conclusión, estos resultados nos muestran el hecho de que el contacto visual puede enviar diferentes tipos de mensajes, que varían en dependencia de la situación. Por un lado, mirar directamente a los ojos puede ser un signo de conexión y confianza y ayudar al orador, pero otras veces se puede asociar al dominio y la intimidación, sobre todo cuando existe una confrontación. Como resultado, las personas reaccionarían retrayéndose a su propia postura con más convicción y cerrándose a argumentos diferentes.