Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Mes: Octubre 2015

La mano sobre el corazón influye sobre conductas y juicios morales. Club Lenguaje No Verbal.

 

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Hand over Heart Primes Moral Judgments and Behavior”, de los autores Michal Parzuchowski, de la University of Social Sciences and Humanities de Sopot, y Bogdan Wojciszke, de la SWPS de Sopot, que analiza la influencia que el gesto simbólico de poner una mano sobre el corazón al realizar afirmaciones tiene en la percepción de sinceridad y honestidad.

En la presente investigación, los autores buscan demostrar la influencia que puede tener la comunicación no verbal sobre la honestidad y la conducta moral de los individuos. Más concretamente, evalúan cómo el gesto de poner la mano sobre el corazón puede influir sobre la conducta moral de un individuo.

Esto es contrastado mediante dos hipótesis: en primer lugar, que la persona que realiza el gesto de poner la mano sobre el corazón es percibida como más sincera y honesta; en segundo lugar, que la persona que es manipulada para llevar a cabo este gesto, se comporta de manera más honesta. Para la demostración de estos objetivos, se llevaron a cabo cuatro experimentos distintos, que resumimos a continuación:

En el primer experimento, se evaluó si para la población en la que trabajaban los autores (polaca), el gesto de poner la mano en el corazón era considerado como un signo de honestidad. Se dividió por tanto el experimento en dos condiciones, una que actuaría como “control” y representaba a una persona con la mano en su estómago, y otra condición “experimental” en la que se encontraba a la persona con la mano en el corazón. Como era de esperar, mientras que el 18% de la muestra indicó que se mostraban signos de honestidad en la condición control, el 49% de la muestra indicó que en la condición experimental se encontraban signos de honestidad. Quedó así demostrado que el signo de poner la mano en el corazón implicaba una percepción de honestidad.

El segundo experimento se planteó con el objetivo de demostrar si el gesto de poner la mano sobre el corazón era visto como un signo comunicativo útil para transmitir honestidad o sinceridad. Se dividió nuevamente la investigación en dos condiciones. En la primera, una persona con la mano en el corazón realizaba un discurso. En la segunda, ocurría lo mismo, pero sin realizar este gesto. Como los autores esperaban, el discurso de la persona con la mano en el corazón fue evaluado como más creíble que el de la persona que no realizaba este gesto.

En el tercer experimento, se trató de demostrar la influencia del gesto de la mano sobre el corazón sobre la conducta del propio individuo que lo realiza. Para ello, se pidió a gente que evaluara la belleza física de un grupo de individuos en una serie de fotografías, mientras realizaban varios gestos control (y entre ellos, el gesto experimental de la mano sobre el corazón). Como resultado de esto, se demostró que, cuando se decía que alguien no era atractivo, siempre se le consideraba menos atractivo cuando se tenía la mano sobre el corazón. Esto, tal y como plantean los autores, podría ser debido a que tendemos a “moderar” nuestras opiniones cuando se habla en contextos concretos sobre la belleza física. Este gesto, por tanto, estaría provocando que se diera una opinión más “honesta” con el pensamiento real del individuo, por lo cual quedaría demostrada la influencia de este gesto en la sinceridad del discurso de quien lo realiza.

Por último, en el cuarto experimento se buscó experimentar con la influencia que sobre la mentira puede tener el gesto de poner la mano sobre el corazón. Por ello, se decidió pedirle a un grupo de individuos que mintiesen (o no) al realizar un discurso, mientras sostenían la mano sobre su pecho o sobre su hombro. Los resultados mostraron que los individuos que sostenían la mano sobre el corazón tendían a ser más sinceros y a mentir en menos ocasiones que aquellos en el grupo control de la mano sobre el hombro.

En conclusión, los autores defienden que los experimentos realizados demostraban que la honestidad podía ser manipulada a través de la inclusión de claves asociativas no emotivas, tales como los gestos y la comunicación no verbal y, más concretamente, por el gesto simbólico de poner una mano sobre el corazón.

Similitudes y diferencias culturales en gestos simbólicos. Club Lenguaje No Verbal.

 

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Cultural Similarities and Differences in Emblematic Gestures”, de los autores David Matsumoto y Hyisung C. Hwang, de la San Francisco State University, que analiza las similitudes entre los gestos simbólicos de diferentes culturas.

Los gestos representan una parte importante de la comunicación no verbal de los seres humanos, y en los últimos años muchas han sido las investigaciones realizadas sobre los mismos. Representando un elemento complementario a nuestra capacidad comunicativa, no es de extrañar que así sea. Los gestos nos permiten ilustrar nuestro discurso, transmitir ideas más o menos complejas, y modular el significado de nuestra comunicación verbal.

Hay muchos modos de clasificar los gestos. Sin embargo, la mayor parte de las clasificaciones suelen dividirlos en dos grandes grupos: aquellos que se utilizan durante el discurso verbal (también conocidos como gestos coverbales), y aquellos que se utilizan sin llevar a cabo comunicación verbal alguna (los llamados gestos emblemáticos o simbólicos). Cada cultura suele tener ciertos gestos asociados a sus creencias o su estilo de comunicación, ya sean de un tipo o de otro. Sin embargo, ¿Podríamos llegar a encontrar gestos cuyo significado trascendiera de lo meramente cultural? ¿Existen gestos simbólicos generalizados entre las culturas? Esa es la pregunta que da lugar a esta investigación.

Para poder comprobar la hipótesis sobre la generalización cultural de los gestos simbólicos, llevaron a cabo un listado con palabras o expresiones básicas que pudieran resumirse en gestos, todos de distintas culturas. Una vez con este listado, solicitaban a alguien de esta cultura que llevasen a cabo los gestos frente a individuos de su misma cultura. Si estos eran capaces de entender su significado, este gesto era seleccionado para ser presentado ante otras culturas.

Este proceso de selección, cribado y presentación a miembros de las distintas culturas dio lugar a dos grandes bloques de resultados. En primer lugar, se encontró que, como era de esperar, una gran parte de los gestos variaban según la cultura en la que tuvieran lugar. Esto se debía a tres razones esenciales: que el mensaje tuviera distintos emblemas o símbolos según la cultura (los gestos específicos para los insultos, por ejemplo), que el emblema o símbolo tuviera distintos significados (por ejemplo, el símbolo de hacer un anillo con el pulgar y el índice y levantar los otros tres dedos puede significar “vale”, “ok”, pero también “dinero”), o que el símbolo o emblema exista exclusivamente en una cultura concreta (por ejemplo, el mensaje de “disculpa” solo existe en ciertas zonas de Asia). En segundo lugar, sin embargo, se encontraron ciertos gestos que tenían significados comunes interculturalmente, siendo la mayor parte de ellos gestos transmisores de mensajes muy básicos (“sí”, “no”, “no lo sé”).

¿Cuál es la conclusión que los autores destacan de estos resultados? Que si bien la cultura influye en la creación de gestos simbólicos propios de cada tipo de sociedad, las constantes guerras, migraciones, y la cada vez más evidente globalización (entre otros fenómenos) provocan que cierto tipo de gestos se estén universalizando,  lo cual a su vez puede ser representación de que las primeras transmisiones a nivel cultural entre dos grupos distintos suelen comenzar con elementos básicos (como en este caso, mensajes con un significado verbal muy simple), para ir posteriormente adquiriendo elementos más complejos a nivel de significado. Existen, por tanto, gestos simbólicos comunes entre las distintas culturas, los cuales muy probablemente sean fruto de un lento pero inexorable proceso de unificación comunicativa de las mismas.

La contribución de la información visual y auditiva a la creación de impresiones sobre individuos. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Dominant Voices and Attractive Faces: The Contribution of Visual and Auditory Information to Integrated Person Impressions”, de los autores Constantin Rezlescu, de la universidad de Harvard, Tegan Penton y Hikaru Tsujimura, de la universidad de Goldsmiths, y Vincent Walsh, Sophie K. Scott y Michael J. Banissy, de la Universidad de Londres, que analiza la interacción de la información obtenida de las caras y las voces con el fin de crear inferencias sociales sobre los individuos.

Las primeras impresiones pueden desempeñar un papel importante en las interacciones sociales (y económicas). Dos de las claves fundamentales de las cuales se suelen derivar estas primeras impresiones son la cara y las voces, las cuales representan fuentes de información social de gran utilidad. Precisamente, ver la cara o la voz de un individuo puede permitirnos inferir otras características, tales como el sexo del individuo, la idead, la identidad e incluso el estado emocional. De hecho, también han demostrado ser útiles para evaluar espontáneamente elementos como el atractivo, la confianza y la dominancia del individuo. Estas evaluaciones, consistentes cuando se utilizan distintos observadores, han recibido un gran sustento empírico de manera aislada, pero muy pocas veces se ha evaluado la interacción entre ambas. Este será, por tanto, el objetivo de este estudio: examinar como la información procedente de la cara y la voz pueden ser combinadas para formar impresiones personales integradas.

Para plantear la metodología de investigación, por tanto, se decidió llevar a cabo una evaluación en dos fases distintas. Así, en la primera se evaluaría la correlación entre los distintos rasgos de los individuos estudiados de manera aislada, mientras que la segunda consistiría, puramente, en comprobar la utilidad de la combinación entre elementos faciales y vocales del individuo para predecir los tres rasgos concretos (atractivo, confianza y dominancia).

En la primera fase, una vez conseguidos los voluntarios para obtener la información facial y sonora, se pidió a 283 individuos que evaluasen los rasgos en una escala tipo Likert del 1 al 9 (siendo 1 lo mínimo, y 9 lo máximo que podía identificarse un rasgo). A su vez, se dividió a la muestra de sujetos en 9 grupos distintos, combinándolos siempre en función de un rasgo concreto (ya fuera atractivo, confianza o dominancia) y de un tipo de vocal o sonido que se produjese en el video, con el fin de evaluar si distintos sonidos producían distintas predicciones de manera similar a las imágenes.

Una vez llevada a cabo esta primera fase del estudio y comprobados los datos, se pudieron encontrar diversas conclusiones. En primer lugar, que mientras la confianza y el atractivo eran elementos que coincidían en las distintas evaluaciones (ya fuera en la voz de hombres o de mujeres), tan solo la cara de los hombres mostraba una correlación similar (demostrando la importancia de dividir este tipo de evaluaciones en función del sexo del individuo). Esto demuestra, a su vez, que los individuos encuentran complejo evaluar estos dos rasgos por separado. En segundo lugar, y en línea con el objetivo del estudio, no se encontraron comunalidades evidentes entre los juicios en base al rostro y los juicios en base a la voz de manera aislada. La única excepción encontrada en esta regla volvió a estar sujeta al condicionante del sexo del individuo, resultando en que un individuo con una cara en la que se juzga una alta dominancia suele ser juzgado con una voz que inspira una dominancia menor. Esto es explicado por los autores en base a una suerte de “compensación” que el individuo llevaría a cabo a nivel instintivo con fines puramente evolutivos.

En la segunda parte de esta investigación, se dividió nuevamente a los participantes en grupos, pero esta vez fueron tan solo tres, en función de los tres rasgos evaluados (sin diferenciar datos sonoros o faciales). Así, cada uno de estos grupos tenía acceso a los distintos tipos de datos del mismo individuo, por lo cual podían evaluar de manera conjunta en base a los mismos. Los resultados de esta segunda parte de la investigación mostraron que realmente existía una utilidad a la hora de predecir rasgos si se juntaban datos faciales y vocales, pero no en todos los casos. Y a su vez, pese a que los dos tipos de información influyen a la hora de predecir un rasgo, el peso de cada uno de estos tipos varía según el rasgo. Así, para el ejemplo del atractivo, los datos faciales tienen mucho más peso que los vocales, mientras que ocurre lo contrario con la dominancia.

En conclusión, los investigadores demostraron que, si bien la información extraída visualmente y de manera auditiva de los individuos puede resultar muy útil para la primera impresión, la combinación de ambas produce que las evaluaciones sean más consistentes, ya que actúan de manera sinérgica a la hora de ofrecernos datos para inferir características sociales del individuo.

El efecto de desinformación gestual en entrevistas con niños testigo. Club Lenguaje No Verbal.

 

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, esta vez les ofrecemos un resumen del artículo “Memorias hechas a mano: la solidez del efecto de Desinformación Gestual en entrevistas con niños testigos presenciales”, de los autores Elizabeth Kirk, de la Universidad de York, y Daniel Gurney, Rebecca Edwards y Chris Dodimead, de la Universidad de Hertfordshire, que trata sobre cómo la influencia de los gestos de un entrevistador pueden influir en la precisión de los relatos del entrevistado.

Ha sido arduamente demostrada la influencia que ciertas claves verbales pueden tener sobre la precisión o veracidad de las declaraciones de adultos y niños. Sin embargo, y mientras que la mayor parte de las investigaciones se centran en analizar precisamente la influencia de la conducta verbal del entrevistador, es en la actualidad cuándo los investigadores han descubierto que la conducta no verbal del entrevistador puede influir del mismo modo durante la entrevista de investigación, corrompiendo así la declaración de un testigo y llevándole a realizar imprecisiones (e incluso a dar datos falsos) en la misma. Es precisamente la sugestibilidad de los niños la que plantea a los investigadores más preocupación, lo cual ha llevado a intentar definir cuáles son las variables que facilitan o dificultan que este efecto de “desinformación” afecte a los menores. Sin embargo, si bien se conocen varias de las claves que pueden prevenir o elicitar que este efecto se produzca a través del lenguaje verbal, todavía poco se sabe de cómo las variables del menor pueden resultar útiles ante la influencia del efecto de desinformación gestual. Es por ello que en este estudio, y con objeto de evaluar qué variables del niño pueden actuar frente a este efecto, se han seleccionado tres factores distintos: la fuerza del recuerdo, la edad y la habilidad verbal. Estos factores son elegidos debido a que numerosos autores han demostrado la importancia que los mismos representan para evitar efectos de manipulación del testimonio a través de la comunicación verbal. Así, la fuerza del recuerdo fue evaluada a través de preguntar a ciertos niños directamente tras el evento en cuestión, la edad a través de la creación y evaluación de dos grupos con edades distintas (uno de ellos de tres a cuatro años, y el otro de siete a ocho), y la habilidad verbal a través de la aplicación del Adaptative Language Inventory (ALI) y su posterior comparación con la influencia producida por los gestos en cada menor.

Los resultados de este estudio arrojan datos interesantes. En primer lugar, se encontró que no había una diferencia sustancial ni en la edad ni en la fuerza del recuerdo a la hora de ver influida su declaración a través de comunicación no verbal, dado que ante ambas variables la influencia de los gestos del interlocutor era bastante elevada (especialmente, como indica el estudio, cuando se usaban los gestos de “lanzar” y “comer”). Tampoco se encontró una “resistencia” significativa al efecto de desinformación gestual entre aquellos niños con una mayor puntuación en el ALI y aquellos con una puntuación menor. Sí que se halló que muchos de los niños, de hecho, tendían a incluir en sus testimonios nueva información coherente con los gestos que habían visto del entrevistador, y es aquí donde se encontró que los niños más pequeños incluso llegaban a inventar información para ampliar aquella que habían recibido del entrevistador. Así, mientras que en el evento original el actor principal estaba bebiendo, el gesto del entrevistador provocó que los niños dijesen que en realidad estaba comiendo. No obstante, mientras que los niños más mayores se limitaron a dejar la explicación en ese punto, los niños menores llegaron incluso a inventar qué estaba comiendo el actor. Atendiendo a los resultados, sin embargo, los autores afirman que el efecto de desinformación gestual es resistente a ciertos factores que sí se ha demostrado que son útiles para reducir el efecto de desinformación verbal (fuerza del recuerdo, edad y habilidad verbal).

En conclusión, los autores plantean que, dada la capacidad limitada de los menores de ignorar información gestual incongruente con sus recuerdos, el hecho de acompañar preguntas o interrogatorios con gestos puede resultar en un arma de doble filo. Por un lado, demuestran que acompañar preguntas con gestos que proporcionen información precisa respecto al hecho ayuda a facilitar la respuesta verbal de los menores. Sin embargo, también puede provocarse una confusión al menor si los gestos utilizados no son congruentes con la situación en cuestión.