Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Mes: Julio 2012

Dime qué cara pones y te diré si mientes (II)

Hay dos fuentes principales por las que se escapan expresiones afectivas reprimidas: expresiones sutiles y micro expresiones. En las expresiones faciales sutiles la persona muestra fragmentos de una emoción oculta utilizando sólo una parte de la musculatura de la que normalmente se utilizaría en caso de que la emoción no se ocultase. Posiblemente, esto es debido a la existencia de un grupo de músculos faciales infalibles que son muy difíciles de controlar, especialmente aquellos que se sitúan alrededor de la frente y las cejas. De manera que estos músculos  no están  presentes en las expresiones emocionales fingidas, ni se pueden reprimir ni enmascarar, lo que proporciona valiosos indicios en la detección del engaño (Ekman y Friesen, 1975). Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todas las expresiones contienen estos grupos de músculos infalibles (Ekman, 2001). Y por otra parte, hay personas que pueden manipular estos músculos. Otra forma de fuga de expresiones faciales de emociones reprimidas  son las micro-expresiones,  son expresiones faciales en las que se utilizan los grupos musculares completos pero que se producen sólo durante un breve instante, por lo general alrededor de una cuarta parte de un segundo (Ekman y Friesen, 1969; Frank y Ekman 1997). Tal es su brevedad que la mayoría de los observadores no las perciben, aunque su identificación se ​​puede mejorar con el entrenamiento y la práctica (Ekman y Friesen, 1974).

Debido a la dificultad que supone suprimir tanto las micro-expresiones como las expresiones sutiles, se han estudiado a fondo para proporcionar indicaciones valiosas para descubrir el engaño. De hecho, dos estudios han demostrado que los estudiantes universitarios y los profesionales que necesitan detectar mentiras, tienen una mayor capacidad de identificar las micro-expresiones y por tanto su precisión en la detección de engaño es mayor (Ekman y O’Sullivan, 1991; Frank y Ekman, 1997). Sin embargo, no hay estudios similares en cuanto a la identificación de las expresiones sutiles. Por lo que sería muy interesante  investigar si la habilidad para percibir expresiones sutiles se correlaciona a su vez con una precisión de la detección de engaño. Mientras que la identificación de micro-expresiones se basa en la percepción de una expresión emocional completa en un corto período de tiempo, la identificación de las expresiones sutiles requiere la extrapolación de una expresión emocional a partir de señales fragmentadas. Por lo tanto, en este estudio, se considera la hipótesis de que la habilidad en la identificación de las expresiones sutiles y micro-expresiones desembocaría en una precisión muy alta en la detección de la mentira.

Mientras que estudios previos (Kraut, 1980; Vrij 2000) han demostrado que los observadores no son nada precisos detectando la mentira, los resultados de este estudio mostraron una precisión media del 64%, pero sólo para la identificación de mentiras o verdades que implican respuestas emocionales a estímulos. En contraste, la tasa de precisión para los estímulos no emocionales fue significativamente peor que el azar.

Estos resultados sin duda apoyan la teoría en la que se afirma que se dejan escapar expresiones emocionales que son incongruentes con el mensaje verbal, lo que puede proporcionar indicaciones útiles para detectar la mentira. A pesar de comprobar que existe una diferencia entre la detección de la mentira emocional y aquella no emocional esta teoría tiene una aplicación sorprendente. En particular, tiene importantes implicaciones para el diseño de la investigación tradicional en la detección del engaño. Los resultados de este estudio sugieren un posible efecto moderador en el tipo e intensidad de la emoción para una mayor  precisión en detectar mentiras. Aún así, hay que reconocer que es necesario continuar investigando para comprobar el papel de las emociones y sus efectos diferenciales en la detección del engaño.

Las correlaciones significativas positivas entre la detección de la mentira emocional y el rendimiento en la SETT también apoyan resultados de investigaciones anteriores, que demostraron que los observadores que prestaban atención a las señales no verbales tenían una mayor precisión en la detección del engaño (DePaulo et al. 1983, 1988). Por lo tanto, parecería que la capacidad de leer emociones filtradas a través de expresiones sutiles se asocia con una precisión en la detección de mentira. Sin embargo, este hallazgo necesita ser revisado, dada la correlación negativa entre el rendimiento SETT y la detección de mentiras que no conllevan emociones. Parece ser que dependiendo del contexto, la identificación de las emociones a través de expresiones sutiles no siempre puede mejorar la detección del engaño. Esta propuesta tiene importantes implicaciones prácticas. Por ejemplo, la formación de los cuerpos de seguridad para identificar  expresiones sutiles no necesariamente aumentará su habilidad de detección y, de hecho, en determinadas circunstancias, su tasa de error podría en realidad aumentar.

En este estudio fue notable que los resultados obtenidos por los decodificadores detectando mentiras no emocionales estuvieron significativamente por debajo del azar. Una razón para estos malos resultados es simplemente la falta de señales emocionales observables. Pero cabe señalar otra explicación alternativa como que el pobre rendimiento de los decodificadores se produjo debido a una falsificación intencionada por parte de los codificadores. Podría decirse que, cuando el contenido emocional de los estímulos es bajo es mucho más fácil para los codificadores controlar y disimular su comportamiento no verbal, y por lo tanto inducir a error a los observadores. Otra posibilidad es que estos resultados pueden deberse a que los decodificadores malinterpretan un sentimiento negativo, debido al propio acto de mentir, en este caso relacionado en particular por el recelo a ser detectado y por la ansiedad que puedan sentir los codificadores.

A diferencia de estudios anteriores, el presente estudio no encontró una correlación significativa entre la capacidad de identificar micro-expresiones y la detección de la mentira (cf. Ekman y O’Sullivan, 1991; Frank y Ekman, 1997). Una posibilidad es que existe una falta de micro-expresiones visibles dentro del procedimiento utilizado para evaluar a los participantes. Por lo tanto, no sorprende que no haya correlación significativa entre la METT y la detección de mentiras no emocionales.

Esta disparidad entre los resultados para la SETT y la METT es obviamente un problema que será necesario abordar en futuras investigaciones. Como los codificadores saben que no hay consecuencias al mentir en este estudio, puede provocar que sus expresiones faciales no sean un reflejo fiel de la emoción. Por lo tanto, esto puede ser más similar para la SETT que para la METT, que muestra completamente (aunque breve) la emoción sin inhibiciones. Ciertamente, es necesario aclarar en futuras investigaciones la relación exacta entre la METT y la SETT. También sería útil investigar  los resultados aquí presentados para la METT y la SETT y comprobar si se repetirían con una muestra diferente. Sin embargo, los resultados de este estudio apoyan la creciente evidencia de que las personas que prestan más atención a las señales no verbales y las perciben con mayor precisión son también mejores detectores del engaño.

Un hallazgo notable fue la importante diferencia entre la detección de la mentira con emociones y sin emociones. En este estudio se comprueba que es necesario no confundir estas dos dimensiones de engaño y emotividad. Así, en general, los resultados de este estudio demuestran la importancia de tener en cuenta el tipo de mentira al evaluar las habilidades de los observadores.

La detección de mentiras es un proceso complejo, y los resultados de este estudio han demostrado que algunas de las generalizaciones de estudios previos eran erróneas y deberían someterse a un examen más exhaustivo. Sin embargo, se requiere más investigación de las habilidades no verbales que llevan a una mejor detección de la mentira, y de cómo se ven afectadas por el tipo de mentira sobre la que se está indagando. Estos avances no sólo deberían mejorar nuestra comprensión teórica, sino también mejorar nuestra capacidad práctica para formar a los profesionales en detectar mentiras puesto que es una de sus competencias más difíciles.

Dime qué cara pones y te diré si mientes (I)

Queridos amigos del Club del Lenguaje no Verbal, hoy os animamos a leer un interesante artículo acerca de cómo nuestras emociones nos pueden delatar a la hora de mentir. Además el contenido de esta investigación realizada en la Universidad de York (Reino Unido) está muy relacionada con el contenido del I Taller de Detección de Mentiras que tendremos el gusto de conocer en octubre. Así que muy especialmente aquellos que os habéis inscrito no dejéis de prestar atención a este estudio.

Los autores de esta investigación grabaron en vídeo a un grupo de participantes, Codificadores, dando descripciones verídicas o falsas de secuencias de video diseñadas para generar respuestas emotivas y otras enfocadas a no generarlas.  A otro grupo de participantes, Decodificadores (denominados así por su misión en desenmascarar la mentira) se les pidió que indicaran la veracidad de cada elemento,  qué señales tenían en cuenta para elaborar su juicios, y a continuación, debían completar tanto la herramienta de entrenamiento de Micro Expresiones METT (Micro Expression Training Tool) como la herramienta de entrenamiento de Expresiones Sutiles SETT (Subtel Expression Training Tool). Se descubrió que, aunque el rendimiento general de los Decodificadores para detectar quién mentía se debía al azar, el rendimiento para la detección de la mentira emocional estaba significativamente por encima del azar, mientras que para la detección de la mentira no emocional fue significativamente inferior a la suerte. La precisión en la detección de la mentira emocional también fue correlacionada positivamente con el uso de las expresiones faciales y con un rendimiento en la SETT, pero no en la METT. El estudio pone de relieve la importancia de tener en cuenta el tipo de mentira a la hora de evaluar la capacidad de la detección del engaño.

El engaño, ya sea por omisión o falsificación directa, es una parte fundamental de la interacción social humana (DePaulo et al., 2003). El engaño puede referirse a cualquier cosa sin importancia, se trataría de lo que coloquialmente llamamos “mentiras piadosas”, hasta situaciones en las que las consecuencias de la mentira son graves, especialmente aquellas en las que está implicada la justicia. Aunque muchas mentiras se descubren debido a la evidencia física o por la información de terceros (Park et al. 2002), a veces esto puede ser insuficiente o incluso inexistente. En tales contextos, las personas que se encargan de detectar la verdad (como los agentes de la ley) pueden verse obligados a depender de otras señales, tales como el comportamiento no verbal, como indicador de  verdad o falsedad de una declaración.

A pesar de que se cree lo contrario, investigaciones como las que realizaron Bond y DePaulo (2006) y Vrij (2006) indican que la precisión de la mayoría de las personas en la detección de mentiras es relativamente pobre. Sin embargo, a pesar de este dato las investigaciones también han identificado a personas que son especialmente buenas en esta tarea. Por ejemplo, Ekman y O’Sullivan (1991) encontraron que los agentes del servicio secreto alcanzaron un 64% de precisión, de manera similar, Ekman et al. (1999) encontró índices de precisión entre el 68% a 73% entre los grupos con un interés especial en la detección del engaño. Por lo tanto, aunque la mayoría de la gente muestra una precisión de detección de la mentira sólo moderadamente por encima del azar, parece ser que hay individuos expertos en este sentido. Al parecer, existen pistas conductuales para detectar mentiras, aunque la mayoría de los individuos no son particularmente buenos en su identificación.

Hay que señalar que no existe una señal infalible para detectar el engaño. La nariz de Pinocho, que crecía cada vez que  mentía, no es más que un bonito cuento infantil. Sin embargo, se han identificado una serie de posibles indicadores que dependen del contexto ( DePaulo et al 2003;. Vrij 2000;. Zuckerman et al 1981). En particular, se cree que hay señales no verbales indicadoras de engaño que surgen directamente de fuentes cognitivas y emocionales (Ekman, 2001). En lo que a la parte cognitiva se refiere, esto se atribuye al aumento de la carga cognitiva experimentada en la elaboración de una mentira ( Vrij et al. 2001), y en cuanto a la parte emocional, se trata de señales no verbales que la persona deja escapar involuntariamente en mentiras relacionadas con las emociones, tales como el miedo o la culpa, y que son incongruentes con la mentira que el impostor está tratando de hacer creer (Ekman, 2001; Ekman y Friesen 1969, 1974). Esto puede deberse a experiencias afectivas asociadas con el contenido de la mentira (por ejemplo, si la persona está mintiendo acerca de experiencias cargadas de emoción), o con emociones causadas por el acto de mentir en sí mismo (Ekman, 2001). Se cree que los fallos que puede cometer el impostor al mentir se producen a través de diferentes canales no verbales, sobre todo la expresión facial, los movimientos corporales o el tono de voz (Ekman et al., 1991).

La importancia de estos diferentes canales es objeto de debate.

Existe la hipótesis de que tanto el cuerpo (Ekman y Friesen 1969) como la voz (Scherer 1986) tienen la misma importancia que la expresión facial a la hora de detectar el engaño. De hecho, se ha afirmado que puede ser incluso mayor, tanto porque las personas cuando mienten tienden a prestar menos atención a controlar el cuerpo (Ekman y Friesen, 1969), como porque las señales vocales son más difíciles de controlar (Scherer, 1986). Sin embargo, los resultados de la investigación no parecen apoyar estas afirmaciones, que demuestran un movimiento corporal reducido (Ekman et al 1988;. Vrij 2000). Sin embargo, existe la evidencia científica de que las expresiones faciales son de gran importancia porque a través de éstas se escapan reacciones afectivas reprimidas. En concreto, hay estímulos que de forma automática activan expresiones faciales relacionadas con las emociones universales (Ekman y Friesen 1975; Ekman et al. 1983). Aunque aprendemos a una edad muy temprana a ocultar e inhibir estas expresiones faciales, de acuerdo a normas propias de nuestra cultura, podemos dejar escapar expresiones que por diversos motivos nos interesa esconder, a través de los llamados músculos faciales “infalibles” o de micro-expresiones. Por lo tanto, a pesar del enorme control que tenemos de la expresión facial, puede ser la mejor fuente de detección del engaño emocional (Ekman y Friesen, 1969). (continuará …)

La comunicación no verbal del rostro:¿es posible que nuestra cara refleje nuestra personalidad?

Estimados amigos, este artículo es muy especial para nosotros, no tanto por su contenido, sino porque refleja el esfuerzo de una persona muy importante dentro de nuestra organización. Decimos esto porque el trabajo de revisión ha sido llevado a cabo por Elda Marzo, delegada del Club del Lenguaje no Verbal en República Dominicana. Hace ya un par de meses, tuvimos el honor de que esta empresaria, emprendedora y experta en gestión de recursos humanos se uniese a nuestro equipo con el objetivo de dar a conocer esta apasionante materia en su país.

Gracias al trabajo de Elda, hoy les presentamos un estudio realizado por Talis Bachmann y Merle Murmoja, miembros del Departamento de la Conducta y Ciencias de la Salud de la Universidad de Tartu, Estonia, donde analizan aspectos físicos del rostro que pueden sugerir rasgos de personalidad, haciendo especial hincapié en la sugestionabilidad.

Los autores pretenden con este estudio demostrar que la personalidad física se refiere a aspectos de la apariencia que muestran rasgos de personalidad. De manera que podemos sonsacar ciertas conclusiones de cómo es otra persona observando rasgos morfológicos y expresivos de su cara.  Aunque esta afirmación se presta a debate, puesto que se pueden cometer errores en los juicios con relativa facilidad, los autores inciden sobre todo en cómo ciertos rasgos  influyen en la interacción entre las personas aunque no se correspondan con la realidad.

El rasgo de personalidad que más se investiga en este estudio es la sugestionabilidad. La sugestionabilidad se puede definir como un rasgo de la personalidad que predispone a un individuo a ser, o verse ante los demás, como fácilmente influenciable por otras personas.  Aquí se presentan resultados que demuestran precisamente que una persona fácilmente influenciable, o lo que los autores han denominado sugestionabilidad natural, no tiene necesariamente rasgos físicos que demuestren que lo es (sugestionabilidad percibida).  Sin embargo, sí existe una relación significativa entre la sugestionabilidad percibida y algunas características faciales concretas tales como,  personas con rostro infantil (babyfacedness) y personas con rostro de excesiva alegría (merriness).

La personalidad física comprende aquellos aspectos de la apariencia que provocan una primera impresión de la personalidad y como consecuencia un conjunto de reacciones y expectativas de los demás. (Branham, 2001). Por ejemplo, las conclusiones espontáneas e intuitivas acerca de la personalidad de otros a menudo se basan en las señales que percibimos del rostro de las personas. Estas conclusiones pueden ser acertadas o estar equivocadas.

La mayoría de los especialistas están de acuerdo en que la capacidad que las personas tenemos para obtener conclusiones válidas de los rasgos de personalidad de otros simplemente a través de la observación es poco fiable (Bruce / Young, 1998; Bull & Rumsey, 1998). La razón principal por la que la mayoría de estas conclusiones son erróneas puede deberse a los efectos que se producen al generalizar (Zebrowitz, Fellous, Mignault, y Andreoletti, 2003). Por ejemplo, podemos encontrarnos con personas adultas con rostro infantil (babyfaced) y espontáneamente asociarles erróneamente algunos rasgos de personalidad inmaduros.

Las expresiones faciales y su relación con los aspectos de la personalidad física son importantes reguladores de los procesos interpersonales, a menudo, con consecuencias muy serias. Hay ejemplos muy claros de esta importancia como son negociaciones en reuniones de trabajo, el voto para los candidatos en las elecciones, los interrogatorios de sospechosos de terrorismo, o una conversación seria entre el profesor y su alumno. Los rasgos vinculados a la apariencia facial están relacionados con la competencia, la inteligencia, la criminalidad, la confianza, la sugestionabilidad, todos ellos pueden resultar fundamentales en situaciones significativas.

Antes del presente estudio, no existe información sobre si la sugestionabilidad se puede percibir a través de la observación facial de una persona. De hecho, puede tener graves consecuencias para la conducta interpersonal en individuos en los que su relación parte de cero y se acaban de conocer. En esos encuentros, los individuos obtienen conclusiones acerca de la personalidad del otro extraídas de la apariencia física. Por ejemplo, en los interrogatorios policiales y también en las apariciones de los políticos en los medios, se generan juicios muy serios basados ​​en la apariencia física ( Memon, Vrij, y Bull, 2003;. Todorov et al, 2005). Personas aparentemente sugestionables deberían utilizar tácticas de comunicación diferentes comparadas con las que no tienen este rasgo físico. Además, personas percibidas con señales muy visibles de sugestionabilidad puede  que tengan dificultad en ser elegidos para trabajos que suponen baja sugestionabilidad como son agentes de seguridad, políticos, jueces, etc.

Los resultados de este estudio afirman que adecuamos nuestro comportamiento hacia una persona según las conclusiones que obtenemos al observar su apariencia física (Zebrowitz et al., 2003). Y que este hecho repercute en determinadas situaciones como por ejemplo donde la política está en juego (Todorov et al., 2005), y tener una apariencia infantil es un hándicap que incluso genera menos probabilidades para ser elegido (al asociar esta apariencia con una percepción de sugestionabilidad alta).

La intención de esta investigación ha sido la de informar de estos nuevos hallazgos para tentar a otros investigadores que deseen continuar con los estudios sobre este tema.

Elda Marzo, MA, Coach

Delegada Club del Lenguaje no Verbal de la República Dominicana.