Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Mes: Marzo 2010

Como utilizar los espacios en nuestro beneficio

 

proxemica

Fuente: Revista Manager

Autor: Rafael López – Director del CLub del Lenguaje No Verbal

Desde que nacemos toda nuestra vida sedesarrolla en torno a territorios. Vivimosen nuestro planeta, en nuestro continente, en nuestro país, en nuestra comunidad, en nuestro municipio, en nuestro barrio, en nuestra casa, tenemos nuestra habitación, nuestra cama, y por supuesto, en nuestro trabajo, tenemos también nuestro propio espacio.Todos nos sentimos en posesión de un territorio, legítimo o no, en el que nos encontramos más a gusto y actuamos con mayor seguridad. Cualquier criatura en la faz de la tierra tiende a definir y defender un territorio como propio; el ser humano no es menos en este aspecto, su comportamiento frente a la propiedad y defensa de un espacio es de hecho análogo al de animales irracionales como pueden ser el rinoceronte o el puma. El instinto de supervivencia es el trasfondo de la territorialidad, por lo que ante cualquier sentimiento de invasión del territorio ……

….. si deseas leer el artículo completo y descargar otro material adicional suscríbete al Club, ¡te necesitamos!

La expresión facial y nuestra herencia filogenética

Sencillamente hay imagenes que hablan por sí solas. Os dejamos una recopilación de imagenes para la relfexión. ¿Los gestos son aprendidos o heredados?

Dilatación de pupilas y toma de decisiones

pupilometria_no_verbal

Fuente: solociencia.com 24/09/2009

(NC&T) Koch, profesor de Biología Cognitiva y del Comportamiento, y profesor de sistemas neuronales y de computación, Wolfgang Einhauser del Instituto Federal Suizo de Tecnología, y Olivia Carter de la Universidad de Harvard, descubrieron el fenómeno en voluntarios que observaban estímulos ambiguos. Estos estímulos, o “percepciones”, consisten en imágenes o sonidos que pueden ser correctamente interpretados en una de dos maneras posibles, como es el caso de la famosa ilusión óptica en la que  puede verse el rostro de una anciana o el perfil del de una joven.

Cualquiera de las interpretaciones es correcta, pero debido a que ambas no pueden ser vistas  simultáneamente, nuestro cerebro alternará entre una y otra repetidamente.

En sus experimentos, los investigadores presentaron a seis voluntarios cuatro tipos de estímulos ambiguos. Tres de estos fueron visuales y uno auditivo (un sonido que podía ser interpretado como un solo tono o dos tonos separados). Los voluntarios veían o escuchaban los estímulos y presionaban una tecla en un teclado cuando se producía un cambio en su percepción. Al mismo tiempo, un software de rastreo infrarrojo de ojos medía el diámetro de las pupilas de los sujetos.

Los científicos encontraron un incremento significativo en el diámetro de las pupilas en el instante que precedía al cambio perceptual. Las pupilas, las cuales miden aproximadamente 2 milímetros cuando están expuestas a una luz brillante, se dilataron tanto como 1 milímetro en ese momento vinculado a la decisión, un cambio que, en teoría, puede ser detectable para un observador casual. Koch y sus colegas también encontraron que cuanto más se dilatan las pupilas, mayor es el período de tiempo antes del cambio de una interpretación hacia otra.

Las pupilas se dilatan y contraen no sólo como respuesta a los niveles de luz, sino también dependiendo del estado químico del cerebro. Por ejemplo, drogas tales como los opiáceos provocan que la pupila se contraiga hasta el tamaño del agujero hecho por un alfiler, mientras que la droga MDMA, o “éxtasis”, provoca que la pupila se dilate. En un cuerpo normal, las pupilas se dilatan en respuesta a la norepinefrina (o noradrenalina), el neurotransmisor responsable de nuestras reacciones de “escapar o pelear” ante las situaciones peligrosas. Debido a que las pupilas de los sujetos se dilataron en el momento en que sus cerebros decidieron entre una u otra de las formas del estímulo ambiguo, la norepinefrina podría ser también importante en las decisiones de bajo nivel, rápidas e inconscientes, incluyendo las relativas a lo que vemos entre un momento y el siguiente.